TV Blog de Harguindey

TV Blog de Harguindey

La televisión es la reina de la casa. Lo que se pretende en este espacio es comentar la actualidad televisiva más inmediata, los programas del día, desde cualquiera de los que se definen como “telebasura” a las retransmisiones deportivas, los espacios informativos, documentales, las películas o las series. Son los comentarios y recomendaciones de un telespectador común.

Del Katrina a la Monumental

Por: | 26 de septiembre de 2011

17420

Música y toros, tal podía ser un incompleto resumen del largo fin de semana televisivo. Música porque la 2 ha proyectado de nuevo el excelente documental Stones in exile, que no es sino el making off de la gestación y grabación de Exile on Main Street, dirigido por Stephen Kijak y producido porJagger y Richard. Música de nuevo porque el canal de pago TNT, emitió en la noche del domingo el primer capítulo de la segunda temporada de Treme, la compleja y excelente serie de David Simon, creador de la extraordinaria The Wire. Y toros porque ayer se cerró la plaza de toros Monumental de Barcelona como consecuencia de la prohibición de los festejos taurinos aprobada por el parlamento catalán, probablemente una de las decisiones políticas más demagógicas que se recuerdan últimamente.
El documental de los Stones no deja de ser una manifestación más de la enorme vitalidad y talento de un grupo esencial del rock and roll. Fue su primer disco doble y el proceso de grabación resume a la perfección todos los tópicos del género: sexo, drogas y rock and roll. Lo distintivo del caso es que los tópicos se superan con talento. Una mansión en Villefranche-sur-mer, en plena Costa Azul francesa, fue el lugar elegido por unos exiliados Stones, si bien hay que matizar que el exilio fue fiscal y no político. Una villa paradisíaca, un permanente ir y venir de gentes (la media de los residentes fue de 70 personas), drogas por todas partes y una creatividad asombrosa que culminaron en Los Ángeles. Exile on Main Street se ha convertido con el paso de los años en uno de los discos básicos del rock, un espléndido ejemplo de los múltiples caminos que se pueden transitar musicalmente y, también, la demostración de que la crítica comete notables errores desde la prepotencia. Fue un disco muy discutido por quienes años después reconocieron su grandeza.
La segunda temporada de Treme, la serie creada por David Simon y Eric Overmyer, se inicia una año después del paso del Katrina por Nueva Orleans, un escenario espectacular en el que la devastación y el anhelo de recuperación manifiestan la desidia y torpeza de la Administración Bush y la vitalidad de sus ciudadanos. Con una compleja trama estructurada con historias paralelas que en ocasiones se entrecuzan, Treme exige al espectador una cierta atención. Se trata de una serie que considera al espectador como un ser adulto, lejos de los maniqueismos fáciles. No se trata de buenos y malos, es algo más, con el añadido de una banda sonora que cubre el amplio abanico musical de Nueva Orleans, dede el dixie y el jazz de vanguardia, al country o al cajun. Historias que hablan de drogas, de violencia, de añoranza por la ciudad perdida, de corrupción política, de tradiciones, gastronomía y especuladores, en definitiva: de la vida misma.
Barcelona celebró la última corrida de toros en Cataluña, y lo hizo como corresponde a un espectáculo taurino: con división de opiniones. De un lado, los amantes de los toros que celebraron el triunfo de José Tomás y Serafin Martin. De otro, los amantes de los animales que abroncaron a los primeros a la vez que celebraban el cerrojazo al espectáculo. A nadie se le escapa que la prohibición de los toros, aprobada por mayoría simple en el parlamento catalán, tiene un mayor contenido político que zoofílico. Se prohíben los toros porque son una tradición española, a la vez que se defienden los correbous por ser una tradición catalana. Lo que en realidad demuestra el legislar sobre los espectáculos tradicionales es el regusto por el mando, el ansia ordenancista. Lo lógico y sensato sería dejar que los toros languidecieran por sí mismos, por la cada vez menor afluencia de público a las plazas y no por una iniciativa parlamentaria. Tan lógico y sensato como es la defensa de la salud ciudadana y no el cerrar dispensarios o urgencias hospitalarias nocturnas.

Hay 5 Comentarios

Más que prohibir los toros tendríamos que pedir que no se subvencionen, que es más lógico y que acabaría por hacer inviable que la gente viva de torturar a un animal en público.

"Se prohíben los toros porque son una tradición española, a la vez que se defienden los correbous por ser una tradición catalana".: Eso es una apreciación subjetiva, engendrada por los montones de prejuicios que tiene España con respecto a sus sus odiadas heterogeneidades periféricas. A mi juicio, los máximos promotores del independentismo catalán no viven, curiosamente, en Catalunya

Me imagino que en la serie saldrá Sean Penn corriendo de un lado a otro porque según dice él solito arregló toda esa devastación.
Y tema toros, casi son más bestias en las fiestas populares que en las plazas. Ojalá desaparezcan de una vez unas y otras.

Un poco forzado el paso de los toros a la sanidad.

Carla
www.lasbolaschinas.com

Un poco forzado el paso de los toros a la sanidad.

Carla
www.lasbolaschinas.com

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

Ángel Sánchez Harguindey

Ángel Sánchez Harguindey perteneció a la plantilla de El País desde su fundación en 1976. Fue jefe de la sección de Cultura, responsable del suplemento cultural Babelia, redactor jefe de El País Semanal, redactor jefe de la sección de Opinión y Adjunto a la Dirección.
Ha publicado el libro "Memorias de sobremesa. Conversaciones con Rafael Azcona y Manuel Vicent" (Editorial Aguilar)

Archivo

septiembre 2021

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      

Archivos

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal