Fandiño, torero al gusto de Madrid

Por: | 02 de junio de 2012

Abril 2012 bilbao domingo aldama
Iván Fandiño posa en el coso de Bilbao. Fotografía de Domingo Aldama.

Iván Fandiño hace el paseíllo en Las Ventas por tercera vez en este ciclo de San Isidro que ha resultado demasiado pobre en resultados ganaderos y toreros. Él será el encargado de cerrarlo con gloria o con fracaso, para bien o para mal, y quién sabe si de alcanzar la Puerta Grande, que ha dejado entreabierta en sus últimas actuaciones en el coso madrileño. Este torero, nacido Orduña (Vizcaya), de 31 años, sabe de la expectativa que genera entre la afición de Madrid, un cortejo correspondido con gratitud por el diestro que define sus maneras toreras “según el concepto puro que se tiene en esta plaza”. Es impetuoso, categórico, vehemente cuando habla de su “hoja de ruta” trazada desde el inicio en su “voluntad en ser torero al gusto de Madrid”, a la cual le ha dedicado pensamientos, preparación, arrojo, esfuerzo y método. Añade que es independiente en este mundo interrelacionado del estamento taurino y habla de sí mismo en tercera persona para decirlo todo: “Fandiño no es como los demás”.


16 mayo 12 luis sevillano
Fandiño en su primera actuación en la Feria de San Isidro, el día 16 de mayo, en la Corrida de la Prensa. Los toros eran de la ganadería de El Montecillo. Fotografía de Luis Sevillano.

  22 mayo 12 claudio alvarez

En su segunda intervención el día 22 de mayo. Entró en el cartel por sustitución de Castella. Los toros pertenecían a la ganadería de Alcurrucén. Fotografía de Claudio Álvarez. 

La responsabilidad que asume Fandiño en esta tarde con el encierro de Aldolfo Martín es entendida por el diestro como “de entrega total” y que a punto ha estado de no poder cumplirla debido a un esguince en la rodilla producido en su comparecencia en el coso madrileño hace diez días, festejo en el que sustituyó a Sebastián Castella y lidió los toros de Alcurrucén. Su primera actuación tuvo lugar en la Corrida de la Prensa, el pasado 16 de mayo, con la ganadería de El Montecillo. En ambas asistencias el torero demostró sus extraordinarias facultades para ejecutar la suerte suprema, una circunstancia a la que no da demasiada importancia, apuntando con ímpetu arrojado, también en tercera persona: “Fandiño mata con el corazón”. Éste es su mensaje para la afición de Madrid.

  

 

Hay 1 Comentarios

Ser torero "de Madrid" no es cualquier cosa. La primera plaza del mundo tiene ganada y merecida su buena fama de seriedad. Fandiño quiere recoger la antorcha de tantos espadas señeros que han "cuajado" en Las Ventas y han encandilado a la afición más sabia.
Los vientos que soplan en la Fiesta, son para desmonterar y llevarse el capote y la muleta de los espíritus más precavidos. Hay que tener el pulso muy firme y mucha voluntad de cumplir con "el arte de birlibirloque", para no caer en los engaños, en el "dar gato por liebre" que, desgraciadamente, tanto se prodiga.
En numerosas corridas, en el coso de la calle Alcalá, el viento molesta en demasía, pero el pundonor y el buen hacer profesional de unos vencen la inclemencia y salen airosos en una faena vibrante que reconoce el público, mientras otros, por el contrario, se alivian con picaresca acortando la faena, echando la culpa a Eolo de su falta de profesionalidad y afición. Entre los primeros estará Fandiño, si resiste los vendavales que asolan el planeta de los toros .Intentarán torcer sus buenos propósitos, el ambiente es adecuado a la querencia de malas practicas profesionales y artísticas que están asolando nuestra Fiesta.
Ánimo, Fandiño, mírate en el espejo de Antonio Bienvenida, Antoñete y Curro Vázquez, por citar a tres de los mejores toreros de Madrid.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Primer Aviso

Sobre el blog

El mundo de los toros visto por los periodistas de EL PAÍS. Rigor, exigencia y sensibilidad para analizar un arte que vive uno de los momentos más complejos de su historia.

Sobre los autores

Antonio Lorca es crítico taurino en El País. Amante del toro en el campo, en la plaza y en el plato. Hijo del Capitán Trueno, venera a los héroes de carne y hueso ya vistan de oro o plata, vayan a pie o a caballo. Por favor, no le digáis a mi madre que soy periodista; ella, orgullosa de mí, cree que soy banderillero...

Rosa Jiménez Cano. Periodista de EL PAíS especializada en Tecnología, aficionada a los toros desde su niñez. Como cualquier abonado de Las Ventas reparte su corazón entre Chenel, Esplá y los hierros más duros. Se derrite cuando a Morante le da por torear.

Quino Petit es periodista de EL PAÍS. Desde 2006 escribe reportajes en El País Semanal. Durante la adolescencia sufrió un shock leyendo la biografía de Chaves Nogales sobre Juan Belmonte y persiguió a Curro Romero y a Rafael de Paula hasta que ambos se cortaron la coleta. Desde entonces no persigue a nadie. Tampoco ha vuelto a ver torear tan despacio.

Paz Domingo, periodista de El País y admiradora de la portentosa belleza que atesora el toro de lidia, cuando se da con toda la integridad física y temperamental, con la fuerza descomunal que representa su genio, acometividad, defensa, y resistencia al sometimiento.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal