TV Blog de Harguindey

TV Blog de Harguindey

La televisión es la reina de la casa. Lo que se pretende en este espacio es comentar la actualidad televisiva más inmediata, los programas del día, desde cualquiera de los que se definen como “telebasura” a las retransmisiones deportivas, los espacios informativos, documentales, las películas o las series. Son los comentarios y recomendaciones de un telespectador común.

¿Qué hacer?

Por: | 14 de octubre de 2011

Miralles

Hace años el grupo Golpes bajos popularizó la canción Malos tiempos para la lírica, pues bien, hoy, los malos tiempos lo son para casi todos y muy especialmente para los ingresos publicitarios de las televisiones, públicas y privadas. En los nueve primeros meses del año, la Federación de organismos de radio y televisión autonómicos (FORTA), comprobó como dichos ingresos caían un 24%. Las televisiones privadas generalistas tampoco se salvan de la crisis, salvo Antena 3 cuyos ingresos subieron un 1%. Cuatro ingresó un 18% menos, Telecinco disminuyó dicho concepto en un 7% y la Sexta en un 3%. Tiempo de crisis, de recortes y de campañas electorales, un cóctel relativamente complejo.
Para Rosa Díez, cabeza de cartel de Unión Progreso y Democracia, la cuestión es sencilla: “Las televisiones autonómicas nos cuestan al año 1.900 millones de euros pero ni PSOE ni PP las van a cerrar porque son una de las mejores vías de influencia política, y pese a los resultados negativos, ni uno ni otro quiere quedarse fuera, ¿Y privatizarlas? ¿Quién las va a querer con las pérdidas que arrojan?. Hay que cerrarlas todas y, si acaso, dejar una como un segundo canal en aquellas comunidades con lengua propia". Una propuesta radical, sin duda, pero una propuesta.
La Unión de Televisiones Comerciales Asociadas (UTECA), por su parte, sugiere un canal nacional común con desconexiones territoriales en las que cada autonomía pueda incorporar los programas de elaboración propia que deseen, con lo que se rebajarían notablemente los costes. Algo que, al parecer, funciona correctamente en Alemania, si bien es verdad que en la nación germana es probable que no esté tan arraigado en la clase política como aquí el nacionalismo en su versión más doméstica, aquella que considera que mi terruño es el mejor del mundo mundial. Y llegados a este punto, cabe preguntarse con Vladimir Ilich Uliánov, Lenin: ¿Qué hacer?
Lo cierto es que no es una cuestión exclusiva de PP y PSOE. Según los expertos, el Gobierno de Artur Mas (CiU), por ejemplo, se gasta cerca de 500 millones de euros en la televisión catalana a la vez que recorta en sanidad cerrando dispensarios y acortando el horario de los quirófanos. La muy minoritaria Telemadrid, ejemplo de lo que es una televisión pública al servicio de la presidenta de la Comunidad, recibe unos 80 millones de euros anuales del gobierno de Esperanza Aguirre, una cantidad similar a la que pretende ahorrar con sus recortes en educación y que tiene soliviantado a docentes y discentes. Si a ello se añade el nivel de audiencias que consiguen buena parte de las televisiones autonómicas, apaga y vámonos. Ayer, por ejemplo, el programa Con voz y voto, presentado por Melchor Miralles y emitido en el mejor horario, tuvo 96.000 espectadores. Claro que hubo programas que fueron vistos por 6.000 espectadores (Crónicas vampíricas en la murciana 7RM).

Hay 0 Comentarios

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

Ángel Sánchez Harguindey

Ángel Sánchez Harguindey perteneció a la plantilla de El País desde su fundación en 1976. Fue jefe de la sección de Cultura, responsable del suplemento cultural Babelia, redactor jefe de El País Semanal, redactor jefe de la sección de Opinión y Adjunto a la Dirección.
Ha publicado el libro "Memorias de sobremesa. Conversaciones con Rafael Azcona y Manuel Vicent" (Editorial Aguilar)

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal