María Teresa Ronderos

Mal augurio

Por: | 11 de mayo de 2012

En este mismo blog celebré el anuncio de las Farc de que no volverían a secuestrar, como una evidencia sustantiva de voluntad de paz. Pero el pasado 28 de abril un frente de estas guerrillas colombianas Romeo Langlois- imagen de soitvsecuestró al periodista francés Romeo Langlois de la televisora France 24, y hoy, 13 días después aún no lo había liberado.

Después de unos días de confusión, las Farc aceptaron que lo tenía en su poder. Intentaron justificarse diciendo que el periodista vestía prendas militares y lo tomaron por combatiente, como prisionero de guerra. El periodista iba vestido de bluejeans y el casco y chaleco se los habían dado los militares con quienes había viajado para cubrir un operativo antinarcóticos al Caquetá al sur del país. Según los testigos, Langlois se quitó las prendas verde oliva, y les dijo a  los guerrilleros que era un civil y era periodista.

Se podría aceptar que las Farc se confundieron y por eso acabaron con el periodista en sus manos. Pero apenas supieron que era un periodista han debido soltarlo de inmediato, sin más. Lo que hicieron fue expedir un comunicado en el que dice que quien viaje con los militares no puede ser objetivo en su cobertura y por eso "creemos que lo mínimo que puede esperarse para la recuperación de su plena movilidad es la apertura de un amplio debate nacional e internacional sobre la libertad de informar".

Están del todo mal.

Mal porque después de haber prometido que no secuestraban más y de haber liberado secuestrados de hace doce años, habían despertado ilusiones a un país hastiado de guerra, de que realmente habían iniciado un camino de salida.

Mal porque quisieron justificar su error insistiendo el él. Así que en lugar de liberar al reportero de inmediato, resolvieron dejarlo preso y cuestionar por qué andaba con el Ejército, como intentando culpar a la víctima.

Mal porque están tan acostumbrados a secuestrar que no consideran un secuestro, “detener la movilidad” de Langlois, sabiendo que lo liberarán pronto.

Mal porque están poniendo en riesgo la vida de un reportero valeroso, quien además está herido, y que se ha jugado por contar lo que verdaderamente está pasando y por eso mismo tiene que viajar a zonas de guerra con la protección de la autoridad legítima de la fuerza pública.

Mal porque como guerrillas armadas que protegen actividades del narcotráfico, no tienen credibilidad alguna para convocar debates sobre libertad u objetividad de la prensa.

Mal porque con su acción, consiguen exactamente lo contrario. Menos periodistas colombianos o extranjeros se arriesgarán a meterse a contar lo que pasa en el conflicto armado en el campo colombiano.

Mal porque con su palabra de gelatina hacen cada día más difícil que una negociación rápida le ponga fin a una guerra que ha debido acabarse hace tiempos.

Mal augurio para un proceso de paz que apenas se empezaba a esbozar.

Hay 2 Comentarios

Juega al mejor simulador político, económico, y militar; gratuito y por navegador web:
http://xurl.es/n2yw0

He celebrado sus artículos y también suscribo este. Me gustaría aclarar que entiendo que los secuestros son negocios puros y duros en muchos paises (Somalia, por ejemplo). En este sentido, el hecho de no haber torturado a las mascotas de quienes estaban detenidos por las Farc me pareció un buen síntoma o muestra de que el secuestro formaba parte de una estrategia sobre el telón de fondo del negocio del narcotráfico. Negocio en el que están implicados los mercados: oferentes, consumidores, y no olvidemos: gobiernos e instituciones. Estados. El hecho de no demostrar crueldad, ni disfrute por la violencia ejercida contra las víctimas, ha sido para mi importante. Esto no se puede decir de E.T.A en mi país. A quien también se vincula por parte de expertos en el negocio del narcotráfico (Roberto Saviano).
Así que en este momento se plantea la necesidad y la urgencia por parte de todos los gobiernos, europeos y americanos, de exigir la liberación de Romeo Langlois. Y por parte de todos los ciudadanos del mundo, la reflexión en cuanto al negocio del narcotráfico. Qué corporaciones económico-empresariales mantienen su boca cerrada. Qué tipo de negociaciones supuestamente comenzadas no aparecen en los medios de comunicación.
Y lo absurdo, brutal e incomprensible que resulta que ciudadanos no consumidores, aquellos que no forman parte del mercado, sean víctimas de aquello que denuncian.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

María Teresa Ronderos es periodista colombiana, directora del sitio especializado en el conflicto armado de su país, VerdadAbierta.com y asesora editorial de la revista Semana, autora de los libros 5 en Humor (2007) y Retratos del Poder (2002)

TWITTER

María Teresa Ronderos

Archivo

noviembre 2012

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30    

Recomendamos

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal