El arte por venir

Por: | 14 de enero de 2013

CalleArtePeticionImagenCALEX4J0por IVÁN DE LA NUEZ

Los museos europeos están viviendo su vía crucis –más bien su vía crisis- en estos días. Algunos ya han cerrado, otros se declaran al borde de la quiebra, casi todos se ven obligados a reducir sus programas de exposición. Y muchos se plantean la supervivencia a base de entrar en una fase de regresión en el tiempo.

Basta con echar un vistazo a la próxima temporada para constatar el retorno del pasado. Unas veces reciente, otras remoto, con un evidente predominio de las colecciones, los “repertorios clásicos” (como se dice en la Ópera) o la exaltación local, aunque solo sea por la imposibilidad de costear proyectos internacionales.

Así las cosas, será cada vez más difícil que las instituciones ejerzan alguna tarea de anticipación, más o menos fiable, sobre lo que están haciendo los nuevos artistas (esos que, se supone, están llamados a marcar las líneas del futuro). Cuando se nos repite por todos lados el estribillo de que los jóvenes se han “quedado sin futuro”, ¿cuál sería, entonces, el arte futuro de unos artistas que no lo tienen?

Hace medio siglo Blanchot le hizo esta pregunta a la literatura en El libro que vendrá. Allí, el capítulo “De un arte sin porvenir” no puede ser más explícito. Lo paradójico es que, precisamente en esa falta de destino, están cifradas las claves para entrever el mañana.

-Cualquier arte se origina en una carencia excepcional.

LivrevenirEl arte futuro de una vida sin futuro tendría, según Blanchot, al menos una ventaja. Y es que el artista o el escritor –Blanchot los amalgama sin mucho distingo- ya vendrían despojados del deseo de alcanzar “el poder y la gloria”. Una insuficiencia que, por otra parte, se bastaría para dotar a las obras con otro sentido y modificar, tanto la experiencia del autor como la del encargado de leer o interpelar sus creaciones.

El futuro de Blanchot –que es donde estamos- prefiguraba una situación de “extraordinario batiburrillo que hace que el escritor publique antes de escribir, que el público forme y transmita lo que no oye, que el crítico juzgue y defina lo que no lee, que por último, el lector haya de leer lo que aún no está escrito.” Un horizonte en el que –bajo su dispersión- las obras estarían, sin embargo, abriéndose paso hacia “una nueva unidad”.

En esa circunstancia, al arte del porvenir pueden aguardarle, al menos, tres avatares posibles. Uno, actuar como ironía de lo que fue y de lo que ya no podrá ser. Dos, afianzar su tendencia creciente a suceder como texto, y disfrutarse u odiarse como lectura. Una tercera eventualidad vendría servida por un rudimento más discreto, que suplantaría este tiempo marcado con el superávit de obras posibles por una era singular de obras necesarias.

......................

En la imagen, calle de Madrid. Foto de Gorka Lejarcegi.

......................

IVÁN DE LA NUEZ (La Habana, 1964), crítico de arte y escritor, es autor, entre otros títulos, de Inundaciones. Del Muro a Guantánamo: Invasiones artísticas en las fronteras políticas 1989-2009 (Debate) y El mapa de sal (Periférica). www.ivandelanuez.org.

 

Hay 2 Comentarios

una verdadera lástima lo que está ocurriendo con los museos, esperamos que todo cambie para bien http://wikisabios.blogspot.com/2012/12/como-puedo-ganar-dinero-por-internet.html

España ha invadido Portugal, Colombia y Filipinas y ahora se lanza contra China en lo que sera la mas dura de las campañas militares. En clave interna, derecha e izquierda siguen en lucha por el gobierno. Tu país necesita tu ayuda en un nuevo juego de estrategia militar, economía y política online. Registrate gratis en [ http://bit.ly/UqObyi ] y juega desde tu navegador.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Tormenta de Ideas

Sobre el blog

Dedicado al pensamiento desde todas las perspectivas posibles –la ética y la estética; la antropología y la sociología; la física y la metafísica-, este blog es un espacio para razonar. Y para debatir.

Sobre los autores

Tormenta de ideas es un blog colectivo de información y opinión. La primera toma forma en la redacción de EL PAÍS. La segunda, en el cerebro de sus expertos y colaboradores.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal