Nietzsche en el Retiro

Por: | 03 de junio de 2013

COMBO_NIETZ_01
“Me llamo a mí mismo el último filósofo”. La cita figura en la portada de El libro del filósofo (Taurus, colección Great Ideas), una de las novedades de estos días. Se trata de un texto breve, con escritos póstumos de Friedrich Nietzsche, aunque escritos cuando era relativamente joven. Un florilegio a mitad de camino entre la reflexión (nunca larga) y el aforismo, lleno de sugerencias para el lector. Dice Miguel Morey, buen conocedor de la obra nietzscheana, que la mejor forma de leer un texto de Nietzsche es leerlo dos veces. Pues este es uno de esos volúmenes que se prestan especialmente a ello: por su brevedad y por su densidad (lo que no implica falta de claridad).

Se abre el texto con una alusión a la función (coincidente, identificable) del filósofo, el artista y “las buenas acciones”. Una dicotomía (filósofo-artista) que se mantendrá a lo largo de todos los escritos, sin dejar de lado las referencias a la ética y a la convivencia. Así (página 10) “el filósofo y el artista hablan de los secretos artesanos de la naturaleza”. Porque la filosofía es “un instinto de conocimiento difícil de contentar” en el que “la belleza reaparece como poder”.

¿Cuál es la función del filósofo? O para ser precisos, del “último filósofo”: “tiene que ayudar a vivir”.

Los filósofos griegos aparecen y reaparecen a lo largo de los escritos, así como Schopenhauer, cuya influencia era entonces muy potente en Nietzsche. Pero también Platón, convertido en verdadero símbolo: “Platón como prisionero de guerra, ofrecido en un mercado de esclavos - ¿para qué quieren los hombres los filósofos? -. Esto permite adivinar para qué quieren la verdad”.

La fijación en los clásicos es un lugar común en toda la obra de Nietzsche. Aquí explica algunos de los motivos: “Heráclito no puede envejecer”. Es decir, la filosofía escapa a la noción de progreso quizás aplicable a otros conocimientos porque “no crece, quiero decir, la filosofía”.  No menos explícito es Nietzsche respecto al maestro de Platón: “Mera confesión: Sócrates me resulta tan cercano que casi siempre estoy luchando con él”.

En paralelo, el lenguaje como aproximación al mundo (o como creación del mundo). “Todas las figuras retóricas (es decir, la esencia del lenguaje) son silogismos falsos. ¡Con ellas empieza la razón!”. Nota marginal: ¡cómo dominan Platón y Nietzsche el uso de la exclamación!.

Hasta aquí, un Nietzsche con la mirada, en apariencia, puesta en el pasado. En realidad mira al futuro. Quien quiera pensar el presente quizás pueda partir de esta afirmación: “Tema favorito de la época: los grandes efectos de lo insignificante”. O si se prefiere mayor actualidad: “¡Si lo que hasta la fecha se ha venido gastando en la construcción de iglesias lo emplease la humanidad en la educación y en la escuela, y si orientase hacia la educación la inteligencia que actualmente se orienta hacia la teología!”.

Y un consejo para caminantes: “Realizo una tentativa para ser útil a quienes merecen ser iniciados oportuna y seriamente en el estudio de la filosofía (…) Existen buenas razones para aconsejarles que no se pongan bajo la dirección de cualquier filósofo de profesión, académico, sino que lean a Platón. Ante todo deben olvidar todos los embustes y hacerse sencillos y naturales”.

El libro, del que Taurus hizo ya una edición más amplia en 1974, llega ahora acompañado de otra obra en la que Nietzsche es, como él hubiera querido, sólo pretexto para un discurso propio: el volumen que le dedicó Martín Heidegger, editado hace unos años por Destino y reeditado ahora por Ariel. Y no es el único en el que Nietzsche es protagonista sin ser autor: Trotta acaba de publicar Cartas a Friedrich Nietzsche, de Cosima Wagner, que arrojan cierta luz sobre las relaciones entre ambos y el compositor alemán a quien Nietzsche admiró y más tarde dijo despreciar. Hasta tal punto que al final de su vida llegó a ponderar alguna zarzuela del maestro Chapí como superior a las óperas wagnerianas. No engañó a nadie.

Hay 2 Comentarios

Ecce Homo es una de las obras filosóficas más controvertidas de Friedrich Nietzsche. El carácter terapéutico de su contenido, no obstante, es menos apreciado de lo que tendría que ser realmente. Aquí un análisis:
http://es.shvoong.com/social-sciences/psychology/2411871-ecce-homo/

Interesante para los estudiosos de su biografía y evolución... pero todavía no preñada, por aquel entonces, de la filosofía que le aupó al Olimpo del pensamiento occidental. Finalmente, para Nietzsche, Sócrates merecía la cicuta que tomó por haber contaminado "la planta" más hermosa de la antigüedad: Platón. Sócrates... un decadente, como muestra de una Grecia en decadencia... Teoría revolucionaria para la época...
En Ecce Homo: ..."he amado a Wagner." ¿Juicios de valor sobre el gusto musical de Nietzsche referidos a Wagner?... Ummmm... jajaja... ¡¡¡ menudos expertos !!! ¿Saben ustedes por qué se fue de Bayreuth? ¿Solo líos de faldas?
---------------------------
Humano, demasiado humano, este monumento de una rigurosa cría de un ego, con la que puse bruscamente fin en mí a toda patraña superior, a todo «idealismo», a todo «sentimiento bello» y a otras debilidades femeninas que se habían infiltrado en mí [...] Cuando por fin tuve en mis manos el libro acabado –con profundo asombro de un enfermo grave–, mandé, entre otros, dos ejemplares también a Bayreuth. Por un milagro de sentido en el azar me llegó al mismo tiempo un hermoso ejemplar del texto de Parsifal, con una dedicatoria de Wagner a mí, «a su querido amigo Friedrich Nietzsche, Richard Wagner, consejero eclesiástico». Este cruce de los dos libros, a mí me pareció oír en ello un ruido ominoso. ¿No sonaba como si se cruzasen espadas? En todo caso, ambos lo sentimos así: pues ambos callamos. Por este tiempo aparecieron los primeros Bayreuther Blätter. yo comprendí para qué cosa había llegado el tiempo. ¡Increíble! Wagner se había vuelto piadoso.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Tormenta de Ideas

Sobre el blog

Dedicado al pensamiento desde todas las perspectivas posibles –la ética y la estética; la antropología y la sociología; la física y la metafísica-, este blog es un espacio para razonar. Y para debatir.

Sobre los autores

Tormenta de ideas es un blog colectivo de información y opinión. La primera toma forma en la redacción de EL PAÍS. La segunda, en el cerebro de sus expertos y colaboradores.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal