TV Blog de Harguindey

TV Blog de Harguindey

La televisión es la reina de la casa. Lo que se pretende en este espacio es comentar la actualidad televisiva más inmediata, los programas del día, desde cualquiera de los que se definen como “telebasura” a las retransmisiones deportivas, los espacios informativos, documentales, las películas o las series. Son los comentarios y recomendaciones de un telespectador común.

Caballero de capa y katana

Por: | 20 de septiembre de 2011

File-64050-1-1-300xXx80

El gran Rafael Azcona solía explicar que si en el cine se pudiera adivinar la rentabilidad de una película, el éxito, antes de hacerla, el Banco de Santander sería el primer productor cinematográfico de España. Lo mismo se puede aplicar a la televisión, medio que vive días convulsos. Ahora se ha sabido que Dec, el programa del corazón de los viernes por la noche de Antena 3, cierra sus puertas esta semana tras ocho años en el candelero. Naturalmente el motivo no es tanto un deseo de la cadena de distanciarse de ese tipo de programas como el descenso continuado de su audiencia. Eso quiere decir que Sálvame de luxe (Telecinco, también en la noche de los viernes) se convierte en la dueña y señora de los chismes del corazón o del bajo vientre. Al parecer no hay mercado suficiente para dos tabernas tan próximas.
También se anuncia el cierre esta semana del programa de la Sexta La tarde en directo, magazine que tomó el relevo del España en directo (la 1), programa que por esas razones inexplicables de las cadenas generalistas lo producía externamente a TVE la misma productora vinculada a la Sexta. Los expertos señalan que el cierre es una consecuencia más del plan de ahorro de costes de la cadena de cara a su previsible fusión con Antena 3 a finales de año. Los menos expertos podemos señalar que cuando el programa vespertino lo pagaba la televisión pública se miraba menos su rentabilidad, es decir, que los costes si los pagan otros son menos costes. Claro que cabe otra opción más radical: no pagar, algo en lo que el señor Roures es un declarado especialista pues debe a Prisa televisión, ratificado en los juzgados, cerca de 150 millones de euros por los derechos del fútbol, deuda que al parecer ha puesto en pie de guerra a bancos y cajas para exigir a Mediapro que llegue a un acuerdo con Prisa para tratar de ir amortizando créditos. En fin, historias de las altas finanzas.
Pero volviendo al sentido común de Rafael Azcona, lo que resulta sorprendente es que una serie española como Águila Roja, en su capítulo 36, es decir, en su cuarta temporada, alcance una audiencia próxima a los cinco millones y medio de espectadores, un 27,8%, lo que equivale a superar la audiencia de acontecimientos deportivos de la relevancia de la final de la copa de Europa de baloncesto, final que como saben ganó España. Las andanzas interpretadas por David Janer y su fiel lacayo Javier Gutiérrez (el mejor de la serie), nos remiten a una especia de narración en la que se entremezclan las novelas de caballería, los folletines decimonónicos y las aventuras de un ninja con capa y katana. No resulta fácil comprender las razones del éxito, como tampoco resultaría sencillo explicar las de su hipotético fracaso. Son los enigmas de un medio que impiden que el Banco de Santander decida invertir en el negocio.

Hay 17 Comentarios

Sr. Ángel Sánchez Harguindey, cuando escriba, podría dejar de lado la ideologia de la empresa para la que trabaja y absetenerse de hacer comentarios más que poco elegantes hacia Roures y laSexta. Estoy seguro que aunque no se gane tan bien su salario, dormirá ligeramente mejor.
Gracias.

Sr. Ángel Sánchez Harguindey, cuando escriba, podría dejar de lado la ideologia de la empresa para la que trabaja y absetenerse de hacer comentarios más que poco elegantes hacia Roures y laSexta. Estoy seguro que aunque no se gane tan bien su salario, dormirá ligeramente mejor.
Gracias.

Sr. Ángel Sánchez Harguindey, cuando escriba, podría dejar de lado la ideologia de la empresa para la que trabaja y absetenerse de hacer comentarios más que poco elegantes hacia Roures y laSexta. Estoy seguro que aunque no se gane tan bien su salario, dormirá ligeramente mejor.
Gracias.

Sr. Ángel Sánchez Harguindey, cuando escriba, podría dejar de lado la ideologia de la empresa para la que trabaja y absetenerse de hacer comentarios más que poco elegantes hacia Roures y laSexta. Estoy seguro que aunque no se gane tan bien su salario, dormirá ligeramente mejor.
Gracias.

Sr. Ángel Sánchez Harguindey, cuando escriba, podría dejar de lado la ideologia de la empresa para la que trabaja y absetenerse de hacer comentarios más que poco elegantes hacia Roures y laSexta. Estoy seguro que aunque no se gane tan bien su salario, dormirá ligeramente mejor.
Gracias.

Sr. Ángel Sánchez Harguindey, cuando escriba, podría dejar de lado la ideologia de la empresa para la que trabaja y absetenerse de hacer comentarios más que poco elegantes hacia Roures y laSexta. Estoy seguro que aunque no se gane tan bien su salario, dormirá ligeramente mejor.
Gracias.

Sr. Ángel Sánchez Harguindey, cuando escriba, podría dejar de lado la ideologia de la empresa para la que trabaja y absetenerse de hacer comentarios más que poco elegantes hacia Roures y laSexta. Estoy seguro que aunque no se gane tan bien su salario, dormirá ligeramente mejor.
Gracias.

Sr. Ángel Sánchez Harguindey, cuando escriba, podría dejar de lado la ideologia de la empresa para la que trabaja y absetenerse de hacer comentarios más que poco elegantes hacia Roures y laSexta. Estoy seguro que aunque no se gane tan bien su salario, dormirá ligeramente mejor.
Gracias.

Sr. Ángel Sánchez Harguindey, cuando escriba, podría dejar de lado la ideologia de la empresa para la que trabaja y absetenerse de hacer comentarios más que poco elegantes hacia Roures y laSexta. Estoy seguro que aunque no se gane tan bien su salario, dormirá ligeramente mejor.
Gracias.

Sr. Ángel Sánchez Harguindey, cuando escriba, podría dejar de lado la ideologia de la empresa para la que trabaja y absetenerse de hacer comentarios más que poco elegantes hacia Roures y laSexta. Estoy seguro que aunque no se gane tan bien su salario, dormirá ligeramente mejor.
Gracias.

Sr. Ángel Sánchez Harguindey, cuando escriba, podría dejar de lado la ideologia de la empresa para la que trabaja y absetenerse de hacer comentarios más que poco elegantes hacia Roures y laSexta. Estoy seguro que aunque no se gane tan bien su salario, dormirá ligeramente mejor.
Gracias.

Sr. Ángel Sánchez Harguindey, cuando escriba, podría dejar de lado la ideologia de la empresa para la que trabaja y absetenerse de hacer comentarios más que poco elegantes hacia Roures y laSexta. Estoy seguro que aunque no se gane tan bien su salario, dormirá ligeramente mejor.
Gracias.

Sr. Ángel Sánchez Harguindey, cuando escriba, podría dejar de lado la ideologia de la empresa para la que trabaja y absetenerse de hacer comentarios más que poco elegantes hacia Roures y laSexta. Estoy seguro que aunque no se gane tan bien su salario, dormirá ligeramente mejor.
Gracias.

Sr. Ángel Sánchez Harguindey, cuando escriba, podría dejar de lado la ideologia de la empresa para la que trabaja y absetenerse de hacer comentarios más que poco elegantes hacia Roures y laSexta. Estoy seguro que aunque no se gane tan bien su salario, dormirá ligeramente mejor.
Gracias.

Sr. Ángel Sánchez Harguindey, cuando escriba, podría dejar de lado la ideologia de la empresa para la que trabaja y absetenerse de hacer comentarios más que poco elegantes hacia Roures y laSexta. Estoy seguro que aunque no se gane tan bien su salario, dormirá ligeramente mejor.
Gracias.

Sr. Ángel Sánchez Harguindey, cuando escriba, podría dejar de lado la ideologia de la empresa para la que trabaja y absetenerse de hacer comentarios más que poco elegantes hacia Roures y laSexta. Estoy seguro que aunque no se gane tan bien su salario, dormirá ligeramente mejor.
Gracias.

Sr. Ángel Sánchez Harguindey, cuando escriba, podría dejar de lado la ideologia de la empresa para la que trabaja y absetenerse de hacer comentarios más que poco elegantes hacia Roures y laSexta. Estoy seguro que aunque no se gane tan bien su salario, dormirá ligeramente mejor.
Gracias.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

Ángel Sánchez Harguindey

Ángel Sánchez Harguindey perteneció a la plantilla de El País desde su fundación en 1976. Fue jefe de la sección de Cultura, responsable del suplemento cultural Babelia, redactor jefe de El País Semanal, redactor jefe de la sección de Opinión y Adjunto a la Dirección.
Ha publicado el libro "Memorias de sobremesa. Conversaciones con Rafael Azcona y Manuel Vicent" (Editorial Aguilar)

Archivo

septiembre 2021

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      

Archivos

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal