Esclavos de España

Por: | 09 de junio de 2012

Esclavosimages
por CARLOS MARTÍNEZ SHAW 

Como es bien sabido, la mayor catástrofe que se abatió sobre el África subsahariana en los tiempos modernos fue la trata de esclavos. Sus protagonistas fueron sobre todo los mercaderes europeos establecidos en las factorías esclavistas de la costa (portugueses primero y después holandeses, franceses e ingleses), que impulsaron la transferencia masiva y forzosa de las poblaciones africanas hacia el continente americano, esencialmente para servir de mano de obra a la economía de plantación practicada en las colonias de todas estas potencias y de la monarquía hispánica, que sólo tuvo acceso a las fuentes de abastecimiento de esclavos más tardíamente, ya a finales del siglo XVIII.

Este hecho ha sido en buena parte responsable de que sobre el comercio y la explotación de los esclavos africanos en la América española hayan corrido determinados tópicos que aún hoy siguen desorientando al curioso que no está especializado en esta temática. Libros como La esclavitud en las Españas La Corona española y el tráfico de negros, aunque en diversa medida y desde diferentes perspectivas, vienen a aclarar algunos puntos esenciales para comprender el fenómeno y así contribuir a mejorar el deficiente conocimiento que se suele tener acerca de tantos aspectos de nuestro pasado.

EsclavoscatarataimagesCA24XKVGEl primer libro, de José Antonio Piqueras, es el de un gran especialista en la temática, sobre todo, aunque no exclusivamente, en lo relativo al ámbito antillano y al siglo XIX. Así, su primera preocupación es despejar las incógnitas sembradas por las leyendas interesadas promovidas por el nacionalismo español. España no practicó la trata en los primeros siglos de la modernidad no por una opción ética, política o económica, sino sencillamente porque no tenía acceso a los centros proveedores de esclavos en virtud de la prohibición contenida en el tratado de Tordesillas de 1494. Ahora bien, eso no significó que sus colonos instalados en las Indias no exigiesen mano de obra esclava, especialmente tras el desarrollo de la economía de plantación (azúcar, cacao, café) y, por tanto, siguiendo una geografía muy específica que seguía las líneas de la configuración económica de las distintas regiones. Por tanto, sus necesidades de esclavos africanos fueron atendidas por las potencias negreras indicadas, hasta que las enormes dimensiones adquiridas por los ingenios azucareros de Cuba incentivaron a los españoles a convertirse en negreros y asegurarse así su propio suministro, olvidándose de Tordesillas y practicando la trata en gran escala (pese a haber suscrito en 1820 un convenio en sentido contrario con Inglaterra, que se había pronunciado por la prohibición de este tráfico humano años antes) hasta el final de la década de los sesenta. Y, sin embargo, como explica el autor, todavía en 2009 los ponentes del Partido Popular pudieron defender ante las Cortes que “España no formó parte directamente del tráfico” y quedarse tan frescos.

Además, naturalmente, hay que distinguir entre el comercio de esclavos y el mantenimiento de la esclavitud, que aún se prolongó más: la I República la abolió en Puerto Rico en 1873 y el gobierno liberal de Sagasta la suprimió en Cuba en 1886, sólo dos años antes de que lo hiciera Brasil, el último país oficialmente esclavista. Siguiendo a Jordi Maluquer de Motes, ya la primera decisión desmovilizó, por considerar inevitable el fin del sistema, a los grupos favorables a la continuidad de la esclavitud en las Antillas, incluyendo a la llamada “Liga Nacional” constituida poco antes en Barcelona y a cuyo nacimiento habían asistido todas las fuerzas vivas de la ciudad (y alrededores): dos obispos, cinco alcaldes, dos presidentes de la Diputación, diez catedráticos de la Universidad, veinte diputados y senadores, varios directores de grandes diarios y numerosos comerciantes, armadores y banqueros, entre ellos once accionistas del Banco Hispano-Colonial y 24 consejeros de la Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Barcelona.

EsclavosReyesMás monográfico es el segundo libro, que tiene, sin embargo, la virtud de señalar con precisión los pasos dados por España para garantizarse su cupo de esclavos negros en sus colonias americanas. Reyes Fernández Durán nos ilustra sobre la concesión de licencias (“asientos” o contratos) para la introducción de esclavos africanos, primero (durante los siglos XVI y XVII) a grupos empresariales portugueses y genoveses, después a la francesa Compagnie de Guinée y finalmente a la inglesa South Sea Company. Cancelado en 1750 el oneroso asiento con los británicos (impuesto por la paz de Utrecht de 1713), la segunda mitad de siglo abundó en iniciativas particulares, algunas de las cuales fraguaron en la creación de sociedades mercantiles especializadas en la trata (como la fundada en Cádiz en 1765 bajo el inequívoco apelativo de Compañía Gaditana de Negros), hasta la liberalización del tráfico acordada por la Corona en 1789 para la introducción de esclavos en las islas de Cuba, Santo Domingo y Puerto Rico y en la provincia de Caracas. El resultado fue una multiplicación extraordinaria de la mano de obra africana, que se convirtió en el gran pilar de la próspera economía cubana del siglo XIX y en  una de las bases del despegue del capitalismo español.

Prosperidad pero obviamente no para todos. Una historia de la esclavitud necesita no sólo de estadísticas macroeconómicas, sino de análisis más complejos que tengan en cuenta los aspectos políticos, sociales y morales: la conspiración de los poderes, la indignidad intrínseca del sistema, la crueldad de los poderosos, el sufrimiento de los sometidos, la miseria moral de los que justificaron o quisieron ignorar la existencia de aquel “infierno que nunca acaba”. En estos dos libros el lector encontrará materia para conocer mejor las innumerables vertientes de una realidad oceánica y poliédrica que condicionó el devenir del mundo (y, naturalmente, de España) durante cuatro siglos de su historia.  

La esclavitud en las Españas. Un lazo transatlántico. José Antonio Piqueras. Los Libros de la Catarata, Madrid, 2012, 262 páginas. 19 euros.

La Corona española y el tráfico de negros. Del monopolio al Libre ComercioReyes Fernández DuránEditorial del Economista. Madrid, 2012. 412 páginas. 20 euros.

.............................

Artículo publicado en Babelia, suplemento cultural de EL PAÍS, el sábado 9 de junio de 2012

..............................

CARLOS MARTÍNEZ SHAW es miembro de la Real Academia de la Historia.

 

 

Hay 9 Comentarios

Ahora los exclavos somos todos los españoles menos los banqueros y sus amiguetes que seguirán viviendo como sultanes mientras los demás pagamos sus malos negocios .algo inaudito en una sociedad culata pus si yo etngo un negocio y fracaso , o simplemente no puedo pagar un recibo del IBI o cualquier otro , me Embargan hasta las pestañas y me quedo sin trabajo sin negocio y en la calle con toda mi familia, en cambio si estos sultanes tienen dificultades, o dicen que lktienen dificultades , ¿Yo y todos los exclavos de esta pais debemos ayudarles ? ¿Hay que premiar a los culpables y castigar a los pobres inocentes? ¡Pues yo no estoy de acuerdo !


Ya solo faltan tres diaspara que clicando sobre mi nombre podais leer en mi Web LA FURIA DELVIENTO- Novela que ya he limpiado de frases vergonzosas y ya es apta para mayores de 29 años o por ahí

Gramaticus identifica a un reducido número de altoburgueses con lujosas residencias en Barcelona con el pueblo catalán. La memoria histórica selectiva que demuestra el amigo Gramaticus es asombrosa: como si los primeros compases del genocidio de autoría castellana en las Indias Occidentales hubiesen sido más excusables, o peor aún, como si no hubiese ocurrido. De hecho, lo que sucede en el siglo XIX, aberrante como fue, solamente se explica gracias a lo sucedido a partir de 1492. Y de eso, ningún catalán tuvo responsabilidad alguna, ni siquiera los ricachones, que seguro los hubo.

faltan los esclavos "no afro" , y falta decir que el promotor de la esclavitud africana en america es Fray Bartolome de las Casas que con el cuento de cristianizar a los nativos de esa tierra , ya que ellos no rendian lo suficiente para explotar el oro, entonces habia que exportar africanos que 'No eran humanos" segun el propio bartolome OMG

Creo que se les olvido la trata de esclavos Araba -Musulmana que desde el nacimiento del Islam tomo esclavos en todos los continentes.
El Imperio Islamicos es aun hoy esclavista, y no fueron los europeos los mayores tratante de esclavos negros sino los Arabes que al inicio eran los mayores proveedores de esta mano de obra.
Al contrario de los Europeos que les permitian tener familia, los esclavos debajo de los Musulmanes no tenia derechoa familia.

Gramaticus que rapido has sido en poner el dedo 'en los catalanes' la bestia negra de 'los castellanos' de Castilla. Menos poner el dedo y mas pensar en lo que la leyenda negra anglosajona hizo muy pero que muy bien en lo que ha sido la primera guerra de desinformacion en contra de España, sin restar importancia a lo que el articulo dice que bien siendo cierto estamos lejos de ser lo que fueron los britanicos, holandeses y portugueses en la trata de esclavos, los españoles tuvieron su parte pero infima comparado con las grandes potencias esclavistas.

El racismo nace para justificar la esclavitud, que en Europa existía desde siempre con la trata oriental de niños y mujeres para servidumbre, harenes, etc. Luego se sumó la trata occidental de hombres para las colonias. Todavía hay 27 millones de esclavos en el mundo.

Así se enriquecieron todas las potencias europeas hasta su abolición con la revolución francesa, que basaban ahora su desarrollo en el progreso y las libertades, salvo España que durante 69 años fue la única que se mantuvo en el colonialismo y la esclavitud. En el mundo anglosajón negrero es sinónimo de español y nuestro callejero está plagado de ellos, como los Canovas, los Güell, el Marqués de Comillas...

Cuba tenía en 1880 casi 400.000 esclavos, la misma población que Madrid. Los países católicos fueron los últimos en abolirla, que aquí se hizo lenta y de mala gana, pues con el paripé de las Cortes de Cádiz no desapareció del todo hasta 1898, hecho que apenas se conmemora.

Los catalanes fueron los grandes esclavistas del XIX, dentro de "las Españas". Se opusieron todo lo que pudieron al fin de la esclavitud en Cuba, donde tenían grandes intereses. Eso también es memoria histórica.

Intentar escurrir el bulto en la responsabilidad de un genocidio compartido, de una forma de entender la relación con otras razas de manera brutal y con vistas al sometimiento más inhumano, es lamentable.

http://casaquerida.com/2012/06/09/reflexion-a-toro-desempleado/

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Tormenta de Ideas

Sobre el blog

Dedicado al pensamiento desde todas las perspectivas posibles –la ética y la estética; la antropología y la sociología; la física y la metafísica-, este blog es un espacio para razonar. Y para debatir.

Sobre los autores

Tormenta de ideas es un blog colectivo de información y opinión. La primera toma forma en la redacción de EL PAÍS. La segunda, en el cerebro de sus expertos y colaboradores.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal