El sobresaliente fondo fotográfico y taurino de Espasa

Por: | 06 de junio de 2013

Entrevista con Manuel Durán Blázquez
Director de Documentación y Archivo Gráfico de la editorial Espasa y coordinador de la exposición Las fotos de El Cossío en la plaza de Las Ventas de Madrid

 

En los pasillos interiores de acceso al tendido 1 en la plaza de toros de Las Ventas está expuesta una muestra fotográfica que resume en 160 imágenes el archivo de temática taurina de la editorial Espasa Libros (antigua Espasa Calpe), una colección compuesta por más de doscientos mil documentos. Este voluminoso fondo ha sido utilizado para las publicaciones taurinas de la editorial y, sobre todo, son las reproducciones que ilustraron el gran tratado enciclopédico de El Cossío.

El recorrido visual que se propone, a lo largo de siglo y medio de tradición desde la invención del daguerrotipo, debe interpretarse con carácter selectivo por el gran volumen de material que ha aportado el espectáculo de los toros y procura ser representativo con los abundantes reporteros gráficos, ya considerados artistas clásicos en la historia de la fotografía y de la tauromaquia. Manuel Durán Blázquez es el responsable de Documentación y Archivo Gráfico de la editorial Espasa y el organizador de esta alegoría cultural contada en once paneles expositores a la vista de los aficionados. Con él se charla sobre la importancia de la iconografía taurina, de los personajes que la plasmaron como “auténticos notarios de la realidad en cada momento” y de la gran tarea registral y divulgativa de la editorial Espasa desde la edición en la década de los cuarenta de El Cossío, “la gran obra cultural de la fiesta de los toros”.

 

 

La organización de la muestra Las fotos de El Cossío. 150 años de la fotografía taurina ha correspondido a Manuel Durán Blázquez y que con Juan Manuel Sánchez Vigil compone el binomio que mejor conoce los fondos taurinos de Espasa y, por tanto, ha estudiado la estrecha vinculación fotográfica, estética y artística en el mundo de los toros. Ambos proyectan una trayectoria profesional y personal a la par. Dieron forma a La historia de la fotografía taurina (1991, en dos volúmenes). Resumieron una parte y editaron Antología de la fotografía taurina 1839-1939 (1999). Han documentado España en blanco y negro (1992 y 2002); Madrid en blanco y negro (1992); Fiestas taurinas en la Comunidad de Madrid (1995, dos tomos), entre muchos títulos más. Recuperaron biografías como la de Luis Mazzantini (1993). Y se mantienen despiertos y artistas con la elaboración diaria de un resumen en imágenes de los festejos feriales madrileños y que cuelgan en el soporte digital Larga Cambiada.  

¿Cuál es el volumen del archivo fotográfico de Espasa? El número de fotografías en opacos de temas en general supera el millón de copias, de las cuales ya están digitalizadas aproximadamente una cuarta parte de esta totalidad. Respecto a las taurinas, se sobrepasa de cien mil. También se cuenta con una importante colección de negativos adquiridos después de los años ochenta. Tanto Juan Miguel Sánchez Vigil como yo hemos seguido haciendo fotografías y aportamos, por ejemplo, casi todo lo acontecido en lo taurino en la ciudad de Madrid, aparte de otras plazas cuando tenemos oportunidad de realizar reportajes en otros puntos de España. El archivo se ha ido nutriendo de este trabajo elaborado desde hace más de treinta años, sobre todo en la plaza de Las Ventas.

¿Cómo está catalogado? El archivo taurino está estructurado de la misma manera que el general. Hay un apartado bibliográfico muy sencillo de localizar; otro geográfico, en el que puedes acotar la búsqueda por plazas de toros; y luego un tesauro temático, dentro del global de tauromaquia, como suerte de varas, ganaderías… Este recopilatorio no se puede consultar por el público, aunque si alguien lo necesitara puntualmente se podría solicitar y hacer.

 

DOC020613-0001 br
Un quite de El Gallo. Fotografía de Lauret. Publicada en La Historia de la fotografía taurina (Espasa, 1991).

 

¿Siguen editando libros de temática taurina? Espasa ahora está integrada dentro del grupo Planeta y la colección de libros taurinos, como tal, ya no se publica. Desde la editorial se intenta lanzar libros cercanos a la actualidad dentro de esta temática relativa a los toros, simplemente porque se cree que van a funcionar. Pero siempre se está muy sujeto a los resultados comerciales que pueda tener ese libro. Por ejemplo, se ha lanzado en estos días Navegante de José Tomás, o anteriormente la biografía de Joselito y que funcionó muy bien. No se publican libros taurinos basados en el contenido visual, como tampoco publicaciones de gran formato porque dentro del grupo está Lunwerg, que se encarga de estas características. La colección representa un tesoro para este grupo editorial y para su propia utilización, por supuesto.

Usted es autor junto a José Manuel Sánchez Vigil de los dos estudios históricos sobre la fotografía taurina, ambas publicadas por Espasa, y los dos únicos de carácter general, taurino y documental que se han abordado hasta el momento. Este tratado enciclopédico de la imagen se pudo hacer gracias al archivo de Espasa, al gran volumen de fotografías históricas que había recopilado José María de Cossío, sobre todo, en los primeros tiempos del proyecto para publicar los cuatro primeros tomos del tratado taurino. Él mismo se encargaba de buscar e indagar en los archivos de los profesionales consagrados, además de hacer los correspondientes encargos y así completar la documentación necesaria. Si no hubiera sido por el archivo de Espasa –que estaba ahí, integrado en un archivo general de temas diversos- no se hubiera podido abordar el recorrido por la historia de la fotografía en el mundo de los toros.

 

 

Quizá, este tratado de dos volúmenes llamado ‘Historia de la fotografía taurina', también premio San Patricio en 1990, puede ya considerase otro Cossío visual. Después de treinta años nadie se ha planteado una aventura similar o superior. Ahora se prima mucho el tema comercial y haría imposible comprometerse en una realización similar. Los costes serían altísimos si se calibran factores como la distribución, el encarecimiento del precio del papel, la impresión en cuatro tintas… y, sobre todo, el gran trabajo que nos llevó realizarlo.

Es un universo gigante. Pero también ha sido enorme el significado de la fotografía taurina… Es cierta esta importancia. Incluso, se recuperó a un cineasta y fotógrafo como Pepe Gan, que a partir de sus imágenes en movimiento se pudieron obtener fotogramas fijos. Los fotógrafos taurinos tenían gran relevancia hasta hace poco tiempo, incluso eran un miembro más de la cuadrilla. Algunos hay todavía vivos. Con Madrigal, de más ochenta años y muy amigo de Capea padre, comparto, desde el tendido 1 de la plaza de toros de Las Ventas, muchas tardes y muchos recuerdos; o Vega, el cual estuvo empotrado en los equipos de Julio Robles y Diego Puerta. Allí, también se dan cita otros profesionales como Botán y José Ángel Humanes.

 Es una imagen ciertamente pintoresca de lo que fueron los fotógrafos taurinos. Ahora… Los toreros ya no compran fotos. Y el material fotográfico que se hace es inmenso. Se podría hacer una relación de profesionales taurinos aunque la complicación surgiría en la tarea de recopilar este material puesto que hay muchos profesionales que no son exclusivamente taurinos y que también hacen fotografía en el espectáculo. Por ejemplo, en Las Ventas hay un burladero para diez fotógrafos que se ocupan de la actualidad diaria. Además, hay muchos que se despliegan porque los personajes de la tarde son llamativos por su tratamiento social. Y todo se cuelga en internet. Todo se mezcla, también.

 Es decir, que un trabajo documental, fotográfico y taurino en la actualidad no se podría realizar… Seguir la historia de la fotografía taurina se puede hacer y debería en algún momento abordarse. Hay ediciones de libros expositivos de temática taurina como lo ha hecho el fotógrafo de Las Ventas, Juan Peregrín. De manera histórica no hay nada más que englobe sucesivamente a todos los fotógrafos. Sí se está haciendo una serie de monografías taurinas de gran calidad. Algunas muy interesantes. Recuerdo a Bailón que hizo una narración de su paso en la profesión, incluso –otro ejemplo anterior- Oriol Maspons, que ilustró las ediciones de las novelas taurinas de Cela. Se siguen haciendo cosas.

 

DOC020613-0002 br
Un par de Joselito. Fotografía de Baldomero. Publicada también en La Historia de la fotografía taurina (Espasa, 1991).

 

¿Se conoce la dimensión del arte gráfico dentro del amplio mundo cultural de los toros? El conocimiento de este mundo se ha abierto y de qué manera. A partir de la instauración del formato digital ya no es lo mismo, para lo bueno y también para el olvido de esta labor del fotógrafo artista y artesano. El hijo de Cuevas (José Antonio) me contaba cómo su padre -ambos cubrían casi la totalidad informativa de los ruedos- veía las imágenes en el proceso de revelado a la luz que desprendían las brasas rojas del cigarro. Y hablo de uno de los fotógrafos más importantes en la historia y que aportó testimonios gráficos de gran altura como los reportajes que sirvieron a Hemingway para la publicación de Verano sangriento -sobre la competencia y amistad de Ordóñez y Dominguín en la temporada de 1959-. Algo parecido sucedió con la documentación que proporcionó Finezas al escritor en los años veinte. Bueno y ahí tenemos vivo a Cano…

¿Ha necesitado digitalizar más material para esta exposición? Gran parte del laborioso proceso de digitalización ya estaba hecho cuando se abordaron los 30 volúmenes de la edición coleccionable de El Cossío que se vendió junto al periódico EL MUNDO. Ésta constaba de los tradicionales que llegaban hasta 1997 y los actualizados hasta 2007. Se completaron con nuevas biografías y una recopilación de crónicas llevada a cabo por Francisco Cossío, sobrino nieto del autor, que abarcaba el vacío en materia de crítica periodística a partir de los años sesenta.

¿Se seguirá actualizando El Cossío? Creo que no. Lo veo muy difícil. Es una obra tan grande como costosa. Ahora prima todo lo digital. Pero quizá, como todo es cíclico en el mundo de las publicaciones, en otro momento se pueda lanzar una reedición si se producen colaboraciones y financiaciones. Entonces, surgiría una duda: ¿cómo se actualizaría una obra de este recorrido histórico?; ¿a modo de apéndices? Lo más probable es que se emprendiera así.

 ¿Tan convencido está del proceso digital? Es absolutamente necesario. Va con los tiempos. Llevo muchos años en la editorial y documentar gráficamente un libro -anteriormente a este proceso novedoso, cuando se hacían enciclopedias o diccionarios como la Historia de España de Menéndez Pidal- llevaba un enorme trabajo pues había que irse a museos, a bibliotecas, archivos, conseguir la foto física… y no podías ilustrar un libro antes de un mes. Ahora en un breve espacio de tiempo puedes conseguirlo.

 Pero también se incurre en muchos errores como no firmar las obras o que vayan mal firmadas. Las fotografías que nosotros adquirimos tienen su documentación, o al menos su cita moral. El paso del tiempo ofrece fotografías que son de derecho público porque tienen más de sesenta años. Entonces, hay que procurar cuando se reproducen que aparezca la cita del fotógrafo.

También en muchos casos resulta gratis la reproducción de imágenes con derechos. La gratuidad de reproducción está en función del tiempo transcurrido pero lo que sí hay que pagar es al propietario o controlador de la imagen. ¿Dónde estaría esta fotografía si no se hubiera guardado?

 

IMG_1102
En las siguientes imágenes se detallan algunos paneles de la exposición Las fotos de El Cossío en la plaza de toros de Madrid.

¿Qué fotógrafos destacaría según su criterio de documentalista en esta larga historia? Eso es lo más difícil. Me ha gustado mucho Baldomero por su gran calidad artística y también porque conocí muy de cerca su trayectoria al tratar a su hijo José Fernández Aguayo que había sido novillero, después fotógrafo, incluso Premio Nacional de Fotografía. También, las instantáneas taurinas realizadas a finales del siglo XIX en la revista Sol y Sombra y que muchas las conservamos en negativos después de fotografiarlas directamente de los originales. Otro archivo que considero muy importante es el de Serrano, actualmente en la biblioteca de Sevilla, no sólo en la temática taurina sino también en el fabuloso retrato social que hizo de la España de los años 20 hasta la guerra civil. Y tantos otros, Alfonso… muchos...

 ¿Cuál es la imagen relacionada con los toros que más le gusta de este tesoro que es el Archivo Espasa? Cualquiera, sería tan difícil... Lo que más impresiona de todo este recorrido por la historia de la fotografía taurina es la capacidad de aquellos profesionales para imponerse a la revolución técnica y superar el obstáculo del movimiento. Las fotografías de Laurent hechas al colodión, por ejemplo. Esta técnica se realizaba sobre negativos de cristal y sólo se estampaba la imagen mientras permanecían húmedos con la solución. Laurent tenía un carrito con los aparejos de imprimación y revelado en los pasillos de la plaza de toros. Se metía dentro; le daba la emulsión; cogía la placa; la ponía en la cámara; y la tenía que disparar en pocos segundos. Hay una grandiosa del quite del padre de los Gallo… (Busca la imagen en el primer volumen de Historia de la fotografía taurina), como te digo, la velocidad de emulsión era muy lenta y fíjate lo que consiguió en calidad y definición porque este magnífico resultado ya lo obtendría aproximadamente entre 1890 y 1895, puesto que Fernando, el Gallo, muere en 1897…

Las fotos de El Cossío. 150 años de fotografía taurina.
Archivo Espasa.
Selección: Manuel Durán.
En el tendido 1 de la plaza de toros de Las Ventas.
De marzo a octubre de 2013.
Después recorrerá algunos pueblos de la Comunidad de Madrid.

IMG_1104

IMG_1103

IMG_1105

IMG_1106



Hay 0 Comentarios

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Primer Aviso

Sobre el blog

El mundo de los toros visto por los periodistas de EL PAÍS. Rigor, exigencia y sensibilidad para analizar un arte que vive uno de los momentos más complejos de su historia.

Sobre los autores

Antonio Lorca es crítico taurino en El País. Amante del toro en el campo, en la plaza y en el plato. Hijo del Capitán Trueno, venera a los héroes de carne y hueso ya vistan de oro o plata, vayan a pie o a caballo. Por favor, no le digáis a mi madre que soy periodista; ella, orgullosa de mí, cree que soy banderillero...

Rosa Jiménez Cano. Periodista de EL PAíS especializada en Tecnología, aficionada a los toros desde su niñez. Como cualquier abonado de Las Ventas reparte su corazón entre Chenel, Esplá y los hierros más duros. Se derrite cuando a Morante le da por torear.

Quino Petit es periodista de EL PAÍS. Desde 2006 escribe reportajes en El País Semanal. Durante la adolescencia sufrió un shock leyendo la biografía de Chaves Nogales sobre Juan Belmonte y persiguió a Curro Romero y a Rafael de Paula hasta que ambos se cortaron la coleta. Desde entonces no persigue a nadie. Tampoco ha vuelto a ver torear tan despacio.

Paz Domingo, periodista de El País y admiradora de la portentosa belleza que atesora el toro de lidia, cuando se da con toda la integridad física y temperamental, con la fuerza descomunal que representa su genio, acometividad, defensa, y resistencia al sometimiento.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal