Blogs de Gente Ir a gente

Taylor Swift, sarcástico fenómeno feminista

Por: | 20 de junio de 2013

 

Screen Shot 2013-06-20 at 1.04.04 PM
Taylor Swift, feminista accidental. / GETTY

La relativa indiferencia que en España parece suscitar la figura (que no la música) de Taylor Swift nos ha privado de uno de los personajes más arquetípicos del olimpo del famoseo estadounidense. La narrativa mediática ha convertido a esta megaexitosa cantante de pop-country -todavía el género más popular en su país-, de 25 años, en el epítome de la solterona veinteañera. El indisumulado afán de esta chica por cambiar de novio famoso con alarmante frecuencia la ha hecho víctima del escarnio puritano de quienes, precisamente, prefieren ese género de música; y su incapacidad para mantener ninguna de esas relaciones, en el símbolo más puro de la retrógada superioridad que sienten los hombres hacia la chica eternamente dejada.

Quizá ayudaría que dejara de contar su ya de por sí pública vida sentimental en canciones en la que lamenta esta o aquella ruptura o la vez que un chico le fue infiel, como también ayudaría que esas canciones no se convirtieran en hits ubicuos que la definen a los ojos del público. Pero entonces Taylor Swift dejaría de ser Taylor Swift. No se convierte uno en arquetipo sin la ayuda de algún círculo vicioso.

Esta reputación explica el fenómeno tuitero del mes: Feminist Taylor Swift, una de esas cuentas sustentadas por una única idea, que se creó el martes pasado y en 24 horas ya había conseguido más de 26.000 seguidores sin más promoción que lo intrigante del concepto: letras de las canciones que escribe Taylor Swift mezcladas con algo de retórica feminista. Así, encontramos tuits con palabras que resuenan en los oídos estadounidenses -donde el sentido repertorio de Swift no para de sonar en los medios- con ideas que contradicen directamente lo que se conoce de la cantante. Por ejemplo: "Ella lleva tacones altos / Yo llevo deportivas / Estamos expresando nuestras identidades de género en formas que nos hacen sentir cómodos / Sé mi novio". O: "Es una historia de amor / Baby, dí que sí / Porque hay que consentir las relaciones de forma libre y entusiasta".

El fenómeno lo creó una estudiante de la universidad de Brown llamada Clara Beyer, de 21 años, basándose en una de las plantillas más populares para hacer bromas en Internet: mezclar la cultura popular (cuanto más baja, mejor) y mezclara con conceptos cuanto más intelectuales mejor. Es, en el fondo, lo mismo que el Ryan Gosling Feminista (y todas las variaciones que salieron de ahí), y otras cuentas de Twitter como KimKierkgaardashian o Kantye West (que, por si hace falta aclararlo, mezclan los tuits de la reina del género reality Kim Kardashian y su pareja, el músico Kanye West, con las filosofías de Soren Kierkegaard y Kant). "La yuxtaposición de dos ideas muy diferentes puede ser divertido", le explicó Beyer a Hollywood.com. "No soy la primera a la que se le ocurre".

Pero la idea funciona especialmente bien en este caso precisamente por la imagen que desprende Swift de mujer que necesita a un hombre a su lado y, cuando fracasa en su empeño (su vida esta llena de tragedias del desafecto como cuando uno de sus novios, Joe Jonas, de los Jonas Brothers, la dejó por teléfono; o cuando se presentó por sorpresa en una boda de la familia Kennedy a la que no había sido invitada porque estaba saliendo entonces con el pequeño Conor), fabrica una canción en la que refleja su tristeza, asume la culpa y lamenta su soledad. Muy consecuentemente, Swift ha renegado del feminismo: "No pienso en las cosas como si fuera chicos contra chicas, nunca lo he hecho", respondió cuando se le preguntó por el asunto, lo cual da una buena idea de su peculiar concepto de la igualdad.

Tampoco entorpece la causa el que Swift sea uno de los personajes más inocentes de Estados Unidos. En sus apariciones promocionales no se le ve atisbo de esa ideología oculta, ese decir cosas con una intención solapada o ese estertor de sordidez que caracteriza a un personaje público. Canta country, además, acaso el género más telúrico y de contenido menos intelectual que todavía puede colarse en las listas de los más sonado. Y no solo country, sino una variación irremediablemente pop con letras en las que espera llamadas de teléfono mientras sueña con caballos y atardeceres (algo que quizá se explique con el dato de que triunfó a los 15 años). Esta inocencia rayana en la ignorancia más despreocupada es lo que hace que el contraste con los preceptos feministas sea más sonado y, por tanto, más divertido.

Pero también recuerda que Taylor Swift es, por fortuna o por desgracia, una revolucionaria a su manera: la única mujer de esta era en la que los iconos femeninos buscan indisimuladamente romper estereotipos, esta mezcla entre Doris Day y Shirley Temple ha contradicho esa expresión reciente que dice que "las chicas buenas casi nunca hacen historia".

Hay 7 Comentarios

la verdad que al que ha escrito esta nota no se le puede tomar en serio al menos podría informarse mejor pues Taylor no tiene 25 sino 23 años pero bueno tu a lo tuyo machote jajajaaj

Para as: el sexo con amor puede ser muy exitante, morboso y deshinibido, si te enamoras primero por supuesto... pq si nunca has conocido el amor normal que te parezca así :)

No es ella sola , en los angeles ese es el tipo de chica que hay ,esta por asi decirlo , infectada , no me estrañaria que terminara con problemas con las drogas, como muchos famosos.

¿toda esa cantidad de novio ha tenido? Entonces según los códigos de mi ghetto esa chica no es para tomarla en serio jamás.

El sexo sin amor es mas morboso , excitante y deshinibido .

¿Solterona veinteañera? es una definición contradictoria, además lo de solterona es un poco anticuado ¿no?

Yo creo que el feminismo está llegando ya demasiado lejos http://xurl.es/9ik46

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Tuitología

Sobre el blog

Un blog sobre las ansiedades, ínfulas, confesiones y caprichos diarios que comparten las personalidades públicas en redes sociales. Lo más llamativo del mundo visto por los famosos, lo más delirante de los famosos vistos por el mundo y todo sobre ese insólito punto en el que ambos fenómenos se entrecruzan.

Sobre el autor

Tom C. Avendaño

es periodista. Se hace un lío con el país al que pertenece, si España o Estados Unidos, y suele resolverlo declarándose ciudadano de las redes sociales. Lo de los intereses lo tiene más claro: investigar cuánto dice la cultura popular sobre el mundo en que vivimos.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal