TV Blog de Harguindey

TV Blog de Harguindey

La televisión es la reina de la casa. Lo que se pretende en este espacio es comentar la actualidad televisiva más inmediata, los programas del día, desde cualquiera de los que se definen como “telebasura” a las retransmisiones deportivas, los espacios informativos, documentales, las películas o las series. Son los comentarios y recomendaciones de un telespectador común.

Demagogia

Por: | 26 de septiembre de 2020

1591167343227

Definición de "demagogia": "es una estrategia utilizada para conseguir o mantener el poder político que consiste en apelar a prejuicios, emociones, miedos y esperanzas del público para ganar apoyo popular". Es exactamente lo que han hecho recientemente Unidas Podemos y el PP, por no mencionar a Vox y a los independentistas que no utilizan la demagogia: son la demagogia.
Toda la historia del veto del Gobierno al acto de entrega de despachos a los nuevos jueces en Barcelona en un despropósito. Que no se expliquen las razones, o que no se expliquen suficientemente, demuestra o que no las tienen o que se avergüenzan de ellas. No hay que ser un lince de la política para intuir que tras el veto hay una concesión a los independentistas, como tampoco hay que ser un lumbreras para comprender que los ministros de Podemos fueron los más satisfechos de la medida y si había alguna duda basta con comprobar la reacción de Iglesias y Garzón ante la llamada del Rey al presidente del Consejo General del Poder Judicial. Ya lo dice el diccionario: "estrategia utilizada para conseguir o mantener el poder político".
¿De verdad cree alguien que en estos momentos de una pandemia que, de momento, la cifra global de personas infectadas supera las 700.000 y el número de fallecidos es de algo mas de 31.000, el que el Rey viaje a Barcelona, o no, es un problema prioritario? ¿Qué tortuoso argumento lleva a vetar el mencionado viaje?
Claro que si éramos pocos, parió la Comunidad de Madrid con la más incompetente Presidencia que se recuerda, un Gobierno autonómico capaz de anteponer los intereses políticos y económicos a la salud de la ciuadanía, incapaz de resolver los problemas de los mas, para lo que fueron elegidos, pero muy capaz de arremeter contra sus rivales políticos, lo que tanto agrada a los de la calle Génova. Una de las posibles explicaciones ante tan insolidaria táctica del PP es recordar que Díaz Ayuso eligió como jefe de gabinete a un personaje como Miguel Ángel Rodríguez, condenado en dos ocasiones: por injurias al doctor Montes y por conducir ebrio, una joya de la política que comenzó su carrera con Aznar en su etapa de Presidente de Castilla-León y es que la sombra de Aznar, el de las armas de destrucción masiva en Iraq, sigue siendo muy alargada en una derecha cavernícola. Ya lo dijo en un artículo de opinión del "New York Times" en su edición en castellano: "La incompetencia de los políticos españoles puede ser tan mortal como la Covid-19".

Rabia y muerte en los Sudetes

Por: | 23 de septiembre de 2020

DWXTUOBKXFC75D4TON7M6VSXRE

Dos citas convenientes para comprender mejor una serie como la checa "Cuando cae la noche" (Amazon Prime Vídeo): "Lo que digo es que, cuando el pasado no nos gusta, tendemos a esconderlo o ignorarlo o maquillarlo; lo que digo es que la verdad no nos gusta: nos gustan las mentiras". Javier Cercas. "La literatura puede ser rehabilitada en tanto que supone una forma de representación y de conocimiento del pasado, y del presente, útil para los historiadores". Isabel Burdiel. Un escritor y una historiadora que sitúan el objetivo de la serie.
Un joven virólogo es enviado a un remoto pueblo para estudiar un brote de rabia. La víspera de su llegada se produce un doble asesinato. El científico se involucrará desde el primer momento en la resolución de los mismos, al parecer vinculados a animales rabiosos. Sus pesquisas le llevan a una inquietante conexión con los hechos históricos de lo que se llamó "la crisis de los Sudetes", iniciada en 1938 por los nazis en colaboración con un sector de los checos. Una minoría de alemanes que vivían en la región aterrorizaron a los lugareños. Tras la derrota de Alemania en la Segunda Guerra Mundial, los Sudetes volvieron a formar parte de Checoslovaquia y la población de orígen aleman fue masivamente expulsada.
Ocupación y liberación de una zona que conllevó torturas, violaciones y ejecuciones, un eslabón de lo que podría llamarse, con Borges, "Historia universal de la infamia" y que generó el odio acumulado de quien cometería, décadas después, una serie de asesinatos en el remoto pueblo checoslovaco. "La literatura", en este caso una serie de televisión, "como forma de conocimiento del pasado", "una verdad que no nos gusta". La ficción para comprender la Historia.

"La Marquesa", un torpedo a la familia

Por: | 21 de septiembre de 2020

FNCHJTCPU5EK3LSNJRJHR4RNP4

Cuando una serie es capaz de que la crítica internacional oscile entre "Nociva y detestable (...) Los tres primeros episodios están entre lo peor que he visto en todo el año", Robyn Bahr: The Hollywood Reporter y "Para tratarse de un debut en forma de comedia con guion, Katherine ha dado en el clavo elegantemente con 'The Duchess'. Es simplemente hilarante", Daniel Hart: Ready Steady Cut, la serie, probablemente, ha conseguido su objetivo: provocar y entretener. Es el caso de "La Marquesa" (Netflix), seis episodios de menos de media hora cada uno, escritos y protagonizados por la canadiense afincada en Londres Katherine Ryan.
Hablamos de una madre soltera que siente la necesidad de tener otro hijo. Que es deslenguada y supera todas las adversidades, que infringe prácticamente todas las reglas no escritas de la familia correcta, que viste con un estilo tan rompedor como su concepto de las relaciones sentimentales y que tiene un exmarido, antiguo rockero venido a menos, lo que le permite reírse hasta de la cultura "underground". Una serie divertida con situaciones ingeniosas y diálogos faltones que, naturalmente, habrá que enmarcar en la estela de Phoebe Walter Bridge y su excelente "Fleabag", realizada cuatro años antes, sin llegar a la demoledora "Shameless", probablemente la obra cumbre de la desestructuración familiar.
Hace ya tiempo que las series decidieron poner patas arriba el tradicional concepto de la familia, al fin y al cabo si la televisión era algo, era familiar. Papá, mamá y los niños, en el sofá, a punto de comprobar como el elemento natural, universal y fundamental de la sociedad salta por los aires. "La Marquesa" se apunta a la explosión y lo hace con la suficiente inteligencia como para divertir "sin acritud".

"Dignidad" o como recuperar la memoria histórica

Por: | 09 de septiembre de 2020

IEF75ZIOGFEIPPMDSVMTGGKCAI

La historia que narra la serie "Dignidad" (HBO) es tan potente que algunos de sus defectos formales se superan con facilidad. Los ocho capítulos de la coproducción chileno-alemana, basada en hechos reales como se especifica en sus títulos de crédito, giran en torno a ese sorprendente experimento social que fue la Colonia Dignidad. Fundada en 1961 por el siniestro aleman Paul Schäfer, jefe entonces de una secta de fanáticos religiosos y acusado ya en 1940 de abusos sexuales a menores, convirtió su comunidad en un cruel delirio que pretendía la armonía y que, en realidad, era una especie de campo de concentración que alcanzó su cenit con la colaboración de la dictadura de Pinochet y siempre dirigido por el pederasta Schäfer.
Naturalmente el que la Colonia Dignidad, rebautizada después como Villa Baviera, mantuviera su actividad durante 50 años se concibe solamente por la colaboración de la ultraderecha chilena y los políticos conservadores alemanes que hicieron caso omiso de las denuncias de los pocos que consiguieron huir, la primera de las cuales la protagonizó Wolfgang Muller en 1966.
La presión nacional -Chile había recuperado la democracia en 1990, por mas que la colonia duró 15 años mas- e internacional desembocó en la detención en 2005 de Schäfer en Argentina y extraditado a Chile. Ese mismo año, el Gobierno de Ricardo Lago toma el control de Villa Baviera, el experimento social que había evolucionado hacia el negocio del tráfico de armas.
Una potente historia cuyos responsables televisivos, quizá por la necesidad de alargarla hasta los ocho capítulos, abusan de un concepto del suspense visual excesivamente fácil aunque el impacto en el espectador de lo narrado la convierte en un extraordinario ejercicio de recuperación de la memoria histórica.

Impresentables

Por: | 16 de mayo de 2020

El-pp-baraja-alquilar-la-sede-de-genova-total-o-parcialmente-para-aliviar-sus-finanzas

Escuchar hoy a la Ayuso hablar de responsabilidad individual como signo distintivo del PP en una rueda de prensa que rebosa autosatisfacción cuando su partido, sus dirigentes y, suponemos, que ese gran estadista que aún debe de mantener que en Iraq había armas de destrucción masiva, a la vez que con sus aliados de Vox fomentan las manifestaciones sin medidas de seguridad, ¡hasta ahí podíamos llegar!, para pedir la dimisión de un Gobierno elegido democráticamente, da la justa medida del sentido cívico tanto de ellos como de los manifestantes.
Si se recuentan las trayectorias de los tesoreros del PP, de los ministros de los Gobiernos de Aznar imputados por corruptos, incluído "el mejor ministro de Econmía de España" que, casualmente se llevaba crudo todo lo que se movía; de los consejeros de Esperanza Aguirre, alguno de los cuales se dejó un millón de euros encima del armario de sus suegros o de una Díaz Ayuso que nada mas tomar posesión de su cargo ya se supo de un crédito a la empresa de su padre de 400.000 euros concedido por Avalmadrid y, que se sepa, no se devolvió nunca, si se recuerda y se recuenta todo esto la conclusión mas evidente es que están convencido de que son los mejores y, por tanto, que el páis es cosa suya al margen de los resultados electorales.
Naturalmente son, también, los mejores gestores de todo y especialmente de la Sanidad Pública. Basta recordar a la inolvidable Ana Mato como ministra del ramo, a los recortes y despidos de los profesionales, a consejeros de Sanidad como Lamela y Güemes que inmediatamente después de dejar el cargo se pasaron a la sanidad privada, a las tonterías que decía la reina de las ranas sobre las ventajas de la privada y, en fin, a la disciplinada Díaz Ayuso que siguiendo la senda de sus ideólogos tuvo a bien celebrar la víspera del pasado 1 de mayo, Día del Trabajo, con el anuncio de que no renovarían a los 10.000 profesionales ((médicos, enfermeros, auxiliares, celadores) que habían contratado para hacer frente al coronavirus pese que seguía en vigor el estado de alarma, también nos hacemos una idea de su estilo. Ahora el Gobierno les acaba de informar que rechaza que Madrid salte de fase porque no está lista la atención primaria entre otras cosas por falta de recursos humanos pero ellos, los grandes gestores de la Sanidad y, por supuesto, los dueños de la calle y del cortijo, alegarán que les tienen rabia mientras compran cacerolas chinas homologadas, o no, por la Unión Europea. Y en eso estamos.

Sobre el autor

Ángel Sánchez Harguindey

Ángel Sánchez Harguindey perteneció a la plantilla de El País desde su fundación en 1976. Fue jefe de la sección de Cultura, responsable del suplemento cultural Babelia, redactor jefe de El País Semanal, redactor jefe de la sección de Opinión y Adjunto a la Dirección.
Ha publicado el libro "Memorias de sobremesa. Conversaciones con Rafael Azcona y Manuel Vicent" (Editorial Aguilar)

Archivo

septiembre 2020

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30        

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal