TV Blog de Harguindey

TV Blog de Harguindey

La televisión es la reina de la casa. Lo que se pretende en este espacio es comentar la actualidad televisiva más inmediata, los programas del día, desde cualquiera de los que se definen como “telebasura” a las retransmisiones deportivas, los espacios informativos, documentales, las películas o las series. Son los comentarios y recomendaciones de un telespectador común.

Sobre el autor

Ángel Sánchez Harguindey

Ángel Sánchez Harguindey perteneció a la plantilla de El País desde su fundación en 1976. Fue jefe de la sección de Cultura, responsable del suplemento cultural Babelia, redactor jefe de El País Semanal, redactor jefe de la sección de Opinión y Adjunto a la Dirección.
Ha publicado el libro "Memorias de sobremesa. Conversaciones con Rafael Azcona y Manuel Vicent" (Editorial Aguilar)

Archivo

septiembre 2021

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      

Archivos

Del desastre a la excelencia

Por: | 13 de junio de 2011

Juan_Carlos_Izagirre 

Fue un fin de semana desastroso en lo deportivo, desalentador en lo político y espléndido en los oasis culturales que ofrece la 2. Alonso, fuera en Montreal. Jorge Lorenzo, fuera en Silverstone y la sub-21 con un empate frente a Inglaterra que dejó mal sabor de boca a todos por la falta de instinto asesino en el área rival. El orgullo patrio, mejor dicho, el orgullo patrio de los que se identifican con sus selecciones nacionales o individualidades autóctonas quedó malparado.

Quizás los comentaristas deportivos de las distintas disciplinas deberían ser menos apasionados en defender lo propio, sobre todo porque una buena dosis de los comentarios elogiosos hacia lo nuestro no ocultan una defensa a ultranza de las respectivas cadenas televisivas que pagaron cifras millonarias por la exclusiva de las retransmisiones deportivas.

En el ámbito de la política destacaron dos grandes temas interrelacionados: las tomas de posesión de los nuevos alcaldes y la retirada, total o parcial, de los campamentos de los indignados. Los relevos muncipales dejaron varias cuestiones difíciles de comprender. Los pactos, públicos o privados, entre distintos partidos tuvieron consecuencias notables. Por ejemplo, Izquierda Unida con su actitud abstencionista posibilitó que la izquierda accediera a una serie de Ayuntamientos facilitándoselos al Partido Popular. Una curiosa decisión en la que, probablemente, las rencillas personales entre los distintos líderes locales pesaron más que las coinicidencias o aproximaciones ideológicas. La acumulación de rencores se impuso a la lucha por una sociedad más justa y progresista.

En Cataluña, el acuerdo no oficial entre PP y CIU permitió que el próximo alcalde de Badalona sea un reconocido demagogo que identifica delincuencia con inmigración. Y en el País Vasco, la piedra de escándalo fue el que Bildu consiguiera numerosas alcaldías, la de San Sebastián entre otras. Comentarista y políticos lamentan lo sucedido en Euskadi pero ninguno hace refrencia a un hecho objetivo: los más de 300.000 votos que consiguió una legalizada Bildu. Ahora sólo cabe esperar a comprobar el encaje de bolillos que harán los partidos para ocupar las presidencias autonómicas en las que ninguna de las siglas presentadas alcanzaron la mayoría absoluta. Atentos sobre todo al Principado de Asturias en el que Francisco Alvarez Cascos (FAC) y el PP tendrán que decidir qué hacer. Pactos, apoyos o rechazos, juegos de salón que justifican sobradamente la irrupción popular de los indignados del 15-M.

La 2, por su parte, volvió a ofrecer varios documentales excelentes sobre personajes del mundo de la cultura. Son territorios de la inteligencia y la belleza que destacan aún más entre las corralas en las que se han convertido todos los programas del corazón y las soflamas patrioteras de los comentaristas deportivos. El viernes se emitió en el programa "Los imprescindibles" un homenaje a Enrique Herreros, dibujante, director de cine, representante de artistas y propagandista del séptimo arte. Un personaje bastante desconocido y dotado de un incuestionable talento, además de una sencillez personal tan infrecuente como sabia.

Jacques Léonard, un fotógrafo francés procedente del cine, llegó a Barcelona en los años 50 del pasado siglo, se enamoró de una gitana, Rosario Amaya, con la que tuvo dos hijos, y decidió afincarse en dicha ciudad, renunciar a su carrera en el cine y dedicarse el resto de su vida a la fotografía, con especial preferencia al mundo gitano del que se ha convertido en un referente esencial para todos los etnógrafos y antropólogos que decidan estudiar dicha etnia. Léonard es a los gitanos, lo que Julio Caro Baroja fue para los saharauis: su memoria histórica reciente. El Arxiu Fotogràfic de Barcelona exhibe 80 fotografías seleccionadas entre 18.000 negativos. Jacques Léonard, el payo Chac, es el título del excelente documental.

Una tarde en la taberna

Por: | 10 de junio de 2011

Salvame

La mala prensa de las tabernas entre los biempensantes debe de venir de lejos. Taberna y tabernario se utilizan para describir ambientes en los que las broncas, las riñas y la mala educación conforman la identidad del local y de sus personajes. Supongo que el origen de ese mal cartel habrá que situarlo en la Edad Media aunque ha continuado en el Siglo de Oro, en los esperpentos valleinclanescos, hasta enraizarse en el siglo XX. Pues bien, pasar una tarde contemplando el programa "Sálvame" (Telecinco) es como colocar el sofá del cuarto de estar en una taberna.

Las broncas, las riñas y la mala educación están aseguradas de principio a fin tanto por parte de los tertulianos fijos como los esporádicos. No se concibe ya debatir un tema sin que el denominador común sea el griterío conjunto de todos los participantes. El presentador (Jorge Luis Vázquez) o la presentadora (Paz Padilla) tratan intermitentemente de poner coto a tanto desmán gutural pero sus resultados son escasos. Cuestión aparte son la selección de los temas a debatir que, naturalmente, se palnifican con cierta antelación y bajo la supervisión de la dirección del programa.

En la tarde de ayer, por ejemplo, se discutió -siempre a voz en grito- sobre las tensas relaciones de la familia Ortega Cano con la prensa, con la familia Mohedano y entre ellos mismos. El punto cenital se alcanzó cuando alguien señaló que Rocío Carrasco, hija de Rocío Jurado quien desposó en segundas nupcias con el accidentado Ortega Cano, había comentado que si el torero se moría no aceptaría que se enterraran sus restos en la tumba-mausoleo de la cantante, tema que pese a estar Ortega Cano en la UCI del hospital sevillano no evitó el que debatieran los salvadores sobre los pros y los contras de una información -indemostrada, por otra parte- de la cariñosamente llamada Rociito.

Más temas de candente actualidad: un reportero italiano tuvo a bien publicar que Yelenia, la hija de Al Bano y Romina Power desaparecida hace 18 años en Nueva Orleans, y de la que nunca más se supo, estaba en un monasterio en Phenix, Arizona. Al parecer, otro medio internacional contactó con la citada institución religiosa en donde le explicaron que allí no había mujeres, salvo una jardinera que decidió, precipitadamente, marcharse "a Asia". Dicha información supuso: a) que Lydia Lozano se pusiera a llorar (ella había afirmado años atrés que Yelenia estaba viva, lo que no se pudo demostrar nunca) y b) que los tertulianos volvieran a desmenuzar los entresijos del suceso.

En un momento dado, una señora que asistía como invitada-espectadora del programa comentó críticamente la saña con la que uno de los tertulianos, el señor Matamoros, se manifestaba en contra de algunas de las protagonistas de cualquiera de las informaciones sin contrastar, y se armó la de Dios es Cristo. Más gritos, aspavientos y broncas del señor Matamoros, poco dado a recibir críticas o a que se ponga en duda cualquiera de sus largas y semidoctas explicaciones. María José Campanario y su madre, tuvieron la correspondiente cuota del programa, incluso "la princesa del pueblo" Belén Esteban, tuvo su punto de atención en un largo y pesado rifirrafe con el señor Matamoros sobre algo que dicen que dijo Chayo Mohedano, sobrina política de Ortega Cano, referente al grado de alcohol en la sangre del torero en el momentono del accidente, dato absolutamente incierto hasta que se hagan, y se comuniquen oficialmente, los correspondientes análisis clínicos del accidente. En fin, lo dicho: una tarde en la taberna.

De Ronaldo a el Nota

Por: | 09 de junio de 2011

RonaldoN 

La despedida del gran Ronaldo, el Diccionario Biográfico Español y el Nota, conforman una de las muchas realidades posibles que ofrecen las pantallas de televisión.

Del gran Ronaldo poco se puede añadir desde el punto de vista futbolístico que no se haya visto y disfrutado a lo largo de su carrera. Quizás, destacar una fotografía de Sebastiäo Morerira de la despedida en el transcurso del amistoso Brasil-Rumanía en Sao Paulo, y que hoy publica EL PAIS: Ronaldo ante un atril y a su lado, dos de sus hijos. El mayor, con el balón bajo el brazo, mira orgulloso a su padre. El segundo, y mucho más pequeño (seis o siete años), está grabando en vídeo el discurso de agradecimiento de Ronaldo. Está claro que las nuevas generaciones, los más pequeños, son los que controlan las nuevas tecnologías, algo ya sabido pero que la fotografía de Moreira, ratifica. En la nueva civilización digital sólo los que han nacido con ella, controlan sus artefactos.

 De la polémica sobre el Diccionario Biográfico Español, publicado por la Real Academia de la Historia, sorprende la defensa cerrada del mismo que hace Gonzalo Anes, director de la Academia y, en última instancia, máximo responsable del mencionado diccionario. Cuando la mayor parte de los historiadores con prestigio han lamentado la frivolidad de algunas entradas del mismo, su sesgada concepción de la historia española reciente y su incuestionable adscripción al reaccionarismo, con el consiguiente daño hacia una obra que sin duda contiene más virtudes que disparates, Anes, marqués de Castrillón, se obceca en la defensa de lo indefendible.

El duirector de la Academia reconoce que no había leído las entradas más polémicas (las biografías de Franco y de Escrivá de Balaguer) y, ayer, mantiene la peregrina teoría que publicar dicho diccionario sin censuras "es un monumento a la libertad de expresión". No se puede decir una tontería mayor en menos palabras. El problema no es censurar o no a Luis Suárez, el historiador que firma las tan mencionadas entradas. El problema es habérselas encargado a un medievalista admirador de Franco y no haberlas leído antes de publicarlas. Considerar que eso es libertad de expresión en lugar de torpeza y desgana deja en mal lugar la inteligencia del marqués y catedrático de Historia Económica.

Por último, un recordatorio más que una sugerencia: no se priven de ver una vez más El gran Lebowski, de los hermanos Cohen (Neox, 22.15), es una de esas películas por las que no pasa el tiempo. Realizada hace 14 años, mantiene su capacidad de entretener intacta. Una mirada divertida a la sociedad posthippy, con un Jeff Bridges (el Nota) inmejorable, un John Goodman inolvidable (genial la secuencia del desparrame de las cenizas de Steve Buscemi) y un John Turturro del que habrá que decir que el juego de bolos americanos se divide en un antes y un después de su interpretación de Jesús Quintana. Espectacular.

 

Un testigo de su tiempo

Por: | 08 de junio de 2011

Jorge_Semprun

Hay nombres propios que llenan una época. Jorge Semprún fue uno de ellos. Hijo de la burguesía madrileña, exiliado, miembro de la resistencia francesa, prisionero de un campo de concentración alemán, dirigente del Partido Comunista de España del que fue posteriormente expulsado, guionista y escritor de éxito en Francia, ministro de Cultura en el Gobierno socialista de Felipe González y, finalmente y una vez más, escritor y guionista de cine y televisión de éxito en Francia. A todo ello hay que añadir una característica personal espléndida: fue, cuando pudo, un bon vivant extraordinario y un gran seductor, es decir, disfrutó de la vida todo lo que la vida se lo permitió, desde las tertulias al atardecer en La Colombe d'Or, en Saint Paul de Vence, con sus amigos Yves Montand y Simone Signoret, a los veranos en Menorca con Toni López Lamadrid y Beatriz de Moura.

No se si alguna cadena de televisión tendrá los derechos y los reflejos de programar hoy mismo alguna de las películas de las que fue guionista (La confesión, Z, Las rutas del sur...) pero al menos deberían intentarlo. En España trabajó como coguionista de la serie Los desastres de la guerra, en compañía de Rafael Azcona y Eduardo Chamorro, con producción de Sancho Gracia. Tuvo, naturalmente, sus correspondientes enemigos. Un personaje vital y brillante no podía pasar desapercibido. En el Partido Comunista despertó los recelos de su cúpula y fue expulsado en 1964, junto con Fernando Claudin, entre otros. En el Gobierno socialista español, tuvo como enemigo al clan de Alfonso Guerra. La razón, o las razones, no fueron otras que ese estúpido y constante lema de los mediocres: "Todo aquel a quien no puedo controlar, es mi enemigo".

Dejó cumplida y excelente constancia literaria de su vida y su tiempo en su amplia bibliografía, desde su adolescencia y exilio durante la guerra civil española a los dolorosos recuerdos del campo de concentración de Buchenwald, su etapa clandestina en España y su participación en el Gobierno socialista. Fue, sobre todo, un lúcido testigo del siglo XX en unos tiempos en los que la memoria histórica tiende a ser manipulada, relegada o, incluso, procesada.

Venturas y desventuras de un perro argentino

Por: | 07 de junio de 2011

Bombon
Hay diversas formas de entender la política y los informativos de ayer pusieron de manifiesto dicha variedad. Por ejemplo, la de los del PP de Castilla-La Mancha y la del ministro del PSOE Miguel Sebastián. Por su parte, en Supervivientes se produjo una cierta conmoción, anunciada días atrás, al desvelarse que una de las concursantes anónimas, Carolina, era un transexual, dato que conocía la cadena desde la selección previa de los concursantes. Es su habilidad para dosificar todo aquello que permita mantener la audiencia. Y para aquellos que deseen un rato de tranquilidad y ternura, al margen de la fatigosa actualidad política, les recomiendo muy sinceramente Bombón, el perro, (La 2), del realizador argentino Carlos Sorín.

El PP de Castila-La Mancha opta por el sostenella y no enmendalla respecto a la situación financiera de su comunidad. Es una peculiar manera de ayudar a la sostenibilidad del sistema, a disipar las dudas de los mercados internacionales sobre la credibilidad de la economía española y, en definitiva, a lo que esa misma derecha llamaría "hacer patria". En todo caso, esa actitud del cuanto peor, mejor, tiene ya una cierta tradición dentro de ese partido. Basta con repasar las hemerotecas y recopilar las declaraciones en sus diversos viajes al extranjero de su presidente de honor, José María Aznar: un excelente repertorio de como poner obstáculos en el camino, antes y durante la crisis que asola al mundo.

El ministro de Industria, Miguel Sebastián, ha vuelto hacer alarde de su amplia capacidad para la improvisación. Primero fueron las bombillas de bajo consumo, luego algo sobre un determinado tipo de neumáticos de los que no existía producción suficiente, ahora anuncia a bombo y platillo que la intención del Gobierno no es otra que la de congelar la tarifa eléctrica en julio, y hasta final de año, "salvo que se produzca un resultado muy negativo de la subasta eléctrica del próximo 21 de junio", es decir, que nuestra intención es buena pero que depende. Si alguien dijo que la política es el arte de lo posible, Sebastián demuestra que también es el arte del no te digo que sí, ni te digo que no.

Carolina, concursante del grupo de anónimos de Supervivientes, los reunió a todos para anunciarles que es un transexual. Aceptación general y abrazos. La madre de Carolina explica en el plató lo orgullosa que está de su hija y lo duro que fue todo el proceso. Afortunadamente la sociedad española hace tiempo que dejó de preocuparse por cuestiones de identidad sexual. Siempre queda algún rescoldo cavernícola en alguna tertulia tedetera pero son pocos. El premio deberían de dárselo a los responsables de la cadena, conocedores del asunto desde la preselección de los concursantes, por su habilidad para manejar el ritmo de los anuncios de las sorpresas. Quizá esa habilidad sea una de las causas de que dicho programa arrase en la audiencia.

Bombón, el perro, de Carlos Sorín, (La 2) es una película sencilla, modesta, tranquila y que rebosa ternura. Si usted está saturado de broncas políticas, juicios por fraude a la seguridad social de esposa y suegra de torero, de datos macroeconómicos desoladores y de previsiones inciertas sobre el futuro inmediato, déjense llevar por las venturas y desventuras de un perro argentino y su propietario. Descansarán durante 90 minutos. Algo es algo.

Ortega Cano, Nadal y Cospedal

Por: | 06 de junio de 2011

Ortega-cano2 

En el largo finde semana destacaron tres nombres propios: José Ortega Cano, Rafael Nadal y Dolores de Cospedal, tres nombres como tres soles si bien por razones muy distintas. El torero, por un terrible accidente de coche, mejor dicho, por las especulaciones que se han hecho, se hacen y, probablemente, se harán sobre las circunstancias del accidente. El tenista, por haber conquistado su sexto Roland Garros y, sobre todo, por ser la quintaesencia del trabajo, del esfuerzo. La política, por amparar, o propiciar, un estilo lamentable y alarmista de entender su oficio.

Hubo un tiempo que la familia que ocupaba todos los programas del corazón eran los Pajares. De ellos supimos todas sus interioridades y por los platós pasaron todos los componentes de la misma, servicio doméstico incluido. Desde hace unas semanas, el epicentro especulativo de esos programas se trasladó a los Ortega Cano, Mohedano y Carrasco, dejándonos también todo tipo de elucubraciones indemostradas sobre sus relaciones internas, la condición sexual del matador o los problemas judiciales del marido de su sobrina. Los programas del corazón de mayor audiencia, sobre todo Telecinco con Sálvame, Sálvame de Luxe y La Noria, dedicaron varias horas al tema, incluída una mesa redonda en La Noria cuyo tema de debate no era otro que el saber si los medios habían magnificado o manipulado las informaciones sobre el accidente del torero -con una víctima mortal-. Es decir, que nada mejor que dedicar una buena porción de minutos a dilucidar si se debía haber dedicado tanto tiempo al tema. Pura coherencia.

De Rafael Nadal poco más se puede decir que no esté ya dicho, quizás insistir en su condición estajanovista del tenis. Es un trabajador absoluto con el añadido de no tirar jamás la toalla por mal que pinte el partido. La prueba es la remontada del primer set (2-5) hasta el 7-5 final, una evolución que anunciaba el principio del fin de Federer, un jugador exquisito que, sin duda, dedica tantas horas como Nadal a su oficio pero que tiene un estilo más imaginativo y elegante. Federer podría ser uno de los personajes de los que hablaba Gil de Biedma en Compañeros de viaje: "Yo nací (perdonadme) en la edad de la pérgola y el tenis".

 Respecto a Dolores de Cospedal, nueva presidenta in pectore de Castilla-La Mancha y secretaria general del PP, todo parece indicar que ha propiciado, y desde luego permitido, que se afirme rotundamente que dicha comunidad está en quiebra y que resulta dudoso que sus funcionarios puedan cobrar los próximos salarios. Es una afirmación temeraria que se hace, además, sin aportar pruebas y que supone un componente desestabilizador importante en tiempos de crisis. Es decir, un disparate si no se demuestra. En honor a la verdad, tal actitud no es nueva. Ya en el verano de 2009, la secretaria general del PP tuvo a bien afirmar desde su Marbella veraniega que el Gobierno de Zapatero estaba llevando a España hacia un Estado policial y que la constaba que se estaban realizando escuchas telefónicas a miembros destacados del PP, involucrando en tal afirmación a la Fiscalía General, a la policía, al ministerio del Interior y al Centro Nacional de Inteligencia. Tamañas acusaciones sólo podían tener un recorrido democrático: llevar al juzgado las pruebas que lo demostraban. Hasta hoy.

 

Desfachatez y desidia

Por: | 02 de junio de 2011

Mariano Rajoy Todos los que vaticinaron el fin de la prensa escrita por la aparición de la radio se equivocaron en igual medida que los que vaticinaron el fin de la radio con la aparición de la televisión o el fin de la cultura impresa con la irrupción de las nuevas tecnologías y, sobre todo, con la implantación universal de internet. Es decir, que el oficio de profeta es un deambular de derrota en derrota. Viene esto a cuento porque la amplia y general cobertura televisiva de la primera rueda de prensa de Mariano Rajoy (primera en meses) tiene su complemento perfecto en el artículo de José Manuel Romero en EL PAIS: Unos mandamientos que nadie cumple, recopilación de las propuestas del líder popular a sus presidentes autonómicos.

En el texto del diario se van desmontando una a una las apuestas de Rajoy, pero sobresalen su aireados propósitos de lucha contra el despilfarro, transparencia administrativa y un plan especial contra la morosidad por parte de ayuntamientos y comunidades autónomas. Un dato ya sabido pero que conviene recordar: el aeropuerto no operativo de Castellón, obra magna de los compañeros Fabra y Camps, costó 150 millones de euros, es decir, 25.000 millones de las antiguas pesetas. En el gobierno del mencionado Camps, se dice en dicho artículo, hay una deuda de 1.300 millones de euros a los proveedores de material sanitario, y el Tribunal Constitucional condenó en tres ocasiones a la Generalitat valenciana por su negativa a facilitar información a la oposición en el Parlamento sobre las finanzas públicas, conatos y adjudicaciones varias. En fin, la lista de despilfarros, morosidad y opacidad es larga y desalentadora.

Los pepinos siguen ocupando buena parte de los informativos y mesas redondas, si bien en esta ocasión el epicentro informativo se sitúa en la negativa de las autoridades alemanas a reconocer su torpeza. Supongo que detrás de esa actitud pesa más las posibles indemnizaciones y responsabilidades económicas que la reivindicación del orgullo nacional.

 Y ya que hablamos de orgullo y de nacionales, poco más se puede añadir a la publicación del Diccionario Biográfico Español. La Real Academia de la Historia ha demostrado estar en la misma onda que la mayor parte de las instituciones propias o ajenas: negar la mayor -la manipulación histórica de algunos de sus términos- antes que reconocer la indolencia o la desidia de sus responsables máximos. El descontrol o el desconocimiento de lo que se estaba gestando es tan evidente como la falta de argumentos para defender lo hecho.

El rey de la casa

Por: | 01 de junio de 2011

Pepinos1 

Ayer los reyes de la casa fueron los pepinos. Todos los telediarios y las tertulias nocturnas centraron buena parte de su tiempo en comentar y analizar las consecuencias del anatema alemán sobre la curcubitácea hispana. La acusación de que eran portadores de la bacteria E. Coli, causante de, por el momento, 14 muertes y 1.300 infectados, supuso una enorme conmoción en los mercados. Los agricultores españoles cifran las pérdidas en 200 millones de euros semanales pero, al parecer, lo peor es la pérdida de confianza e imagen en los productos españoles, un deterioro que costará mucho más tiempo y dinero en recuperar.

Lo sorprendente del caso es que, ayer, la ministra de Salud de Hamburgo, Cornelia Preafer-Storcks admitió que en los análisis de pepinos españoles no existen rastros del agente patógeno de tipo 0101, es decir, donde dije digo, digo diego y aquí no ha pasado nada. Creo que ya ha llegado el momento de revisar los estereotipos nacionales a la vista de que incluso en la mitificada Alemania se producen chapuzas impresentables, incompetencias notables y maldades hasta ahora identificadas habitualmente con los países sureños de una Europa que permite acciones unilaterales tan lamentables como la descrita.

Por si fuera poco, la señora Merkel, que ya había dado muestras sobradas de su inoportuna, o perversa, locuacidad en los momentos económicos más difíciles de España, ha decidido también que donde había dicho digo, ahora dice diego respecto a las centrales nucleares: si dijo que no se cerrarían pese al desastre japonés, ahora dice que se cerrarán. El cambió de criterio en unos pocos días parece estar relacionado con los desastrosos y recientes resultados electorales. Es decir, todo vale con tal de seguir en la poltrona.

Naturalmente, en las tertulias políticas tedeteteras, lo que Wyoming llama "el tdt party", las conclusiones de los arrojados tertulianos no eran otras que las de lamentar la falta de carácter y respuesta del Gobierno de Zapatero, tratado como si fuera una zapatilla vieja. Alguno hubo que lo comparó con la fortaleza y dignidad del Gobierno Aznar. Es evidente que la lealtad es un factor positivo para las subvenciones y concesiones de los gobiernos autonómicos. Llegan buenos tiempos para incrementarlas y hay que colocarse en la primera fila. Algo de esto deben pensar también los miembros de la cúpula de la patronal CEOE cuando, en un giro inesperado aunque consecuente con los resultados electorales del 22 de Mayo, decidieron elevar el listón de sus condiciones para los convenios colectivos, situándolo a una altura difícilmente salvable por las centrales sindicales.

 

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal