Ariel: desde 1942 mirando hacia el futuro

Por: | 19 de septiembre de 2012

Repro---01-1
Ha cumplido estos días 70 años la editorial Ariel. Nació en un edificio modernista situado en pleno centro de Barcelona que hoy ocupa la Fundación Tàpies. Luego cambió de sede y, con el tiempo, también de propiedad. Pero a lo largo de los años y los cambios ha mantenido una constante: la dedicación al ensayo, con muy pocas excepciones, configurando en varias generaciones posibles itinerarios intelectuales, acceso al conocimiento y caminos de libertad, para decirlo en palabras del consejero de Cultura catalán, Ferran Mascarell, que asistió a un acto conmemorativo, junto al presidente de la Real Academia de la Lengua, José Manuel Blecua.
Evocó Blecua sus trabajos en la editorial, siendo muy joven, y tuvo un recuerdo especial para una figura muy importante, habitualmente ignorada: la del corrector, entre los que citó a Andreu Rossinyol, un hombre tan emblemático que Martí de Riquer y José María Valverde forzaron que su nombre figurara en los créditos de su monumental Historia de la Literatura Universal.

A finales de los años sesenta, la editorial lanzó una colección de bolsillo llamada Ariel Quincenal, cuyas portadas estaban diseñadas por Alberto Corazón. Una colección distinta a las ya existentes: la clásica Austral, de Espasa Calpe, y la de Alianza editorial, que era especialmente innovadora. La diferencia estaba en que estas dos acogían todo tipo de géneros, mientras que Ariel se centró exclusivamente en el ensayo: filosofía, historia, economía, feminismo, los movimientos entonces en boga de la antipsiquiatría, derecho y ciencia.
El libro de bolsillo no era una invención hispana ni de aquellos años, pero las ediciones de bolsillo españolas presentaban una variedad sobre, por ejemplo, Reino Unido o Estados Unidos y otros países. Allí, los títulos llegaban al bolsillo, en general, tras haber pasado primero por la edición de tapa dura. Aquí, fueron muchos los textos que sólo se publicaron en formato pequeño.
Editorial abierta al presente desde sus orígenes, quiere seguir siéndolo y ha conmemorado sus 70 años (cuando otros se jubilan o ya se han jubilado) con la creación de un premio para los blogs de ensayo más originales. Ha encargado un texto a cada uno de los diversos premiados y los ha agrupado todos en el volumen convencional Los nuevos inquilinos, quizás porque sus dirigentes creen, con su director Francisco Martínez Soria, que el futuro está por pensar.
La ausencia de miedo ante los nuevos formatos, el convencimiento de que la red no terminará con las editoriales, es encomiable. Desde antiguo, la aparición de un nuevo medio de difusión cultural se ha vivido como una amenaza a la cultura  existente. Baste recordar las polémicas sobre el papel de la radio y el de la televisión con la irrupción de ésta última; o sobre el futuro de la televisión y el cine, con posturas que Umberto Eco retrató en un libro titulado Apocalípticos e integrados ante la cultura de masas.
Y no era el primero. Quien quiera acercarse al Fedro de Platón encontrará allí una discusión entre Fedro y Sócrates. Éste cuenta la historia de Theuth y Thamus. El primero “descubrió el número y el cálculo, y, también, la geometría y la astronomía, y, además, el juego de damas y el de dados, y, sobre todo, las letras”. Cuando entregó éstas al faraón Thamus, éste las rechazó con el siguiente argumento: “Producirán olvido en las almas de quienes las aprendan, al descuidar la memoria, ya que, fiándose de lo escrito, llegarán al recuerdo desde fuera, a través de caracteres ajenos, no desde dentro, desde ellos mismos y por sí mismos. No es, pues, un fármaco de la memoria lo que has hallado, sino un simple recordatorio. Apariencia de sabiduría”. Gracias, sin embargo, a las letras, podemos pensar hoy a partir de lo que Platón atribuyera a Sócrates y recuperar sus preocupaciones porque son las del presente (eso hace de alguien un clásico: su pervivencia en el tiempo).
El alfabeto posibilitó el mantenimiento de saberes acumulados y la red pone hoy al alcance de muchos el saber universal en muy poco tiempo, acelerando la multiplicación de ese mismo saber. Es cierto que en la red caben tonterías, pero también hay libros malos y aun muy malos. Lo que Thamus no sabía es que el espíritu crítico con el que se recibe lo leído se forma gracias, entre otras cosas, a los libros. Por eso tantos gobiernos los maltratan: nunca fue lo suyo, en especial de la derecha, fomentar el pensamiento. Y menos, el pensamiento crítico.
Ariel cumple 70 años sin miedo, explicó Imma Turbau, miembro (junto a Fernando Savater, Álvaro Pombo, Gonzalo Torné, Ignacio Echevarría  y el propio Martínez Soria) del jurado que otorgó los premios a una nueva “joven guardia” que pueda configurar una “dictadura del bloguetariado”.

Hay 3 Comentarios

1. dejó constancia de lo que sintió eran...no se sabe...porque citan varias cosas, libros no citan, citan letras, juego de dados y juego de damas...como sabemos que esas tres cosas citadas son las que creemos que son? La constancia pareciera decir otra cosa..."ya que, fiándose de lo escrito, llegarán al recuerdo desde fuera, a través de caracteres ajenos"
lo escrito es justamente lo que hace referencia a...pero no a libros, sino a lo dicho por él...
siendo esto tan irrelevante como lo expresado por Thamus lo conveniente es erradicar un sin fin de libros que aportan lo por él expresado y acercarse a las cosas que no son perecederas
Sus palabras siguen vigentes...la experiencia de las cosas de la vida son duraderas.
Los libros sirven si el libro sirve
de las palabras que aun no siendo duraderas permiten comprender un sentido más profundo que la lectura de algunos libros escritos.
se traduce la palabra letras con el significado de alfabeto...no tengo constancia de que eso fuera lo que él aprehendió cuando los filósofos lo mostraron...
no siento la presencia del argumento que confirme la conclusión. de las letras, del alfabeto, de la pedantería necesaria para expresar disconformidad con cualquier cosa leída, la cual ha de pasar por el tamiz del conocimiento si se quiere llegar a la verdadera esencia de una sola palabra...muchas palabras son el antídoto a la comprensión.
La retórica

Libros, y demás proyectos literarios se financian en Groofi.com. En Groofi se pueden realizar tus proyectos en moneda extranjera o local, sin limitaciones para financiar proyectos de cualquier tipo. Groofi nació para convertirse en la primera plataforma de financiamiento colectivo global! Creemos que la diversidad potencia el talento y la suma de talento atrae al capital!

+-++Porque el 99% de las DIETAS no funcionan: http://sn.im/24qm736

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Tormenta de Ideas

Sobre el blog

Dedicado al pensamiento desde todas las perspectivas posibles –la ética y la estética; la antropología y la sociología; la física y la metafísica-, este blog es un espacio para razonar. Y para debatir.

Sobre los autores

Tormenta de ideas es un blog colectivo de información y opinión. La primera toma forma en la redacción de EL PAÍS. La segunda, en el cerebro de sus expertos y colaboradores.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal