La costumbre de ser mujer

Por: | 09 de enero de 2014

SimonePeticionImagenCABZR9RS
por PATRICIA DE SOUZA

(En el aniversario de Simone de Beauvoir, nacida un 9 de enero)

El eterno femenino, es homólogo del "alma negra" y del "carácter judío". Simone de Beauvoir, El segundo sexo

Una vida, nada más importante que una vida, pero una vida como mujer, desde un cuerpo de mujer. Devenir una mujer, convertirse en una mujer, decía Simone de Beauvoir... quería decir asumir el rol que nos han asignado dentro de nuestra sociedad, ponernos ese rostro tan distinto al que quisiéramos tener.

Ponerse la máscara.

Puedo retroceder fácilmente a mi infancia y pensar en esos días en los que la situación de mi madre, divorciada, a cargo de cuatro hijos, me inspiraba una gran angustia, miedo, puedo reconocer el estrés que me inspiraba su condición, el pensar en cómo ayudarla, qué hacer para que pudiese seguir estando en la vida, para que las mujeres no se burlasen de ella, los hombres le faltasen el respeto, su aislamiento no fuese más radical. Había cólera, reconozco, mucha frustración de no saber qué hacer, no encontrar afinidades para pensar, solidaridades...

Este año, he pensado, ha sido el año de la confirmación de los poderes más abusivos, el de las economías hegemónicas, que arrinconan cada vez más a los más pobres, el de los hombres, que dejan a las mujeres cada vez más rezagadas, condenadas a la muerte civil. La vida de un feto en formación es más importante que la vida de una mujer en plena conciencia.

La mujer no es dueña de su cuerpo, le pertenece a la sociedad y a sus legisladores, que son hombres.

La soledad de las mujeres duele, primero porque no es "natural", aunque la costumbre de ser ciudadanas a medias las haga pensar lo contrario. Las mujeres se acostumbran a ser siempre las sirvientas de los hijos, de los nietos, de la familia en pleno. No hablan alto, y si lo hacen pasan por agresivas. Cuando Jules Michelet, escribe su Historia de las mujeres en la revolución francesa, prescribe una situación idéntica a la que vivimos ahora: las mujeres que están solas no se insertan fácilmente a la sociedad, si son abandonadas por un hombre, todo el mundo las mira con desconfianza, si son madres solteras, son candidatas a una vida oscura o a la depresión. Los hombres activan fácilmente sus vidas, encuentran siempre con más facilidad un lugar en la sociedad. Nadie los mira con desconfianza, es casi imposible. En la literatura, basta leer a Madame de Stäel, una de las pioneras del romanticismo francés, para darse cuenta de que esta situación es, sigue siendo, una injusticia legitimada, simbolizada en todas las formas y asumida como parte del "sentido común" en muchas personas. Según Stäel, las mujeres son parias (palabra que ella toma de los parias de la India), de ahí que una de sus lectoras más voraces, Flora Tristán, lo tomase como título en Las peregrinaciones de una paria.

Veo a mi madre, veo a mis hermanas, a todas mis hermanas, puedo contar cada una de sus historias, todas son mujeres inteligentes, brillantes incluso, pero nunca han encontrado nadie que las mire, nadie que las reconozca sino ha sido en estereoptipos y modelos que solo las desfiguran, jamás un rostro, jamás una persona entera, solo miradas paralizantes, espejos turbios.

Pensaba: ¿no son mujeres dañadas, no somos mujeres dañadas, sin historia, condenadas a imitar modelos impuestos, y cuándo, cuándo diablos, podremos ser vistas como personas enteras?

FloraPeticionImagenCA1LIAKCToda opresión es insoportable. Que existan "Ministerios de la mujer", es un síntoma de que esta situación se ha institucionalizado, que existe en la sociedad como un problema de la institución, en manos de ella que decidirá qué hacer con el destino de la "clase mayoritaria", las mujeres. Me recuerda a la frase de Flora Tristán, "la clase mayoritaria de la sociedad, la clase obrera" (esto está en su librito La unión obrera). Porque las mujeres siguen, sobre todo en nuestros países, trabajando con sus manos, cogen escobas, aspiradoras, alimentan niños y niñas, los cuidan, incluso cuidan al acompañante (si lo es) y al marido; no miento si en estos útimos días que he observado un poco a los viajantes, he visto a muchas mujeres mirando embelesadas algún monigote pedante que las ignoraba. Esa displicencia....

...displicencia de las frases tipo: Oiga, señora.... las miradas, y las mujeres mudas, resignadas al maltrato del lenguaje, de la mirada. Creo que si no fuésemos seres de costumbre no aceptaríamos esta situación. No hay nada más alienante que el trabajo doméstico, que el trabajo de criar hijos, la mujer en la casa y en la familia está completamente alienada, no ve su vida como una vida, sino a manera de la prótesis de la familia. Si no trabaja como profesional y a cambio de un sueldo (el único trabajo gratis es el doméstico), su vida es más sonámbula, más oscura.

VirginiaPeticionImagenCA6CRSCFVirginia Woolf se quejaba de esa parálisis, la somatizó hasta la locura, en medio del anuncio de la guerra que se aproximaba. Con Leonard, su perro guardián, había editado los primeros libros de Sigmund Freud, presentían que esa época estaba revuelta, que muchas cosas quedarían en el pasado.

Creo que vivimos en estado de guerra, hay una guerra no declarada, entre los ricos y los pobres, entre los hombres y las mujeres.

Vivimos una nueva Restauración.

Unos y otras claman justicia para aquellas mujeres que se atreven a abortar, otros, "los machos que se respetan" (sic), o los no sé "cuántos cretinos" (cuando se votó la penalización del cliente en la protitución en Francia) pedían que no se votase por esa ley porque no era posible que las mujeres no decidiesen "vender su cuerpo", libertarios, dixit, pero cuando se trata del aborto, las mujeres no son dueñas de su cuerpo: ¡llevan el fruto de sus espermatozoides!

De nuevo esa palabra, la restauración, la vuelta al pasado, el miedo al futuro, la parálisis. Ninguna mujer está desocupada si pasa las escoba todos los días, carga bebés y vive esta situación como "natural". Es la existencia convertida en sobrevivencia, en dócil sobrevivencia anestesiada. 

Este año, tendría que ser crucial, escuchaba una frase en la radio: "soplan buenos vientos, avancen". Cierto, corren buenos vientos en ciertos países, falta que lleguen a otras costas y que se desaten las amarras.

PATRICIA DE SOUZA, autora peruana, recientemente publicó el ensayo Eva no tiene paraíso, tiene publicadas varias novelas, El último cuerpo de Úrsula, Electra en la ciudad, Tristán, entre otros títulos. Mantiene el blog Venusproscrita.blogspot.com

..................

Imágenes, de arriba abajo: Simone de Beauvoir, Flora Tristán y Virginia Woolf con Leonard, su marido.

 

Hay 4 Comentarios

Estamos en el punto de la reflexión, y de la inflexión de la historia de toda la humanidad.
Las mujeres marcadas por su condición de débiles en lo físico y por su condición de madres, su sentido de madres protectoras de los hijos, de garantes de la familia.
A resguardo y en un segundo plano.
Y expuestas a quedar al margen, sin contar, al cuidado de los niños y de las niñas.
Desde antiguo, las mujeres calladas, sin voz, ni voto.
Hasta hoy en las sociedades occidentales, en donde la mujer alcanza el reconocimiento de su normal y entero valor como persona de igual nivel y condición que el hombre, ejerciendo la misma responsabilidad y demostrando que se puede ser madre, y además ejercer con los mismos derechos que los varones.
Sin recortes ni menoscabos.
Como es lo lógico y lo normal en condiciones normales, sin desvaríos de culturas ancestrales, ni religiosas.
La mujer y el hombre.
Seres humanos iguales en todo ente Dios y los hombres.
Cae por su peso, en pura lógica.

A mi me encanta ser mujer y no me cambiaría por nada del mundo. En realidad somos nosotras las que mandamos http://xurl.es/9ik46

Ser libre de acción y pensamiento. Ser persona.Tan difícil, tan lejos cuando has de vender tus principios por un salario. Pero dentro de nosotras no hay nadie que pueda gobernarnos. Es nuestra íntima libertad. La que por ahora podemos permitirnos...¿qué ocurrirá?


Creo que tus comentarios son ciertos, ser mujer parece ser un eterno castigo heredado desde el inicio de los tiempos y legitimado por el Padre de Todo (que es omnipresente, omnisciente y hombre -¿?-).
El reto real de las mujeres que nos estamos rebelando al trato humillante pero institucionalizado, bien visto y aceptado, es que entre mas consiente eres mas deplorable es la situación: amor de posesión disfrazado de romanticismo y ansiado por prácticamente todas las mujeres que existen, moral (misógina) enraizada en la psique de nuestro propio gremio, odio y desconfianza al género desde su mismo seno.
Considero que es importante ser amable y tolerante con aquellas que viven en constante conflicto con la piel que habitan, demostrarles que tener una amiga fémina no solo es muy divertido si no completamente sano, que lo ideal no es equiparnos a ellos si no defender nuestras diferencias que nos vuelven parte de una sola cosa, que da armonía, pero sobre todo que lo que tu eres, lo que yo soy y lo que ella es, es, por antonomasia hermoso y perfecto; que esta bien tener cambios de humor y llorar por que el día de hoy amaneció hermoso, que la familia no es ni por poco una cárcel o peor aún un deber y no debes sentirte culpable pro cortar con aquello que te hiere, que desear no te vuelve egoísta e indigna de amor, y que ser tu vale el precio de estar sola por la razón indubitable de que será tu decisión no resignarte a la compañía a costa de tu alma.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Tormenta de Ideas

Sobre el blog

Dedicado al pensamiento desde todas las perspectivas posibles –la ética y la estética; la antropología y la sociología; la física y la metafísica-, este blog es un espacio para razonar. Y para debatir.

Sobre los autores

Tormenta de ideas es un blog colectivo de información y opinión. La primera toma forma en la redacción de EL PAÍS. La segunda, en el cerebro de sus expertos y colaboradores.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal