Entre el escaño y el tendido

Por: | 18 de febrero de 2013

ENTREVISTA CON ENEKO ANDUEZA
Defensor de la fiesta de los toros desde su doble condición de diputado provincial por Guipúzcoa y aficionado.

Eandueza_1

En la imagen, Eneko Andueza, miembro del Partido Socialista de Euskadi y un afcionado a la fiesta de los toros.

Con la aprobación el pasado día 12 de la Iniciativa Legislativa Popular en el Congreso para declarar la fiesta de los toros como Bien de Interés Cultural se inicia el trámite legislativo para blindarla contra prohibiciones. La propuesta para proteger la tauromaquia ha dejado en evidencia los enfrentamientos dentro de la gran familia taurina entre profesionales y aficionados, por un lado, y también dentro de los partidos a la hora de abordar las preferencias -o no-, incluso indiferencias hacia el espectáculo por parte de sus ejecutivas y de sus miembros. Estas contradicciones las han vivido con especial preocupación los representantes institucionales que se encuentran en ambos frentes: en la plaza y en los escaños.

Pocos han salido al ruedo dispuestos al toreo de frente. “Hay veces que uno, desde su doble condición de político y aficionado, debe intentar dar cordura a ciertas decisiones”, asegura Eneko Andueza, el caso más reconocible en los soportes digitales taurinos y en las redes sociales por su doble condición de aficionado y miembro del Partido Socialista de Euskadi. Nacido en Eibar (1979), es procurador en las Juntas Generales de Guipúzcoa y un líder espiritual entre los seguidores más críticos, exigentes y demandantes de la integridad en el mundo taurino. Andueza habla y se lamenta de una fiesta excesivamente politizada, de la pérdida de su esencia y del respeto que se merece, del desconocimiento social de lo que significa la tauromaquia y la falta de valor del partido socialista que se abstuvo en la votación de la ILP.

1

Eneko Andueza en la plaza de toros de Las Ventas. Es aficionado a los toros desde muy temprana edad. Fue presidente de la Peña Taurina Pedrucho Eibarresa durante cinco años, así como Presidente de la Comisión Taurina de Eibar durante otros cinco. A la edad de 20 años fue galardonado con el segundo premio del certamen literario “Félix Antonio González” que concede la Federación Taurina de Valladolid.

Déjeme que cuente algo muy curioso y paradójicamente nada extraño. Es usted miembro del Partido Socialista de Euskadi; candidato electoral por la circunscripción electoral de Deba-Urola; juntero (diputado provincial) en las Juntas Generales de Guipúzcoa; es un treintañero enganchado a las redes sociales; aficionado a la fiesta de los toros y comprometido desde la organización y dirección de la web taurina El Chofre; y así, “todo fundido en una sola cosa”, como asegura en su perfil de Twitter. Ahora dígame, por favor, ¿qué tensiones le producen más desasosiego: las internas o las externas, las políticas o las taurinas, las del cielo o las de la tierra?
Cuando alguien está comprometido y trabaja por lo que siente, ya sea en política, en tauromaquia o en cualquier cuestión de la vida uno siente desasosiego. No concibo el compromiso como un medio para lograr objetivos personales sino como un fin: la mejora de aquello con lo que estoy comprometido. Y eso, muchas veces, implica no sólo desasosiego, sino mucho sacrificio, trabajo y malos ratos.

¿Los toros tienen algo que ver con la política?
Siempre he sido de los que piensan que la fiesta de los toros no entiende ni de política ni de ideologías. La fiesta de los toros es de todos y de nadie. Pertenece al pueblo, a todas aquellas personas que la sienten, la viven, la aman, o, simplemente la respetan. Lamentablemente en estos momentos la fiesta de los toros está siendo víctima de la politización y eso únicamente consigue perjudicarla. La declaración de los toros como Bien de Interés Cultural no debiera de convertirse en una gresca de hemiciclo, sino en una declaración popular, tan popular como sus raíces.

¿Se siente obligado como aficionado a defender en la escena política la fiesta de los toros? ¿Puede explicarlo y explicárselo?
Hay veces que uno, desde su doble condición de político y aficionado, debe intentar dar cordura a ciertas decisiones. La verdad es que no puedo explicármelo porque pensaba que este tipo de cuestiones estaban más que superadas en mi partido, sobre todo después del traslado de las competencias en materia de tauromaquia de Interior a Cultura.

Y, ¿a qué están obligados los políticos respecto a esta manifestación cultural tan singular, tan nuestra y tan compleja de resolver por su esencia misma?
Simple y llanamente a una sola cosa: a respetarla.

¿Qué opinión tiene del estado actual de la fiesta de los toros?
Francamente, creo que no está bien, y no precisamente por culpa de los políticos. La fiesta de los toros está dejando de ser ese espectáculo emocionante donde el toro es el eje para convertirse en un simulacro donde sólo se busca el lucimiento del matador ante un animal noble y donde el concepto literal de eso que los aficionados entendemos por lidia ha desaparecido absolutamente.

En su percepción de aficionado: ¿A qué se debe, esa desafección social, política, intelectual…?
A la perdida de gran parte de sus principios y de su esencia. Cuando la fiesta pierde su integridad, su emoción, pierde gran parte de su valor y de su importancia. No se puede exigir respeto desde dentro cuando aquellos que viven de ella se lo pierden tarde tras tarde. Con la pérdida de la autenticidad llega la pérdida de afección por parte de la sociedad hacia el espectáculo.

Y desde su posición de responsable y miembro de las instituciones públicas, ¿es la misma que la de un aficionado comprometido con la esencia y el futuro de los toros?
Indudablemente. Lo decía al principio, soy una persona que concibe gran parte de su vida desde el compromiso. Mi compromiso con la fiesta de los toros y con mis ideales políticos es idéntico porque son dos pilares muy importantes en mi vida. Sería incapaz de estar detrás de la barrera de brazos cruzados sin hacer nada en favor de lo que siento.

Lo cierto es que la decadencia que vive el espectáculo taurino únicamente se ha trasladado a las altas instituciones para proponer su prohibición o su protección legislativa y, sin embargo, no se produce ningún debate ni se cuestiona la falta de calidad y a qué es debida...
Es cierto y ahí tenemos mucho que decir los aficionados. De nada vale que las figuras se dejen ver en una tribuna de un Congreso o acudan a actos sociales. Su compromiso con la fiesta debe demostrarse tarde a tarde, delante del toro de verdad, no del animal bobalicón que se cría hoy en día. El papel del aficionado es fundamental en la medida de que debe exigir esa fiesta íntegra y auténtica. Los aficionados franceses son un claro ejemplo de ello.

 

Ilp 1
Los diestros Julián López, El Juli, José Mari Manzanares y Curro Vázquez -en primera fila- y Santiago Martín, El Viti, (detrás, a la derecha) junto al empresario taurino Simón Casas (en el centro) el pasado día 12 en el Congreso durante el debate y votación de la Iniciativa Legislativa Popular para declarar la fiesta de los toros Bien de Interés Cultural.

¿Es partidario de utilizar este argumento legislativo de declarar la fiesta de los toros como Bien de Interés Cultural para blindarlo contra su desaparición? Se lo pregunto como aficionado y como responsable político.
Rotundamente no. Considero que hemos llegado a un extremo en el que quizá sea la única manera de conseguir que alguien lo prohíba. Pero creo que es tan malo prohibir como imponer. La fiesta de los toros es un bien de interés cultural más allá de blindajes institucionales. Mal que les pese a algunos es parte muy importante no sólo de nuestra cultura sino de nuestra propia identidad.

Usted ha lamentado públicamente que su partido, el Partido Socialista, no tenga una opinión clara y definida acerca de los toros. A su parecer, ¿es un error intentar contentar a todo el mundo?
Sin duda. A mi partido le ha faltado valor, dejar de lado los complejos y votar a favor de algo que defienden y promueven muchos de nuestros cargos públicos en todas las instituciones. El voto favorable hubiera supuesto un acto de coherencia y, sobre todo, de respeto hacia la fiesta de los toros y los millones de socialistas que son aficionados o favorables a la celebración de espectáculos taurinos.

¿Qué le parece más preocupante: el desconocimiento de lo que significa la tauromaquia en nuestras vidas o las posiciones contra la tauromaquia que exigen su desaparición?
El desconocimiento lleva mucha veces a adoptar posiciones contrarias. Me preocupa mucho el poco nivel de conocimiento que existe sobre la fiesta, no solo en la sociedad en general, sino entre los propios espectadores que acuden a las plazas.

 

EANdueza
Eneko Andueza también es concejal de Urbanismo en el Ayuntamiento de Eibar (Guipúzcoa) 

No quiero dejar de preguntarle por muchos asuntos locales. ¿Qué pasa en este hermoso rincón del valle del Urola -en el que usted ha nacido y vive- para que la feria de Azpeitia se haya convertido en un referente valiosísimo en la fiesta de los toros precisamente porque apuestan por los toros, en Deba y Zestona que siguen fieles a la tradición de las novilladas populares, mientras que las plazas de Eibar y Tolosa permanecen el abandono y en la cercana Donosti esté muy próxima la desaparición del espectáculo taurino?
Azpeitia es un auténtico oasis, una feria que merece todos los respetos por su seriedad y criterio. Deba y Zestona son otro claro ejemplo del buena hacer y de la raigambre taurina en nuestra provincia. En Eibar existía la intención de construir un nuevo coso taurino pero la crisis nos ha llevado a posponerlo. En la actualidad ya se están valorando los trabajos para el adecentamiento del antiguo coso y esperemos que esta misma temporada vuelvan a celebrarse festejos. Donostia y Tolosa son el claro ejemplo de la imposición, la intolerancia y la falta de respeto hacia la mayoría elegida democráticamente.

Y ahora por los generales... ¿Qué está pasando en Francia para liderar el espectáculo taurino desde la integridad, el respeto y las cosas que pide la afición comprometida? ¿Qué está pasando en nuestro país que no cambia nada de nada en asuntos taurinos?
Conozco mucho la realidad francesa porque me pilla muy cerca geográficamente y procuro acudir todo lo que puedo a plazas del país vecino. La razón es bien sencilla: el aficionado francés está instruido, tiene mucho conocimiento y, por tanto, criterio sobre la fiesta y, ante todo y sobre todo, son muy serios y exigentes con todo lo que pasa en el ruedo. Cuando hay criterio y exigencia y se obra en consecuencia. No se permiten mentiras en el ruedo. Francia es el ejemplo a seguir en todo lo referente a la fiesta de los toros.

¿Espera algo del Plan Nacional de Tauromaquia que el Partido Popular está elaborando en la actualidad y que todavía no ha presentado?
Sinceramente, poco. Me da la sensación que va a estar hecho a medida de los profesionales. Los aficionados debemos estudiarlo y exigir en función de lo que se refleje en dicho Plan. Nos jugamos mucho.

¿Usted cuenta a sus hijos historias de toros y toreros?
De momento se lo cuento a mis sobrinas. Si todo va bien se lo podré contar a mi hijo Pablo, que nacerá en mayo. Creo que los padres, los tíos los abuelos… tenemos la gran responsabilidad de transmitir generacionalmente los valores de la tauromaquia, que, por otra parte, son valores que pueden servirnos de mucho en nuestra vida.

Diga, aficionado Eneko, diputado provincial Andueza, ¿qué hay que hacer con nuestra afición al mundo de los toros? ¿Se puede soñar con un futuro posible?
Con nuestra afición debemos trabajar, luchar y pelear para que nuestros hijos conozcan esa fiesta que conocieron nuestros bisabuelos. No es ninguna quimera, es posible conseguirlo. Sólo es cuestión de compromiso como aficionados, de luchar y trabajar por nuestra fiesta, de exigir cuando nos sentemos en el tendido, de hacernos respetar. En nuestras manos está el conseguir esa fiesta íntegra, justa y auténtica que tanto amamos.

Hay 6 Comentarios

★★★PERDER 5KG A LA SEMANA. Te lo explico PASO A PASO: http://su.pr/2we2i5

Personas como Eneko Andueza dan la medida de la complejidad social del aficionado a los toros. Eso que algunos no quieren ver, sean los que están en contra o incluso algunos que están a favor (ciertos toreros, ciertos empresarios, algún medio taurino), los cuales no harían mal en oir sus palabras. Gracias por haber dado la cara.

Tu país necesita tu ayuda en un nuevo juego de estrategia militar, economía y política online. Registrate en gratis en [ http://bit.ly/123Estra ] desde tu navegador.

Eres repugnante por disfrutar de una sangría que se basa en torturar conscientemente hasta la extenuación y la muerte a un indefenso y asustado hervíboro. No hay puntos de vista ante el brutalismo por una supuesta diversión, menos con la estupidez de llamar arte a la sangre derramada.

http://casaquerida.com/2013/02/18/un-pasaporte-se-desvirga-con-dinero/

que bien por la aprobación http://goo.gl/fb/9qd1G

¿Por qué es tan difícil llegar a un acuerdo en España entre los partidos políticos sobre el asunto taurino? En Francia se llegó y nadie dijo nada, nadie se rasgó las vestiduras. Aquí se nos va la vida en estar en contra de lo que sea, por el propio hecho de la discordia. La concordia es un sustantivo que no cotiza en España, su prima de riesgo está por las nubes. ¡Qué aburrimiento estar de acuerdo en algo! A mi modesto entender la tauromaquia está en deuda con Eneko y su valentía, en el Congreso su partido se abstuvo , que no es lo mismo que el "no" que nos habían pronosticado unos días antes. Seguro que su carta influyó en los ánimos a favor, al menos a mí me emocionó como un natural en el centro de la plaza a un toro íntegro. Los toros existirán mientras el pueblo los pida. En otros muchos momentos de la historia se han intentado prohibir y han vuelto porque el pueblo los ha demandado. Qué pena que políticos como Eneko no abunden.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Primer Aviso

Sobre el blog

El mundo de los toros visto por los periodistas de EL PAÍS. Rigor, exigencia y sensibilidad para analizar un arte que vive uno de los momentos más complejos de su historia.

Sobre los autores

Antonio Lorca es crítico taurino en El País. Amante del toro en el campo, en la plaza y en el plato. Hijo del Capitán Trueno, venera a los héroes de carne y hueso ya vistan de oro o plata, vayan a pie o a caballo. Por favor, no le digáis a mi madre que soy periodista; ella, orgullosa de mí, cree que soy banderillero...

Rosa Jiménez Cano. Periodista de EL PAíS especializada en Tecnología, aficionada a los toros desde su niñez. Como cualquier abonado de Las Ventas reparte su corazón entre Chenel, Esplá y los hierros más duros. Se derrite cuando a Morante le da por torear.

Quino Petit es periodista de EL PAÍS. Desde 2006 escribe reportajes en El País Semanal. Durante la adolescencia sufrió un shock leyendo la biografía de Chaves Nogales sobre Juan Belmonte y persiguió a Curro Romero y a Rafael de Paula hasta que ambos se cortaron la coleta. Desde entonces no persigue a nadie. Tampoco ha vuelto a ver torear tan despacio.

Paz Domingo, periodista de El País y admiradora de la portentosa belleza que atesora el toro de lidia, cuando se da con toda la integridad física y temperamental, con la fuerza descomunal que representa su genio, acometividad, defensa, y resistencia al sometimiento.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal