Blogs de Gente Ir a gente

El masajista del punto G ultraconservador mendiga retuits

Por: | 20 de marzo de 2012

1331331470_354860_1331331904_noticia_grandeSi Rush Limbaugh no fuera Rush Limbaugh, tendríamos que reconocerle potencial de buen tuitero. He aquí un hombre que decide sumarse a Twitter cuando casi todo el mundo quiere que se calle, una personalidad pública que sabe que cada vez que abre la boca tiende a enfadar a alguien y que, aún así, a sus 61 años no quiere que nadie tuitee por él.

Pero no nos engañemos: Rush Limbaugh es Rush Limbaugh. Uno de los miembros más histriónicos del panorama radiofónico ultraconservador de Estados Unidos. Uno de los máximos exponentes de esa teoría de que, en la zootecnia de desquiciantes republicanos ortodoxos, es más efectivo provocar a los demócratas que adoctrinar a los propios. El miembro más veterano de la estirpe de Bill O'Reilly y Glenn Beck (el que organizó una multitudinaria manifestación ultraconservadora en Washington DC en verano de 2010 solo para vender uno de sus incoados ensayos políticos). Un hombre que se dedica a llamar a Hillary Clinton "sex-cretaria de Estado" y a Obama, "negro mágico" en público; un hombre que, cuando no habló bien de Mitt Romney en noviembre de 2011, creó titulares que decían "Mitt Romney tiene un problema llamado Rush Limbaugh"; el considerado ideólogo encubierto del impeachment al que casi se somete a Bill Clinton en 1995 cuando lo de Monica Lewinski. Es, en definitiva, un pornógrafo ideológico que sabe muy bien cómo masajear el punto G ultraconservador.

Limbaugh pasa, pues, por ser una figura polémica. En enero de 2011, poco después del tiroteo en Tucson (Arizona) que llevó a la representante Gabrielle Giffords al coma, fue la comidilla de las redes sociales por anunciarse en pancartas por carreteras de todo el país con una imagen en la que se veían impactos de bala y el eslógan "Rush Limbaugh tira a dar". Su propia emisora retiró la campaña para dejar de producir trending topics.

Pero nunca había estado tan en el ojo del huracán como últimamente. A principios de marzo, llamó en su programa "zorra" y "prostituta" a una estudiante de derecho de la universidad de Georgetown llamada Sandra Fluke por estar de acuerdo con la política abortista de Obama. Mediáticamente hablando, fue la gota que colmó en vaso. Por mucho que el agravio fuera pecata minuta en su descabellado libro de estilo, ha provocoado que se ponga de moda odiarlo. Al igual que pasó con La noria a finales de 2011, la norma ahora es que los anunciantes se retiren de su programa. Es lo más parecido a la censura popular que existe, pero no es necesariamente lo más eficaz: The New York Times cifra las pérdidas en unos dos millones de dólares (Limbaugh genera unos 64 al año él solito) que la emisora recupera poniendo el mismo anuncio en otro programa. Pero no deja de ser lo que para la prensa liberal es su debacle definitiva.

Así las cosas, y al contrario que cuando las pancartas tras el tiroteo de Arizona, Limbaugh ha decidido multiplicar su presencia y se ha hecho a Twitter. El viernes pasado anunció en su programa que pensaba reactivar la cuenta abandonada que se hizo en 2009 y que solo podía seguirse con su consentimiento. A las pocas horas, tenía 100.000 seguidores. La mayoría de ellos, cabe suponer, esperando una de sus características y descabelladas peroratas.

Tal y como augura Forbes: Limbaugh + Twitter = Catástrofe.

En realidad, las cosas no están tan claras. A lo largo del fin de semana han salido artículos de varias cabeceras importantes fantaseando cómo será la primera salvajada que enfrente a Limbaugh con tuiteros no ya estadounidenses, sino internacionales. Después de todo, a los conservadores se les da especialmente mal esto de las redes sociales. Pero si lo que pretendía era trasladar su personaje público -el intransigente, visceral y disparatado- como ya hace Glenn Beck, la cosa está resultando en una decepción supina. De momento, se dedica a tuitear artículos en defensa de su persona o de sus ideas. Nada de arengas anti-abortistas, racistas u homófobas. Nada de esa aparente desconexión con la realidad que le viene definiendo desde hace décadas.

Los tiros, hay que reconocerlo mirando su cuenta con ojitos de Gato con Botas, no van por ahí. El Rush Limbaugh que ha aterrizado en Twitter no es su personaje público completo, sino una versión muy concreta; la víctima que sufre el acoso de Media Matters, la organización que ha puesto al público y a anunciantes en su contra. Hablando para Politico, ha explicado: "Todo el mundo me ha estado preguntando qué pueden hacer para ayudarme y yo les he conestado: 'Nada, haz lo que has estado haciendo hasta ahora; si me escuchabas, sigue escuchándome, con eso basta'. Pero hay un ejército ahí fuera que quiere ser movilizado así que supuse que lo mejor era usar Twitter. Voy a poner ahí las cosas que nos permitan circular. Es así de simple. Solo hay que retuitearlas".

Es un caso bastante esquizofrénico: una cuenta personal (no quiere que nadie tuitee por él porque, dice, "no es mi estilo") tratada como si la llevara un equipo de comunicación, de una persona cuya opinión suscita extremo interés, en la que el sujeto habla de sí mismo como lo haría una ONG de una población tercermundista.

Hay una vieja broma en el mundillo editorial que dice que los escritores no van al psicólogo porque no quieren desperdiciar los traumas en los que se basan para escribir libros. Es posible que eso sea lo que le ocurre a Limbaugh. Que haya decidido no desperdiciar sus ocurrencias por las redes sociales como un periodista más, sino que, en aras de hacer de su programa algo exclusivo, haya creado una nueva escisión. Lo que ha llegado a Twitter no es él; es él reconvertido en causa de las de "RT por favor", como una especie de #Kony2012 andante. Ahora solo necesita que lo retuitee Justin Bieber.

En la imagen anterior, Rush Limbaugh (Ron Edmonds, AP)

Hay 13 Comentarios

Este no tiene ni idea donde esta el punto G

Qué pena no haber visto este mensaje antes. Sandra Flucke no defendía la "política abortista" (dónde has leído el término?) sino la cobertura de la píldora (que NO es ni será abortista, son anticonceptivas, por favor). El seguro médico las cubre sólo si el médico piensa que las muchachas no las van a utilizar para "follar libremente". La píldora como la diane 35 en España es una píldora de altas dosis hormonales para tratar el síndorme del ovairo poliquistico, hirsutismo, acné y otros problemas de origen hormonal, y pasando, es anticonceptiva, claro. En fin, te lo dejo para tu información, aunque ya hace cinco días que sacaste la noticia y el daño lo has hecho. O quizá quisiste hacerlo.

Da risa más que pena leer los comentarios de las mentes conservadoras. Es como el chiste del conductor que oye por la radio que un conductor suicida va en direccion contraria por la misma autopista que él y se pone a gritar ¡¿Uno solo?! vienen todos en direccion contraria. Lo peor es que terminan hastiando y con ganas de acabar con la democracia, que es lo que pretenden.
"No discutas con un imbecil, te pones a su nivel y ahi te derrota por tener mas experiencia".

Iñaki, la diferencia está en que Sarah Palin si es una auténtica hijadep... al igual que todos los que dicen a los demás lo que tienen que hacer, para ellos seguir haciendo lo que les da la gana.
Gentuza como Aznar, Palin o este impresentable, que hacen de este mundo algo peor.

ah!...me olvidaba, no necesito green card,just because I'm a proud american citizen

Gunter,Alessandro,Holden, adolecen del mismo mal...ceguera ideologica,sugiero que se informen un poco mas antes de echar a pensar.?......sus cerebritos, los conservadores estaunidenses no comulgamos con ruedas de carreta como ciertos españolitos que se creyeron el cuento de la abundancia por ocho largos amos

Suscribo lo de Holden, que os quede green card para rato

Encantada de la fuga de ciertos cerebros (?) al extranjero. Iñaki, Circe, espero que os quedeis ahi mucho tiempo...

Iba a comentar sobre el articulo hasta que lei el comentario de Iñaki Urkiza Beratarrechea, vivo en Washington DC y que en este pais haya gente tan ignorante y retrograda como para seguir a Limbaugh ya no me parece anormal, es un pais en el cual se educa sobre el miedo, sobre lo malo y sobre el castigo, legal y religioso, pero que este tal Urkiza Beratarrechea salga a defender a este patetico y peligroso personaje, me asombra y me preocupa. Seguramente este Urkiza Beratarrechea sea un religioso, católico repugnante que defiende la iglesia y sus mentiras a capa y espada, pero se olvida de las aberraciones de todo tipo que ha cometido el Vaticano desde hace mas de 500 años hasta hoy. Limbaugh al igual que todos los republicanos fanáticos y conservadores, dicen defender la vida, no al condón, no a los anticonceptivos, no al aborto ni a la píldora del dia después, pero aplauden con las orejas la pena de muerte, invasiones y matanzas por puro interes economico como Irak o Afganistan.
Al igual que Iñaki , gente sadica y peligrosa.

Tom’s ideological article doesn’t hold veracity…

Rush Limbaugh es el único radiofónico (entre muchos) que dice tal como son las cosas en el país, Rush critica la presencia política de los liberales, demócratas y republicanos desde un prisma conservador. Rush es un producto cultural-capital del conservadurismo americano y no es Republicano ni tiene un PhD pero sabe de nuestra política nacional más que cualquier profesorcillo de ciencias políticas. Y Tom desconoce totalmente la presencia y tema de Rush Limbaugh y no debiera escribir lo que desconoce sobre todo con un artículo como el suyo que chorrea ideologismo e envidia progre.

casi todo lo que el Sr. Avendaño escribe aqui es una falacia,en el caso particular de Ms Fluke,su unico error fue llamarla puta, todo lo demas es cierto,ella es una funcionaria a sueldo del partido democrata que quiso irrumpir en la vida publica de una forma premeditada a traves de la agencia de relaciones publicas de Anita Dunn la ex ejecutiva de la Casa Blanca encargada de dar bombo a la alicaida campaña de Obama, eso no es ninguna mentira, nadie lo ha logrado desmentir, como tampoco nadie mas del ambito liberal ha salido en defensa de mujeres conservadoras que son llamadas putas todos los dias por los ultras de izquierda y nadie dice pio, basta que se vaya en contra de una liberal y saltan todos, el presidente el primero que es muy hombre de valores y defiende lo que podria eventualmente dañar a sus hijas,sale en su defensa, pero no lo hace ni el ni sus acolitos cuando se trata de defender el honor de mujeres conservadoras que son igualmente insultadas y llamadas putas, lease Laura Ingraham o Sara Palin con la cual se han ensañado por ya tres años, pero no es esos casos el Sr. Presidente no esta disponible pues de seguro estaba preparando la fiesta de despedida a suhijita que con tiernos 13 años ya se va solita de vacaciones, bueno lo de solita es un decir ya que viaja acompañada de sus amiguitas, doce en total, mas 25 agentes de seguridad para protegerlas, en avion oficial por supuesto y con cargo a los siempre sufridos contribuyentes,claro...esto no se reporta ni en Twitter ni en Facebook, es mas se trata de borrar de cualesquier medio informativo....es la hija del presidente .....ojala Rush lo postee para que los ultras de la izquierda vean como son millones los que lo siguen a pesar del Sr. Avendaño, porque aquello de que los patrocinadores lo dejaron es otro cuento, so no mas mentiras ok?

Tanto Limbaugh como O´`Reilly , Beck y asta Delosantos podrán decir y ofender lo que quieran, mientras no ofendan a los judios.

Todos los personajes públicos suelen ser una construcción. En parte de ellos, en parte de los medios, en parte de las circunstancias. Tengo la sensación de que el soso Limbaugh de Twitter puede deberse a que todavía no acaba de entender bien cómo sacarle partido a la herramienta, más que al hecho que apunta el artículo de que se esté reservando sus ocurrencias para sus programas radiofónicos. Otra posibilidad más simple es que Limbaugh, cuyo ADN es la verborrea, vea imposible expresar ahí plenamente su credo porque se sienta encerrado y limitado dentro de la jaula de los 140 caracteres.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Tuitología

Sobre el blog

Un blog sobre las ansiedades, ínfulas, confesiones y caprichos diarios que comparten las personalidades públicas en redes sociales. Lo más llamativo del mundo visto por los famosos, lo más delirante de los famosos vistos por el mundo y todo sobre ese insólito punto en el que ambos fenómenos se entrecruzan.

Sobre el autor

Tom C. Avendaño

es periodista. Se hace un lío con el país al que pertenece, si España o Estados Unidos, y suele resolverlo declarándose ciudadano de las redes sociales. Lo de los intereses lo tiene más claro: investigar cuánto dice la cultura popular sobre el mundo en que vivimos.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal