Prácticas contra la sostenibilidad del campo y del medio rural

Por: | 23 de enero de 2013

La sostenibilidad en general se ha convertido en un concepto utilizado en todo tipo de discursos, desde los políticos al conjunto de la sociedad. Se habla de la sostenibilidad del planeta en general, del uso de productos agroquímicos en las tierras de cultivo, de la erosión de los suelos, de los vertidos en las aguas, de la contaminación en el aire, de las cuotas de pesca y los caladeros. Lo abarca casi todo.

En España, al menos sobre el papel, preocupa mucho la sostenibilidad del medio rural que supone en la actualidad en 80% del territorio,  tomando como referencia una población inferior a los 100 habitantes por kilómetro cuadrado, más del 90% del territorio en comunidades autónomas como Castilla y León, Castilla la Mancha, Aragón o Navarra, donde vive solamente el 17% de la población en cerca de 7.000 municipios.Tal es la preocupación teórica de los gobiernos, que hasta en 2007, con los socialistas,se aprobó la ley de Desarrollo Rural Sostenible, pero que hasta 2011 no dispuso de un real decreto para su aplicación; que en la actualidad el gobierno hable sobre planes de desarrollo en el sector y hasta elabore una futura ley sobre diversificación de las actividades económicas en ese medio.

Sobre el papel, preocupa el medio, el territorio, las tierras, el agua, el aire, los paisajes, el mantenimiento de la biodiversidad, la conservación de las razas y de los cultivos auctóctonos para los que ahora busca una salida y un negocio la Fundación Rodriguez de la Fuente con un proyecto para implantar la marca ConSuma Naturalidad; crece la preocupación y es bueno, por el bienestar de los animales, por la muerte sin dolor, pero, da la impresión de que, en medio de tanta sostenibibilidad en la política, se está dejando a un lado la sostenibilidad de quienes son la pieza clave para que todo eso funcIone, las personas que dia a día están y luchan para sobrevivir en ese medio rural.

Esa bueno que se multipliquen las casas rurales; que desembarquen las ecoaldeas, los  grupos que a veces se denominan despectivamente ecopijos, los visitantes de fin de semana.Todo suma. Pero no se puede olvidar que el mantenimiento de ese  80% del territorio solo es posible con la permanencia en ese medio de los agricultores y ganaderos con el desarrollo de su actividad. Y, para que ese colectivo opte por seguir en ese medio, es indispensable que disponga de una calidad de vida sostenible. No posible la sostenibilidad del medio rural, de ese 80% del territorio, si sus  habitantes no disponen de unas rentas dignas, si su actividad no ofrece  una rentabilidad mínima con precios que compensen su trabajo; no es posible una sostenibilidad si no existe una adecuada política educativa desde la escuela primaria a universidad,con un sistema de becas basado en rentas y no en el patrimonio que hoy está marginando a los hijos de ese medio; si  no hay una sanidad adecuada a sus circunstancias y se impone solamente  una asistencia médica basada sólo en términos de rentabilidad; si no hay mecanismos para una vida sostenible para las personas de más edad con problemas de movilidad para disponer de los servcios más elementales, desde hacer la compra o acudir a un centro asistencial; si no se aumenta la seguridad en el campo donde se han eliminado cientos de cuarteles de la Guardia Civil y limitan hasta las tareas de vigilancia para reducir gastos de combustible;si,finalmente,como último intento para ahorrar, se trata de  aprobar una nueva  ley para la reforma de la Administración local, como si los miles de esos pequeños municipios, pedanías o concejos que administran sus tierras comunales, los recursos obtenidos por arrendar su caza; donde el alcalde y los concejales no tienen sueldo y hasta hacen de aguaciles,sacristanes y  de enterradores,fueran ellos los culpables de deficit público.

Mientras no se demuestre lo contrario, la agricultura  y la ganadería, especialmente la extensiva, son los ejes de la sostenibilidad del 80% del territorio.Dos actividades maltratadas desde la perspectiva  económica y social, aunque a nivel de una encuesta de Agricultura, la sociedad reconce y aprecia el trabajo de este colectivo.Pero no los grandes grupos de distribución que, cada vez con más fuerza, fijan  los precios de compra en el campo al margen de cuales sean sus costes.

El gerente de una empresa alimentaria, decir el nombre sería su ruina, me acaba de comunicar la respuesta obtenida de una gran cadena de distribución nacional, no valenciana, ante su petición de subida para este año: precios congelados porque puede meter materia prima más barata de otros países y además, si quiere seguir vendiendo en el grupo, una aportación económica para ajustar el cierre del ejercicio.

Esa debe ser una de las prácticas impunes, que la Comisión Nacional de la Competencia califica como una práctica legal porque incita a la eficiencia y a la competitidad... 

 

a

 

Hay 5 Comentarios

Nuestro paisaje cultural es, ha sido y debería de ser obra en otros también de los hombres y mujeres del campo.
Esos "jardineros" que durante siglos nos han provisto de alimentos naturales a los habitantes de la ciudad. Ciudades cada vez más gigantescas y que son las que marcan el devenir del campo, sin darnos cuenta del gran tesoro que es el campo.

Pregúntenle a los productores de leche de TORRELAVEGA Cantabria por qué les pegan por producir leche y a los que les compraron sus barcos de pesca para que no feanaran jamas, ver este enlace como destyroxaran a IBERIA http://ernesto-consultoria.blogspot.com/2012/07/como-destrozaron-viasa.html

y de como es mejor no ser rescatados http://ernesto-consultoria.blogspot.com/2012/12/la-perversion-de-la-rescates.html

Una vez dominada la península y nuestras colonias en Sudamérica, España declara la guerra a Canada para proteger a nuestros aliados ingleses.
En clave interna, el partido comunista lucha por no perder su posición hegemónica. 
Tu país necesita tu ayuda en un nuevo juego de estrategia militar, economía y política online. Registrate gratis en [ http://bit.ly/UqObyi ] desde tu navegador

Creo que conviene empezar por recordar que vivimos un régimen liberal, y que se consideraría “intervencionismo” cualquier medida dirigida a proteger el medio rural. Se considera que abandonarlo a la competencia contra productores extranjeros es bueno. ¿Bueno para quién? Bueno para las empresas intermediarias, que n o producen alimentos. Esto no va a mejorar la competitividad de nuestro entorno rural, sino que simplemente va causar su destrucción.

Y es que voy más lejos todavía: el objetivo de todas las fuerzas “liberales” de este planeta, es que todo lo produzcan grandes compañías, grandes corporaciones, multinacionales. No hay lugar para los pequeños empresarios en la economía liberal. No hay lugar para los emprendedores. Desde luego, no hay lugar para los pequeños y medianos agricultores y ganaderos. Ya se están tomando medidas para destruir el medio rural, y pronto empezaremos a ver cómo empresas multinacionales empiezan a comprar tierras por todas partes.

Todo va a ser de ellos: la salud, el conocimiento, el agua, los alimentos y la tierra. Todo en manos privadas y poderosas.

El campo es uno de los mayores damnificados de la pertenencia a la UE, y más por la relativa indefensión de los que ahí habitan. Siempre ha sido así, ahí está la historia mostrando la vulnerabilidad del campesinado y los pequeños propietarios ante los poderes urbanos, que solo necesitaban esperar a que un par de malas cosechas los obligaran a endeudarse. Esta sociedad pilla al que maniobra en vez de al que produce, así del trabajo de la tierra o del mar se beneficia el intermediario-especulador. Como sigamos así, no va a quedar tejido productivo, solo tejido especulardor y financiero, que se enriquece por el método del pelotazo.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Trigo Limpio

Sobre el blog

Hablaremos de la política agraria, de los políticos que la ejecutan, de los agricultores y ganaderos que la sufren o disfrutan, de la agricultura y la ganadería, de la agroindustria, el consumo y del mundo rural

Sobre el autor

Vidal Maté

Vidal Maté. Soy periodista y pequeño agricultor. Nací y viví pegado al campo y al mundo rural. Aprendí de agroindustria y la distribución para seguir el calvario (ahora se llama cadena alimentaria) que siguen los productos agrarios hasta el consumidor. Dicen que soy un histórico - he visto pasar a todos los ministros - y un tipo crítico. Nunca me he casado con nadie. Defiendo un futuro para el mundo rural. Soy trigo limpio.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal