Trending Topics

Sobre el blog

Este blog va de lo que se está hablando, los temas calientes, lo que estás buscando en la red. En Trending Topics rastreamos la información que te interesa y te la servimos en bandeja.

Archivo

marzo 2012

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

Los tres falsos porteros que jamás marcaron de cabeza

Por: | 22 de febrero de 2011

Incluso a mi, una completa iletrada futbolística, me ha llegado (primero a través de @manolocastillo y después por @alvarollorca) la que lió ayer Mister Chip en Twitter. Mister Chip se llama en realidad Alexis Martín y es un ingeniero de telecomunicaciones de 37 años que trabaja en una operadora. Pero lo que hace especial a Alexis no es su trabajo, sino la afición que desarrolló desde los ocho años, cuando empezó a apuntar en papelitos las estadísticas de cada partido de fútbol que veía. Cuando estudió la carrera montó una impresionante base de datos a la que pasó todos los detalles que había apuntado hasta ese momento: goles, futbolistas, partidos, tarjetas. Cuando terminó, buscó en hemerotecas las cifras de los partidos desde antes de su nacimiento, desde que empezó la Liga. Después la Copa. Después otras ligas... El resultado es que Alexis posee información de más de 40.000 partidos acumulada tras 19 años dedicados a su hobby. Por ejemplo, él sabía que la última vez que Messi marcó con la derecha era algo especial, porque llevaba 18 partidos seguidos haciéndolo con la izquierda. Esas cifras son valiosas para los medios (Alexis trabaja en sus ratos libres con el programa Radio Estadio de Onda Cero, el diario AS y en ESPN) y también para los usuarios de Twitter, que siguen sus datos en masa (posee más de 68.000 seguidores, que es muchísimo). Entre sus seguidores hay también muchos periodistas de la competencia que utilizan sus tweets.

Alexis regala a los usuarios de Twitter su información, pero tiene la costumbre de incluir un dato falso de vez en cuando para cazar a los medios que no lo citan como fuente. Lo ha hecho cuatro veces en unos 15.000 tweets y ayer tocaba. "Ayer publiqué un dato erroneo, de esos que "cuelo" en Twitter muy de cuando en cuando. Es la única forma de sonrojar a la gente sin ética... En la lista de porteros goleadores coloqué 3 nombres incorrectos: Jauregui (no era portero), Tabales (no marcó) y Antonio Pérez (no marcó)", dijo en Twitter. Algunos medios repitieron la falsa información sin nombrar su origen. Aunque Alexis culpa del origen a un teletipo de EFE, la agencia defiende que fueron los abonados a su servicio quienes añadieron los datos y que no son culpables de la difusión de la información. En cualquier caso, como Mister Chip publicó en As, en realidad el guardameta del Depor Aranzubía se convirtió el domingo pasado en el primer portero en marcar un gol de cabeza en la historia de la Liga. La pillada fue épica, y el regocijo de los seguidores de Mister Chip sólo fue comparable al mosqueo de la abultada e influyente comunidad twittera de los periodistas deportivos. El digital La Información entra más en detalle en la refriega.

Mrchip

"Lo hice porque la única forma de demostrar que te están plagiando es meter errores de vez en cuando. Es lo mismo que hace la editorial Aranzadi, que de vez en cuando comete errores gramaticales para poder demostrar en los juzgados que ha habido plagio. Lo he hecho cuatro veces y siempre ha picado alguien", me cuenta Alexis por teléfono, que sabe perfectamente "cuando un dato es tuyo o no, incluso si alguien de la profesión puede tenerlo, porque al final somos cuatros". 

El problema es la vieja costumbre periodística de la cita, que parece en extinción. "Cuando un medio usa mis datos y no me cita me causa un problema, porque va a llegar mi jefe y me va a decir que no regale los datos o que no use Twitter, algo que no quiero hacer. Me ponen en una encrucijada", explica. Algunos periodistas deportivos le han acusado de poca ética, a lo que responde que al revés: "yo la ética periodítica la llevo a rajatabla y eso que no soy periodista". Que el problema es de los que ni siquiera comprobaron los datos ("¿No me pagas, usas mi información, no me mencionas y encima te mosqueas?"). Sin embargo, la reacción de la mayoría de los usuarios ha sido de apoyo a Mister Chip, y no se trata de la primera vez. Alexis cuenta lo que le ocurrió hace medio año, cuando el diario Marca retiró las palabras que lo mencionaban como fuente de un artículo. La noticia recibió miles de comentarios furiosos denunciando lo ocurrido.

A pesar del pequeño terremoto que ha provocado, Mister Chip relativiza. "Hay que poner las cosas en contexto, no he mentido sobre el cáncer sino sobre los nombres de unos tíos". Reconoce el primero que sus datos son anecdóticos: "La mayoría son datos irrelevantes, curiosos. Pero ayudan a las retransmisiones, porque los partidos duran 90 minutos y no puedes estar siempre diciendo que uno pasa al otro". Sin embargo -me explica Alexis, y también mis amigos periodistas futboleros- con uno de esos datos y poco más si trabajas en medios deportivas te montas una noticia. Quizá la 'marca de agua' que Mister Chip pone de vez en cuando en sus datos, tan valiosos, irrelevantes, díficiles de cultivar y fáciles de copiar, digan más cosas sobre los medios y su crisis que sobre fútbol.

(PS: he editado el post para aclarar mejor la posición de EFE)

Operación Triunfo y el efecto de la máquina de café

Por: | 21 de febrero de 2011

Me pasa muchas veces. Parto de una premisa y al final, acabo pensando lo contrario. Hoy el titular era "Por qué la audiencia de televisión no se corresponde con los Trending Topics de Twitter", al hilo de la cancelación de Operación Triunfo por sus pobres resultados a pesar de que tanto en su gala de presentación como ayer en la de despedida coparon los temas más populares de Twitter. Pero leyendo un poco sobre el tema me he encontrado que en realidad, tanto en su primera como en su última gala obtuvieron cifas no tan malas como en el resto de emisiones (de un 17,3% y un 14,7% de cuota de pantalla, respectivamente), lo que desmonta en parte mi teoría inicial. Aunque también es cierto que en los programas intermedios hubo trendings triunfitos y eso no animó a los espectadores.

Pilar-rubio

La relación entre Twitter, la televisión, sus trendings y sus respectivas audiencias es uno de los temas más complejos y calientes del momento
. En Estados Unidos ya tienen todo tipo de teorías afinadas tras la Super Bowl y listas para los Oscars de este fin de semana. En España apenas estamos empezando a hablar de ellos desde que en noviembre Twitter nos concedió los trending topics locales, infinitamente más comprensibles y fáciles de alcanzar que los mundiales. Desde entonces no hemos parado y hay momentos como los domingos por la tarde en los que en Twitter sólo se habla de televisión. Con Felipe y Letizia aprendimos análisis del sentimiento: hay que entrar a analizar el contenido de los hashtags porque puede que algo sea popular porque la gente se esté cachondeando, algo que en parte también ha ocurrido con OT mientras la broma tuvo gracia, es decir, al principio y al final. Con el documental de La 2 sobre obsolescencia programada Comprar, tirar, comprar que un programa para minorías puede obtener pequeños triunfos gracias a las recomendaciones de las redes y que no hay que menospreciar la audiencia de las redes en España. Con la retransmisión de los Goya lo que hicimos fue cotillear sin medida y entregarnos al morbo en compañía. Igual que en la primera y última gala de OT.

Y creo que aquí está una de las pistas que invalidan mi teoría del primer párrafo: claro que OT fue Trending Topic, pero porque nos reíamos de él. Una vez, incluso dos si se trata de un entierro, tiene gracia, pero la gente no es tan masoquista como para dar audiencia a algo como Felipe y Letizia todos los días. Nos olvidamos del "sentimiento". Después de la broma, sólo quedaron los fans, que al estar cohesionados consiguen Trendings con facilidad pero que no tienen por qué ser muchos. Es lo que pasa con Pretty Little Liars, una serie con una amplia base de fans en medios sociales y resultados discretos de audiencia... pero más que suficientes la cadena en que se emite. También importa que quien lo vea sea influyente: según Klout, el tercer programa más influyente de Twitter en 2010 fue Red Eye, por encima de Glee, True Blood o Mad Men. No te sonará de nada (a mi tampoco), porque es un espacio informativo de madrugada de Fox News.

No es una casualidad que las entregas de premios, los grandes programas musicales (de OT a Eurovisión) o los eventos deportivos (también muy dados al trending topic) sean justo el tipo de programas alrededor de los cuales se montan fiestas con amigos, y si no, se comentan en lo oficina al día siguiente alrededor de la máquina de café. En inglés llaman al asunto "watercooler efect", algo así como el "efecto de la máquina de agua" -aunque en castellano se ve que acompañamos los cotilleos con café- y ya hablaban de ello años antes de Twitter. Ahora se dice que Twitter es el nuevo watercooler, el twittercooler. Y la teoría tiene bastante sentido. Dice que como animales sociales necesitamos encontrar puntos en común de los que hablar por hablar con nuestros congéneres, y que ahora con las redes sociales el salón de casa (o el trabajo durante el descanso) llega a todo el mundo. Si se trata de cotilleos, mejor, que cumplen una función social de cohesión de grupo muy importante

"El 'efecto watercooler' hace los grandes espectáculos aún más grandes -los Grammy obtuvieron su mayor audiencia en una década el 13 de febrero", explica hoy The New York Times en un artículo en el que no se explica exactamente cómo se consigue, pero se dice que las televisiones dan por hecha la influencia de Twitter en sus shows, y reaccionan según esa percepción a través de sus estrategias de medios sociales, preparando plataformas ad hoc y expresando sus percepciones cotidianas. "Ahora podemos decir cuando algo es un éxito casi inmeditamente, viendo cuántos trending topics de Twitter nos pertenecen", dice un alto cargo en el escrito. Están encantados, claro, porque les está lloviendo del cielo la respuesta al problema de cómo empujar a los espectadores a seguir algo en directo en estos tiempos en los que el diferido o la descarga es más cómoda. Un artículo anterior sugiere los récords de audiencia alcanzados en algunos programas han podido ser ayudados por las redes sociales, algo que también defendió Time en su momento. Twitter también da por hecha la relación. En el Mobile World Congress que acabó hace unos días en Barcelona Dick Costolo, CEO de Twitter, repitió parte de la conferencia del CES de la que hablábamos en el primer post sobre OT: Twitter como marco social de la televisión, segunda pantalla, oportunidad de negocio... y añadía una cifra. Durante la Super Bowl de este año hubo 4.000 twitts por segundo. 

Volviendo al comienzo. ¿Van siempre de la mano los trendings de Twitter y la audiencia de televisión? No siempre. ¿Es Twitter el nuevo audímetro? Tampoco. ¿Da pistas de cuándo algo va a funcionar? Sí. ¿Es un buen síntoma ser trending topic? No siempre. ¿Seguiremos dándole vueltas a la segunda pantalla y la máquina del agua? Seguro.

Relacionado (17/1/2011) OT: Cuando Twitter es lo mejor de la televisión

Inditex retira las camisetas y pide perdón a las bloggers

Por: | 15 de febrero de 2011

Contábamos ayer que la marca Stradivarius había lanzado una línea de camisetas en su nueva temporada ilustrada con la imagen de conocidas bloggers de moda, como Louise Ebel (Miss Pandora) o Michèle Krüsi (Beware of my heels), pero sin que ellas hubieran autorizado su aparición. Pues bien, tras la publicación de la historia Inditex ha explicado a El País que ha ordenado la retirada inmediata de las camisetas de las tiendas y que va a llamar a las bloggers implicadas para pedirles disculpas y aclarar la situación.

Stradivarius -ha dicho un portavoz de Inditex- no posee producción propia de ropa, sino que realiza encargos a otras empresas, que son quienes la idean y fabrican. El diseño de las camisetas proviene de uno de estos proveedores externos, con el que Inditex se ha puesto en contacto para confirmar si poseen los derechos necesarios para estampar las imágenes de las blogueras, algo que la multinacional exige a sus colaboradores habitualmente. En cualquier caso, los tengan o no, han optado por retirar las prendas rápidamente y hablar con las jóvenes afectadas, que ayer expresaban su sorpresa y su indignación por lo sucedido. "Me he sentido utilizada y desvalorizada", decía Ebel. “Si me hubieran preguntado no existiría ningún problema", opinaba Krüsi.

Pandora

Además de Stradivarius, las cadenas Bershka, Lefties y la propia Zara se han visto afectadas por problemas similares con sus camisetas en los últimos tiempos. Las francesas Louise Ebel y Betty Autier mantienen un conflicto con Zara debido a su aparición en ropa el año pasado; y el fotógrafo Gerard Estadella con Bershka por el uso sin permiso de una imagen de Pelayo Díaz. Una instantánea del fotógrafo Yvan Rodic disparada sobre Andy Torres también acabó en una prenda, según denunciaron ambos en Twitter. En este tipo de casos se pone en juego el derecho a la propia imagen de las jóvenes y, en ocasiones, los derechos de autor del fotógrafo.

Inditex se encuentra en un momento crucial, tras el relevo al frente de la compañía de Amancio Ortega por Pablo Isla, y por su tardía aunque decidida apuesta por internet. En 2007 Zara retiró un modelo de bolso en el que aparecía una esvástica y en 2006 Berskha hizo lo mismo con unas etiquetas en las que figuraba una mezquita para no herir susceptibilidades. Como ahora sucede con las camisetas de las bloggers, en estas dos ocasiones Inditex también actuó rápidamente y pidió disculpas.

Michele

  Pandora2

Camisetas1

Camisetas2

Inditex y sus camisetas por la cara

Por: | 14 de febrero de 2011

Esta mañana he enviado un paquete por correo a Michèle Krüsi, una joven suiza de 19 años a la que no conocía de nada hasta hace unos días. Dentro hay una camiseta de Stradivarius ilustrada con una imagen suya que había subido hace unos meses a internet, porque como cada vez hacen más chicas, Michèle crea y comparte sus 'looks' en la red. Vaya novedad, me diréis, una camiseta decorada con una chica poniendo posturitas. El problema es que Michèle se enteró de que había ‘posado’ involuntariamente para la marca por el correo electrónico que le envié preguntándole si Stradivarius estaba haciendo una campaña con bloggers de moda, como otras marcas ya han hecho, o si directamente le había robado la imagen. La joven no daba crédito a lo que leía. La cadena de Inditex ha lanzado una linea de camisetas de la nueva temporada, la que ahora está en sus tiendas, con imágenes tomadas de bloggers sin su autorización.

Michelestradivarius1

“Si me hubieran preguntado no existiría ningún problema, y por supuesto que les hubiera dicho que podían usar la foto si me hubieran ofrecido una de las camisetas o algo así”, me decía Michèle, sorprendidísima, mientras me pedía que le mandara una unidad de ‘su’ camiseta, un modelo de algodón, colores claros, manga larga y 9,95 euros.

No es la única afectada por la copia de Stradivarius. A la francesa Louise Ebel, alias Miss Pandora, una de las bloggers de moda más conocidas del mundo por sus cuidadas producciones, le han fusilado dos fotografías para dos prendas de la misma colección. "Estoy realmente decepcionada al encontrarme mi trabajo y el de los fotógrafos con los que realicé las sesiones de fotos en camisetas, y sin haber sido avisada. Creo que es irrespetuoso y que quita valor a nuestro trabajo. Me he sentido utilizada y desvalorizada", me explica, mucho más indignada que Michèle.

Pandorastradivarius

Pandorastradivarius2

Su caso es especialmente flagrante porque no se trata de la primera vez. De hecho, se encuentra en negociaciones con los abogados de la multinacional textil española que probablemente lleguen a un proceso judicial. "No sé por qué Inditex se ha lanzado a plagiar mis fotos (Zara ya había usado mis fotos para una camiseta) pero encuentro  que es absolutamente incorrecto", añade. Al parecer las marcas españolas tienen una especial fijación con ella, porque hasta Pepe Jeans tiene su camiseta pirata de Pandora. Michèle, en cambio, no tomará medidas legales: no tiene dinero para pleitos. Además de ellas, más bloggers han podido ser pirateadas por Stradivarius, ya que la línea de camisetas incluye otros modelos muy similares. Inditex no ha respondido a las preguntas sobre el tema en el momento de escribir estas líneas.

[Hago un llamamiento a los lectores: si alguien reconoce a una blogger en las camisetas de las fotos, que lo diga en los comentarios]

Sebuscan1

Sebuscan2

Esta nueva copia es la gota que colma el vaso, ya que poco a poco van trascendiendo otros casos en los que el grupo Inditex ha abusado del material producido por los usuarios. Pelayo Díaz, un blogger y estudiante de moda en Londres muy conocido por su web katelovesme, entró un buen día de hace un par de años en un Berskha, donde encontró su cara fotografiada por el barcelonés Gerard Estadella impresa en una camiseta. Aún hoy ambos están negociando un acuerdo económico con la marca más juvenil de Inditex. Como me explica el abogado Carlos Sánchez Almeida, en este tipo de casos es vulnerado el derecho a la imagen de la persona retratada que sin comerlo ni beberlo se encuentra estampada en cientos o miles de prendas, pero también son afectados los derechos de autor del fotógrafo que realizó la instantánea. A veces se trata de la misma persona, sobre todo si el blog es aún amateur, pero muchos grandes bloggers fashion trabajan con profesionales de la fotografía.

"Zara ha usado repetidamente de forma ilegal fotos de bloggers en su ropa", denunciaba en diciembre el famos fotógrafo de street style Yvan Rodic -más conocido como Face Hunter- en su twitter. Una obra suya, en la que aparecía otra VIP de los weblogs de moda, la estilista mexicana residente en Ámsterdam Andy Torres, también acabó hace poco en la división económica de Inditex Lefties. Al igual que en los casos de Michèle y Pandora, la imagen había sido subida al agregador de moda Lookbook.

Andylefties

El más sonado de los casos, que provocó un pequeño escándalo en el submundo de los.blogs de moda, ocurrió el año pasado cuando otra de sus estrellas, la francesa Betty Autier, encontró su retrato plasmado en ropa de Zara. Inmediatamente dejó el caso en sus abogados, pero desde entonces no ha vuelto a lucir una prenda de la compañía en sus populares estilismos. Poco tiempo después se descubriría la primera copia a Louise Ebel por la compañía de Amancio Ortega.

Bettyzara

Pandorazara1

Supongo que estos casos son muy llamativos por lo descarado de la copia y la popularidad de los bloggers afectados, pero no me extrañaría que fueran indicios de un problema mucho mayor. A Inditex de momento le compensa el riesgo de pagar pequeñas idemnizaciones de tiempo en tiempo, igual que le compensa plagiar colección tras colección a los grandes diseñadores con mínimas variaciones. Cuando llega la denuncia, se retiran de las tiendas los modelos tan rápidamente como llegaron a ellas. Pero una cosa es que las grandes empresas textiles se fusilen entre ellas y otra muy distinta que se lo hagan a usuarios. En al menos un caso con bloggers implicados, la multinacional ha tratado de sepultar el asunto tras cláusulas de confidencialidad y bien atados contratos de cesión de derechos, intentando llegar a acuerdos económicos por cantidades irrisorias.

La situación de los bloggers es complicada cuando se ven envueltos en este tipo de problemas. Los más amateurs pueden sentirse incluso halagados porque Zara o las empresas de su grupo se hayan fijado en ellos. Y los más experimentados que ya viven de la moda, quizá no puedan permitirse desde el punto de vista laboral pleitear con uno de los grandes. En ninguno de los casos es fácil, corto ni barato enfrentarse a la maquinaria legal de Inditex. El inmenso volumen de imágenes generadas por los usuarios de la red, los mínimos cambios realizados por los diseñadores y la elevada rotación de material de las tiendas que cambia a toda velocidad no ayuda a que las copias sean localizadas a menudo.

Pero, ¿por qué hace algo así Inditex? ¿Es una 'conspiración' premeditada, una forma de crear 'buzz' alrededor de las estrellas del internet amateur? Alguien del sector que prefiere no dar su nombre opina que todo es una cuestión de organización empresarial, que a los cientos de diseñadores a sueldo de las distintas empresas de Inditex (y de muchas otras multinacionales) se les exige una cantidad ingente de creaciones por día. Que a veces lo hacen bien y que otras veces cortan y pegan porque tienen que acabar su trabajo a matacaballo y cruzan los dedos para que no les pillen. Buscan una imagen graciosa en la red, la convierten en ilustración y la disfrazan un poco. Arriba nadie hace preguntas mientras los plazos se cumplan. Vamos, lo mismo que ocurre en prensa cuando de vez en cuando se descubre que un redactor ha copypasteado de la Wikipedia y todo el mundo hace como que se escandaliza.

Total, que a veces los usuarios no piratean por internet sus creaciones artísticas a las multinacionales, sino al revés. Incluso por el camino les pueden robar su propio rostro. O al menos eso he pensado mientras le certificaba su camiseta a Michèle.

 (PS: Gracias a Nazaret Escobedo por ayudarme en la caza de bloggers y a Mari Luz Peinado por las traducciones del francés)

Actualización 15/02/2010: Inditex retira las camisetas y pide perdón a las bloggers


Yo también vi la cara de Pajín (y otros grandes momentos Goya)

Por: | 14 de febrero de 2011

Ha dicho Álex de la Iglesia en su ya-famoso-discurso que los internautas son el público, que es como decir que todos somos internet. Pero en los Goya 2011 la gala ha ido por un lado y la red por el otro, como dos realidades paralelas que suceden a la vez pero nunca se tocan. Al igual que en otras ocasiones, lo mejor de la televisión ha sido Twitter y su verdad, mucho más divertida. Estos han sido algunos de los mejores momentos de la noche:

- La creación del grupo de Facebook "Yo también vi la cara de Leire Pajín en los Goya", en el que se hace mofa y befa de la expresión de la ministra cuando el dimitido presidente de la Academia de Cine lanzó su discurso apología de internet. Por la noche iba a mil "me gusta" por hora. Y eso que todo el mundo estaba pendiente de Sinde, en realidad...

Pajin

- El falso discurso. Tantas fueron las prisas por ser el primero en colgar el discurso del presidente de la Academia que durante un buen rato circuló por Twitter un enlace a su speech... del año pasado. En el que por cierto no dijo nada de internet. Un usuario fue más rápido que RTVE en subir el vídeo real, pero fue bloqueado por la televisión pública.

- La canonización de Álex de la Iglesia. Ya era adorado en las redes desde el anuncio de su dimisión como presidente de la Academia hace poco menos de un mes, debido a su cambio de opinión sobre la ley Sinde tras los encuentros virtuales y físicos con influyentes de internet. Pero esta noche ha sido, directamente, canonizado tras subir al escenario a defender la red rodeado de los ministros socialistas que han sacado adelante la norma antidescargas y de representantes de una industria que ha presionado hasta el fin por ella.

- La pillada a Esteban González Pons. El vicesecretario de comunicación del PP dijo en Twitter como quien no quiere la cosa "el discurso de Alex de la Iglesia ha sido para aplaudirlo de pie. Ha dicho lo que muchos pensamos dónde había que decirlo". Y claro, se ganó a pulso que le respondieran: mira majo, donde debiste decirlo fue en el Senado. Los populares han apoyado la Ley Sinde para que saliera adelante en el último momento, y los twitteros tienen buena memoria.

- La barba de Santiago Segura. El actor y director prometió que si se acordaba, se tocaría la barba en el escenario como un saludo a los twitteros. Lo hizo. Se une así al club de los emisores de mensajes secretos a la red del que forman parte insignes como John Cobra. Después, se puso una pegatina de Anonymous.

- Alejandro Sanz. Está haciendo méritos para destronar a Ramoncín como el cantante más odiado por su ideología sobre propiedad intelectual. Aunque fue Jorge Drexler el que cantó en el escenario contra los huevazos lanzados a la entrada de la gala por quienes protestaban contra la Ley Sinde, los palos se los llevó Sanz, que es el que está en Twitter.

- El momento Wikileaks de Assumpta Serna. Enterneció en Twitter ver a la actriz portando una pancarta con la palabra Wikileaks, lo que fue agradecido circulando con entusiasmo un pantallazo de su acción capturada por un usuario (en el momento de escribir esto lleva más de 8.000 visitas).

- Los vídeos en vivo de Anonyous. Aunque RTVE emitió en streaming en directo los momentos anteriores a la gala desde la alfombra roja, en él no se apreciaban bien los pitos, silbidos y cánticos de los manifestantes concentrados contra la Ley Sinde. El enlace a los vídeos en vivo subidos por los Anonymous desde sus móviles, donde se veían las protestas desde dentro, corrió como la pólvora y demostró que la información siempre busca la forma de emerger.... y lo sencillo que es ya para cualquiera hacer una breve retransmisión en directo.

- ¿Y Pa Negre, de dónde se baja? Fue la pragmática reacción de algunos ante la película ganadora de la noche, porque querían verla y verla ya. Los que estaban dispuestos a pagar por ella lo tuvieron imposible.

Dela

¿Nos está volviendo lerdos Internet? (2: El contraataque)

Por: | 09 de febrero de 2011

El viernes hablábamos de uno de los debates más interesantes de los últimos tiempos: si Internet nos está atontando o no. Este post está dedicado a la acción, a las estrategias que todos los que pasamos el día conectados por trabajo o por placer hemos acabado desarrollando para no perdernos como niños pequeños en este enorme parque de atracciones de la información.

Mauro

(Autor: Mauro Entrialgo)

Dice la leyenda que existen personas capaces de usar Internet sólo para fines decididos de antemano y durante el tiempo que tenían pensado. Afortunados ellos que no han perdido jamás una tarde sin querer y que no saben que a veces cerrar veinte pestañas abiertas en dos navegadores distintos es la única forma de empezar de nuevo desde el principio. Lo normal es que si estás obligado a pasar ocho horas seguidas delante del ordenador conozcas muy bien la sensación de estar liadísimo respondiendo mails, buscando información, hablando por teléfono, mirando Facebook o Twitter, abriendo fotos, descargando powerpoints o entrando en los periódicos. Y que al final hayas hecho de todo menos lo que tenías que hacer.

Para ser más precisos: lo que ocurre esos días es que la multitarea (el intento de hacer varias cosas a la vez) se alía con la procrastinación (del latín procrastinare, significa diferir, aplazar lo que se debe realizar). No sólo se trata de un problema de productividad laboral, sino algo más profundo, que tiene que ver con el control sobre nuestras acciones. Porque como dice Carr: “la esencia de la libertad es poder escoger a qué quieres dedicarle tu atención”. Revolotear por internet sin concentrarse en nada interesante no supondría ningún problema si no fuera porque al final acabamos cansados, cabreados y con la sensación de haber tirado el día a la basura.

Supongo que la proliferación en los últimos años de blogs dedicados al desarrollo personal, la productividad, la motivación, la lucha contra la procrastinación o el estilo de vida sencillo es una forma de resistencia a este círculo vicioso de la superabundancia de la información, donde cada vez más gente está más conectada a más contenidos y les resulta más difícil lidiar con ellos. En español hay pocos, pero entre los anglosajones se han hecho famosísimos Lifehacker, ZenHabits, Unclutterer o The 99 percent Son útiles y contienen millones de ideas, pero cuidado: leer sobre la procrastinación es una forma maravillosa de procrastinar.

Estas son algunas técnicas para luchar contra el lerdismo provocado por Internet. Están basadas en mi experiencia ignorándolas todas y cada una de ellas como consumidora de información y procrastinadora profesional. También me he ayudado del muy poco científico y muy periodístico método -como decía El Comidista- de preguntar a algunos amigos en mi misma situación... o peor.

Nada

1. Evalúa la situación. ¿Aún eres capaz de mantener la concentración en algo complicado durante mucho tiempo? Puedes probar en estas dos páginas: un test de atención en The New York Times o –más fácil aún- esta web en la que se trata de no hacer nada durante dos minutos completos mientras miras y escuchas las olas del mar. Si mueves el ratón o cambias de ventana, pierdes.

2. Sé consciente del tiempo dedicado a cada tarea. Igual que el primer paso para comer sano es coger papel y lápiz, apuntar cada comida y sorprenderse de la mala vida que se lleva, ayuda registrar cada minuto de conexión. Es sorprendente las veces que uno entra en un ciclo de correo->Facebook->chat->Twitter->Menéame->periódico->blogs->correo hasta que podemos volver a comenzar. Los científicos tienen una explicación para eso, y es que nuestra mentes están programadas para prestar atención a cada pequeña novedad. Al parecer estos mínimos paquetes de información activan mecanismos cerebrales de recompensa como la dopamina, que están implicados en algunas adicciones.

3. Muerte a la multitarea. Todo el mundo cree que es mejor realizando varias labores a la vez de lo que realmente es. No te sobrestimes y haz primero una cosa y después otra. Sólo el tiempo que se tarda en cambiar de tarea y volver a concentrarse en ella es muy valioso. Es la ley de oro.

4. Concéntrate en lo que estás haciendo y así te sentirás más feliz y el tiempo pasará volando. Lo explican los psicólogos (experiencia de flujo o flow), el zen y los buenos camareros que odian cuando el bar se queda vacío porque se aburren y la jornada se les hace eterna.

5. Vuelve el tiempo en tu favor. Dicen los estudios científicos que la percepción del tiempo tiene que ver con la cantidad de cosas nuevas que has hecho. El periodista Matt Danzico ha abierto un blog llamado TimeHack en el que está contando su experiencia ‘hackeando el tiempo’ probando una cosa nueva cada día durante un año. Ya ha alimentado a un burro y pisado descalzo la nieve. Del mismo modo, se puede volver el dinero a tu favor. Parece comprobado que el dinero que proporciona la felicidad es aquel gastado en experiencias.

6. Si puedes, usa dos pantallas en el ordenador. Una para navegar y la otra escribir, por ejemplo. Aumentan la productividad y te ahorras todo ese tiempo empleado en reducir y ampliar ventanas y en abrir y cerrar programas. Aunque, como dice mi amigo Antonio Delgado, que trabaja con tres, pueden servir para procrastinar el triple.

7. Aprovecha el iPad y los lectores de libros electrónicos para lecturas profundas y de textos largos. Aunque distraen más que un libro, por lo menos distraen menos que un ordenador. Yo mando a Instapaper los artículos que voy encontrando a lo largo del día para después leerlos con calma en el sofá, sin publicidad, sin enlaces y con un fondo gris que cansa menos la vista que el blanco de la web.

8. Haz caso al sentido común, que dice cosas como: prioriza, distingue entre urgente e importante, establece rutinas para cada actividad, haz descansos cada hora, ponte horarios de principio y fin, no comas delante del ordenador o delimita zonas libres de móvil/iPad/portátil. Si trabajas en una oficina por cuenta ajena algunos de los consejos igual te suenan a broma, pero si eres autónomo o teletrabajas desde casa sabrás que no lo son.

9. Investiga el sistema GTD. Es la abreviatura de “Getting Things Done”, un best seller escrito por David Allen que se ha convertido en el tratado más famoso sobre productividad y sobre el que existe todo un culto en Internet. Enseña cosas prácticas, como a mantener la bandeja de correo electrónico a raya, pero su base es que cada tarea (desde regar las plantas a preparar un informe) posee la misma importancia, y que para mantener el cerebro vacío de preocupaciones hay que ir despachándolas de forma sistemática. O sea: hacer listas y tachar con furia las tareas cumplidas, una por una.

10. Usa un lector RSS y aprende a leer las noticias. El consejo es valioso porque no viene de un periodista, sino de Manuel Haj-Saleh, ingeniero y una de las personas que conozco más adictas a la actualidad: “El RSS bien clasificado puede ser una buena herramienta, aunque digan que está en decadencia. Te permite descartar la morralla rápidamente. También hay que aprender a leer desde los titulares para saber si entrar a la noticia correspondiente o no. Pero eso es más complicado y requiere mucha práctica: interpretar los "dice ahora", los "la mayoría dice", desechar por principio el periodismo de declaraciones. Cuando veo "EFE" o similares tras el titular, si ya he leído una noticia parecida, no sigo. Me me interesa mucho saber si efectivamente hay una redacción del propio medio o si se han limitado a reproducir el despacho. Eso me permite contextualizar. Y con el tiempo acabas aprendiéndote muchos nombres...y de qué pie cojean”.

11. Aprovecha las herramientas tecnológicas. Focusbooster es un temporizador on line que se basa en el método Pomodoro de concentración (trabajar 25 minutos, descansar 5). Minutesplease sirve para decidir por adelantado cuánto tiempo dedicaremos a cada cosa. Keepmeout te avisa si has caído en la tentación de visitar una página (por ejemplo Facebook) más de una vez cada ciertos minutos (por ejemplo 60). Remember the Milk es una aplicación GTD multiplataforma muy popular, aunque hay decenas para todos los sistemas operativos móviles.

12. Deshazte de las herramientas sofisticadas y pásate a la baja tecnología. Llegará un momento en el que descubrirás que Remember The Milk no hace nada que no pueda hacer un papel y un boli.

13. Conócete. Aprovecha los momentos de mayor concentración para las tareas más difíciles, vaguea sin culpa en los de menos. En muchos blogs se recomienda despachar un trabajo prioritario a primera hora de la mañana antes de abrir siquiera el correo electrónico, o no confiar demasiado en nuestras capacidades justo después de la comida. La que firma sabe bien que siempre tarda el doble de lo que ha calculado en terminar un artículo (este post debía haberlo publicado ayer). Se trata de conocer tus ciclos con realismo.

14. Haz yoga o medita. Russell A. Poldrack, profesor de psicología y neurobiología de la Universidad de Texas ha estudiado la multitarea, y aunque ha averiguado que puede ser negativa para el aprendizaje, también afirma que las prácticas que centran la atención pueden ser especialmente útiles calmando la tormenta mental de la sobredosis de información.

15. O sal a dar un paseo. Es la técnica otro amigo mío, profesor de fotografía y periodista freelance. “Andas dos o tres horas y a la vuelta lo ves todo con más perspectiva”. No vale llevarse el móvil: “Me he resistido a los móviles con Internet durante mucho tiempo para que no estropearan esos momentos”. A otros para reiniciar el cerebro les funciona correr o ir al gimnasio. “Follar también ayuda, ponlo si quieres”, me dice. Y claro, lo pongo, no sin antes borrar su nombre para que sus alumnos no lo encuentren cuando lo googleen.

16. Ojo con el móvil. Y no sólo porque los iPhones, las BlackBerrys y los smartphones proporcionen conexión 24 horas los 7 días, sino porque tienen a unificar en una sola bandeja todas las comunicaciones, que hasta ahora tenían sus normas: una llamada se responde antes que un SMS que se responde antes que un chat que se responde antes que un DM que se responde antes que un mensaje de Facebook que se responde antes que un mail. Recibiendo todo a la vez, el móvil crea la ilusión de que todo es urgente y todo se debe responder lo antes posible. Y no es así.

17. Desconecta por completo por lo menos un día a la semana. Es lo que hace Nacho Palou, del popularísimo blog Microsiervos, que lleva muchos años viviendo hiperconectado. Ese día sin cables le sirve también para hacer una especie de limpieza mental de la información que ha ido acumulando durante la semana: si no la ha utilizado durante esos días considera que no la va a volver a usar y se deshace de ella. Así los lunes empieza desde cero.

18. Aprende de los jefazos, que por más enganchados que estén a la BlackBerry no hay quien los encuentre en agosto. El descanso anual es sagrado.

19. Elige bien tus amistades, porque te ahorrarán tiempo. Es la técnica de Guillermo López, jefe de Proyectos Online en la agencia Remo y colaborador de GQ. “Tienes que asumir la sobrecarga de información. Además, no será tan mala cuando nos gusta tanto. Debes confiar en los demás, elegir bien tus curators, hacer criba de feeds y tuiteros. Al final todo el mundo comparte la misma información. Sigo a 45 tuiteros y me entero de todo. Incluso me bastaría con 15 ó 20”.

20. Simplifica. “Menos. Menos. Menos (menos que cuidar, limpiar, atender, organizar, recordar, llevar encima, controlar, pensar, guardar, sostener, defender y perder)”, me aconseja una amiga escritora. Movimientos como los que propugnan vivir sólo con 100 objetos son una excentricidad de un occidente demasiado rico y complicado, pero son inspiradores. La verdadera subversión del consumo consiste en pensarse bien cada compra y encargarse de que dure, contra modas y obsolescencias programadas. Cuanto menos hagas, más eficaz podrás ser en tus tareas. Mira el manifiesto de Zen Habits.

21. Deja de navegar, cierra esta página y haz lo que tengas que hacer. Y si no lo haces piensa por qué, seguro que existe una buena razón.

Pinta y colorea al de la camisa de cuadros

Por: | 08 de febrero de 2011

Sois la pareja más buscada del momento. Una cantante de fama internacional recién separada de su novio de toda la vida. El futbolista más guapo del momento. Cualquier medio os pagaría millones por vuestra primera foto juntos, pero decidís reventar la exclusiva publicando ESA foto en internet, en la cuenta de Facebook y de Twitter de él. Así como quien no quiere cosa, aprovechando un cumpleaños, rodeados de amigos, todo muy informal y normal. ¿Quién no tiene una foto en Facebook con más de 14.000 'me gusta'?

Piqueysaquirajuntos

El problema es que la foto es rara. Muy rara. ¿De dónde sale toda esa gente? ¿Quién es la del pelo fucsia? ¿Quién es el chico de la camisa de cuadros de abajo y sobre todo, qué está haciendo con las manos? Así que internet ha hecho lo nomal ante una foto rara con una figura descontextualizada: ha cogido la imagen y sin ningún tipo de respeto por su valor (podría haberse pagado por ella 150.000 euros según Marca) ni por sus famosos protagonistas, la ha tomado con el tipo de abajo, un anónimo amigo de Piqué. Se convierte a #eldeloscuadros en Trending Topic del día en Twitter. Pero eso no nos interesa en este blog, a pesar de su nombre. Lo que nos interesa es la ligereza con la que se ha tomado el bonito y desinteresado regalo de Shakira y Piqué para photoshopearlo como si fuera el tío del bigote, un Sad Keanu, unas hijas de Zapatero o en suma, un meme cualquiera. Y lo bien que se lo ha tomado Piqué, todo hay que decirlo.

Bienvenido seas, meme del tipo de los cuadros.

 Cuadrosdientes

Eldeloscuadrosconlosstone

Cuadrosclooney

Eldecuadrostrollface

Cuadrosalonso
  Cuadrospique

Rtlus3

Etacuadros
 
  W5i3
Kikza

8cidp

¿Nos está volviendo lerdos Internet? (1: El debate)

Por: | 04 de febrero de 2011

El lunes hablábamos de uno de los dos debates más interesantes del último año en relación a Internet: si la red podía cambiar el mundo o no. El otro también puede resumirse en una pregunta sencilla: ¿nos está volviendo lerdos Internet? O más bien navegar, postear, usar Twitter, abrir Facebook, mirar el correo, escuchar Spotify, trabajar y hablar por teléfono a la vez. En casa, en el curro y en el autobús.

Portada-superficiales_grande Este trending topic también nos ha llegado con retraso y de segunda mano a los españoles. El suplemento cultural de El País Babelia abría la brecha publicando el sábado pasado dentro de su especial dedicado a la Red una interesantísima entrevista con Nicholas Carr titulada “Un mundo distraído”. El escritor norteamericano ha publicado hace una semana en castellano “Superficiales. ¿Qué está haciendo Internet con nuestras mentes?” (editorial Taurus, pdf con las primeras páginas), un título en el que dice que sí. Que la red nos está atontando. También ha hablado del libro Público en un buen reportaje y según vaya llegando a las redacciones detectaremos sus ideas en columnas y tertulianos.

En Estados Unidos llevan dándole vueltas a Carr y a su teoría desde que esbozó el germen de lo que después sería su libro en un célebre artículo en The Atlantic en 2008 titulado "¿Está Google convirtiéndonos en imbéciles?" Entonces ya provocó un buen número de reacciones (el artículo tiene hasta su propia página dedicada en la Wikipedia), aunque el tema empezó a estudiarse a fondo tras la publicación de “Superficiales” en inglés en junio del año pasado.

Carr es un 'anti-gurú' respetado y original que ya ha marcado el ritmo de cierto pensamiento con sus anteriores libros. En “Superficiales” afirma que el uso de Internet nos está volviendo imbéciles porque provoca cambios en nuestra capacidad para concentrarnos y reflexionar. Que la navegación y la multitarea modifican el cerebro a corto plazo –neuroplasticidad- está demostrado por la ciencia. La cuestión se centra más bien en la primera reacción a ese planteamiento [representada por la postura a) ¡Carr es un tecnófobo! ¡Por supuesto que somos más listos gracias a Internet! y la postura b) tiene toda la razón, yo cada día me concentro menos] y en la ulterior: si ese nuevo entorno tecnológico nos hará superarnos a través de la evolución como ha ocurrido con otras tecnologías.

Llegar después de los americanos en estas cosas tiene una ventaja, y es que con cuatro clics nos encontramos con todos los gurús posicionados y los distintos puntos de vista de los expertos exprimidos por los blogs y los medios. Lo malo es que nunca llegamos a verlo de forma global, porque nos quedamos en las anécdotas que trascienden el muro del idioma. Por ejemplo, el sub-debate que provocó Carr al eliminar de su popular blog los enlaces de los posts, ubicándolos como notas al pie, un experimento contra las bases de la web con el objetivo de aumentar la concentración sobre los textos eliminando las distracciones. Analistas como Juan Freire, capaces de coger al vuelo las grandes preguntas de la cultura digital en su momento y contextualizarlas (y de hacerlo en español) son una excepción.

Una buena forma de aprovechar el trabajo anglosajón sin volverse loco es acudir a The New York Times, que hizo suyo el tema el año pasado en una de sus “salas de debate” (donde reúne la opinión de expertos) además de en su serie de artículos “Your Brain On Computers”. En uno, los miembros de una familia explican su hiperconexión, y comienza con la experiencia del marido, al que se le olvidó mirar durante 12 días un mail en el que una compañía quería comprarle su empresa, es decir, un mail olvidado que casi le cuesta 1,2 millones de dólares. En otro, calculan que el 30% de los menores de 45 encuentran cada vez más difícil concentrarse, algo que sólo ocurre al 10% de los mayores de esa edad. En este, hablan de cómo el sobre estímulo de la multitarea impide al cerebro el descanso necesario para fijar conocimientos, y en este, de los efectos sobre las mentes juveniles. Mi preferido es aquel en que se llevan a cinco neurocientíficos fuera de la civilización para hablar sobre los cambios cerebrales. Incluso hicieron un especial sobre "la desconexión".

También en el Times, el conocido psicólogo de Harvard Steven Pinker respondería a Carr argumentando que la resistencia a la tecnología es tan vieja como el hombre y que precisamente las nuevas tecnologías nos ayudan a ser cada vez más listos a través de nuestro conocimiento colectivo. Que por ejemplo cuando se dijo que los comics iba a volver criminales a todos los jóvenes en los años 50 las tasas de delincuencia batieron récords por lo bajo. Y que las décadas de televisión, radio y vídeos de rock también han sido décadas de crecimiento de cociente intelectual. Tampoco está de acuerdo en que la neuroplasticidad funcione como afirma Carr: "La existencia de plasticidad neuronal no quiere decir que el cerebro sea una masa de plastilina conformada por la experiencia".

Además de las formas de escapar de la multitarea y su hermana mayor la procrastinación, hay un aspecto de este tema que me interesa especialmente y es si a nuestro entorno laboral, social, político, le interesa la dispersión provocada por la red y la multitarea. Usaría la palabra 'sistema' si no estuviera tan corrupta. “Noto que cada día estoy más disperso. Y claro, es bueno para mi trabajo que esté todo el día picoteando cosas … y más ahora con el iPhone”, me decía hace unos días un directivo de un medio de comunicación. Pero lo bueno para el trabajo no tiene por qué ser lo bueno para uno mismo (casi diría que suele ser lo contrario). Carr lo explica muy bien en la entrevista de Babelia: "Nos dirigimos hacia un ideal muy utilitario, donde lo importante es lo eficiente que uno es procesando información y donde deja de apreciarse el pensamiento contemplativo, abierto, que no necesariamente tiene un fin práctico y que, sin embargo, estimula la creatividad. La ciencia habla claro en ese sentido: la habilidad de concentrarse en una sola cosa es clave en la memoria a largo plazo, en el pensamiento crítico y conceptual, y en muchas formas de creatividad. Incluso las emociones y la empatía precisan de tiempo para ser procesadas. Si no invertimos ese tiempo, nos deshumanizamos cada vez más”.

Pinker reconoce que sí, que "la constante llegada de paquetes de información puede distraer o ser adictiva, especialmente en gente con desorden de déficit de atención. Pero la distracción no es un fenómeno nuevo. La solución no es tanto lamentarse de la tecnología como desarrollar estrategias de autocontrol, como hacemos con cada una de las otras tentaciones de la vida. Apaga el correo y Twitter mientras trabajas, aleja la BlackBerry a la hora de la cena y pide a tu esposa que te llame para ir a la cama a cierta hora". Así que en la segunda parte de este post, nos dedicaremos a las técnicas para resistir la tentación, que diría Pinker, o a las formas de ser más listos a pesar de internet, que diría Carr.

Diez cosas que no necesitabas saber sobre el Día de la Marmota

Por: | 02 de febrero de 2011

No, lo del día de la marmota no va porque hoy los periódicos hayan amanecido otra vez con el titular "Mubarak no dimite". Hoy, como todos los días 2 de febrero, la marmota Phil ha salido de su agujero a primera hora de la mañana en el impronunciable pueblo estadounidense de Punxsutawney, ha asomado el hocico y ha decidido si el invierno será largo o breve. Dice la tradición que si ve su sombra (¿?) hará frío seis semanas más. Si no lo hace (¿?), llegará la primavera por anticipado.

Una, que como Murray en la película es una periodista sacrificada, ha disfrutado de la retransmisión en vivo del evento, y resulta que Phil ha dicho que se adelanta el buen tiempo. El link de la frikísima emisión ha corrido en Twitter como si fuera el link del directo de las revueltas de Egipto de Al Jazeera. El día de la marmota es un trending de trendings. Cíclico, creciente, estúpido, mediático y fascinante. Así que nos entregamos a él a través de diez detalles absurdos. Piensa que leerlos es una inversión para las conversaciones de oficina de los dosdefebreros de los próximo años. Y así ya tengo un post listo para repetir dentro de un año:

1. Este es el enlace al famoso fragmento del despertador de la película para que lo pongas en tu Facebook. Si trabajas en un cubículo ¡expresa tu alienación bartlebyana, tu cultura pop ochentera y tu amor por los animales con este fondo de pantalla con una marmota de la National Geographic! También puedes contribuir a reducir la productividad del país enviando una postal desde el trabajo.

2. Phil no da una. Aunque en su pueblo dicen que acierta siempre, el National Climatic Data Center estadounidense ha comparado sus predicciones con las temperaturas medias de febrero y marzo y ha llegado a la conclusión de que atina más o menos en un 40%. Así que mejor tomarse su opinión a la inversa. Su exactitud se ha investigado completamente en serio.

3. En su pueblo dicen que Phil tiene 125 años, a pesar de que la vida media de una marmota es de 10 años. Todos los indicios apuntan a una elaborada conspiración, como cuando eras pequeño y el pez naranja que se había escurrido por el WC aparecía intacto a la mañana siguiente en la pecera. 

4. En realidad nadie le pregunta al pobre Phil si ha visto su sombra o no. Todos los indicios apuntan a una elaborada conspiración de unos señores con sombreros de copa (Inner Circle) que se pasan el año reunidos con la tontería. Como los cofrades, los peñistas, los roleros o los falleros, pero con marmotas.

5. Phil está gordo. Pesa unos 9 kilos y una marmotilla normal, 6.

6. En Punxsutawney defienden que la única marmota válida es la suya y que el resto de animales con superpoderes de predicción del clima son falsos, lo que nos puede llevar a una interesante reflexión sobre las majors, el copyright y la cultura del remix a poco que nos despistemos. Una de estas marmotas piratas, llamada Chuck, le pegó un bocado en 2009 al alcalde de Nueva York Michael Bloomberg, lo que demuestra lo malas que son las copias ilegales.

7. Todo el mundo conoce la película de Bill Murray, pero existe un remake protagonizado por Goya Toledo y llamado Un día sin fín que nadie ha visto y que sucede en las Canarias.

8. A la película de Murray se le han buscado un sinfín de interpretaciones, entre las que destacan la física (una reflexión sobre el tiempo y las dimensiones), la budista (una fábula moral sobre la ayuda a los demás y la reencarnación) y la económica (una metáfora sobre el bien común). Lo más probable es que el director no tuviera ninguna de ellas en mente.

9. Los que han acudido hoy a ver a Phil en directo han podido ganar un badge en 4square. Phil tiene cuenta oficial en Twitter y Facebook.

10. El origen del día de la marmota americano se enraíza en el Candlemas Day. Su equivalente en nuestra tradición son las Cabañuelas o témporas, que desde tiempo inmemorial han servido para predecir el clima extrapolando el tiempo de un sólo día. Sin embargo parece que la poca afición de nuestros labradores a bailar disfrazados de marmotas ha favorecido la invasión de Phil, en un caso comparable al de Papá Noel y los Reyes Magos. La máxima representación de las témporas es el españolísimo Calendario Zaragozano, que falla igual que Phil pero al que el tiempo ha convertido en un objeto de culto vintage y en una constante de los foros de bodas.

Marmota2

Leches, cacaos, barricadas y egipcios: Bisbal

Por: | 01 de febrero de 2011

Confieso que tenía pensado escribir sobre David Bisbal de todas maneras, a cuento del anuncio que protagoniza para Nocilla. Ese en el que todo el mundo entiende "Leche, CAGAO, avellanas y azúcar". Escuchad, escuchad: 

Pero asumo que la realidad me ha estropeado un buen trending y procedo a explicar la parranda que se vivió ayer en Twitter a la salud del almeriense. Ha pasado lo de siempre (un famoso la caga en público y nos abalanzamos como hienas con mucho tiempo libre sobre él) pero ha sido gracioso como nunca. Anoche, David Bisbal twitteó esta frase que ya es mítica:

Bibi

Y se quedó tan ancho. El gracejo popular empezó a retwittear, y después a retorcer el asunto añadiendo comentarios ficticios sobre lo que pasaría si Bisbal visitara otros países. Enseguida la etiqueta #turismobisbal se convirtió en el tema más popular de Twitter en España, llegando al "top" mundial. A estas horas, al día siguiente, sigue inamovible en los trending topics.

  Bisbal2

Cuando un famoso la lía tan parda con una sola frase tiene seis opciones:
a) Hacer un Calamaro y desaparecer
b) Hacer un Reverte y unirse a la juerga
c) Hacer un Álex de la Iglesia y pasarse al enemigo
d) Hacer un Vigalondo e inmolarse
e) Hacer un Alejandro Sanz y hablar de los niños de África
f) Hacer un Bisbal: borrar el twitt, escribir otro metiéndote con la gente y borrarlo también.

Bisbi2

De todas las posibilidades la última es de las peores, porque incita a la gente a seguir y olvida una de las pocas certezas que existen en internet: siempre hay alguien que ha guardado un pantallazo.

  Captura de pantalla 2011-02-01 a las 12.19.45

Dos lecturas del Caso-Bisbal. Una, que los managers tienen que dormir fatal desde que empezó la moda de que los famosos tuvieran su Twitter. Hablando técnicamente: la crisis de los intermediarios que ha hecho temblar a los videoclubs, las librerias o los periódicos ha llegado a la fama. Al prescindir de terceros para relacionarse con sus públicos, los famosos se muestran en ocasiones tal cual son sin dobleces: sin Photoshop, sin entrevistas preparadas, sin jefes de prensa. Si Bisbal dice una chorrada, sus fans le seguirán defendiendo y los que no lo son lo atacarán. Pero ha sido el propio Bisbal por su cuenta y riesgo el que ha dicho la chorrada. Otra lectura: ¿Es justo apedrear en público a alguien sólo porque sea famoso, como se preguntaba Manu Contreras? ¿Y si el ataque fuera contra un desconocido? ¿Es parte de la función social del famoso? Mientras nos ponemos serios y lo pensamos, aquí hay más:

Bisbal1

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal