Blogs Comunidad Valenciana Ir a Comunidad Valenciana

Tú ibas de azul

Sobre el blog

Un espacio a pie de calle, desde los bordes de la sociedad valenciana. Este pretende ser un lugar colectivo, un altavoz de lo cotidiano, que también es político, pues la política no solo son las siglas y lo institucionalizado. Una encrucijada flexible donde todo pasa y todo queda, donde se intenta dar luz a las sombras de los muros que se han construido.

Sobre los autores

Mayka de Castro Rodríguez, Marc Delcan Albors y Jorge Ramos Tolosa

Los autores son jóvenes de una "generación perdida", estudiantes, trabajadores, activistas. Mayka de Castro Rodríguez (1988) es licenciada en Periodismo. Marc Delcan Albors (1986) aprende Periodismo e Historia. Jorge Ramos Tolosa (1986) es investigador de Historia Contemporánea en la Universitat de València. Los tres son de esta ciudad.

Archivo

octubre 2012

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31        

Cant a València

Por: | 29 de julio de 2012

Hay quien se empeña en resaltar que València es solo corrupción, despilfarro, incapacidad o chabacanería. Hay quien se empecina en querer reeditar una especie de llanto noventayochista sobre lo sombrío de nuestra ciudad y de nuestro país. No sin razón. Pero no debemos confundir el partido gobernante y su política institucional, que refleja a lo cutre una identidad regionalista y conservadora, con toda València. Blavènsia no es València. No vamos a dejarnos llevar por un Consell desastroso. Ni tampoco por interpretaciones que confunden este (mal)gobierno con nuestra sociedad civil.

    Solo hay que dar un paseo por las calles, los barrios. Recuperar esos lugares desde donde emergen innumerables iniciativas sociales, políticas y culturales construidas desde abajo que muchas veces no son tenidas en cuenta a la hora de valorar València. Se trata de proyectos situados al margen de lo institucional, con objetivos de difusión cultural o reivindicación socio-política en ocasiones unidos a diversas formas de ocio. Centros sociales, bibliocafés, ateneos, radios libres o distintas asociaciones culturales irrumpen en los barrios de València intentando responder al sopor social que se trata de imponer desde los poderes oficiales. No solo lo intentan, sino que consiguen contrarrestar, sin salir en los medios de comunicación de masas ni en carteles de propaganda, la imagen de una urbe hueca presa de tópicos y grandes eventos. Demuestran que la ciudad puede bullir con iniciativas contrahegemónicas que no solo no requieren la tutela estatal, sino que pueden impugnarla desde la horizontalidad y formas no monetarias de establecer relaciones sociales.

    Desde aquí queremos destacar la inmensa labor de los Centros Sociales Okupados (CSO), muchas veces criminalizados. En una España que tenía a principios de este año entre cinco y seis millones de viviendas vacías, en la que se han pulverizado todos los récords en el primer trimestre de 2012 al ser ordenados 46.559 desahucios, el problema de la vivienda es uno de los asuntos más dramáticos de nuestra sociedad y que requieren más respuestas. Los CSO no solo suponen formas de resistencia ante la suma iniquidad de casas sin gente - gentes sin casa; sino que crean alternativas, descabalgan lógicas sociales unidireccionales y ofrecen múltiples actividades gratuitas: talleres, cinefórums, reuniones de colectivos, exposiciones, jornadas de lucha, cabarets, huertos colectivos que intentan recuperar L’Horta, actividades infantiles, comedores sociales, iniciativas de análisis social o urbano, bibliotecas, eventos musicales y culturales…

    Este post también es una invitación a acercarse a estos espacios, a participar en y de estas lógicas en las que no solo somos meros consumidores de lo que nos ofrecen empresas de toda índole o instituciones viciadas. Aquí se forma parte de la co-creación y se fomentan dinámicas sociales que van mucho más allá de nuestro día a día de gastar y producir, de nuestras cotidianidades emponzoñadas por la competitividad individual, por la maximización del beneficio, por las jerarquías epidurales o por el tragar sin escupir.

    Poco después de que un patético Consell pidiera el rescate, nos acordamos de València.

 

tuibasdeazul@gmail.com

Valenbisi explica la 'mano invisible'

Por: | 23 de julio de 2012

 

Hay dogmas que son una risa. La mano invisible, si no fuera por la de veces que se ha utilizado por personas del poder, parece hoy uno de los mayores hazmerreíres de la historia. Esta metáfora, apenas comentada en la obra del economista clásico Adam Smith, se ha forrado de popularidad. Viene a decir que el egoísmo racional, que en la práctica se articula en la competencia, es el responsable de promover un fin común que la intención inicial “desconocía”. Ese fin común sería el motor inmóvil del crecimiento económico. Todo esto sin necesidad de intervención estatal ninguna, aunque ahora veamos más que nunca que la única forma que nos presentan para salvar al mercado de la mano invisible que en realidad lo ahoga, es que el Estado haga de intermediario pagando el interés de los préstamos a los mercados.

 

De_guindos_2030_622x466

 

 

 

 

 

Luis de Guindos, 'ahogado' por la 'mano invisible'  de Jean-Claude Juncker, presidente del EUROGRUPO

 


    Además, en el modelo neoliberal que nos gobierna se le supone a la mano invisible la capacidad de proteger a los consumidores. Solo que en el día a día vemos que esto funciona más bien mal. O que, quizá, es solo una triquiñuela más para colarnos lo que les dé la gana hacer. Por ejemplo, subidas de tasas y privatización de servicios. Por ejemplo, contratos abusivos.

    De los contratos abusivos de los que nos protege la mano invisible hay uno que afecta directamente a Valenbisi. La Fiscalía de Valencia admitió en junio una denuncia de Carmen Barrafón que advertía que en el contrato "solo figuran obligaciones para el cesionario y no para el cedente" y terminaba preguntándose: "¿tiene algún derecho el consumidor frente a Valenbisi?".

    El otro ejemplo de la mano invisible en Valenbisi es el de las subidas de tasas y la externalización de servicios. La empresa concesionaria JC Decaux es caso paradigmático de manipular correctamente la idea del dejar hacer: líder mundial en préstamo de bicis públicas, su división de Transportes ganó 874,8 millones de euros (un 12,5% más que en 2011). Mientras, en el mes de mayo el precio del abono anual en el servicio público de préstamo de bicis aumentó un 35%, y un 20% en el abono temporal. Es cierto por una vez lo que comenta el concejal de patrimonio circulación y transporte de Valencia (Alfonso Novo) que el abono no subió el año pasado. Pero, también lo es que el servicio dobla la cantidad de usuarios previstos convirtiendo a la ciudad en un buen negocio y en la primera de España en clientes-usuarios por población total (unos 112.300 abonados al final de junio).

    Pero, el ejemplo más claro de la mano invisible en la economía informal del Valenbisi lo vemos cuando la usuaria tipo se dirige a tomar prestado un vehículo en el centro de la ciudad y ¡oh, sorpresa!, no hay bicis disponibles o no hay lugar dónde aparcar. Ya sabemos que Valenbisi se atasca en horas punta (entre semana de 7.30 a 9.00, y de 13.00 a 19.00). También que “no existen ni las instalaciones ni las infraestructuras (carriles bici y aparcabicis) necesarias para absorber 2700 bicicletas de préstamo, más la oleada de ciudadanos que comienzan a utilizar la bicicleta como medio de transporte” como argumenta Biciutat. Si hay un barrio de trabajadores, les harán falta bicicletas a las horas de entrada y salida. Si hay un barrio de concentración de oferta cultural, hará falta bicis ajustadas a los horarios.

    Si no debiéramos dejar a la mano invisible la gestión de algo aparentemente poco importante como Valenbisi, si Luis de Guindos, ministro resabiado e hipócrita de campeonato, pide ahora “actuar contra la 'irracionalidad' de los mercados”; ¿por qué nos entregamos al mecanismo perverso de la mano invisible para que gestione las finanzas públicas? ¿Por qué lo hacemos si sabemos que la utopía liberal es un timo?


Fotografía: Gtresonline.

tuibasdeazul@gmail.com

Crónica de una carga no anunciada

Por: | 14 de julio de 2012

DSC_1144

 

 

 

 

 

 

 



 

 

 

 

 

La carga no anunciada es cualquier carga policial. Podría haber pasado en Barcelona. Podría haber pasado en Valencia. Pero pasó en Madrid. Las cargas de estos días han sido, como todas las cargas, sanguinarias, bélicas y abominables. Nada que ver con la intención del Ayto. de Madrid al colocar a la caballería de Selur (Servicio de Limpieza Urgente) a la cola de la manifestación en apoyo a los mineros de la mañana del 11J, tratando de transmitir un: aquí no está pasando nada, no se preocupen, sigan tomando su Starbucks Coffee, que ningún panfleto les amargará el café en el Paseo de la Castellana. La sangre de tres cabezas abiertas, las bolas de goma que alcanzaban a niñas y mujeres mayores y el miedo generalizado en que acabó esa mañana, dejaron claro que ni todo un concesionario de Selur puede limpiar la suciedad que provocan los Perros.

    11J. Nueve y pico de la noche. Un grupo de unas 500 personas seguía en la Puerta del Sol, en apoyo a los mineros y contra los nuevos recortes anunciados un día antes por Rajoy. Quizás eran más pero, en cualquier caso, eran muchas menos que las que consumían en masa en la calle Preciados. Los convocantes hablaban por megáfono, las turistas se hacían fotos con el azul de las lecheras detrás.

    En cuestión de minutos, la plaza se vació. Las turistas corrían y las familias agarraban a sus hijos llorando mientras la policía avanzaba en formación pegando indiscriminadamente, incluso a un barrendero que hacía su trabajo. En Preciados, varios contenedores empezaron a arder. El escenario dantesco se trasladó hasta Callao, donde un grupo de skaters fueron confundidos con manifestantes y, por tanto, reprimidos a golpes por estar esperando en grupo para entrar al cine. Irremediablemente, masas de gente corrieron de un lado a otro desorientadas y sin saber qué pasaba ante cada escopetazo. Pum! Las pelotas de goma alcanzaban a quien estuviera en su camino. Pum! ¿Cómo recuperará Madrid todo el turismo que perdió en sólo una hora? Pum! Tácticas de guerra a lo Sun Tzu. Trrrrr, trrrrr: suena el garrote de uno de los Perros deslizándose de arriba abajo en el interior del escudo de plástico mientras grita: ¡¡escudo!!, y los que tiene alrededor se ponen a su lado, formando un círculo de escudos, moviéndose en grupo, protegiéndose de sus fantasmas.

    -   Ese hijo de puta, a ese hijo de puta –señala uno a un chico– hay que abrirle la cabeza.

    La noche se saldó con nueve detenidos. Al menos nueve fueron las personas detenidas también dos días después. Dieciocho cabezas de turco con las que justificar los abusos de poder.

Sol corriendo


    13J. Calle Génova. A las ocho de la tarde ya había unas mil personas. La sede del Partido Popular de Madrid estaba cercada por policías que decidían quién hacía uso de la acera pública y quién no. A la pregunta de bajo qué criterios denegaban seguir con su trayecto a unas personas y no a otras, respondían: “esto es así, si no le gusta, ponga una denuncia”. Ante la insistencia, amenazaban: “deme su identificación”.

    La manifestación se dirigió a la calle Ferraz, sede del PSOE. En algún momento del camino, durante el que se iban sumando más manifestantes, Cristina Cifuentes apareció en escena. Iba comiéndose un helado, muy urban casual, como quien se pasa por su negocio para ver si todo marcha según lo previsto, si el dispositivo policial es “suficiente y adecuado” como había dicho ante la llegada de los mineros.

    Cuando la manifestación estaba a punto de irse hacia otro lado debido al blindaje de las calles, empezaron las cargas. Cabe decir que eran los bomberos (“Bomberos Quemados”) quienes se ponían en primera fila. Defendiendo la dignidad de un gremio frente a la vergüenza de otro.

    Las cargas fueron igual de crudas que las de un día antes. Las personas corrían, se escondían en portales cercanos, huían de los agentes. ¡Fuera, hijos de puta!, decían los Perros a quienes se apartaban en las paredes. Quienes se quedaban, recibían. Quienes corrían, podían ser alcanzadas. La imagen de una funcionaria de cincuenta y ocho años cuyo brazo está siendo agarrado por tres agentes está hirviendo en las redes sociales. La detuvieron por el grave delito de que el pico de su pancarta diera en la boca a un antidisturbios.

    La actuación policial se recrudece con los días y se regocija en la impunidad. Las identificaciones, detenciones, cargas y denuncias no responden a una llamada a la “seguridad ciudadana”. Es inútil exigir legalidad a la actuación de los antidisturbios. Las identificaciones son amenazas; las detenciones, avisos para las demás manifestantes. Las denuncias a las manifestantes, justificaciones de las cargas y las cargas, la forma de provocar terror. Son acciones que responden a decisiones previas basadas en prejuicios de los responsables políticos y policiales. Se han convertido en herramientas rutinarias para aterrorizar, disolver e instaurar la noche en las calles vacías. De la semilla de la frustración, la rabia y la impotencia; y en la búsqueda de caminos de protesta que no terminen saqueados, nace el sentimiento de que, antes de que nos ataquen, necesitamos defendernos.

 

Fotos: Marc Delcan

 

tuibasdeazul@gmail.com

Esto se llama capitalismo

Por: | 12 de julio de 2012

 

DSC_0743

   El día en el que los mineros han llegado a Madrid, recibidos por una inmensa multitud y un clima de emoción, Mariano Rajoy ha anunciado unos funestos recortes de derechos que no son necesarios reproducir aquí. En esta era de la infamia, el dinero (con sus nombres, con sus caras) tiraniza sin necesidad de intermediarios. Goldman Sachs gobierna España. Goldman Sachs dirige el mundo. Frente a la dictadura de la tecnocracia y el economicismo, la solidaridad de la gente y la emoción protagonizan el recorrido de la marcha minera. En este escenario, ¿cuál es el papel del Estado? Sobra decir que el Estado se ocupa de ser el gendarme, el perro guardián de los mercados; debe disciplinar la mano de obra, mientras la precariza cada vez más para poder competir. Al tiempo, debe reprimir las expresiones de dignidad de los que no agachan la cabeza ante el avasallamiento del capital contra el trabajo, como los mineros. Como diría nuestro apreciado Foucault, Vigilar y castigar.

    Los llamados mercados tienen nombres, tienen caras. En el escenario global, uno de los más destacados es Goldman Sachs (GS). Desde hace tiempo, el grupo GS no oculta que dirige el mundo, tal y como enunciaba el título de un conocido libro de Marc Roche publicado el pasado año. Expresión del terrorismo económico, GS ha agravado o provocado la hambruna en numerosos lugares del planeta especulando con alimentos de primera necesidad con el único fin de lucrarse. Encarnación del bandolerismo financiero, también fue acusado por la Comisión del Mercado de Valores estadounidense de obrar fraudulentamente en la comercialización de hipotecas subprime, y fue cómplice en la ocultación de la deuda griega. Un destelllo más del matrimonio entre política y mercado, dos instituciones deshumanizadas hace tiempo. Mario Monti, primer ministro italiano, trabajó para este grupo como asesor. El presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, fue vicepresidente europeo de GS. Para el prestigioso economista Simon Johnson, profesor del Massachusetts Institute of Technology (MIT): “poner a Draghi al frente del BCE es como tener a un zorro guardando el gallinero”. Hace varios meses, Gregg Smith, director ejecutivo de GS, presentó su renuncia afirmando: “hoy es mi último día en la firma. Después de casi 12 años […] digo con honestidad que su ambiente es hoy muy tóxico y destructivo”.

    Desde múltiples lugares, como Latinoamérica, se escribe rotundamente sobre cómo Goldman Sachs gobierna España. El pasado mayo, Luis de Guindos contrató a GS para tasar BFA-Bankia. Hace unos días, mientras la “Marcha Negra” se acercaba a Madrid, salió a la luz que GS acumulaba en Gijón más de 150.000 toneladas de carbón, teniendo intención de elevar esta cifra hasta las 600.000. La intención, como siempre, es especulativa. Su significado, ante la situación de la minería en Asturias-León y en el resto de cuencas mineras de España, verdaderamente espeluznante. También lo es que Victorino Alonso, presidente Carbounión y propietario de gran parte de las minas de España, acumule ingentes cantidades de dinero que pertenecen legalmente a los trabajadores de las minas. Trabajadores que, como ellos mismos declaran, van a ser condenados junto a sus familias “por apenas 200 millones de euros”. Una cantidad inferior al precio de 5 helicópteros de combate Tigre, para cuyo programa armamentístico, junto a otros 19 aparatos más de este tipo, el Estado español dedica desde hace 15 años más de 1.500 millones de euros.

    El día en el que la “Marcha Negra” se ha manifestado por la capital, Goldman Sachs se regocijaba en el congreso. El día en el que la “Marcha Negra” se ha manifestado por la capital, Goldman Sachs se frotaba las manos por sus contingentes de carbón en Gijón. El día en el que la “Marcha Negra” se ha manifestado por la capital, los perros de los perros de Goldman Sachs han vuelto a disparar, herir, detener y humillar a muchos de sus integrantes, “Ratas” en su concepción. Algunas de estas, como una anciana, han sido heridas por pelotas de goma, las mismas que dejaron a varias personas sin uno de sus ojos el 29M en Barcelona, las mismas que se llevaron la vida de Íñigo Cabacas en abril. Las mismas que la semana pasada, mientras Pola de Lena era gaseada indiscriminadamente por su apoyo a los mineros, entraron en casa de una niña de cinco años para impactarle en la cara.

    El día en el que la “Marcha Negra” se ha manifestado por la capital, no podemos dejar de recordar que Goldman Sachs, sus especulaciones, su dirigencia mundial o su gobierno de España también tienen un nombre. No podemos dejarnos embaucar por los eufemismos; por ejemplo, esta “crisis” tiene sus culpables: los terroristas financieros como Goldman Sachs. También tiene sus perros, sus perros de los perros y sus víctimas. Y todo esto se llama capitalismo.

 

DSC_0453

DSC_0830

DSC_1015 (2)

DSC_1034 (2)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fotografía: Marc Delcan -  Manifestación y cargas del 11J  en el centro de Madrid

tuibasdeazul@gmail.com

 

TVE: buenas noches y mala suerte

Por: | 02 de julio de 2012

A la hora de escribir esta entrada, nos tienta seguir las recomendaciones que Julio Somoano vierte en su trabajo final de máster: “antes de analizar la mejor forma de vender un producto repararíamos en qué es lo que vamos a vender; qué valores y planteamientos fundamentales”. Es tentador y muy actual, sin duda, eso de convertir la comunicación en publicidad. Sin embargo, todo su discurso nos recuerda más bien a lo que decía Chomsky: “la propaganda es a la democracia lo que la cachiporra al Estado totalitario”. Y de esto precisamente vamos a hablar: de por qué Julio Samoano ha llegado a ser director de informativos de TVE.

Sin título

    El nuevo director de informativos de TVE era hasta ahora director y presentador de Telenoticias 1 en Telemadrid, programa que ha sido acusado de manipulación por sus propios trabajadores, al igual que los (des)informativos de Canal 9. Entre otros títulos, este señor obtuvo un Máster en Gestión de la comunicación política y electoral por la Universidad Autónoma de Barcelona en 2005, con una “tesis de fin de curso” muy esclarecedora: “Estrategia de comunicación para el triunfo del Partido Popular en las próximas elecciones generales”.

    La tesis de Somoano -como la del comisario general de coordinación territorial de los Mossos d'Esquadra, David Piqué- es de un rigor muy cuestionable. Rápidamente queda claro que lo importante es vender humo: recomienda que el PP se presente como un partido joven mientras ofrece “ayuda jurídica encubierta” a una plataforma católica para que presente un recurso contra el matrimonio homosexual, de forma que “a través de un tercero, pueden quedar cubiertos todos los flancos” sin que se ensucie la imagen del partido. Vender humo, como manipular a los habitantes de Andalucía en contra del anterior tripartito catalán porque “es demagógico, pero calará en el electorado”. Vender humo y veneno en una hipotética estrategia de comunicación, como que el número dos del partido tenga como misión “hacer críticas despiadadas al Gobierno”.

    El nuevo director de informativos parte de una afirmación que es todo objetividad, “en estos momentos [2005] el PP está muy bien de moral”, para pasar a dar cuenta de uno de los rasgos típicos del mítico senador estadounidense Joseph McCarthy y su Caza de brujas: la paranoia. En su tesis de 2005, sostuvo que:

El PP no debería dejar pasar estas formas de politizar el entretenimiento en televisión, igual que no lo ha hecho el PSOE, que en TVE ya ha retocado los guiones de “Cuéntame” para que quede clara la superioridad moral de su pensamiento, […] [ya que] la línea ideológica que subyace en muchos de los programas de Telecinco —“Crónicas marcianas”, “La noche Fuentes”, etc.— en alguno de Antena 3 y TVE, y ahora ya en todos los del nuevo canal de televisión de PRISA, Cuatro, no es la adecuada para el PP.

    Se habla en la tesis de dos campañas contra públicos especialmente sensibles: migrantes y "gays". La falta de conocimientos y la hipocresía son aquí especialmente visibles. Para los "gays", sería idóneo que “el PP se sacase de la chistera algún compromiso”. A los inmigrantes, los populares deben “explicar hasta la extenuación que, si no se apoya la política de papeles para todos es precisamente por ellos, porque sin una regulación de la entrada a nuestro país, diremos adiós al Estado del Bienestar”. Sobra decir que la idea de que la inmigración es la causa del colapso del derecho a la sanidad o el aumento del paro, forma parte de una xenofobia popular muy arraigada en nuestra sociedad, que no podemos analizar ahora en este texto.

    Por si no fuera poco con la que está cayendo, y debido a que las informaciones sobre el tema son en sí mismas controvertidas, que quede claro lo que estamos queriendo decir: vamos hacia tiempos aún más oscuros de manipulación informativa. El contexto para el periodismo, más allá de TVE, es muy preocupante. Y el director de informativos no es más que un símbolo de la deriva de esta profesión, que debería ser de denuncia y control del poder, hacia la preocupación por “la forma con que ganarse” a la gente y en cómo sacarse de la chistera alguna artimaña con la que vender valores con fines partidistas.

    Hace más de cincuenta años, al senador McCarthy y su centrifugado político conservador se le opuso famosamente un periodista llamado Edward Murrow, inmortalizado en la película Buenas noches y buena suerte (2005). El periodista se enorgullecía de que su cadena se definiera “por los logros del departamento de informativos”. En parte, así debería serlo TVE como garante de esta democracia mantenida con pinzas y lavados de cara. Así que, como Murrow y debido a que las informaciones son siempre controvertidas, no objetivas e ideológicas, queremos decir exactamente lo que estamos diciendo.

 

 

 

Imagen: Manfred Salomon 

tuibasdeazul@gmail.com

#TVEbuenasnochesymalasuerte

¿Qué hace un político como tú en un partido como este?

Por: | 27 de junio de 2012

Qué hace un político como tú en un partido como este

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Asistimos al bombeo de la Selección española desde medios de información, bares, partidos políticos, vecinos en su balcón y compañías que se suben al carro de vender patriotismo. Todos unidos con la Selección, aventuran en titulares. Bebemos cócteles llamados “La Roja”, comemos colores nacionales, nos regalan camisetas “de tu Selección”. “Es un orgullo un día más sentirte español con esta Selección que es la envidia de todo el mundo”, dijo Miguel Cardenal, el comisario superior de deportes. Pero, ¿el fútbol es simplemente un mundo de shorts, héroes, novias modelos, figurines de anuncio publicitario y orgullo patrio?

    El fútbol tiene un largo historial de instrumentalización política. Desde Giorgio Vaccario, antiguo presidente de la Federación Italiana de Fútbol, que dijo en 1934: “la última meta del acontecimiento [el Mundial, que se celebró en Italia] es demostrar al universo el ideal del fascismo en el deporte”; pasando por Joseph Goebbels, ministro de propaganda del III Reich, para el que “ganar un partido internacional es más importante para la gente que capturar una ciudad”. Sin olvidar la liturgia política que el franquismo imponía antes de cada partido de liga con el Cara al sol y el Viva Franco. Hoy se discute acaloradamente sobre vetar los pitidos al nacionalismo español y al Rey, dos de los grandes pilares de lo atado y bien atado, mientras los políticos asisten a los partidos como si su presencia no fuera significativa. Que Rajoy fuera a ver el España-Italia el día después de haber rogado por unos manguitos comunitarios que le mantengan con la cabeza fuera del fango de la deuda, es solo un ejemplo de cómo el mundo de la alta política se apropia de la españolidad de las masas futboleras para legitimarse.

    Pero vayamos a lo práctico. La mayoría de los sueldos multimillonarios de los futbolistas tienen la mínima retención del IRPF: el 24%. Esto se debe a que la derogada Ley Beckham (que viró para imponer un porcentaje más alto sólo a los contratos que superen los 600.000 euros anuales) todavía está vigente para los contratos realizados antes del 2010. Es decir: casi todos, incluyendo al tercer jugador que más gana del mundo, Cristiano Ronaldo, con 29’2 millones de euros/año; o algunos de los figurines de la Selección, como Iker Casillas, que en 2008 renovó su contrato hasta el 2017. A ello se une la facilidad para declarar en otros países o en el creciente negocio de las sociedades de inversión especiales (SICAV), donde casi no se les gravan los ingresos.

    Estos privilegios fiscales coinciden en un momento en el que desde las Agencias Tributarias repiten por activa y por pasiva que los impuestos los pagamos todas. Al mismo tiempo, se aprueba otra amnistía fiscal para los defraudadores. ¡Basta ya! No tratemos como héroes a los chicos de la camiseta nacional. Por cierto, en el art. 31.1 de la Constitución de 1978 leemos: “todos contribuirán al sostenimiento de los gastos públicos de acuerdo con su capacidad económica mediante un sistema tributario justo, inspirado en los principios de igualdad y progresividad”. ¿Qué sentido tienen entonces las declaraciones del mencionado Miguel Cardenal cuando dice que los jugadores de la Selección española “ya han ganado esta Eurocopa moralmente” por “llevar la satisfacción a un país que lo está pasando mal”? ¿De qué tipo de moral hablamos?

    No es que clubes y jugadores de fútbol sean los que promulgaron una ley para atraer a las grandes fortunas, pero se aprovechan de ello. Si la Liga española es de las más punteras del mundo, hay que vincularlo no sólo al éxito de nuestros futbolistas, sino al alto grado de corrupción y las ayudas políticas. Sin ir más lejos, es paradigmática la relación ruinosa de los últimos gobiernos de la Comunitat Valenciana, el Valencia C.F. y la desaparecida Bancaja.

    Nace una sensación de estupidez cuando nos damos cuenta de que la afición se deja los ganglios animando a quienes tienen sueldos multimillonarios y eluden los impuestos, por la simple razón de tener el poder de crear ese sentimiento visceral, patriótico y tan manejable políticamente. La Selección ondea la bandera de un país al que no contribuyen de “forma justa, igualitaria ni progresiva”. Y, pese a ello, siguen siendo Los Héroes. Si la Selección  gana, no saldremos a celebrar los 300.000 euros que cada jugador se llevará. El fútbol no es un remanso de alegría aséptico y apolítico. Ni los jugadores son héroes que nos representan, ni el mundo de la política institucional merece apropiarse de esa heroicidad.

 

Fotografía: Milton Font


tuibasdeazul@gmail.com

Ratas: las capturas

Por: | 22 de junio de 2012

 

Si somos Ratas, según el Comisario general de coordinación territorial de los Mossos, así es como nos capturan las fuerzas del (des)Orden:

 

Ratas. Las capturas (I)
(15/06/2012, exteriores del Tribunal Superior de Justicia de Murcia. Los de azul protegen a la ciudadanía ante la amenaza que suponen estas Ratas, que recibieron con una cacerolada al alcalde de la ciudad, imputado por prevaricación).

 

Ratas. Las capturas (II)

 (15/06/2012, exteriores del Tribunal Superior de Justicia de Murcia. Un polícia aplica una técnica que consiste en presionar zonas del cuello, como la tráquea y el seno carotídeo (arterias carótidas), pudiendo bloquear la irrigación de sangre y provocar pérdidas de conciencia o síncopes. También puede causar graves lesiones e incluso la muerte instantánea).

 

 

(16/06/2012, exteriores de las Torres Kio en Madrid. Se convoca una cacerolada frente a la sede de Bankia. La policía detiene a una de las Ratas asistentes, quien relata los hechos después en su blog en una entrada titulada: "LA POLICÍA ME DETUVO Y ME TORTURÓ").

 

"(...) Me estamparon contra la pared y, totalmente atónito, escuché cómo un policía le decía a otro algo así como: 'prepárate que te voy a dar un par de hostias con la porra', supongo que sería para dejarle señales de violencia, para que pudieran denunciarme por haberles pegado o algo así"

 

tuibasdeazul@gmail.com

Ratas

Por: | 15 de junio de 2012

Ratas

 

Les iremos a buscar, ya se pueden esconder donde quieran porque les buscaremos, sea en una cueva o en una alcantarilla, que es donde se esconden las ratas. Tampoco les servirá esconderse detrás de unas siglas, o de una asociación, o de una capucha, o de una revista, o de una asamblea que no representa a nadie, o incluso detrás de una silla de la universidad (David Piqué, comisario general de coordinación territorial de los Mossos d’Esquadra, 20/04/2012)

 

Les voy a tratar de usted por lejanía de especie, no por educación. Como todo el mundo sabe, Las Ratas no tenemos ni respeto ni educación.

    Sin embargo, por alguna extraña circunstancia, sabemos algo de historia. Misteriosamente, en las cloacas por donde merodeamos hay libros de esta materia. ¿Saben ustedes algo de historia? ¿Saben ustedes algo del III Reich? Permítanme que les mencione el siniestro documental nazi El judío eterno (1940), donde a través de ficticios mapas históricos se comparaba al mayor Enemigo nazi de entonces, los judíos, con las ratas. En Maus, un cómic ambientado en la II Guerra Mundial que recibió el premio Pulitzer, estos mismos enemigos, un “cáncer social que debía ser perseguido”, en términos nazis, también son representados como un tipo de roedor.

    El Enemigo debe ser derrotado por la fuerza; Las Ratas, exterminadas. El que habló de El Enemigo ha sido ascendido. El que habló de Las Ratas fue el más aplaudido el Dia de les Esquadres, la festividad de los Mossos. Entonces, la mayoría de los asistentes se pusieron en pie para encomiar la tesis de que Las Ratas deben ser perseguidas hasta su último escondrijo. Está claro; no se puede permitir la presencia de estos cuerpos extraños, infectos y terriblemente peligrosos, en nuestra sociedad. 

     Pero; ¿por qué entonces andarse con medias tintas y únicamente reformar el código penal? ¿Solo se trata de que la gente tenga más miedo al sistema”, como dijo el conseller Felip Puig? El Enemigo está por las alcantarillas de la ciudad, detrás de una revista o por las aulas de la universidad. Contra esta tremenda amenaza, ¿qué supone entonces incluir como delito de “atentado a la autoridad” quedarse sentado con los brazos en alto o hacer acto de presencia en una movilización espontánea? ¿Qué supone tipificar la difusión de protestas a través de internet como “delito de integración en organización criminal”? Si estas restricciones de derechos hubiesen existido durante las acampadas del 15M y en los días de la Primavera Valenciana, hoy no habría sitio en las prisiones para tanto delincuente, para tanto Enemigo, para tanta Rata. Y eso que actualmente España tiene el orgullo de tener la mayor tasa de presos de toda Europa Occidental. No podemos bajar la guardia, hay que continuar en la dinámica, ya que estamos acostumbrados a ser los campeones de Europa. Como dijo Berlanga, Todos a la cárcel.

    El que habló de Las Ratas es una persona letrada, al contrario que los roedores que anidamos los albañales. En el proyecto final del máster en Políticas Públicas de Seguridad de la UOC que realizó, aportó al mundo de la ciencia y la investigación un manual de actuación policial en manifestaciones. Filtrado en la red, en la página 28 se puede leer, a modo de ejemplo:

Incluso si la concentración o manifestación, que es de lo que estamos hablando, no se prevé bastante violenta, se puede llegar a provocar un poco, con detenciones poco justificadas y nada pacíficas unos días antes para calentar el ambiente. También se pueden hacer ‘redadas’ preventivas en los lugares donde se encuentran habitualmente personas cercanas a la ideología de los convocantes con la excusa de buscar drogas o lo que sea necesario. La ‘redada’ estará especialmente mal hecha y con un trato humillante para encender más los ánimos, si es necesario.

    Bajo estas directrices y reconocimientos como “las cargas policiales en ningún momento quieren ser disuasorias, no se disimula”, en torno a un centenar de jóvenes Enemigos y Ratas han sido detenidos en los últimos tiempos, tras la huelga general del 29 de marzo y el 12M-15M. Algunos permanecieron en prisión preventiva varias semanas, otros todavía lo hacen, como es el caso de Andreu. Un Enemigo valenciano, que había salido del hospital pocas horas antes tras habérsele realizado un trasplante, fue detenido en un autobús en marcha al más puro estilo hollywoodiense. Otro fue llevado a los calabozos cuando participaba en una cacerolada contra Bankia, supuestamente por “robar pólvora” el 12M. Esta semana, un juez de Barcelona ha imputado a dos mossos por detención ilegal y lesiones a un joven de 18 años. Otras Ratas enemigas han sufrido persecuciones selectivas, teléfonos pinchados o imputaciones por atentado a la autoridad por el simple hecho de estar en una protesta e identificarse frente a un no-identificado. ¿Su número de placa? ¡Un 43 de mi bota en tu cara!

     Las palabras no se las lleva el viento. “Provocar un poco, con detenciones poco justificadas y nada pacíficas” es parte de un trabajo que evidencia una violencia legalizada, una manera cotidiana de actuar y una forma de pensar. Es inseparable de la criminalización del diferente, del que no está dispuesto a consentir los abusos del poder. Este, hoy como ayer, es tildado de Enemigo o Rata. Mientras esta violencia legal aumenta, también se vuelve natural, se normaliza, se torna sigilosa en el día a día. Mientras algo atufa a setenta años atrás, cuando los alemanes iban de gris, no parece tan raro que unos encapuchados armados entren a un campus universitario a llevarse a estudiantes.

Fotografía: Ismael Khayal

tuibasdeazul@gmail.com

¡Vuestra coca sí la pagamos!

Por: | 08 de junio de 2012

 

Enjoy_capitalism-large2

 

Coge el dinero y corre; o al menos haz como que corres sin parar, aunque sea mentira. Hacia dónde no importa, piensa que estás en medio de un huracán sin mañana. Gástatelo sin problema, que el dinero es papel y si se moja vale menos. Que pasa el tren y eres bobo y no lo coges. Ahora que todos vamos en AVE, ¿tú no? Estamos sobre la vía de dirección única sin límite, vamos dejando atrás a los que no lo logaron. Es la histeria de un mundo donde vivir es competir en el desquicio del evolucionismo social. Lo vemos cada día. Lo vemos en nuestros vecinos, en el transporte público, en las vallas de publicidad, en los periódicos, en la televisión.

    En el tema más manido -la crisis- nos ofrecen películas y miles de buenos bienes de consumo cultural. Hollywood nos machaca desde hace un par de años con estas películas sobre manzanas podridas en un sistema que -según dicen- también es “el mejor entre los peores”. Por ejemplo, contamos con la mítica Wall Street y su peligroso discurso que afirma que “la codicia, a falta de una palabra mejor, es buena; es necesaria y funciona” haciendo eco de lo que dijera Adam Smith en el siglo XVIII. Le sigue El precio de la codicia, que nos ofrece un cuadro de Wall Street con gente respetable, cínica, trajeada y adicta al éxito. O Sín Límite, donde un joven escritor frustrado descubre una droga mágica que lo convierte en un éxitoso corredor de bolsa. Tenemos por otro lado Inside Job, un documental oscarizado donde unos superfinancieros le echan la culpa a otros superfinancieros descarriados. En lo que nos cuentan ahora sobre las bolsas y bancos resuenan ecos del ex presidente George W. Bush diciendo: “he abandonado los preceptos del libre mercado para salvar al libre mercado” . ¡Claro! Gracias. ¡Qué alivio, tú!

    Pero aún no sabemos cuáles son las caras de “los mercados”, ni cuáles los valores exactos que defiende el contrareforma conservadora. Casi nada de periodismo de fondo en los grandes medios para explicar razonamientos que son parte de un sistema que se niega a sí mismo. Lo que sí sabemos -lo que tienen en común- es la adicción. Igual nos están diciendo que sí al consumo, pero no a la adicción... Aunque el enganche sea a la droga, al dinero, al sexo "de lujo" o a la compra descarriada sin límite al más puro estilo Far West. Como dijo el ex inversor del banco francés Société Générale, Jérôme Kerviel, ese placer orgásmico de especular y salir victorioso.

    Aquí en casa nuestra tenemos a presuntos imitadores de estos personajes de película que han popularizado la expresión de "la puerta giratoria" entre empresas y gobiernos de distinta índole. La prensa local nos ofrece también un cuadro con gente respetable, cínica, trajeada y adicta al éxito. Son imitadores esquizofrénicos de las pantallas.  Que si tarjetas de crédito público para pagarse sexo. Que si cobros de cocaína del presupuesto común. Y que no nos digan: "¡que para eso aquí en Valencia somos los mejores!". Hacemos fiestas del pijama de cinco estrellas para traducir textos al rumano. Nos agasajan con relojes, y bolsos buenos buenos que son regalo habitual.

    Pero nadie se salva, parece que nadie es inocente en el ascenso y con esto del dinero moderno nunca hay suficiente. Ya ni siquiera las baronesas están seguras con sus colecciones de arte. Todo nos dice: “¡coge el dinero y corre!”,  que lo “lo que importa es el dinero, el resto es conversación”. Todo nos dice que imitemos al capital... pero nosotras esta Coca no se la pagamos a nadie.

 tuibasdeazul@gmail.com 

Rita esperpéntica

Por: | 04 de junio de 2012

Cartel-Feria-Alternativa-de-Valencia-2012-Turismo-en-la-Comunidad-ValencianaRita Barberá no deja de sorprendernos. Su política de tintes surrealistas es cada vez más extravagante. Lo sabemos por triquiñuelas como dejar farolas encendidas a las tres de la tarde el día de la huelga general del 29M para poder boicotear las bajas cifras de consumo eléctrico; despliegues de creatividad como el que supuso la localización de una mascletà falsa en la Plaza del Ayuntamiento el 12M; o medidas oficiosas como alimentar la degradación del barrio del Cabanyal con desinversión, solares vacíos y casas destruidas propiedad del Ayuntamiento para así poder ofrecer una demoledora solución. 

    Después de tanta originalidad para tergiversar y censurar, en el 25 aniversario de la Feria Alternativa el nivel no podía decaer. Así es como a la alcaldesa se le ocurrió, en la línea de subir el volumen de Ai se eu te pego desde el balcón del Ayto. para tapar las críticas de la Intifalla 2012, crear un esperpento: ¿por qué no dar permiso para que planten un circuito F1 temporal alrededor del lugar donde se celebra? ¡Mucho mejor que marearles cambiando la ubicación de la Feria e incluso trasladando el mes de su realización de mayo a junio para que las universitarias de exámenes no puedan acudir!

    Y así fue como durante los dos días que tuvo lugar la cita, el río Turia se rodeó de 600 extras, calles cortadas y tufillo a anuncio de coche de lujo. Así fue como Rita se reapropió del concepto de happening: con efecto sorpresa, con evidencia sonora, con cambio anímico de todas quienes tenían que aguantar el sonido infernal de los F1.

    Cualquier reinvención de nuevos métodos para que no se cuele ningún evento crítico en Valencia sin su correspondiente boicot, es poca. Es que claro: la Feria Alternativa no es la America’s Cup. No es la visita del Papa. No es la Valencia Fashion Week. No se celebra en algún edificio de ese pozo para el dispendio de millones y millones que injustamente se ha llamado Ciudad de las Artes y las Ciencias. La Feria Alternativa es, como bien dice su nombre, alternativa. Y por eso atrae. Y por eso molesta. Porque propone alternativas a este modelo económico, político y social que nos falla en la teoría y en la práctica; porque la Feria pone en duda no sólo tu política, Rita, sino también tu cultura del "lujo", del intercambio de favores, de lo chabacano, de la ignorancia presuntuosa, de la fachada y el parecer fuera cuando la casa, nuestra casa, está patas arriba.

    ¿Y a qué se debe tal reinvención? ¿Es que ya no vale la simple desacreditación de movimientos críticos? ¿Ahora también te apropias de sus métodos? ¿Y cuál será la próxima medida sorpresa, Rita, un casino en la Devesa del Saler para fastidiar a esas ecologistas que van en bici los domingos? Pues vas a tener que ser más original, porque parece que se te van a adelantar en algo parecido. ¡Si es que los "ácratas de derechas" sois todo reinvención, tú!

 

 tuibasdeazul@gmail.com

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal