La cadena alimentaria y el silencio de los corderos

Por: | 08 de febrero de 2013

El gobierno acaba de aprobar el proyecto de ley para la Mejora de la Cadena Alimentaria. En otras palabras, el germen de una nueva disposición para evitar que unos pocos grupos desde la gran distribución y los más fuertes de la industria, puedan seguir imponiendo sus exigencias en las condiciones de compra a los proveedores. Y, yendo un poco más al fondo, para que las duras políticas de exigencia de precios bajos y otras prácticas abusivas, no acaben por destruir el tejido de la producción agraria y de la mayor parte de la industria alimentaria con la importación más barata o la salida de unos lineales donde se realizan el 60% de las compras como amenaza permanente.

 A pesar del nombre que, en concreto no dice nada, con la ley para la Mejora de la Cadena Alimentaria, en realidad de lo que se está hablando, lo que hay por debajo, es la defensa del mantenimiento de una actividad agraria y alimentaria frente a la situación de asfixia a que se le somete desde los grandes grupos de la distribución donde vender barato es uno de los ejes. Y, debe ser muy importante lo que se trae entre manos esa nueva disposición, hasta el punto que desde escuelas de negocios de prestigio se han tomado posiciones diferentes. Desde el Iese, los estudios vienen a decir que el poder de la gran distribución no es tan grande como se indican los datos oficiales, mientras desde Esade se han colocado en la posición opuesta con la defensa del valor de la marca de fabricante. Las diferencias no son menores en la propia Administración. Una Comisión Nacional de la Competencia que dice no tiene sentido una nueva ley por inoportuna, porque entiende que algunas prácticas abusivas de la gran distribución son, a veces, buenas para mejorar la competitividad y la eficiencia de los proveedores y porque, entiende también, que hoy hay ya leyes para atajar esos desmanes. Y, un Ministerio de Agricultura, al fin un ministro, en este punto con las ideas muy claras,que defiende la misma ley por oportuna, porque las prácticas abusivas amenazan con cargarse ambos sectores y porque las leyes de que habla Competencia, Ley de Defensa de la Competencia y ley de Competencia Desleal, no las ha aplicado ese mismo organismo en el pasado.

Antaño, el gran momento del sector agrario para la defensa de sus rentas era la negociación de los precios oficiales que fijaban unos niveles mínimos de ingresos para el campo. Actualmente se han desmantelado esos mecanismos de seguridad, las cotizaciones las marcan los mercados y al sector agrario se le compensan esas bajadas generales de las cotizaciones que se registraron en la mayor parte de los sectores, con ayudas directas que no afectan a todas las producciones. Lo que sucede es que, en el conjunto de los mecanismos o estructuras que tienen una gran influencia para la formación de los precios en la industria alimentaria y, en consecuencia, para el sector agrario, ha irrumpido con fuerza un nuevo agente que hace unos años no existía. Una gran distribución, con capacidad para controlar entre una media docena de grandes grupos el 60% de la cuota de mercado de los productos más importantes de la demanda alimentaria; y que, entre sus estrategias para vender más, la rebaja de los precios de los productos agrarios y alimentarios se ha convertido en el pim pam pum de sus políticas con efectos gravemente perniciosos para ambos sectores que no tienen capacidad para defender el valor de sus producciones.

 Hace algunas fechas, en un gran centro comercial tenía uno mismo la posibilidad de adquirir medio cordero lechal-lechal, poco más de un kilo, por un valor total de 11 euros. La primera reacción fue de alegría ante la posibilidad de adquirir ese producto a un precio tan barato. Pero, en una segunda reacción, me acordé de Marciano, Crescencio..., en los pastores que hubo en mi pueblo cuando venían del campo con el cordero en brazos y hasta cuando, en ocasiones, los llegaban a amamantar con el biberón para sacarlos adelante.Y y pensé en el precio que esa gran distribución podía haber pagado al matadero, y este, al ganadero….

 Y caí que en mi pueblo ya no quedan rebaños, ni pastores y ya no balan los corderos 

Hay 7 Comentarios

Yo soy cunicultora. Estamos muy endeudados por intentar aguantar desde 2008, con unos piensos carísimos. Este año creo que ya va a ser el último porque ya se han pasado con las Lonjas. Unos precios ridículos para un trabajo impagable. Todo gracias a Carrefour, Lidl, etc.

Me atrevo a vaticinar para el agro lo mismo que para la política, una regeneración. Como opina otro comentario, cuando todo el sector quede en cuatro manos, como por ejemplo actualmente el energético, y la falta de competencia aproxime precio y valor, será el momento en que los pequeños agricultores cobren por sus productos un precio mas justo.

Jordani films pone a tu disposición un equipo de profesionales con mas de 10 años de experiencia que junto aun completo equipo de medios (cámaras dslr cinematográficas, stedycam , slider trípodes) realiza un reportaje con los mejores momentos de la boda con un look cinematográfico y en alta definición... los videos de bodas son grabado por uno o dos profesionales dependiendo de la promoción que elijas .
http://www.videobodasevilla.com/

estando de acuerdo en el fondo no me gusta el tono de populismo que ahora lo invade todo... luego nos quejamos de artur mas....

Desde "Granja La Llueza" estamos totalmente de acuerdo con el artículo, y con la opinión de Elena (conoces muy bien la situación del campo, muchas gracias por tu apoyo!!).
Todos somos consumidores, y con nuestra elección de compra, tenemos mas poder del que creemos.
Nosotros decidimos hacer una pequeña producción de la máxima calidad, elaborando todos los productos en la propia granja y comercializando directamente, con el objetivo de tener el máximo valor añadido posible.
El problema es que los gastos son enormes, por lo que es imposible ser competitivo en precios. Además, muchas personas dan por sentado que si compran directamente al productor tiene que ser mas barato, y yo pregunto: porque??
Pero todos tranquilos, cuando la producción de alimentos quede en manos de unas pocas multinacionales, entonces sabremos cual es el verdadero precio de los alimentos, que no será precisamente barato.
Un cordial saludo.

España continua sus esfuerzos en la campaña canadiense, país que ya ha perdido la mitad de sus territorios a manos españolas.
En clave interna, la derecha liberal por fin consigue un proyecto aglutinador, frente a una izquierda dominante aunque decadente.
Tu país necesita tu ayuda en un nuevo juego de estrategia militar, economía y política online. Registrate gratis en [  http://cut07.tk/b6x  ] desde tu navegador.

Yo, a pesar de que soy consumidora, ya NO me alegro cuando veo en grandes superficies conejo a 4 euros/kg, ni cordero a ese precio, ni solomillo de cerdo a 6 euros/kg. Sólo pienso en el abuso y en los 50 cts que le habrán pagado por kg al cunicultor. Para tener una vida perra, no nos olvidemos. El sector de la producción primaria es el más perjudicado, con diferencia con todo esto. Lo que pasa que como siempre han vivido mal, ahora muchos aguantan el tirón viviendo como sea.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Trigo Limpio

Sobre el blog

Hablaremos de la política agraria, de los políticos que la ejecutan, de los agricultores y ganaderos que la sufren o disfrutan, de la agricultura y la ganadería, de la agroindustria, el consumo y del mundo rural

Sobre el autor

Vidal Maté

Vidal Maté. Soy periodista y pequeño agricultor. Nací y viví pegado al campo y al mundo rural. Aprendí de agroindustria y la distribución para seguir el calvario (ahora se llama cadena alimentaria) que siguen los productos agrarios hasta el consumidor. Dicen que soy un histórico - he visto pasar a todos los ministros - y un tipo crítico. Nunca me he casado con nadie. Defiendo un futuro para el mundo rural. Soy trigo limpio.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal