Bebés en YouTube: cuando la fama llega antes que los dientes

Por: | 31 de marzo de 2011

Bebés, bebés por todos lados. Riendo, llorando, babeando y haciendo todas esas cosas de bebés que la especie humana considera adorables en una elaborada trampa genética contra la extinción. No se trata de una percepción personal corrompida por el hecho de que soy una treintañera, sino la constatación de que internet está superpoblado por recién nacidos. Los vídeos virales cada vez implican a niños más pequeños, YouTube se pregunta por qué y algunos adelantados, por sus implicaciones éticas.

El vídeo del momento es el de los gemelos de 17 meses discutiendo entre ellos su plan para dominar el mundo. Lleva un millón de visitas la primera parte y cinco la segunda. En dos semanas. Incluso han inspirado completos artículos con la opinión de expertos sobre la comunicación humana. La conclusión, por cierto, es que no están hablando y no, no es ni inglés ni ningún lenguaje secreto entre hermanos: están jugando a imitar los sonidos del habla y el turno de palabra, que es como aprendemos a comunicarnos todos los hombres, incluso los menos encantadores. La madre, sobrepasada, dice en su blog que se están parando a pensar hasta dónde llevar estos "15 minutos" de gloria. Ha salido en los telediarios y en los digitales de todo el mundo, pero por si acaso aún no lo habéis visto, aquí está.

Los mecanismos de la viralidad se han acelerado. En los buenos tiempos pasaban meses desde que descubrías un vídeo en YouTube hasta que aparecía en la tele. Con suerte, ni siquiera llegaban. Ya no. En pocas horas entran en el circuito de los blogs de actualidad de internet y de ahí saltan a los medios de masas. Grandes hits infantiles de YouTube como David After Dentist (86 millones de visitas) o Charlie Bit My Finger (casi 300 millones de visualizaciones) tardaron mucho más tiempo en llegar al gran público.

El éxito de los vídeos de bebés proviene en parte de que los cachorros humanos, como los de otros animales, tienen el grado de monismo necesario para dedicarles dos o tres minutos de escaqueo en el trabajo. Hacen cosas simples y graciosas, condición muy aprecida para la difusión de un viral. Por qué nos gustan está claro. El problema es si los padres deberían o no grabar a sus hijos cuando no tienen edad ni para cabrearse con ellos porque millones de personas los hayan visto haciendo sus cosas de bebés. Mientras los videos familiares se mantuvieron en el entorno cercano, con el súper 8 y las primeras videocámaras, no existía el problema porque pocos amigos se dejaban convencer para ver los vídeos en las reuniones. Pero prácticamente todos los padres de ahora están armados con móviles con vídeo y muchos usan YouTube, así que las monerías de los chavales pueden alcanzar audiencias planetarias. En días. Las normas sobre la privacidad familiar han sido fulminadas.

Se habla mucho de que los niños o los adolescentes no saben comportarse, y de que deben aprender las nuevas normas sociales, porque lo que dejen grabado o por escrito hoy les perseguirá toda la vida. Pero apenas se plantea que los padres también deben adaptarse al nuevo mundo. Algunos no ven ningún mal en grabar a sus churumbeles. Pero muchos, como la madre de los gemelos, empiezan a plantearse si la carrera de los 15 minutos de fama no está empezando demasiado pronto. ¿De qué forma afectará a David, el niño que decía tonterías drogado por la anestesia del dentista, ese vídeo cuando sea mayor? Millones de personas lo conocen, se han reído de él, lo han imitado y lo recordarán por una anécdota que antes sólo se hubiera contado en vergonzantes nochebuenas. Los menos apocalípticos defienden que la sociedad irá adaptándose a este tipo de cosas cambiando sus normas, por el simple hecho de que todos los padres, jefes y profesores del futuro habrán tenido su tuenti, habrán dicho inconveniencias en Facebook y habrán aparecido en YouTube desde su infancia.

El vídeo de los gemelos de charleta no es el único que se ha disparado en los últimos días. Seguro que recordáis el vídeo del bebé descojonado con un papel, el "laughing baby". Tiene ocho meses, se llama Mica y es hijo de un doctorando parado de Atlanta llamado Marcus McArthur. El divertidísimo papel es, según el padre, una carta de rechazo de uno de los trabajos que solicitó. Al ver a su churumbel reaccionar así, lo grabó y lo subió a YouTube el 24 de enero. Pasó un mes sin pena ni gloria hasta que la actriz Alyssa Milano lo descubrió y lo tuiteó. Ese simple tuit fue suficiente para dispararlo: lleva más de trece millones de visitas en dos meses. Bebé y padre han salido en la tele y aunque afirma que ha rechazado ofertas económicas, ha creado un tono para el iPhone.

El caso de Emerson, el bebé canadiense famoso por su capacidad para pasar del terror a la risa gracias a la congestión nasal, fue aún más rápido. Su madre llevaba una semana enferma y cada vez que se sonaba la nariz el niño ponía cara de terror. Un día empezó además a reirse. "Así que hice lo que cualquier padre novato haría: ir a por la videocámara", ha dicho la madre en los diaros. Subió el vídeo un lunes para que lo vieran su marido y los amigos. Para el miércoles de esa semana ya se estaba emitiendo en los magazines matutinos. Trece millones de visitas en dos semanas.



Estos tres vídeos de bebés hablando, riendo y asustándose son los más virales del momento, pero un vistazo a YouTube Trends desvela otros que pronto verás en la oficina -si no los has visto ya-. Al parecer, hay crituras por el mundo capaces de ser calmados por sus padres con Black Metal noruego cuando todo lo demás falla, y bebés que bailan en las partes traseras de los coches dándolo todo. Y lo que nos queda.

Hay 27 Comentarios

hay crituras por el mundo capaces de ser calmados por sus padres con Black Metal noruego cuando todo lo demás falla, y bebés que bailan en las partes traseras de los coches dándolo todo. Y lo que nos queda.

Estupendísima segunda frase, Delia. Yo no lo hubiese definido mejor.

¿Pero alguno de vosotros que criticáis a la autora sabe leer?

Habéis visto el vídeo de David tras el dentista al que se refiere? En ella el niño habla con un colocón de anestesia, y lo que es una cosa simpática puede tranasformarse en una herramienta de burla dañina. La popularidad es algo muy delicado de manejar, antes le pasaba sólo a los niños actores y hoy puede pasarle casi a cualquiera...

A mi me encanta ver estos videos de niños. Son geniales.

Pienso que no deberíamos tomar estas grabaciones como algo tan serio (pensar que pudieron "arreglarlas")..son simples anécdotas, con la diferencia que han pasado del plano privado al público, como todo en una época globalizada...saludos http://www.papaenrodaje.cl

POR FAVORRRRR SRA.DELIA!...
leo su articulo y me parece leer algo de los 70's...q le pasa?...obvio q antes no pasaba nada...porq no teniamos acceso a mobiles,camaras o internet...estamos viviendo la epoca q nos toca vivir...con los adelantos tecnologicos y la rapidez de comunicacion q esto implica...antes la gente estaba sujeta a escuchar de algun vecino chismoso..o una conversacion fortuita entre dos madres..refiriendose a las monerias de sus hijos!..Le puedo asegurar q ud tendra alguna anecdota vergonzosa de su infancia para contarnos...y q? eso la marco de por vida?...recuerde q ahora les enseñamos a nuestros hijos a tener INTELIGENCIA EMOCIONAL para q puedan manejar su vida con exito y sin complejos!
Gracias por el intento de advertencia pero eso son puras tonteras!

Pero que amargada o amargado es el/ la autor. autpra de este blog, por favor, se nota que andais a años luz. Esos videos estan por ahi hace mucho tiempo, lo que pasa que esta señora o señor acaba de enterarse. No hay cosa mas bonita que observar y comprobar las cosas que hacen los bebes, Vamos que te hacen pasar un rato de lo mas agradable. Que mentes tan sombrias y tan pobres teneis algunos/nas. Cuadno descubris algo nuevo siempre os gusta criticarlo, y luego lo copiais todo, sois incapaces de crear nada. envidiosos!! Como ahora que os ha dado por los blogs, aunque sea para decir sandeces como las que has escrito. Que pena!!!

¿Por qué tanto bebé en los vídeos? Tal vez porque se ha desatado una plaga salvaje de voyeurismo/pedofilia. O, tal vez, porque vemos en ellos la inocencia que perdimos y que no sabemos cómo recuperar...

Bebé mostrado, bebé gafado.

Los videos están bien, el problema son los fondos musicales de algunos, que no tienen nada ni remotamente que ver con el video. En general me parece que son padres mal entretenidos que quieren llamar la atención. Si les dejaran el audio original ganarían, si no pierde la frescura que le da el bebé

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Trending Topics

Sobre el blog

Este blog va de lo que se está hablando, los temas calientes, lo que estás buscando en la red. En Trending Topics rastreamos la información que te interesa y te la servimos en bandeja.

Archivo

marzo 2012

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal