TV Blog de Harguindey

TV Blog de Harguindey

La televisión es la reina de la casa. Lo que se pretende en este espacio es comentar la actualidad televisiva más inmediata, los programas del día, desde cualquiera de los que se definen como “telebasura” a las retransmisiones deportivas, los espacios informativos, documentales, las películas o las series. Son los comentarios y recomendaciones de un telespectador común.

Una sobredosis de morbo

Por: | 27 de julio de 2011

Coche-accidente-ortega-cano-400x300 

Los gustos de la ciudadanía no son fáciles de adivinar. Los de las cadenas, sí. Telecinco, por ejemplo, hace tiempo que apostó descaradamente por estimular la morbosidad que, al parecer, lleva dentro todo espectador. El programa especial que emitió ayer sobre el accidente de tráfico de Ortega Cano, que le costó la vida a Carlos Parra, fue ejemplar en varios aspectos.

Fue un ejemplo de cómo se puede estirar hasta el agotamiento un hecho trágico pero lamentablemente común en nuestro país desde hace muchos años. Cuatro horas y media de programa para analizar un accidente de tráfico no es sólo un disparate desde un punto de vista periodístico, es un ejercicio de mal gusto y de codicia de audiencia. Todo por mantener enganchado al espectador. Y en ese todo se puede incluir el hablar de una carta que al parecer escribió el causante del accidente a la familia de la víctima. Una carta pretendidamente sentimental, llena de lugares comunes y tópicos baratos que los responsables del programa especial tuvieron a bien hablar de ella durante más de una hora y veinte minutos. Mesa redonda ad hoc, lectura fragmentaria de la misma, todo un cúmulo de trucos para alargar los tres párrafos sensibleros escritos por quien causó la muerte a un ciudadano.

Fue un ejemplo también de cómo se pueden mezclar churras con merinas sin que se caigan los anillos al visionario del programa especial. Como había que llenar cuatro horas y media, se buscó a alguien a quien hace más de un año le dió un golpe en su parachoques el tan citado maestro Ortega Cano. El golpe no debió de ser gran cosa ni el maestro estaba bebido pero llenaba espacio, con su correspondiente mesa redonda para comentar el nuevo hecho.

Y fue un patético ejemplo del ansia de los presentadores por encontrar algún eco de todo aquello que estaban mostrando entre las familias involucradas en el accidente grave del torero. Pero ni los Ortega Cano ni los Parra se dieron por aludidos o no quisieron entrar en el juego de un inflado programa especial que ya no sabía como alargar más aquellas interminables horas. Nada de lo que se dijo en ese programa-río añadió la menor novedad sobre el accidente a lo ya sabido y conocido. Creer que tener una copia de la carta que el torero envió a la familia del fallecido es una exclusiva mundial es rebajar en exceso el concepto de noticia. Con todo, hay que reconocer que la cadena sabe como obtener los mejores resultados. Consiguió ser el programa más visto en su franja horaria.

Hay 3 Comentarios

A mi estos programas me dan urticaria.

vivimos en un país de cotillas y "marujas" (con perdón para las personas que se llaman así)

Estos programas había que ponerlos a partir de las 3 de la mañana, así quén disfrute de ellos pues los pueda ver, sin prohibir la libertad de expresión y elección.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

Ángel Sánchez Harguindey

Ángel Sánchez Harguindey perteneció a la plantilla de El País desde su fundación en 1976. Fue jefe de la sección de Cultura, responsable del suplemento cultural Babelia, redactor jefe de El País Semanal, redactor jefe de la sección de Opinión y Adjunto a la Dirección.
Ha publicado el libro "Memorias de sobremesa. Conversaciones con Rafael Azcona y Manuel Vicent" (Editorial Aguilar)

Archivo

junio 2021

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30        

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal