02 ago 2011

Arqueología playera: Potingues para ponerse moreno

Por: Patricia Gosálvez

 

Captura de pantalla 2011-07-31 a las 09.47.08

Antes de que el factor solar fuese un factor, ser una gamba molaba.

Ya no hay excusas. Todos sabemos que hay que protegerse del sol. Lo dicen los reportajes científicos y los posts divertidos en los que aparece Bob Esponja. Resumiendo: hay que buscar la sombra entre las 11 y las 4 de la tarde, no hay que exponerse mucho al sol aunque se lleve protector, este debe tener un factor superior al 15 para que haga algo (y conviene no bajar del 30) y hay que reponérselo con frecuencia aunque el bote diga que es resistente al agua.  El precio por acabar "renegría" es altísimo: manchas, envejecimiento prematuro de la piel y melanoma. La Asociación española contra el cancer explica con detalle en su web cómo protegerse. Además, estar muy moreno es muy feo, y quererlo obsesivamente tiene hasta un nombre de enfermedad: tanorexia.

Así que, no intenten nada de lo que sigue en sus casas. 

Hubo un tiempo en el que inventar potingues caseros para ponerse moreno hacía furor.

Confieso, que como muchas adolescentes idiotas de mi generación, cometí barbaridades como aquella vez que me unté las pantorillas de aceite de oliva para tomar el sol. Acabé en el médico con quemaduras del dos y una bronca del factor 60. Sí, fui tonta (en otra ocasión me eché mayonesa en el pelo como mascarilla, fue apestoso, pero más inocuo).

No estaba sola en mis experimentos. Rebuscando en la arena de la arqueología playera, encontramos muchas otras barbaridades solares...

  Captura de pantalla 2011-07-31 a las 11.26.06


La más famosa: Mercromina con nivea. Mezclarlas ya era toda una hazaña (también había quien versioneaba el mejunje añadiendo betadine). Factor de protección nulo, pero al menos hidrataba. No así la Coca Cola que algunas ilusas se ponían en la piel, y luego hala, a la piscina a dejar el rastro.

La más gastronómicas optaban por el agua con sal o limón, o el aceite de oliva con vinagre, en plan sardina a la plancha. Yo tenía una amiga que se frotaba aceite Johnson con zanahoria. Rallada, la zanahoria; rayada, ella.

"Lo de la mercromina no lo había oído nunca", se sorprende el doctor Juan Carlos Moreno de la Academia Española de Dermatología. "Sí que había oido lo de echar yodo o limón a las cremas hidratantes". En el caso del limón, explica el médico, como en el de otros extractos vegetales, lo que se consigue es que el sol se acumule y dañe más la piel. "Es cierto que te pone moreno más rápido, pero los efectos negativos también se multiplican". Con el yodo la cosa es más sencilla: "Te pinta".  "El aceite de oliva, como en la sartén, puede llegar a hervir", dice el doctor. ¿Y lo de comer zanahorias? "Eso es bueno, porque tienen antioxidantes, pero el efecto moreneante del betacaroteno es simplemente porque tiene ese color y tiende a depositarse en la piel, sobre todo en las palmas de las manos". "Lo que parece mentira es que con la tabarra que damos, haya gente que sigue haciendo estas barbaridades", se despide el médico.

Por el camino de una nostalgia más sana encontramos el temazo Wear sunscreen (Usad protector solar). Un hit de hace algo más de una década, que explica las cosas importantes de la vida, entre las que NO está ponerse moreno.

 

(Por cierto, la canción tiene una historia deliciosa detrás en la que aparece Kurt Vonnegut y el nacimiento de los bulos de Internet.)

Confiesa, ¿qué barbaridad cometiste tú para ponerte moreno?

 

Hay 17 Comentarios

Me gustaría saber cómo, en opinión de la autora, se puede conseguir lo de que "el sol se acumule". Vaya redacción más pobre y patética, la verdad.

no he cometido ninguna locura de ese tipo pero miv ecina un dia vino a mi casa pidiendome mercromina para untarselo con la nivea, no se si atreverme por primera vez ya que soy una persona muy blanquita de piel ( sobre todo las piernas) el poco sol que me da es por zonas.jajaja

Aceite de hipérico, brutal, és fotosensible i te sube un moreno bronze precioso. Solo apto para playeros de fondo. Un beso

Yo también la verdad que hace unos años he llegado a echarme auténticos potingues.

Llegue a usar un potingue llamado la crema de la vaca que hizo furor a principios de los 80...
Yo tuve la suerte de que no tenia manera humana de ponerme morena y al final desisti intentar meterme algo en el pellejo. Por eso la gente ahora me mira con envidia a mis 50 ya que tengo pocas arrugas y la piel aun en condiciones.

* Cerveza
* Aceite corporal con yodo
* Aceite y vinagre
Si en aquellos tiempos hubiéramos sabidola barbaridad que era todo ésto...

Los invito a conocer mi blog: http://desdelaguacamaya.blogspot.com/

Yo utilicé la Nivea con mercromina y también una lámpara de esas caseras de rayos uva.... ni que decir tiene que me achicharré; creo que ahora, a mis 56 años estoy pagando, con manchas en mi rostro, esos excesos.

confieso:yo fui una de las idiotas de la nivea con mercromina ... pero también recuerdo una crema de vaca que iba en una lata y que era pura grasa ... y venga vuelta y vuelta...
ahora sólo utilizo 50+ y a las 6 de la tarde ...entre otras cosas porque tengo miles de lunares que no existían por aquel entonces ..
claro, que en aquellos años lo que molaba era llegar al cole con el mejor color posible ya fuera de playa, de sierra o de terraza.

Gracias segolin por contarnos que te protejes del sol untandote de tus propios excrementos. Porfa, no nos salpiques. Vive y deja vivir.

¿PIELES MEADAS del mundo!: Albinizaros. Blanquead vuestras pieles. Una piel blanca es más limpia y hermosa que una piel meada por el sol o por los potingues o por los infames rayos UVA. Blanquéate.

La MEJOR SOLUCIÓN para PIELES QUEMADAS por el sol: Vinagre y aceite de oliva muy mezclados. FUNCIONA mejor que cualquier producto de farmacia. Creedme. FUNCIONA-

Tu propia ORINA es la mejor solución. Se recogen los orines durante quince dias previos y se evaporizan bastante. Una ducha muy caliente o, mejor, una sauna para abrir poros. Inmediatamente al sol y a untarse el brebaje. Te lo juro, QUEDARÁS mead@ para toda la vida. ¡Qué IDIOTEZ más IDIOTA lo de ponerse moren@! Donde esté una piel blanca, limpia y transparente como la mía que se quiten las pieles meadas.

ja ja ja no tenía idea de esos trucos para el moreno, pero me ha encantado la arqueología de la tontería del bronce.
Yo doy otra idea para triunfar mas sana. Y es que puesto que a mulato no vamos a llegar nunca sin riesgo, es mejor aprender a bailar salsa y ritmos caribeños, que además de ejercicio sano es imprescindible para por lo menos en las pistas de baile contentar el exceso siempre de féminas.

Yo me eché una lata de medio litro de cerveza holandesa por el cuerpo serrano. No me puse demasiado morena ese año, dado mi níveo tono cutáneo pero desperté la atención entre todo el vecindario de mi urbanización de la playa, que durante un día tuvieron que soportar el halo a guiri borracha que despedían mis extremidades...

ver aquí el escándalo de José Luis Rodríguez Zapatero con su esposa
http://tinyurl.com/4rnqzjf

ver aquí el escándalo de José Luis Rodríguez Zapatero con su esposa
on machahir123 blog

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El Viajero: Guía de Viajes de EL PAÍS

Sobre el blog

Turistario es una colección de curiosidades viajeras donde cabe la recomendación de una azafata, un chiringuito de película o el hotel con el mejor papel higiénico del mundo. Destinos, tendencias, souvenirs, muchas pistas y una sola recomendación en firme: Vayas donde vayas, usa protector solar.

Sobre el autor

Patricia Gosálvez

Patricia Gosálvez es periodista y colaboradora habitual de El Viajero y El País. Le gusta viajar, claro, pero se orienta regular y no ha visto los cinco continentes (¿o son siete?). Como turista tiene debilidad por la comida, la gente, la arquitectura y los tours más excéntricos que encuentra. Su lugar favorito del mundo es el sofá.

Nuevo Tentaciones

Eskup

Los blogs de el viajero

Archivo

mayo 2012

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31      

TWITTER

Patricia Gosálvez

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal