TV Blog de Harguindey

TV Blog de Harguindey

La televisión es la reina de la casa. Lo que se pretende en este espacio es comentar la actualidad televisiva más inmediata, los programas del día, desde cualquiera de los que se definen como “telebasura” a las retransmisiones deportivas, los espacios informativos, documentales, las películas o las series. Son los comentarios y recomendaciones de un telespectador común.

Tertulianos, informativos y el atentado: una invención

Por: | 09 de noviembre de 2018

915879c8220926d.jpg_525981578

Todos los informativos y tertulianos insisten una y otra vez en dar cuenta o valorar el intento de atentado contra el Presidente Sánchez. Analizan la personalidad del presunto terrorista, recuentan otros atentados presidenciales y explotan el filón con esa insistencia tan característica de los acomodaticios: ante todo mucha calma y no gastar demasiado el cerebro.
Bien, ahora imaginemos que el proyecto de atentado se hubiera llevado a la práctica -es una suposición, insisto-, y que fruto del mismo, el Presidente estuviera herido de gravedad pero con todo a favor para recuperarse. Los informativos y los tertulianos no tendrían un filón, tendrían las cataratas del Niágara. Más o menos su comportamiento sería así:
Informativos (cualquiera de las televisiones generalistas): "Este es el momento en que el Presidente es ingresado en el Hospital...". Plano de ambulancia entrando en un hospital.
Ferreras en Al Rojo Vivo nos informa con su habitual braceo: "En estos momentos, el Presidente ingresa en el hospital...". Conectamos con Menganito que está en dicho hospital: ¿Menganito, puedes afirmar que el Presidente ha ingresado en el hospital? Menganito escucha y asiente. Ha estado cuatro horas a la intemperie para ratificar lo que le dice su jefe. "Sí, podemos confirmar que el Presidente ha ingresado en el hospital". (Se repite el plano de la ambulancia llegando a la entrada de urgencias).
Tertuliano de Ferreras: "Hay que recordar que el Presidente Aznar sufrió otro atentado, es decir, que el atentado va en el sueldo".
Ferreras le interrumpe porque va a conectar con Eduardo Inda, director de OK Diario: "Eduardo, ¿pues confirmar que el Presidente está herido? Eduardo Inda: "No sólo lo confirmo sino que hemos pasado nuestra información al Juzgado correspondiente. Nos consta que las balas utilizadas en el atentado eran de fabricación nacional". Ferreras bracea con más ímpetu y pide la opinión a sus tertulianos. Naturalmente los tertulianos opinan. No tienen nada que añadir pero opinan. Uno de ellos, catalán y que habla excátedra, señala que "estas cosas no son nada convenientes para la democracia".
Ferreras conecta con moncloa.com: ¿Alguna novedad?, inquiere Ferreras. "Tenemos constancia de que el agresor cenó en el 91 con Villarejo". Ferreras se relame de gusto y bracea aún mas.
Mientras tanto los informativos de cualquier cadena nos informan que el Presidente ha pasado ya la primera noche en la UCI. Después nos informarán que ha pasado ya la segunda noche y así sucesivamente.
Ferreras invita a Alberto Chicote a la tertulia. "¿Cómo se come en ese hospital, Alberto?". "Fatal, se come fatal", responde el chef, momento en que una tertuliana próxima al PP explica que "esto pasa porque los socialistas no han querido privatizar la sanidad". Alguien le informa que la mayor parte de los servicios de las cocinas hospitalarias están privatizados por deferencia del PP pero ella no se da por aludida.
Y así hasta el infinito, y vuelta.

La suprema del Supremo

Por: | 07 de noviembre de 2018

Imagen

Si un pitecantropus como García Albiol es capaz de afirmar por escrito que "La decisión del Tribunal Supremo que sea el cliente quien pague los impuestos de las hipoteca, corrigiéndose a si mismo, creo que es un grave error de consecuencias sociales imprevisibles", algo huele a podrido en la Plaza de Las Salesas. Se sabía que el Tribunal Supremo era, básicamente, un nido de conservadores pues a rellenarlo con un individuos de tal talante ya se había dedicado con esmero y ahinco el ahora desaparecido Federico Trillo ante la boba indiferencia de los socialistas. De aquellos lodos llegaron estos barros. Analizar el fallo, la suprema desfachatez del Supremo, es perder el tiempo o dignificar a 15 magistrados. Donde dijeron digo, ahora dicen Diego y la banca descorcha el cava. Çe tout, que diría el inolvidable cura Aguirre.
Claro que también tenemos "el caso Cospedal" y esa gallarda actitud de su señorito Casado quien no dudó en afirmar que no hay que caer "en afanes inquisitoriales" en referencia a la diputada María Dolores. Es decir, que pedir que deje su escaño quien ha renunciado al Comité de Dirección del partido para no complicarle el trabajo pero, al parecer, complicarle la vida al Congreso pues no lo deja, es inquisitorial. Curiosa vara de medir. Claro que también afirmó que
“en este partido no se tolera la corrupción y en este partido tampoco se toleran prácticas que no sean ejemplares aunque no conlleven ningún tipo de delito relacionado con la corrupción”. Por lo visto contratar a un presunto dlincuente para que investigue a familiares de un ministro socialista o a compañeros de Ejecutiva, exdelincuente que a su vez le informa que ha tratado de destruir una de las pruebas decisivas del caso Gürtel, el pendrive que almacenaba toda la contabilidad en negro pagada al partido, no es motivo suficiente para exigirle que se marche del todo y deje su escaño. Vale, estadista.
Y por último, "el caso Almudena", en referencia a la que es, probablemente, la catedral más fea de España y que la Jerarquía eclesiástica está muy dispuesta a preservar de cualquier decisión gubernamental sobre los restos de un golpista. No se entiende que en 2018 y con un Gobierno teóricamente progresista, esa Iglesia que mira de lado cuando le conviene y otorga el que un general golpista entre en las iglesias bajo palio cuando también le conviene, mantenga unos privilegios fiscales y unas subvenciones desmesuradas en un Estado constitucionalmente aconfesional. Háganle una auditoría a los 11.000 millones que recibe anualmente, respeten las partidas destinadas a fines sociales y métanle mano de una vez a su voracidad financiera, la misma que, por ejemplo, permite que Rouco Varela, expresidente de la Conferencia Episcopal, viva en un piso de 400 metros cuadrados valorado en 1,2 millones de euros o compren la Mezquita de Córdoba por 30 euros.

Tendrán que explicarlo

Por: | 05 de noviembre de 2018

Parlament-transitoriedad-n-672xXx80

Resulta curioso ese afán de Torra de hablar siempre en nombre del "pueblo catalán". En realidad es una manipulación de la realidad con ese estilo tan conocido de repetir una y mil veces la misma mentira. ¿De qué pueblo habla?, ¿del 47% que votó en favor de los partidos independentistas o del 53% que no les votó? Cuando los datos son incómodos, pues se olvidan los datos.
También resulta curioso esa, al parecer, indisoluble asociación entre el voto a favor del los Presupuestos Generales y la petición fiscal de los imputados en el procés. Es cierto que varios de ellos ya han pedido que no se vincule lo uno con lo otro, que los Presupuestos Generales son una cosa y la petición fiscal, otra. Ni caso. Veamos si existe alguna posible explicación ante tan irredenta actitud:
A nadie se le escapa que una huída hacia adelante en el ámbito político a quien más favorece es al huído por excelencia, Carles Puigdemont. Cuanto peor, mejor, pues le permite propagar la idea de que España es una dictadura y él, Mahatma Gandhi. Con el añadido de que su gran rival, Oriol Junqueras, queda fuera de juego. Ocurre que también hay una razones conceptuales sobre el órdago de o absolución, o nada. Cuando en septiembre de 2017 el rodillo independentista del Parlament aprobó la Ley de Transitoriedad Jurídica, o de Desconexión (ver foto), se afirmaba en uno de sus puntos que "lo que ahora es el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña pasa a ser el Supremo catalán. Su nombramiento corre a cargo del presidente de la Generalitat, a su vez jefe del Estado, y el Fiscal General tiene que ser elegido por el Parlamento catalán pero a propuesta del propio Gobierno. Se contempla, además, que esta nueva Justicia anule los procesos contra quienes "buscaran el pronunciando democrático sobre la independencia de Cataluña". Es decir, el máximo órgano judicial lo nombre el President. Los actuales dirigentes del secesionismo actúan como si dicha ley estuviera en vigor y, por tanto, consideran que las decisiones judiciales deben acatamiento y pleitesía a las decisiones políticas. Tampoco está mal el detalle de que "esta nueva Justicia anule los procesos contra quienes "buscaran el pronunciando democrático sobre la independencia de Cataluña". Es decir, amnistía para los Pujol and friends.
Claro que tienen un problema añadido: tendrán que explicar "al pueblo catalán", a todo el pueblo, el voto en contra de unos Presupuestos Generales que tratan de paliar en alguna medida los recortes de las legislaturas del PP, esos recortes que con tanto afán aplicaron también en Cataluña sus gobernantes autonómicos. Tendrán que explicar que los 6.000 millones mas servirán, entre otras cosas, para consolidar un salario mínimo de 900 euros, mejorar las prestaciones de dependencia, reducir la brecha salarial entre mujeres y hombres, mejorar la educación y la sanidad públicas..., en fin, tonterías que no interesan a nadie porque lo importante es lo que "el pueblo catalán" aprobó en un referéndum ilegal e irregular sobre una abstracción política.

¡Tres días para esto!

Por: | 02 de noviembre de 2018

1541068547_143563_1541079168_noticia_fotograma

El redentor de la derecha española ha tardado tres días en dar su opinión sobre las reuniones secretas de Cospedal y su marido con el presunto delincuente Villarejo. Tres días esquivando a los periodistas suponemos que para construir un argumento inteligente y clarificador de tan lamentable asunto: "Hemos tratado de destruir el pendrive", les decía el excomisario, un pendrive que "tenía mucha chicha" sobre la financiación irregular del PP y los pagos en negro a un selecto grupo de dirigentes y en donde se comentaba con total tranquilidad que el cabeza de turco sería Bárcenas, cabeza de turco con una pasta gansa en Suiza, que todo hay que decirlo.
Pero lo de la pasta gansa es algo que algunos próceres de la derecha lo consideran lógico: ellos se dejan la piel por España y es normal que España se lo retribuya generosamente. Lo uno por lo otro. Y si para muestra vale un botón, lean lo que se publicaba en octubre de 2013: "La empresa de asesoramiento inmobiliario de Ignacio López del Hierro, Hilo Inversiones S. L., multiplicó sus ingresos por 13,9 en el año 2011, fecha en la que María Dolores de Cospedal, esposa de López del Hierro, llegó a la presidencia de Castilla-La Mancha, según informa el diario Infolibre. En 2010, la cifra de negocio de Hilo de Inversiones se había limitado a 135.691 euros. En 2011, último ejercicio del que hay cuentas depositadas en el Registro, sus ingresos se dispararon hasta 1,8 millones de euros". Y es que no hay nada como el amor de una mujer, que decía Danny Daniel.
Tres día y tres noches imaginamos de jornadas agotadoras, reunido con sus asesores, con sus hombres de confianza, incluído ese que tiene el récord mundial de lanzamiento de huesos de aceituna con la boca. En mangas de camisa, la corbata ligeramente desabrochada, estrujándose todos la cabeza para encontrar la respuesta brillante... y al tercer día, resucitó. Salió a la palestra en Huelva y dijo sobre Cospedal: "En todo momento ha dado explicaciones y no ha mentido". Deslumbrados se quedaron quienes le oyeron en directo y atónitos el resto de la ciudadanía. Tres días, 72 horas sin abrir la boca para decir esa estupidez de un amantísimo discípulo del de las Azores, ese gran estadista cuyo partido perdió las elecciones por mentir sobre la autoría de los atentados del 11 de marzo de 2004.

El silencio del redentor

Por: | 31 de octubre de 2018

833e61ef326e43b6a697534e6c0fb7e1_XL

Visto lo visto casi sería mejor que nos dijeran a todos con quien no se entrevistó Villarejo, se ahorraría espacio y tiempo. Ya se hizo en su día una película sobre un personaje impresentable como fue Buesa. Estamos esperando la que se haga sobre un excomisario que supera con creces al peor de los pícaros imaginables. Claro que no es el único.
Que el redentor de la derecha española y amantísimo discípulo del gran estadista de las Azores se escape de los micrófonos cuando le preguntan por las conversaciones de Cospedal con el presunto delincuente y de la callada por respuesta, no deja de ser un comportamiento tradicional entre nuestros entrañables políticos. Todo es poco si la torpeza es de los otros y nada si es de los nuestros.
Si la ministra de Justicia, cuando no lo era, califica de maricón a quien ahora es compañero de Gobierno, tiene que dimitir. Si la secretaria general del PP, cuando lo era, busca la manera de entorpecer el procedimiento judicial sobre financiación irregular y pagos en negro a su partido, es una santa. Todo resulta tan burdo y patético que podría ser hasta gracioso salvo porque sus comentarios y actitud surgen de una convicción molesta: que la ciuadadanía es idiota.
Claro que pícaros hay muchos y variados. Por ejemplo Puigdemont. Tiene tanto tiempo libre para pensar en nuevas ocurrencias que ayer presentó por videoconferencia desde Bélgica la, de momento, última: un Consejo para la República, catalana, por supuesto, sin atribuciones y que, además, es una fundación privada de jurisdicción belga. Demasiado complicado para encubrir algo más simple: que hay que pagar una pasta para el alquiler del casoplón de Waterloo (4.400 euros mensuales) y para el mantenimiento de los que están dejándose la piel por la independencia catalana en Bélgica, Escocia o Suiza, países en lo que todo está muy caro. Otros, como el compañero Torra, se la está dejando en los aeropuertos. Ya lo dijo en su día Antonio Gamero: "En ningún lugar como fuera de casa".

Sobre el autor

Ángel Sánchez Harguindey

Ángel Sánchez Harguindey perteneció a la plantilla de El País desde su fundación en 1976. Fue jefe de la sección de Cultura, responsable del suplemento cultural Babelia, redactor jefe de El País Semanal, redactor jefe de la sección de Opinión y Adjunto a la Dirección.
Ha publicado el libro "Memorias de sobremesa. Conversaciones con Rafael Azcona y Manuel Vicent" (Editorial Aguilar)

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal