Trainera

SOBRE EL BLOG

En verano, en el norte, hay regatas de traineras, y este blog se propone seguirlas a lo largo de la costa de Cantabria y Euskadi. Será una mezcla de crónica de viajes y crónica deportiva, con dosis controladas de delirio. No habrá aguas turquesas ni playas paradisiacas. En su lugar prometemos duelos en alta mar, galernas devastadoras y las mejores sardinas a la brasa del Cantábrico.

Sobre el autor

Dice mi amigo R., pragmático y eficaz empleado de banca, que mi súbita afición a las traineras es una especie de arrebato folclórico y melancólico propio de un santanderino urbanita residente en Madrid. Estoy de acuerdo. También creo que todo nace de una sublimación del mar, con el cual siempre tuve una relación un poco ficticia, de paseo burgués, museo oceanográfico y chocolate con churros los sábados por la tarde. Con estos antecedentes es normal que nadie quiera enrolarse en mi trainera Sebastopol para cazar serpientes gigantes en la bahía de Santander.

Mediavilla

ESKUP

Archivo

septiembre 2010

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      

23 ago 2010

Una moraleja corregida

Por: Mediavilla

Castro, escenario de la segunda vida de Ambrosio Bedialauneta

Javier Marías, que se ha especializado en columnas dominicales que versan preferiblemente sobre sus fobias, dejó escrito que el mundo de los blogs y el internet es "una inmensa taberna que le hace tener a uno la sensación de vivir en una región ocultamente furibunda, en la que más vale no entrar".

En esta taberna construida sobre la metafísica de la trainera y sus alrededores, hay parroquianos nostálgicos, eruditos, curiosos, exigentes, elogiosos, fieles, promiscuos, atentos y ofendidos. Se corrige, se apostilla, se detectan erratas, se matizan afirmaciones, se sugieren nuevos caminos. Hay lectores de palo y lectores de zanahoria y luego está Polander, que alterna las dos con maestría. Hay algunos, como Kostia, que me desvelan secretos con los que Baudelaire comenzaría una crónica de traineras: "durante la ciaboga, las traineras no giran en el mar; es el mar entero el que gira en torno a las traineras".

También hay furibundos, claro. Los peores son los que no entienden nada y dentro de esta categoría me aburren especialmente los anti vascos y los vascos susceptibles en busca de ofensas imaginarias.

Hay también comentarios que dan pie a una correspondencia digital. Me ha ocurrido con un bisnieto de Ambrosio Bedialauneta. Recordarán la historia: el patrón de Ondárroa que se mudó a Castro Urdiales tras perder el desafío contra San Sebastián en 1890 (derrota que arruinó al pueblo por culpa de las apuestas). Dejó un mensaje en el post y, después de contactar con él, me ha escrito un e-mail en el que puntualiza algunas de mis afirmaciones y en el que me da nuevos datos sobre la figura de su bisabuelo. Transcribo aquí algunos pasajes de su correo. Considérenlo una post data, un segundo round, una carta al director, un ejemplo ilustrado de lo que las tertulias de mi taberna son capaces:

"Lo cierto es que algunos en su pueblo, necesitando un chivo expiatorio de la tragedia económica que supuso la derrota, realmente se creyeron que perdió a propósito, y aún hoy, según me dicen amigos de Ondárroa, hay quien sigue contando esa versión. Ambrosio no se marchó de Ondarroa por vergüenza ni por temor, sino porque le dolía en el alma por la calumnia de que fue objeto, y por no verse en el trance de responder a quien la difundió como entendía se merecía: como decía mi tía Juanita, “mi padre se fue del pueblo por no matar a un hombre.

...en su casa encontraron acogida, muchos años después, los refugiados ondarreses que llegaban a Castro huyendo del avance del fascismo....

Mi madre le conoció de pequeña –murió poco después de la guerra- y dice que era un hombre enorme, con un ojo azul y otro verde, al que le gustaba hacer barcos de madera para los niños. Hay una foto tomada en la calle de la Correría, frente a la casa de la que era inquilino y en la que nació mi madre, en la que aparece rodeado de niños mientras construye la maqueta de un pesquero a vela. 

Tanto él como su mujer eran gente muy religiosa, que eran apreciados en el pueblo y que en su casa sólo  hablaban en vasco... Lo único que conservamos de ellos son las fotos y un devocionario que perteneció a la bisabuela María: se trata de la traducción al euskera de la Imitación de Cristo, del Beato Kempis, editada en dialecto guipuzcoano a mediados del siglo XIX.

Por lo que sé de él, no creo que suscribiera la moraleja (haber perdido infinitamente el desafío contra San Sebastián a cambio de su nueva vida plácida en Castro). Aunque el pueblo que le acogió es un lugar muy hermoso, lo cierto es que hubiera dado cualquier cosa por ganar aquella regata."

Compartir

  • Eskup
  • Compartir en Facebook
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

Hay 13 Comentarios

Muy buen blog. Lástima que a estas alturas ya no esté actualizado.

"era un hombre enorme, con un ojo azul y otro verde...." al menos inquietante ese hombre...... que gran blog.... empecé leyendo este blog sin mucha idea de las traineras y ahora me imagino al tal Ambrosio a la altura del capitan ACAB de Meville

Gracias por la contestación. Sí, la palabra no es 'furibundo'. Pero yo sé a lo que se refiere Marías -I´m a follower but not a fan-. Y fresco es el debate que crea él también.

Si te place, recomienda anchoas. Tomaremos nota más de uno.

Y si no, sigue con lo tuyo, que yo te sigo.

Gracias por la contestación. Sí, la palabra no es 'furibundo'. Pero yo sé a lo que se refiere Marías -I´m a follower but not a fan-. Y fresco es el debate que crea él también.

Si te place, recomienda anchoas. Tomaremos nota más de uno.

Y si no, sigue con lo tuyo, que yo te sigo.

María del Puerto, ¿ataque furibundo yo a Javier Marías? ¿dónde? ¿cómo? Solo he citado una frase textual suya en la que critica internet como foro tabernario y, a continuación, explico que en mi blog,salvo excepciones, el ambiente es mucho más fresco. Y lo de que "Marías escribe preferiblemente de sus fobias" es un hecho objetivo, no lo negaría ni él mismo. Y no me parece mal. Como tu dices, unos de fobias, otros de nostalgias y otros de la crisis económica.
Me alegro que te hayas animado a escribir. Vuelve cuando quieras

Llevo leyendo este blog desde hace unas cuantas entradas y...la de cosas que llevo aprendidas. Pero en concreto y con ésta, no entiendo a qué viene ese ataque furibundo a un compañero del periódico. Que Marías escribe de fobias...¿Y qué?. Usted escribe de nostalgias.

Le puedo conceder como lector que el escritor (alejadísimo de su tarea periodística) diste de la benevolencia que profesa en sus novelas con la realidad que existe (a cada cual su cabeza y su conciencia). Pero empezar esta columna con aires tabernarios...tsk. tsk...

Eso sí, le reconozco que si no hubiera entrado a degüello, nunca yo habría opinado.

Saludos y aúpa Santoña.

Bella Easo, que alegría volver a verla por aquí. Temí que hubiera abandonado el barco. Creame, lo de Guti no es una máscara, es una pasión inconfensable. Aún recuerdo el relato de un amigo que, hcae unos 5 años, rodeado de Herri Nortes en San Mamés, contempló en directo un gol de Guti –el cuarto del madrid en ese partido– contra el Athletic. Se hizo un espeso silencio entre los chicarrones, solo roto por una queja-plegaria susurrada a medida que el de alcorcón se acercaba a la portería rival: "Guti no, por dios, Guti no", decían.
Y claro, Guti sí.
Polander, ¿te atreves a insinuar que el Capitán Trueno....?

BellaEaso, se diria que has hecho un corta y pega de alguno de los libros de mi querido Oscar Terol.
Topicos como los tuyos mantienen una imagen de los vascos tan cierta como la castidad del Capitan Trueno. Y aburren.

Debería analizarse la afición de los vascos por apostar y por comer. A un vasco lo reconocerás en cualquier parte del mundo por dos cosas y sin que sea necesario que calce boina: 1) A la primera de cambio, te suelta un "¿qué te apuestas?" (versión light para no iniciados), un "100 euros a que sí (o a que no)" (versión para iniciados) o un "te apuesto una cena en ..... a que..." (si la cena es en Arzak, el vasco es giputxi); 2) El vasco, gane o pierda la apuesta, te terminará llevando a comer, a cenar, de pintxos, de poteo, a la sociedad, al txoko, a casa de su madre, en fin a cualquier lado donde sirvan comida (normalmente buena). Moraleja 1: el mundo de las traineras es el paraíso para el vasco porque hay apuestas (más o menos gordas) y porque antes, durante y después de las regatas se come y se bebe (si la regata es a las 12h, se almuerza durante y se come después); si la regata es por la tarde, se come antes, se merienda durante y se cena después. Moraleja 2: Ambrosius, Vd. es vasco lo quiera o no, no se esconda aunque le gusten Guti y Pedreña.

Polander, maneras de vivir.
Max, a Ambrosio Bedialauneta habría que construirle una estatua en Castro.
David, estoy en negociaciones para rodar una película épica-costumbrista, mezcla de Tasio, de Armendáriz y Master & Commander.

La historia de Bedialauneta te va pidiendo a gritos un libro. Deberías correr a registrar el argumento.
En cuanto a los bolos... ojalá aceptarán en El País... Nos seguimos leyendo.

Dicen en Madrid que hay dos tipos de rockeros: los de Leño y los de palo. Con los vascos pasa un poco lo mismo.

Yo soy de Leño.

No habia oido nunca esta historia.
AUPA LA MARINERA

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El Pais

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal