¡Va por usted, señor Albendea...!

Por: | 21 de febrero de 2013

Conocí a Juan Manuel Albendea (diputado del PP, presidente de la Comisión de Cultura del Congreso y acérrimo defensor de la fiesta de los toros) en la década de los años ochenta cuando él era director regional de Banco de Bilbao en Andalucía y yo dedicaba mi ilusión profesional al periódico sevillano El Correo de Andalucía, que lo dirigía entonces el cura José María Javierre. Albendea debía saber mucho de dineros, pero también sabía de toros. Por su amistad con el director y por alguna que otra importante ayuda financiera a la maltrecha economía del periódico, Juan Manuel consiguió hacer realidad una ilusión: ser crítico taurino. Y así, bajo el seudónimo de Gonzalo Argote, cubrió el abono sevillano durante varios años, y demostró que tenía soltura con las palabras y que era uno de esos locos que había soñado toda su vida con ser torero y se conformaba con matar el gusanillo con unos pases en un tentadero, con desmesurado interés por la lectura de libros taurinos (posee una fantástica biblioteca), con su habitual presencia en las plazas de toros y su interés por el atinado análisis sobre la técnica y el arte del toreo. Juan Manuel se destapó como un profundo conocedor de la tauromaquia en labores de crítico en una época en la que no se conocía el correo electrónico y había que esperar a que un taxista recogiera en su casa la crónica escrita a mano y con premura.

Después, Gonzalo Argote trasladaría su firma a El País, como corresponsal taurino en Sevilla y estrecho colaborador de Joaquín Vidal, y, posteriormente, estamparía su nombre en ABC y El Mundo. En este último periódico continúa colaborando cuando llega la Feria de Sevilla y su trabajo parlamentario en Madrid  le permite alcanzar el AVE con la antelación suficiente para estar en la Maestranza a las seis y media de la tarde.

Las vicisitudes de la vida lo llevaron al Congreso de los Diputados, incluido en la lista del Partido Popular por Sevilla. Y debe hacerlo bien porque esta es su quinta legislatura, y ya ostenta el título de ser el parlamentario más veterano.

Pues, bien. Este antiguo banquero reconvertido en crítico taurino, aficionado de los pies a la cabeza, una auténtico intelectual de la fiesta de los toros, es el único defensor que tiene la tauromaquia en la Carrera de San Jerónimo madrileña. Habrá más aficionados entre quienes ocupan los escaños, pero el único que ha dado la cara cuando la ocasión lo ha requerido ha sido Juan Manuel Albendea.

Innumerables han sido sus intervenciones parlamentarias en las que ha demostrado que su afición taurina va más allá de la extendida costumbre de figurar en los callejones, que nunca ha pisado, por otra parte. Ha puesto contra la pared a los últimos responsables de TVE en su afán constante por reivindicar la vuelta de las corridas a la pequeña pantalla y de la información taurina a los telediarios. Se ha batido el cobre con las huestes antitaurinas del Parlamento, que son legión; presentó una proposición no de ley en la pasada legislatura en la que instaba al gobierno socialista a declarar Bien de Interés Cultural (BIC) el mundo de los toros y fue rechazada; y trabajó junto al senador Pío García Escuredo, otro buen aficionado comprometido, en la proposición de ley de la Cámara Baja que perseguía el mismo objetivo y que tampoco prosperó gracias a los votos del partido de Rodríguez Zapatero.

Y, andando el tiempo, se le presentó su momento de gloria: defender ante el pleno del Congreso la Iniciativa Legislativa Popular, avalada por más de 500.000 firmas para declarar BIC la tauromaquia. Era su día más importante, como ese torero que se presenta en Las Ventas en pleno San Isidro, firmemente decidido a cumplir su sueño. Y la plaza estaba a rebosar, expectante ante el torero Albendea, que llegaba para refrendar sus reconocidos éxitos.

Salió el toro. Comenzó la sesión. Albendea tomó los engaños y se dispuso a demostrar su conocimientos y habilidades. Pero no se le vio suelto, ni se acopló con su oponente. A la faena le faltó ángel, y el éxito anunciado supo a muy poco. Estuvo profesional, pero no consiguió emocionar. ¡Ohhh...!

Pero los aficionados de verdad no olvidan, saben lo que es el respeto, y reconocen la trayectoria de un maestro, del mismo modo que disculpan una mala tarde.

Pero algunos no han perdonado a Albendea que el pasado 12 de febrero no estuviera a la altura de lo esperado. Y lo han criticado sin piedad, sin gracia, sin consideración... Con mucho malage. Allá cada cual con su conciencia.

Juan Manuel Albendea, antes y después de su comparecencia en la tribuna del Congreso de los Diputados, es el único parlamentario de la Cámara Alta que se juega el tipo por la fiesta de los toros. Un mirlo blanco al que hay que respetar y cuidar. Un hombre serio, que no es poca cosa. Un buen aficionbado, que no es especie que abunde. Y el mejor representante de los que disfrutamos con la fiesta de los toros.

Por todo ello, este que lo es se desmontera y le espeta en voz alta: 'Gracias, maestro; ¡va por usted, señor Albendea!

 

Hay 5 Comentarios

Como uno vive alejado de esos lugares en los que descansa la soberanía del pueblo, no tenía ni idea de quién era el parlamentario que iba a explicar la ILP al resto de la sala, por lo tanto se agradece en su justa medida la semblanza que usted hace en este texto. Eché de menos una explicación clara y concisa, con DATOS firmes y contrastados, de la realidad de la actividad objeto de tramitación. No era necesario más, ni tampoco menos y no lo hizo. Y también le digo que es la primera vez en mi vida que sigo a los próceres de la patria en sus devaneos, tenía curiosidad sobre todo por ver la votación del PSOE. Y ahí que me pasé la tarde escuchándolos. Gracias por esta entrada. En este momento tan crítico para los toros bravos, toda la ayuda es poca, venga de donde venga.

★★★Tu HIGADO es la CLAVE para ELIMINAR LA GRASA★. Un consejo SIMPLE para PERDER 15KG: http://su.pr/2we2i5

Miguel

En el año 1988, hace 25 años, el señor Gonzalo Argote pronosticaba el FIN DE LA TAUROMAQUIA, porque el TORO ya no era el TORO-TORO de antes. El mismo mensaje apocalíptico que nos lanza el autor de éste post cada día que escribe. ¿Cuándo carajo estuvo el toro en la plaza?¿Existió alguna vez?¿O en realidad, es una monserga que se repite en cada época?. En todas las épocas de la tauromaquia se ha dicho lo mismo "el toro y el torero de antes....".

http://elpais.com/diario/1988/10/23/cultura/593564405_850215.html

test

Tu país necesita tu ayuda en un nuevo juego de estrategia militar, economía y política online. Registrate en gratis en [ http://bit.ly/123Estra ] desde tu navegador.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Primer Aviso

Sobre el blog

El mundo de los toros visto por los periodistas de EL PAÍS. Rigor, exigencia y sensibilidad para analizar un arte que vive uno de los momentos más complejos de su historia.

Sobre los autores

Antonio Lorca es crítico taurino en El País. Amante del toro en el campo, en la plaza y en el plato. Hijo del Capitán Trueno, venera a los héroes de carne y hueso ya vistan de oro o plata, vayan a pie o a caballo. Por favor, no le digáis a mi madre que soy periodista; ella, orgullosa de mí, cree que soy banderillero...

Rosa Jiménez Cano. Periodista de EL PAíS especializada en Tecnología, aficionada a los toros desde su niñez. Como cualquier abonado de Las Ventas reparte su corazón entre Chenel, Esplá y los hierros más duros. Se derrite cuando a Morante le da por torear.

Quino Petit es periodista de EL PAÍS. Desde 2006 escribe reportajes en El País Semanal. Durante la adolescencia sufrió un shock leyendo la biografía de Chaves Nogales sobre Juan Belmonte y persiguió a Curro Romero y a Rafael de Paula hasta que ambos se cortaron la coleta. Desde entonces no persigue a nadie. Tampoco ha vuelto a ver torear tan despacio.

Paz Domingo, periodista de El País y admiradora de la portentosa belleza que atesora el toro de lidia, cuando se da con toda la integridad física y temperamental, con la fuerza descomunal que representa su genio, acometividad, defensa, y resistencia al sometimiento.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal