¿Qué hacemos con el olivar y el aceite?

Por: | 22 de junio de 2012

El comisario de Agricultura acaba de presentar lo que ha denominado el Plan de acción para atajar los problemas del sector del aceite de oliva a medio y largo plazo ante las reiteradas demandas  de los olivareros españoles que sufren el hundimiento de los precios con unas cotizaciones en origen del 50%  en relación con las cifras de hace cinco o seis años. No se puede decir que se trate de un plan novedoso como para sacar al aceite de su actual atolladero. El comisario se ha limitado recoger algunas de las peticiones del sector y de la propia Administración española con propuestas de lugares comunes como la mejora en la calidad, mayores controles para evitar los fraudes, evitar las mezclas, tener un etiquetado correcto, apoyo a las campañas de promoción, la política exterior, el papel del Consejo Oleícola Internacional ante iniciativas de calificaciones de aceites por parte de algunos países para frenar las importaciones, la reestructuración del sector y, sobre todo, la necesidad de poner en marcha procesos, vía  organizaciones de productores, para ordenar y concentrar la oferta como vía para cambiar el actual situación de sometimiento ante industrias y la gran distribución que sólo invita a los olivareros a abandonar.

 No podemos decir que el comisario se haya roto la cabeza para elaborar este plan lleno de aire que, incide en todos los lugares comunes, sin nuevas ideas o propuestas que sí podían venir desde Bruselas, aunque tiene de positivo que, por primera vez, la Comisión tenga como referencia en sus preocupaciones al aceite de oliva y concretamente al español. Será preciso seguir insistiendo ante la Comisión.

El hundimiento de los mercados del aceite, la crisis del sector, más de 500.000 olivareros afectados, 2,4 millones de hectáreas y el 7% de la Producción Final Agraria, es una situación compleja a la que se le podían asignar muchos padres

Primero. Se trata de un sector que, consecuencia de su alta rentabilidad en el pasado,  vio crecer el número de hectáreas hasta 2,4 millones y, sobre todo, con unas mejoras de estructuras que han provocado unas producciones medias hoy de 1,4 millones de toneladas,  este año 1,6,cifra record, y la posibilidad de llegar a los 1,8 millones. En el mismo tiempo, la demanda interior se ha mantenido casi estabilizada con un consumo de  550.000  toneladas, mientras las exportaciones pasaron de unas 400.000 toneladas  en 2004 a las 829.000 toneladas de la campaña anterior con los precios bajos como bandera y con el 50% como graneles en su mayor parte para Italia. En consecuencia, uno de los principales retos del sector es vender más y a más precio, para evitar que los excedentes, como sucede en la actualidad  no tiren los mercados

Segundo. El aceite de oliva se ha “vendido” mal en el pasado y todavía  hoy se sigue sin utilizar todo su potencial ante la demanda, a pesar de las campañas de la interprofesional. Se impone una política de valorización del aceite de oliva, no sólo como alimento, sino también como producto saludable con efectos beneficiosos en materia de colesterol  procesos oxidativos, sistema cardiovascular etc…Por tratarse de un producto que se ha impuesto desde la gran distribución como algo barato para atraer la cesta de la compra, el consumidor ya se ha acostumbrado a adquirirlo a bajo a bajo precio y cuesta pagar por un litro de aceite 2,6  o tres euros, mientras no le importa hacerlo por un litro de agua con envase de diseño

Junto a esa valorización del producto, al sector no le sienta bien que, de vez en cuando el aceite se halle una encrucijada de dudas sobre su calidad, las mezclas o el  etiquetado incorrecto, algo que se debe mejorar

Tercero. La reforma de la OCM supuso la eliminación de  los mecanismos de regulación del mercado y especialmente las compras en intervención. Hoy Bruselas solo mantiene la posibilidad de ayudas para el almacenamiento privado cuya ineficacia se ha demostrado en los últimos tres meses con la retirada de 200.000 toneladas que no han tenido ningún efecto sobre los mercados.

Cuarto. Se trata de un sector extremadamente disperso, con más de 1.700 almazaras. Aunque las cooperativas suponen el 70% de la producción, la realidad es que nos hallamos ante una oferta atomizada, carne de cañón de industrias y de la gran distribución. Ordenar y concentrar la oferta constituiría hoy el principal reto del sector para defender sus precios, su rentabilidad y su futuro.

Quinto. Para no perder su marcha en los mercados exteriores, el sector necesita de una estrategia clara ante la estrategia de países emergentes en la producción de aceite en el mundo. El sector olivarero español tiene capacidad para competir con cualquier país, pero es importante que al mismo no se le pongan trabas arancelarias u otros mecanismos proteccionistas para entrar en esos mercados

Sexto. Ha sido un paso importante para el sector la constitución de la interprofesional del aceite y la extensión de norma por la que  se ingresa por cada tonelada seis euros.Esos elevados fondos, unos ocho millones de euros al año, se han destinado en los últimos tiempos fundamentalmente, para campañas de promoción. Seguro que han  tenido algún efecto positivo. Pero, la realidad es que el olivarero que aporta tres euros por tonelada puede pensar que no ha visto ningún resultado y que cobra menos que nunca por su aceite. El agricultor quiere saber qué se hace con su dinero. Por ello, es importante una gestión transparente de esos fondos, unas adjudicaciones adecuadas a la normativa, un control punto por punto de los gastos. Y, a lo mejor, como va a hacer la interprofesional de la leche, inicialmente, además de  la promoción, montar desayunos y sembrar agencias, era más eficaz, pensando en  el sector, meter dinero para  organizar las estructuras como paso previo a todo lo demás.

 A  pesar de la importancia de todos estos problemas que arrastra el sector o de las  medidas impuestas desde Bruselas, el mayor enemigo del  aceite en este momento es la gran distribución que ha tomado al mismo como  producto reclamo tirando los precios  hasta esos 1,2 euros litro a que llegó Hipercor y  cifras similares en base a diferentes ofertas en Carrefour o Eroski, por no citar a los establecimientos de descuento, de la marca blanca barata que suponen el 70% del mercado o, por la venta a pérdidas, una práctica ilegal, sin que haya intervenido nunca la CN de la Competencia

Hay 3 Comentarios

Completamente de acuerdo con su post. La razón más importante a mi modo de ver es la cuarta. Los productores deben unirse para equilibrar el poder de negociación con la gran distribución. Esperemos que la concentración de la oferta en cooperativas de segundo grado cada vez más grandes sea una posible solución.

Gracias por su escrito

Con que tristeza he leído su escrito y cuanta razón tiene usted. ¿A donde llevan este país?. Yo fui emigrante, en su día, y si fuera de esos jóvenes que explotan por 400 €, seguro, seguro que a este país, que es el mío, le daban "por donde gotea la jarra". Me marcharía bien lejos, donde no pudiera volver. Tu patria es aquella que te da trabajo para poder cuidar de tu familia y la educación de tus hijos, lo demás es "propaganda para inocentes". Este país esta siempre en una eterna crisis, provocada siempre por los mismos, "los corruptos", insaciables chupadores de sangre, que curiosamente son los que mas aman a Dios y a la Patria. Al paso que vamos yo diría….. ¡¡ Que Dios nos coja confesado !!

Estoy en alto riesgo de EXCLUSIÓN SOCIAL. Desde hace meses estoy en este nivel, comprando a "low cost" incluso con el aceite de oliva que tanto me gusta, que lo adquiero todo ya de marca blanca de Mercadona, Carrefour, Eroski o de otra cadena de supermercados. Y puedo darme con un canto en los dientes, porque las expectativas de futuro son negras, muy negras.

http://www.elperiodico.com/es/noticias/opinion/que-nadie-sepa-1176663


Por lo que veo a mi alrededor y por la situación mía personal con 50 años y casi un año en situación de desempleo, y a punto de agotar toda ayuda o subsidio.He recorrido las calles, he echado mil y un currículums, ya sea fisicamente o por internet, he dado tantas vueltas como ha sido necesario y todas en vano.


Unas veces es el impedimento de tener un oficio demasiado especializado, o estacional -hostelería- otras es la edad, discriminándome en favor de los más jóvenes; otras veces discriminación por sexo- priorizan a mujeres-; otras por la distancia, a pesar de mostrar mi total disponibilidad para la movilidad geográfica o el cambio de residencia; otras porque las pocas ofertas de empleo son por horas o días a una distancia que me gasto más en el transporte, incluso en el transporte público si lo hubiera; y en ocasiones es cualquier excusa más o menos elaborada, pero el resultado ha sido la NADA.


Las previsiones turismo para la temporada de verano está en caída libre como ya se evidenció en Semana Santa. La economia REAL está afixiada y la estan afixiando cada vez más con tantos recortes y tantas subidas de impuestos y precios. Sustitución de un peón de almacén mileurista por jóvenes menores de 30 años con un sueldo de 600€. Camareros de 50 años con un sueldo de 1000€ por chicas de 21 con un sueldo de 500€. MAYORES de 30 años sin posibilidad de contratación a no ser que aceptes un contrato a media jornada con un sueldo de 400€ mensuales, pero haciendo una jornada y media.

En Cáritas dicen que no dan abasto, y los mismos responsables dicen que ya hay peleas por la comida; los albergues están llenos,y ves a gente buscando comida en los cubos de la basura de lo que los supermercados tiran pasado de fecha, como ya lo he oido y lo he visto personalmente in situ.


Estamos en el filo del abismo y parece que no pasa nada. Nos encontramos ante la peor crisis desde el final de la dictadura y la mayoría no se toman las cosas en serio; muchos siguen entretenidos en el futbol, el ji ja ja ja, frivolidades y tontás varias.


Rajoy pide a la roja "un subidón y una alegría en estos tiempos difíciles". Impresionante nivel "intelectual". A falta de pan, más circo. Los clubs deben millones a la Hacienda Pública mientras los demás nos suben impuestos y nos recortan derechos y salarios.


Una vecina al hijo le han subido las tasas de la universidad; su marido se ha quedado en paro en virtud de la reforma laboral; su padre pensionista ahora tiene que pagar las medicinas, cuando ahora va a los servicios sanitarios se los encuentra saturados y los profesionales de la sanidad no dan abasto con los recortes: votó "por el cambio". Ahora necesita "un subidón"

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Trigo Limpio

Sobre el blog

Hablaremos de la política agraria, de los políticos que la ejecutan, de los agricultores y ganaderos que la sufren o disfrutan, de la agricultura y la ganadería, de la agroindustria, el consumo y del mundo rural

Sobre el autor

Vidal Maté

Vidal Maté. Soy periodista y pequeño agricultor. Nací y viví pegado al campo y al mundo rural. Aprendí de agroindustria y la distribución para seguir el calvario (ahora se llama cadena alimentaria) que siguen los productos agrarios hasta el consumidor. Dicen que soy un histórico - he visto pasar a todos los ministros - y un tipo crítico. Nunca me he casado con nadie. Defiendo un futuro para el mundo rural. Soy trigo limpio.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal