TV Blog de Harguindey

TV Blog de Harguindey

La televisión es la reina de la casa. Lo que se pretende en este espacio es comentar la actualidad televisiva más inmediata, los programas del día, desde cualquiera de los que se definen como “telebasura” a las retransmisiones deportivas, los espacios informativos, documentales, las películas o las series. Son los comentarios y recomendaciones de un telespectador común.

"Dignidad" o como recuperar la memoria histórica

Por: | 09 de septiembre de 2020

IEF75ZIOGFEIPPMDSVMTGGKCAI

La historia que narra la serie "Dignidad" (HBO) es tan potente que algunos de sus defectos formales se superan con facilidad. Los ocho capítulos de la coproducción chileno-alemana, basada en hechos reales como se especifica en sus títulos de crédito, giran en torno a ese sorprendente experimento social que fue la Colonia Dignidad. Fundada en 1961 por el siniestro aleman Paul Schäfer, jefe entonces de una secta de fanáticos religiosos y acusado ya en 1940 de abusos sexuales a menores, convirtió su comunidad en un cruel delirio que pretendía la armonía y que, en realidad, era una especie de campo de concentración que alcanzó su cenit con la colaboración de la dictadura de Pinochet y siempre dirigido por el pederasta Schäfer.
Naturalmente el que la Colonia Dignidad, rebautizada después como Villa Baviera, mantuviera su actividad durante 50 años se concibe solamente por la colaboración de la ultraderecha chilena y los políticos conservadores alemanes que hicieron caso omiso de las denuncias de los pocos que consiguieron huir, la primera de las cuales la protagonizó Wolfgang Muller en 1966.
La presión nacional -Chile había recuperado la democracia en 1990, por mas que la colonia duró 15 años mas- e internacional desembocó en la detención en 2005 de Schäfer en Argentina y extraditado a Chile. Ese mismo año, el Gobierno de Ricardo Lago toma el control de Villa Baviera, el experimento social que había evolucionado hacia el negocio del tráfico de armas.
Una potente historia cuyos responsables televisivos, quizá por la necesidad de alargarla hasta los ocho capítulos, abusan de un concepto del suspense visual excesivamente fácil aunque el impacto en el espectador de lo narrado la convierte en un extraordinario ejercicio de recuperación de la memoria histórica.

Impresentables

Por: | 16 de mayo de 2020

El-pp-baraja-alquilar-la-sede-de-genova-total-o-parcialmente-para-aliviar-sus-finanzas

Escuchar hoy a la Ayuso hablar de responsabilidad individual como signo distintivo del PP en una rueda de prensa que rebosa autosatisfacción cuando su partido, sus dirigentes y, suponemos, que ese gran estadista que aún debe de mantener que en Iraq había armas de destrucción masiva, a la vez que con sus aliados de Vox fomentan las manifestaciones sin medidas de seguridad, ¡hasta ahí podíamos llegar!, para pedir la dimisión de un Gobierno elegido democráticamente, da la justa medida del sentido cívico tanto de ellos como de los manifestantes.
Si se recuentan las trayectorias de los tesoreros del PP, de los ministros de los Gobiernos de Aznar imputados por corruptos, incluído "el mejor ministro de Econmía de España" que, casualmente se llevaba crudo todo lo que se movía; de los consejeros de Esperanza Aguirre, alguno de los cuales se dejó un millón de euros encima del armario de sus suegros o de una Díaz Ayuso que nada mas tomar posesión de su cargo ya se supo de un crédito a la empresa de su padre de 400.000 euros concedido por Avalmadrid y, que se sepa, no se devolvió nunca, si se recuerda y se recuenta todo esto la conclusión mas evidente es que están convencido de que son los mejores y, por tanto, que el páis es cosa suya al margen de los resultados electorales.
Naturalmente son, también, los mejores gestores de todo y especialmente de la Sanidad Pública. Basta recordar a la inolvidable Ana Mato como ministra del ramo, a los recortes y despidos de los profesionales, a consejeros de Sanidad como Lamela y Güemes que inmediatamente después de dejar el cargo se pasaron a la sanidad privada, a las tonterías que decía la reina de las ranas sobre las ventajas de la privada y, en fin, a la disciplinada Díaz Ayuso que siguiendo la senda de sus ideólogos tuvo a bien celebrar la víspera del pasado 1 de mayo, Día del Trabajo, con el anuncio de que no renovarían a los 10.000 profesionales ((médicos, enfermeros, auxiliares, celadores) que habían contratado para hacer frente al coronavirus pese que seguía en vigor el estado de alarma, también nos hacemos una idea de su estilo. Ahora el Gobierno les acaba de informar que rechaza que Madrid salte de fase porque no está lista la atención primaria entre otras cosas por falta de recursos humanos pero ellos, los grandes gestores de la Sanidad y, por supuesto, los dueños de la calle y del cortijo, alegarán que les tienen rabia mientras compran cacerolas chinas homologadas, o no, por la Unión Europea. Y en eso estamos.

Miserie y grandeza de Hollywood

Por: | 11 de mayo de 2020

Aspirantes-a-estrellas-de-la-serie-hollywood

"Babilonia de celuloide, gloriosa, fascinante, ciudad delirante, frívola, seria, audaz y ambiciosa". Así comienza Kenneth Anger su libro "Hollywood Babilonia", un texto que habrán tenido en cuenta Ryan Murphy e Ian Brennan, los creadores de la serie "Hollywood"  (Netflix).
Siete capítulos con una potente producción en los que se narra el cuento de la lechera de un grupo de jóvenes que aspiran a triunfar y que, naturalmente, tendrán que dedicarse a otros trabajos hasta que les llegue su oportunidad en una ciudad dominada por el racismo, la homofobia y los escándalos sexuales. Y todo ello entremezclado con un talento que deslumbró al mundo.
Por allí surgen agentes despóticos (el Sheldon Cooper de "Big Bang Theory"), Cukor, Tallulah Bankhead (Mira Sorvino), Rock Hudson o la Mammy y Vivien Leigh que se llevó el viento, entre otros. Grandes fiestas, grandes mansiones, grandes sueños en torno al deseo de adaptar al cine la desgraciada vida de Peg Entwistle, la actriz que se suicidó a los 24 años de edad, lanzándose desde la H del letrero de Hollywoodland.
Una serie entretenida e inmisericorde que generó fobias y filias y que podría resumirse en una frase de Billy Wilder: ""Del mismo modo que todo el mundo odia a Estados Unidos, todo Estados Unidos odia a Hollywood. Existe el profundo prejuicio de que todos nosotros somos tipos superficiales que ganamos diez mil dólares a la semana y que no pagamos impuestos; que nos tiramos a todas las chicas; que tenemos profesores en casa que dan clases a nuestros hijos de cómo subirse a los árboles; que cada uno de nosotros tiene dieciséis criados y que todos conducimos un Maserati. Pues sí, todo esto es verdad. ¡Aunque os muráis de envidia!".

"Our Boys", una serie extraordinaria israelí

Por: | 04 de mayo de 2020

1288494-our-boys-saison-1-episode-3

Los 10 capítulos de "Our Boys" (HBO) resultan idispensables para conocer, al menos parcialmente, a la sociedad israelí y su compleja convivencia con los palestinos. Basada en hechos reales del verano de 2014 es un manantial de información sobre los usos y costumbres de los judíos ultraortodoxos, una comunidad absolutamente condicionada por su fanatismo religioso, su decidido nacionalismo y su no menos evidente racismo. El desprecio que sienten por los árabes y los "gentiles" les induce a justificar la violencia, una violencia que encuentra en líderes como Netanyahu un apoyo político y en el sistema judicial, un aliado (cuando cae un terrorista palestino se destruye la residencia familiar, y no recíprocamente). Frente a ellos, una comunidad palestina dividida y en la que también abunda el terrorismo de Hamas. En Jerusalén ser un moderado es ser menos que cero.
En el verano de 2014, Hamas secuestra a tres jóvenes estudiantes ultraortodoxos en las afueras de Jerusalén. La sociedad israelí se moviliza y los medios de comunicación alientan la indignación. 18 días después del secuestro aparecen los tres cadáveres. Poco después, tres jóvenes israelíes secuestran, torturan, matan y queman a un joven palestino de 16 años. Es la ley del Talión. Simón, un agente del Servicio de Inteligencia Interior, llevará las investigaciones hasta dar con los responsables del asesinato del joven palestino no sin antes rechazar la primera reacción gubernamental de achacar el asesinato a los palestinos, algo similar a las primeras maniobras del Gobierno de Aznar para atribuir los atentados del 11-M a la Eta. 
Una excelente serie, coproducida por HBO y la israelí Kheset, catapultada por la declaración de antisemita de Benjamín Netanyahu y su petición de boicoteo. ¡Es la manipulación política, estúpidos!

Todo por la patria, si la patria es la mía

Por: | 21 de abril de 2020

1355619011_740215_0000000000_noticia_normal

“Estoy segura de que no habría habido ni tantos muertos ni tantos infectados y probablemente se habría podido controlar de otra manera esta pandemia”, ha respondido este lunes en una entrevista en Ràdio 4 la consejera de la Presidencia y portavoz de la Generalitat, Meritxell Budó, sobre los efectos que hubiera producido la covid-19 en una Cataluña independiente. Así, sin mas. Y se queda tan ancha. Tiene gracia que la portavoz de un Gobierno presidido por un partido que ha tenido que cambiar sus siglas por los escándalos del 3%, que ha sido líder en los recortes de sanidad, que han manipulado la información en su televisión pública hasta niveles norcoreanos, que han alentado a los jóvenes rebeldes que hicieron la revolución quemando contendores o boicoteando el turismo (por cierto, lo de boicotear el turismo ha sido un éxito, como bien saben hoteleros y restauradores), tiene gracia, digo, que insistan en mostrarse como paradigma de eficacia y buena gestión. Se dejan la piel por su patria hasta el punto que su Líder Máximo sufre un duro exilio en un palacete de 550 metros cuadrados en Waterloo a razón de 4.400 euros mensuales.
También tiene su gracia que la derecha ultramontana y los enciclopedistas de la caverna, los llamados tertulianos, lleven unos días denunciando las maniobras gubernamentales en la oscuridad para recortar la libertad de expresión, algo que unos demócratas de toda la vida como ellos supieron defenderla a capa y espada con, por ejemplo, la ley Mordaza. El motivo de su nueva lucha heroica fueron una declaraciones de un general de la Guardia Civil que tuvo el descaro de señalar que se estaban investigando las noticias falsas que podrían generar "desafección a instituciones del Gobierno". Hubo políticos incluso que calificaron de "golpe de Estado" dichas declaraciones. ¿Qué no se va a poder mentir para perjudicar a un Gobierno en una situación crítica como la presente? ¡Hasta ahí podríamos llegar! De momento ningún portavoz de Génova 13 ni del partido de que en su ideario propone el "fin de las subvenciones públicas" para "partidos políticos y sus fundaciones, sindicatos, patronales y organizaciones de proselitismo ideológico" por mas que reconoció que financió el 80% de su campaña en las elecciones europeas de 2014 con fondos provenientes de simpatizantes del Consejo Nacional de Resistencia de Irán (CNRI), ha dicho lo que dijo Maritxell Budó quizá, en parte, porque son los delfines de esos grandes patriotas y no menos grandes gestores que consiguieron que se dieran por perdidos más de 60.000 millones de euros por sus denodados esfuerzos para rescatar a España, y a su sector bancario. Menos mal que Ana Botín, la presidenta del Banco Santander, anunció que se rebaja el sueldo a la mitad para ayudar a la compra de equipamiento médico por lo que sólo percibirá este año uno cinco millones de euros.
¿Qué el Gobierno ha cometido errores y torpezas? Por supuesto. ¿Qué la pandemia de un virus hasta ahora desconocido les cogió desprevenidos? Evidentemente. Pero hay que reconocer que, al menos de momento, las únicas estúpidas y demagógicas declaraciones han surgido de una oposición que está dispuesta a darlo todo por la patria, siempre que la patria, las patrias para ser precisos, sean las suyas.

Sobre el autor

Ángel Sánchez Harguindey

Ángel Sánchez Harguindey perteneció a la plantilla de El País desde su fundación en 1976. Fue jefe de la sección de Cultura, responsable del suplemento cultural Babelia, redactor jefe de El País Semanal, redactor jefe de la sección de Opinión y Adjunto a la Dirección.
Ha publicado el libro "Memorias de sobremesa. Conversaciones con Rafael Azcona y Manuel Vicent" (Editorial Aguilar)

Archivo

septiembre 2020

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30        

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal