Blogs de Gente Ir a gente

Pesadilla antes del Gordo de Navidad

Por: | 15 de noviembre de 2013

Screen Shot 2013-11-15 at 02.44.50

Música. Caras reconocibles. Emoción indisimulada. Las claves para provocar una reacción visceral en un espectador son engañosamente simples. También son engañosamente poderosas. De lo contrario, no hubiera pasado el Internet español buena parte de los dos últimos días desmenuzando a bromas lo que es ya el ejercicio más chocante de publicidad patriótica desde aquel dislate de anuncio de Loewe en el que los niños bien de familias aún mejor proclamaban las virtudes de un Madrid. El anuncio que nos ocupa, el del Gordo de Navidad, también ha salido igualmente melindroso y con el escalofriante añadido de que esta vez los protagonistas anteceden en una o dos generaciones a los de Loewe. En él, acaso haga falta contarlo a estas alturas, grandes pilares de la cultura patria como David Bustamante, Raphael, Niña Pastori, Montserrat Caballé o Marta Sánchez se dirigen a una encandilada población que comparte con ellos el estado de absoluto rapto ante una canción cuyas las letras describen una y otra vez la llegada de la Navidad. La idea era simple y la reacción visceral ha sido colosal: si los mensajes que claman ser parodiados son aquellos en los que no hay matices, este era un grito en el cielo. Con la voz de Marta Sánchez.

 

(Uno sabe que está triunfando en Internet cuando mezclan su vídeo con este otro de reacciones al mítico 2Girls1Cup)

La bola de nieve de bromas, chanzas y fotomontajes que provocó el vídeo echó a rodar el miércoles centradas en la tercera de las claves: la emoción indisimulada. Tan indisimulada es de hecho y tanto define todo el spot firmado por el cineasta Pablo Berger (Blancanieves, Torremolinos 73) que si uno no acepta la premisa bienintencionada de que la Navidad española reconforta, las imágenes resultan sencillamente pavorosas. La mandíbula de Rapahel se contorsiona por diámetros inexplicables. Los ojos de la Caballé se desorbitan como si la NASA los hubiera enviado a buscar la Voyager 1. Los espectadores, lejos de reaccionar como pide el instinto ante esta colección de caras que representaban la música española antes de 2002, los contemplan subyugados.

De esta tesis inicial surgieron algunas de las parodias más virales del anuncio como aquella que coloca a Montserrat Caballé -esta mujer, recordemos, fue lo mejor que le pasó a la música española en el panorama internacional clásico de los 60- en lugar del desquiciado Jack Nicholson en la famosa escena de la puerta de El resplandor. Una variación igualmente popular encuentra a una Caballé con la cara completamente desencajada, disparando rayos de colores con gatitos por esos ojos probablemente visibles desde el espacio, sobre un fondo apocalíptico que ella misma debe haber provocado.

Screen Shot 2013-11-15 at 02.46.08

La música también fue un factor importante: se trata de una versión del clásico del country You were always on my mind, aquel que empezó a grabarse en 1972 y que popularizó Elvis el mismo año. Precisamente este verano, el siempre tajante protagonista de The Newsroom, Will McAvoy, aseveraba que, a pesar de los cientos de versiones que se le han hecho, nadie la ha cantado como Willie Nelson. Así de complicado es ejecutar esa melodía sentimental sin caer en lo sentimentaloide.

 

Sin ánimo de criticar ni ensalzar las interpretaciones de los iconos patrios que nos atañen, el allanar aún más el estribillo que originalmente se canta con un mínimamente intencionado You were always on my mind (siempre estuviste en mis pensamientos) por un Aquí está la navidaaaad no ayuda a digerir mejor el todo ni facilita el trabajo de los artistas en cuestión. De ahí que se hayan propiciado juegos musicales como aquellos que aprovechan la pose boybandera de los cantantes para mezclarlos en clave Backstreet Boys, Spice Girls, o, ya puestos, El rey león.

 

En cuanto a las caras reconocibles, en estas se encuentra el meollo de la cuestión. Hay algo de lógica detrás de su presencia: si uno se va a dirigir a un público generalista, es lógico que contrate a los nombres más reconocibles históricamente, no a los más famosos del momento. La idea seguramente fuera alejarse de modas y dar un mensaje universal que todas las generaciones entiendan. Pero esto tiene la contrapartida de tener que ver, en riguroso primer plano y expresivo desencaje, caras que pertenecen a otra época, como mínimo diez años después de su momento de fama. El vídeo no es corto en términos publicitarios -dura algo más de un minuto- pero sí lo suficiente como para que el impacto de ver esos diez años en los rostros ocupe buena parte del metraje. Es como el lado oscuro de los anuncios de Campofrío que hizo Alex de la Iglesia.

Añádase a eso el hecho de que a los tres representantes del pop más blanco a este lado de los Pirineos -David Bustamante, Niña Pastori y Marta Sánchez- les acompañen dos personajes tradicionalmente parodiados en los últimos años como la Caballé o Raphael. Estos, además, se asocian a esa margen de nuestra cultura en la que también estaban Sara Montiel, Manolo Escobar o Alfredo Landa, todos muertos este año. La impresión no es buena. De ahí esa parodia versión The walking dead que tantas vueltas ha dado.

 

Algo de inevitable había en esta reacción. No todo el mundo la comparte. Un acalorado grupo de espectadores defiende las virtudes del anuncio usando precisamente el mismo motivo que usa Internet para destruirlo: es puro corazón. En lugar del humor, el sarcasmo y la complicidad que tiene todo lo que se publica en esta época, lo que hay es sentimiento acendrado. Sentimiento almibarado, facilón y con extrañas connotaciones culturales, pero sentimiento al fin y al cabo.

 

Como pasa con todo lo cursi, el problema no es el contenido, es la relación del espectador con sus propias emociones. Es normal que el siempre jocoso Internet haya preferido parodiar antes que mirar incómodamente -ya se ha dicho antes, el spot clama al cielo-: en tiempos de ver corriendo y opinar en el acto, tomarse en serio un producto tan lineal es la verdadera pesadilla de antes de Navidad.

Actualización

 

Esta versión con la cabecera de Fraggle Rock es demasiado irresistible como para no incluirla aquí.

Hay 51 Comentarios

¿Y dónde está el "calvo"? Desde que se fue, la Navidad ya no es lo mismo.... http://www.nicescorts.com

Tan malo el anuncio como bueno, buenísimo el artículo!!!! Y siento lo del anuncio porque realmente era lo único bueno de la navidad.

DE PENA¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡
ANUNCIO DE DINOSAURIOS....

Estoy muy a favor del humor ácido, negro y cínico, pero me entristece el trato que ha recibido Montserrat Caballé. Es una de las figuras internacionales más importantes de la ópera y una mujer con una amplitud de miras y falta de prejuicios que debería ser admirada y respetada en vez de ridiculizada. Si este país no fuera tan ignorante a nadie se le hubiera pasado por la cabeza hacer semejantes montajes con esta mujer que casi nos deja el año pasado.

Artistas y figurantes parecen muertes vivientes anunciando una navidad propia de zombies. Horrible y deprimente, deberían retirarlo.

El articulo es tan pretencioso y hueco como cursi y risible el anuncio. Vamos a ver si lo enmendamos un poco. El anuncio es una fotografia de España hoy: 1-La vida buena consiste en musha pasta y poco efuerso, a ve si me toca. 2- Las niñas, rubias, artistas y si hay que enseñar el shishi en interviu se enseña. 3- Una gitana lolailo, reforzando la tesis. 4- Los niños, afeminados pero tolerantes. Es la imagen, estupido, es la imagen. 5- La españa de los 60 todavia en el poder del mercado artistico, la arruga es bella. Tambien afeminados. 6- La Montse, la cara oculta de nuestros genios. Todo por la pasta. Como Dali con el anuncio de chocolate. Esto no es pues un anuncio. Esto es una foto de nuestra alma española. Milagro. Miremonos en el espejo. Pero las verdades duelen. Hagamos pues payasadas, creamonos superiores, neguemos la realidad, seamos payasos pa ase grasia. Asi la foto esta completa. Participemos. Amen.

Me gustaría decirle al que escribe sobre la cursilería que cuando sus hijos lleguen en Nochebuena y le digan que no cenan con él porque eso es cursi, que mola más irse a conocer New York por ejemplo igual entiende de una vez lo que significa la Navidad para muchos. No nos riamos de lo que emociona a los demás , hay que hacer un periodismo un poco más personal pero menos tonto...

Jajajaja que guasa tiene la gente. http://apocalypsebrothers.blogspot.com.es/

Troll, la agencia es Tactics...Mejor no digo nada.

Gracias, gracias por hacerme reír. Me gustaría saber si los cantantes se lo tomaron en serio o ya intuían la chufla.

Yo con el de BSB me reí tanto el otro día... y el de death metal es buenísimo también, tengo que ver el resto cuando tenga un momento. http://deletrasyotrosvicios.blogspot.com.es/

¡¡¡¡Me quedo con la de heavy metal!!! ¡Grande, grande!

HAYE: Esa será tu opinión para mi siempre han sido muy malos. Nada bueno se puede se esperar de todas maneras de la publicidad de algo que es un bodrio en si mismo (la lotería). Recuerdo uno reciente sobre los sueños que ha cumplido la gente gracias a la Loteria, en concreto uno de los casos que narra que le toca la lotería y monta un Zoo en medio de la nada, vale, ese es tu sueño, ¿y a los animales que les pique un pollo? Patético vamos, patético es el consumismo depredador y patética es la lotería en si misma, nada bueno se puede esperar como he comentado anteriormente, porque el que tiene ojos en la cara es capaz de ver que te están vendiendo algo misero.

Es una pena... Todos los años suelen hacer anuncios realmente buenos. Los anuncios de la lotería de Navidad son de los que todo el mundo tiene en su muro de FB en diciembre.. Pero este año no sé que les ha pasado, vaya bodrio.

¿Qué agencia es la responsable de semejante horror?
Es para evitar que absolutamente ninguno de sus trabajadores, dé una charla, presuma en un blog, aconseje a nadie...

MALISIMO, HORROROSO

¿Y quiénes han hecho estos montajes? Molaría saberlo.
Y no debe ser tan difícil de averiguar. Hay veces que con no recortar las fotos, amigo Tom C. Avendaño, ya se ve la firma.

Yo es que siempre quise ser creativo de publicidad, pero suspendí el examen para capullos. En mi opinión, el anuncio de la Lotería de Navidadd de este año es la mejor cura contra la ludopatía que se haya rodado jamás. No pienso comprar un décimo en lo que me queda de vida.

Llevo días con cara de estupor, lo sé, me veo en el espejo. GRACIAS! Creía que era yo la única que veía a Raphael como la mascara... No he visto un anuncio tan horrible, al menos que recuerde. Se me quitan las ganas de jugar este año.

El anuncio es verdaderamente buenísimo, y el elenco de... ehm... artistas elegido es espectacular... Lo mejorcito de la cultura patria, si no europea o incluso mundial. Sólo falta el Fari, que Dios lo tenga a su vera.

Y un apunte, para los que tenemos 40 y tantos, el tema You were always on my mind les sonará por la versión que hicieron los Pet Shop Boys. Sic transit gloria mundi...

Como dice arriba el amigo Más claro, agua, yo también me gastaré los euros en el Euromillones o ya puestos en el casino de Torrelodones. Vale que haya que aguantar ver carteles del sorteo desde el verano, pero esto es ya de Juzgado de Guardia.

Es muy malo. Mira que hay buenos creadores en españa y hacen un anuncio que de verdad da pena. Es tipico de este pais hacer cosas mal, por eso nosotros probamos restaurantes y os los recomendamos, porque lo que recomiendan las guias suele ser muy caro y muy malo http://www.capitanfood.com

El anuncio ha conseguido que estas navidades confíe en la suerte y gaste parte de mi presupuesto en el sorteo de Euromillones...

http://masclaroagua.blogspot.com

Yo no pude terminar de verlo porque se me atragantó tanta navidad en el mes de noviembre...

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Tuitología

Sobre el blog

Un blog sobre las ansiedades, ínfulas, confesiones y caprichos diarios que comparten las personalidades públicas en redes sociales. Lo más llamativo del mundo visto por los famosos, lo más delirante de los famosos vistos por el mundo y todo sobre ese insólito punto en el que ambos fenómenos se entrecruzan.

Sobre el autor

Tom C. Avendaño

es periodista. Se hace un lío con el país al que pertenece, si España o Estados Unidos, y suele resolverlo declarándose ciudadano de las redes sociales. Lo de los intereses lo tiene más claro: investigar cuánto dice la cultura popular sobre el mundo en que vivimos.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal