Blogs de Gente Ir a gente

La mujer que se labró una carrera poniendo voz a la gata de Karl Lagerfeld en Twitter

Por: | 13 de diciembre de 2012

6a013488fec1da970c01630663e189970d-550wi

Lo verdaderamente único de la cuenta de la gata Choupette no era que existiera, sino que siguiera funcionando a estas alturas de la película. En junio se supo, gracias a la web especializada en moda WWD, que el predeciblemente excéntrico Karl Lagerfeld tenía por mascota una gatita llamada Choupette la cual, en su función de uno de los pocos seres vivos a cargo directo de las atenciones del exitoso y estrafalario director creativo de Chanel, gozaba de una vida de decadente opulencia. El minino, se supo, era dueño de un iPad para que se distrajera mientras la cuidaban dos asistentas (una para el día, otra para la noche), que tenían que apuntar en un diario todo lo que hiciera durante el día. Cuando Lagerfeld realizó la entrevista, el documento había alcanzado las 600 páginas.

Twitter hizo lo que Twitter siempre hace cuando una historia tan supinamente absurda cautiva a gran parte de la población cibernética: creó una cuenta falsa, llevada por un autor anónimo, en la que se parodia al protagonsita de la historia en cuestión. Es una venerada costumbre de difícil erradicación. Hay una cuenta relativamente famosa dedicada a la princesa favorita de la cultura de Internet, Suri Cruise. Aún colea lo que quizá fue el punto álgido del movimiento: una cuenta protagonizada por el entonces feto que llevaba Beyoncé en su interior y que ahora se ha convertido en Ivy Blue Carter. Lo llamativo de esa cuenta es que se granejó cientos de miles de seguidores a los pocos minutos de que su madre anunciara que estaba embarazada. Para cuando Kate Middleton anunció, precisamente por culpa de Twitter, que estaba encinta la semana pasada, surgieron varios perfiles que aseguraban tuitear directamente desde su vientre.

Pero Choupette, la prestante gatita, posee un magnetismo inusitado sobre el público. La cuenta falsa que la parodia, por tanto, lo tenía difícil para desaparecer a menos que su anónimo autor metiera mucho la pata o perdiera el interés. No pasó. Más bien al contrario. En los últimos seis meses, Choupette, la cuenta, se convirtió en uno de los personajes ficticios más consistentes de Twitter. Ha creado su propia mitología, en la que Lagerfeld se llama Daddy, se deshace en elogios hacia París, afea a los villanos de la película, los perros y sus dos asistentas, y repite una y otra vez #WWCD (por sus siglas en inglés, ¿qué haría Choupette?, un mantra que debe informar cada decisión que se tome en la vida).

Choupette es una parodia perfecta de los excesos del mundo de la moda: a los pocos seres humanos que tolera los llama, con finísima condescendencia, dahhhlings; critica a las marcas que no le gustan y decreta datos como que "tardaría cuatro años en ser tan grande como la coleta de papá" o lamenta tragedias cotidianas como "se me ha olvidado hacer mis estiramientos matutinos. Daddy estaría de lo más decepcionado". Su cercanía a los estereotipos reales del mundo de la moda era lo que mantenían relevante a esta cuenta que hoy tiene más de 24.000 seguidores -muchos más que cualquier otra de esta naturaleza- a pesar de que debería estar ya olvidada.

Por eso cuando la web Fashionista reveló esta semana la identidad de la persona real detrás de estos tuits no tan falsos logró convertir una historia cuadrada en algo redondo: es de las pocas veces que el autor de una de estas cuentas sale a la luz cuando aún le queda leña que quemar. Se trata de Ashley Tschudin, directora de social media para el primer medio exclusivamente para iPad, The daily; un puesto que, tras un pasado como bloguera experta en redes sociales, logró gracias a la cuenta de la feliz minina.

"Tras mis primeros tuits, la secretaria de Karl Lagerfeld me escribió por Twitter para saber quién era. Pensaba que iba a pedirme que cerrar la cuenta pero el equipo de comunicación de Chanel me dejó seguir siempre que exhibiera buen gusto", comenta esta mujer para la web. Es posible que ponerle voz a esta gatita sea su mayor éxito profesional hasta la fecha: la cuenta que creó es seguida hoy por la del mismísimo Lagerfeld (aunque él no escribe, oficialmente al menos, en ella) y por gigantes del sector como Vogue, V, Grazia (que dedicó una portada a la gata real) o Harper's Bazaar. "Hasta se me ofreció escribir un libro", apunta, henchida, Tschudin.

Quizá el mayor mérito de todos fue conseguir el trabajo de directora de social media gracias a la gata de con un iPad, dos asistentas y un diario de cientos de páginas. "Tras años de leer The daily", añade en un ajustadísimo plural (The daily empezó a publicarse el año pasado y se cerrará dentro de tres días por no resultar rentable), "fue un placer comprobar que esa publicación me seguía y que, al poco, yo estaba en sus oficinas, siendo entrevistada para el puesto que siempre había soñado".

El atractivo de escribir la cuenta, confiesa, radica en lo mismo que ha llevado a tanta gente a seguirla: mostrar lo absurdo que puede ser el mundo de la moda: "Es todo tan ridículo... No sé si fue por aburrimiento o por un arrebato de creatividad pero sabía que tenía que darle voz a ese miz"

Sin embargo, para ser una historia 2.0 sobre el absurdo, no dice nada sobre lo más descabellado de todo: que una gata que, gracias a la dueña de un chihuahua llamada Roscoe, sirviera de chivo expiatorio para parodiar los excesos de una industria se haya convertido en una debilidad de la misma hasta el punto de lograrle un empleo, nada paródico, a la mujer que decidió crearlo.

Hay 2 Comentarios

Gran descubrimiento, Tom. Hoy hemos aprendido que la gente es gilipollas: tanto el herman?simo de Brad que permite que lo humillen en p?blico a cambio de cuatro chavos y dos minutos de la fama que disfruta su célebre pariente, como los pardillos que lo ven para echarse unas risas a su costa, pero como sale en Internet es 'cool'. ?Para cuando un post sobre los hermanos Kiko y Coto Matamoros?

ostras, no conocía la historia de Choupette, qué de cosas que ocurren en twitter, jejeje, esto de las redes sociales es una pasada :)

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Tuitología

Sobre el blog

Un blog sobre las ansiedades, ínfulas, confesiones y caprichos diarios que comparten las personalidades públicas en redes sociales. Lo más llamativo del mundo visto por los famosos, lo más delirante de los famosos vistos por el mundo y todo sobre ese insólito punto en el que ambos fenómenos se entrecruzan.

Sobre el autor

Tom C. Avendaño

es periodista. Se hace un lío con el país al que pertenece, si España o Estados Unidos, y suele resolverlo declarándose ciudadano de las redes sociales. Lo de los intereses lo tiene más claro: investigar cuánto dice la cultura popular sobre el mundo en que vivimos.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal