TV Blog de Harguindey

TV Blog de Harguindey

La televisión es la reina de la casa. Lo que se pretende en este espacio es comentar la actualidad televisiva más inmediata, los programas del día, desde cualquiera de los que se definen como “telebasura” a las retransmisiones deportivas, los espacios informativos, documentales, las películas o las series. Son los comentarios y recomendaciones de un telespectador común.

Sobre el autor

Ángel Sánchez Harguindey

Ángel Sánchez Harguindey perteneció a la plantilla de El País desde su fundación en 1976. Fue jefe de la sección de Cultura, responsable del suplemento cultural Babelia, redactor jefe de El País Semanal, redactor jefe de la sección de Opinión y Adjunto a la Dirección.
Ha publicado el libro "Memorias de sobremesa. Conversaciones con Rafael Azcona y Manuel Vicent" (Editorial Aguilar)

El golpe

Por: | 11 de noviembre de 2011

Liberto_de_la_franca_interior

Esta claro que los de Telecinco saben lo que hacen. La gala de Acorralados de ayer, jueves, fue ejemplar respecto a los recursos, trucos y triquiñuelas de la productora para conseguir lo anhelado: una audiencia de 3.047.000 espectadores, récord total del concurso si bien por debajo de esa inacabable serie de la 1, Cuéntame (4.547.000 espectadores), con el muy indignado Imanol Arias al frente (indignado con el Gobierno de Zapatero ahora que llega la hora del relevo).
Del que no se sabe nada es de Iñaki Urdangarin desde que todos los medios de información le han relacionado con las investigaciones que lleva a cabo la fiscalía anticorrupción por varios presuntos delitos del Instituto Nóos que presidió entre 2004 y 2006. Dar la callada por respuesta no parece lo más inteligente pero está en su derecho, sobre todo cuando, de momento, no está imputado. Lo que ya no es de recibo es que en su biografía que figura en la página web de la Casa Real no se mencione nada de su etapa como empresario. Textualmente dice: "En los últimos años, ha cultivado el interés por las cuestiones sociales y culturales, amén de las deportivas, intentando establecer caminos de diálogo entre unas y otras". Por lo que se deduce de las informaciones de estos días no sólo ha intentado establecer caminos de diálogos entre las cuestiones sociales y culturales, amén de las deportivas, sino que además algunos de esos caminos han llegado hasta paraísos fiscales como el de Belice. Es lo que tiene ser deportista de elite.
En terrenos mucho más plebeyos, hay que reconocer la habilidad de Magnolia TV, productora del concurso Acorralados, para enganchar a la audiencia. En la gala de ayer se mantuvo hasta bien entrada la noche la convicción de que la expulsada del día sería Blanca de Borbón, nominada junto con María Angeles Delgado (madre de la inefable Aída Nízar) y Dionisio Rodríguez, el Dioni. Finalmente la expulsada fue María Angeles para sorpresa del personal, desolación de el Dioni y alegría extraordinaria de Blanca de Borbón.
El concurso de la casona de Lodeña (Asturias) admite toda clase de lecturas, interpretaciones o visualizaciones. En todo caso, la más sensata, probablemente, es la de contemplarlo como si fuera una película cómica de producción discreta. Contemplar al concursante Liberto López de la Franca, autonombrado en su día jefe de gabinete (¿?) de Leandro de Borbón, regresar a la casona con una vara en la mano tras haberse caído por no se sabe qué barranco, arrastrando los pies, con marcas en la cara y un tono vital triste y melancólico, por cruel que parezca nos recordaba a una comedia italiana cutre.
Las broncas entre los dos irreconciliables grupos de concursantes son memorables y muy cercanas a las trifulcas de corralas. Si uno no las coge desde el comienzo alcanzará el éxtasis cuando se entere algo más tarde que la tormenta dialéctica, los insultos y juramentos lanzados tienen su origen en el reparto de unas morcillas. También es verdad que ante la cada vez mayor proclividad de todos los informativos a satisfacer el morbo de los espectadores por los sucesos más desgarradores (secuestro de niños en Córdoba, asesinato de una hija de 18 meses por su desequilibrado padre, violencia de género, etcétera), se agradece la pasión desatada en una destartalada granja asturiana por media morcilla, un tomate o una botella de sidra.

De todo un poco

Por: | 10 de noviembre de 2011

1_IAQU~1

Estaba cantado: si el debate político hubiera coincidido con la retransmisión de un partido de fútbol las audiencias serían otras. Ayer, miércoles, la 1 realizaba un debate a cinco con peones de confianza de los primeros espadas del PSOE, el PP, CiU, PNV e IU. A una hora similar, la Sexta retransmitía el partido de Copa del Rey entre L'Hospitalet y el Barça. Ganó el partido con 2.104.000 espectadores frente a los 2.032.000 del debate político, claro que el concurso de Antena 3 Tu cara me suena consiguió 3.213.000 espectadores. En tiempos de crisis, concursos y fútbol, cualquier cosa que no obligue a pensar.
Del debate poco se puede añadir a lo que ya se sabe: todos tienen la razón de su parte y todos saben como salir de la crisis. Cuestión distinta es llevarlo a la práctica. Berlusconi también sabe como salir del enredo, enredándolo aún más. Atenas, Roma, Madrid, Bruselas, París, Berlín... se podría hacer un tour de la incompetencia, la insolidaridad y el "cada uno para sí y Dios contra todos" del clásico.
Del partido de fútbol se puede decir que el Barça sin Messi es otro Barça. Le costó ganar a un equipo de segunda B pese a contar con los Xavi, Iniesta, Puyol, Cesc y Villa, entre otros. La Messidependencia es tal que el día que el argentino se acatarra tiemblan las instituciones catalanas. Desventajas de ser más que un club.
Pero lo que realmente arrasó en las tertulias matinales, de Ana Rosa a El espejo público y lo que te rondaré morena, fue el asunto Urdangarín y su particular agujero de, por lo menos, un millón de euros en las cuentas de su entramado empresarial. Parece ser que el duque de Palma será imputado en una pieza separada del caso Palma Arena. La mecánica ya se conoce: se reciben subvenciones cuantiosos (4 millones de euros de dos comunidades autónomas cuyos presidentes de entonces están procesados en la actualidad) para organizar eventos. Se encargan a empresas subsidiarias que facturen por servicios o no prestados o inflándolos considerablemente y aquí paz y después gloria. Pero algo falla en la materia gris de los responsables: puestos a inflar facturas o a falsificar servicios no prestados, ¿por qué no hacerlo por el total de lo recibido? Parece absurdo que moviéndose en terrenos fraudulentos no se atine ni siquiera en la suma de todo lo facturado. Tamaña torpeza sólo se explica desde la prepotencia de quien, piensa, está por encima del bien y del mal.

No todo es igual

Por: | 09 de noviembre de 2011

Images

El azar ha querido que en Canal + y Canal + 2 se exhibieran casi a la misma hora un capítulo de la extraordinaria serie El ala oeste de la Casa Blanca, creada por Aaron Sorkin, y Caza a la espía, filme dirigido por Doug Liman e interpretado por Naomi Watts y Sean Penn, entre otros. Dos historias en las que la residencia del presidente de EE.UU juega un papel esencial. Cuando todavía se habla del debate entre Rajoy y Rubalcaba, la proyección de la serie y la película norteamericanas permite deducir que no todo es igual en política aunque predomine una cierta desazón entre un electorado cada vez más escéptido.
La serie de Sorkin transcurre con una presidencia demócrata, humanista y liberal. Podría ser una especie de etapa Kennedy. El filme sobre el hecho real de la filtración de la Casa Blanca del nombre de la agente secreta de la C.I.A. Valerie Plame como venganza a un artículo de su marido, el ex diplomático Joseph Wilson, en el que se rechazaba el argumento de que Irak tenía armas de destrucción masiva, coartada fundamental del Gobierno de Georges Bush para declarar la guerra, muestran dos estilos de concebir el poder.
Es probable que la macroeconomía condicione la libertad de actuación de los gobiernos de los países desarrollados pero incluso aceptando dichas limitaciones en nombre de un sacrosanto libre mercado, las formas de gobernar son muy diferentes entre un centro izquierda y una derecha cerril. Las diferencias formales entre Clinton y Bush Jr. o entre Zapatero y Aznar son más que notables. Es cierto que el índice de paro en España es insoportable pero también lo es que las opciones socialistas o populares no son iguales, ni las formas. Algo de eso deben intuir los asesores de la campaña de Rajoy cuando han considerado inoportuno el que coincidan en el mismo mitin su candidato y el ex presidente Aznar.
Los tradicionales y prestigiosos premios Ondas que concede el grupo Prisa a través de la cadena SER, permitieron apreciar un cierto equilibrio entre lo establecido y lo heterodoxo. Que se le concediera el premio nacional al mejor tratamiento informativo a la radio deportiva del fin de semana no sólo es un reconocimiento a su labor, es también un toque de atención a la Liga Profesional del Fútbol y al empresario Jaume Roures, quienes encajan a la perfección en el avida dollars con el que Bretón calificó a Salvador Dalí. Ana Rosa Quintana y Jordi Évole (Salvados), ratifica lo dicho sobre lo tradicional y lo nuevo. Igual ocurre con esos divertido frikis de jardines y selvas asiáticas que realizan Frank de la jungla. Que el premio de la música se le concediera a Tony Bennett no es sino rendir homenaje a uno de los últimos dinosaurios con clase.
Y ya para terminar, en el terreno de la prensa escrita, no se pierdan si pueden una doble página de El País de hoy, concretamente la 18-19. Tres titulares inolvidables: "Camps abonó 15 millones a Calatrava por un proyecto que no se ha hecho". "El juez sostiene que Urdangarin y su socio se "apoderaron" de dinero público" y "Un tribunal vuelve a imputar al extesorero del PP en el caso Gürtel". Poco más se puede añadir salvo el destacar de nuevo la especial habilidad de algunos individuos para superar la crisis económica y social.

Horror nacional y extranjero

Por: | 08 de noviembre de 2011

Images

Fue la gran noche de Rubalcaba y Rajoy: 12 millones de espectadores, un 54% de la audiencia. Los expertos y comentaristas políticos apuntan que el debate lo ganó Rajoy aunque por mucha menos diferencia de lo que apuntan las encuestas preelectorales. El 20-N se verá. Los twitteros, por su parte, mantuvieron también un intenso debate aunque en su caso los temas eran mucho más divertidos. Donde los líderes hablaban del paro y el déficit público, los ciudadanos se preguntaban por la niña de Rajoy y su posible situación actual. Alguno apuntó incluso la posibilidad de que estuviera en la sierra de Cádiz, y de ahí el que no la encontraran. (Rajoy citó los pueblos de Cazalla y Constantina como ejemplos gaditanos por mas que pertenezcan a Sevilla).
Donde los candidatos hablaban de sanidad y educación, los twitteros se regocijaban con la frecuente utilización de la palabra "insidia" por parte del candidato del PP, o la pifia de Rubalcaba al afirmar que "ahora es usted el que miente", dejando la puerta abierta al "antes era yo". Un cara a cara muy seguido por la ciudadanía y cuyo principal objetivo por parte del candidato del PSOE era el de tratar de movilizar al amplio número de indecisos mientras que el del PP era tratar de inmovilizarlos pues daba a entender ya estaba vendido todo el pescado.
La Fox por su parte, hizo una contraprogramación especial: unió en la misma noche dos estilos y conceptos del horror. Estrenó el primer capítulo de una serie que llega precedida de una estupenda campaña de propaganda, The American Horror Story, y lo complementó con un nuevo capítulo de The Walking Dead. Dos formas de entender el terror con un objetivo legítimo común: ganar dinero.
La nueva serie norteamericana, ideada por Brad Falchuck y Ryan Murphy (Glee), tiene en la siempre estupenda Jessica Lange un personaje que se intuye dará gran juego: sureña, descarnada, un punto hortera y con una hija con síndrome down a la que desprecia profundamente. Su concepto del miedo está más próximo a El resplandor, de Kubrick que al festín de casquería de la muy afamada The Walking Dead, que tanto debe a Georges A. Romero y su La noche de los muertos vivientes.
El horror nacional real tiene dos puntos de referencia esenciales: los tribunales de Sevilla y Málaga. En el primero se suceden día tras día declaraciones de amigos, hermanos, novias y ex novias de algunos de los imputados en el asesinato de Marta del Castillo, testimonios que van configurando los hechos y, también, demostrando la al parecer infinita capacidad del ser humano para mentir y ocultar aquello que le perjudica: la ubicación del cadáver de la joven.
En Málaga, la sangre no llegó al río pero el abultado número de personas encausadas en el desvalijamiento de las arcas marbellíes, también llamado Caso Malaya, y las nuevas declaraciones del principal implicado, Juan Antonio Roca, reconociendo que aceptó dinero de los empresarios inmobiliarios que repartió posteriormente entre los concejales para conseguir la expulsión del entonces alcalde Julián Muñoz, nos ofrecen un retablo de pícaros y delincuentes que supera ampliamente la imaginanción de Valle Inclán, Berlanga y Azcona juntos.

Una obra de arte

Por: | 07 de noviembre de 2011

Recorte

Todo está previsto para el cara a cara de esta noche. Probablemente romperá audiencias si bien es verdad que si coincidiera con un partido de fútbol importante y en abierto, la cuestión cambiaría. La política es importante, los políticos mucho menos, sobre todo si cuando llegan las vacas flacas no dan la talla. Ayer, en el programa Salvados (1.825.000 espectadores, su récord), Jordi Évole entrevistó por separado a Rubalcaba y a Rajoy. Primera conclusión: los dos son buenos fajadores. Aceptaron de buen grado las ironías del entrevistador, alguna que otra amable tarascada para, en definitiva, explicar lo que ya sabíamos: ahorro pero no recortes; en uno, empleo y austeridad, en el otro. Rajoy tuvo un pequeño desliz: "a los ciudadanos hay que decirles la verdad" para poco después afirmar que "no he preparado el debate, de verdad". Vale, aunque el domingo el líder del PP no dio ningún mitin para preparar el debate. Coincidencias, o no, de la programación lo cierto es que tras las dos entrevistas se proyectaron dos episodios de The Walking Dead, la enorme orgía de los muertos vivientes.
El que sí preparó una larga explicación fue Jordi González, presentador de La Noria, quien habó en nombre del programa y de Telecinco para denunciar las numerosos críticas que había recibido el programa por haber entrevistado a la madre de El Cuco, condenado por encubrir el asesinato de Marta del Castillo. Naturalmente, la cadena basó la defensa de su programa en la libertad de expresión, llegando incluso a proclamarse un paladín de la causa. Lamentable. Si se defiende la libertad de expresión y, por lo tanto, se puede invitar al programa a quien se quiera, también se tendrá que defender la libertad de expresión de quienes lo critican. Es decir, la autodefensa es inncesaria porque programa y críticos ejercitan el mismo derecho. Otras cosa distinta, y a eso nunca se refirió Jordi González, es que Telecinco viera peligrar una parte importante de sus ingresos al retirarse varias campañas publicitarias de La Noria. También están en su derecho pese a que el tan citado presentador tuviera una reacción inicial torpe y demagógica al afirmar que dicha retirada publicitaria era una maniobra de marketing.
Ayer finalizó la primera temporada de una espléndida serie noruega (Canal + acción), la del heterodoxo detective privado Varg Veum, basada en la serie de novelas policíacas de Gunnar Staalesen. Perros enterrados no muerden, su sexto capítulo, es un alarde concisión, una trama inteligente y un ambiente melancólico tanto por la austeridad de los personajes como por el cielo permanentemente nublado del país. El argumento trataba de los entresijos por alcanzar el poder en el seno del partido conservador, maniobras oscuras, ambiciones personales desmedidas y una falta de escrúpulos absoluta encubierta por un aséptico pragmatismo.
Si una de las cualidades del arte es la de adelantarse a su tiempo con sus intuiciones, este capítulo de Varg Veum es una obra de arte. Una pieza clave de la trama es la proliferación de armas entre la ciudadanía noruega y el riesgo que supone que dicho armamento caiga en manos de algún desequilibrado. El capítulo fue realizado en 2008. En julio de 2011, Anders Behring Breivik, un fanático noruego, asesinó a 92 personas en Oslo y en la isla de Utoya.

La noria acorralada

Por: | 04 de noviembre de 2011

Expulsado_TL5IMA20111104_0056_28

El director de cine Bigas Luna suele contar que hace años, residiendo entonces en Los Angeles, acudió a una conferencia del magnate de los medios de comunicación Rupert Murdoch. El ahora abochornado empresario lo tenía todo muy claro, quizá excesivamente claro: la única condición que ponía a los responsables de sus cadenas de televisión es que los programas tuvieran un nivel intelectual menor que el de los anuncios. Entonces no habló de pinchazos ilegales a teléfonos móviles de famosos o de niñas secuestradas, ni de sobornos, ni de complicidad con los gobernantes del Reino Unido. Ni siquiera había colocado en su consejo de administración a José María Aznar. Eran otros tiempos pero ya lo tenía muy claro.
En España, la cadena que parece seguir más de cerca las ideas de Murdoch es Telecinco. Sus programas-estrella poseen un nivel intelectual descaradamente inferior al que exigen los anuncios. Ahí está Acorralados sin ir más lejos. Diez personas encerradas durante semanas en una granja poco o nada confortable y con comida escasa permite que surjan los sentimientos y reacciones más elementales del ser humano, televisados momento a momento por una abstracta organización que como el gran hermano orwelliano deja constancia, e incluso estimula, esas reacciones y sentimientos primarios. Así son capaces de marear a los espectadores durante una semana completa a propósito de unos gramos de jamón envasados al vacío que aparecieron por sorpresa en poder de uno de los concursantes.
Siete días ininterrumpidos de discusiones, explicaciones y castigos colectivos convirtieron el sobre del jamón en algo trascendente, tan importante, o más, que el Santo Grial o la fuente de la eterna juventud. No hubo programa de la mencionada cadena que no recordara a la audiencia la enorme transgresión cometida en Acorralados, en un ejemplo de lo que es la sinergia entendida como una machacona y torpe repetición. Naturalmente en la gala de ayer "la audiencia", otra abstracción utilizada por "la organización", decidió expulsar del concurso a quien ocultó los 100 o 200 gramos de jamón serrano. Hubo otras polémicas, por supuesto, pero tenían un nivel menos universal (que si te he pedido que lavaras la perola y tardaste en hacerlo, que si todos me odian menos tú, que esa no da un palo al agua y que si a ese le gustan más las cámaras que unos zapatos nuevos).
El problema, o uno de ellos, es cuando el nivel intelectual y moral de los programas se rebajan más de lo inicialmente previsto. En ese afán desmedido por conseguir aumentar la audiencia, a veces se pierde el norte. Fue, por ejemplo, el caso de La Noria del pasado sábado con la entrevista que realizó a la madre de El Cuco, implicado en el encubrimiento del asesinato de Marta del Castillo. De repente saltaron las alarmas y Campofrío, Puleva, President, Bayer y Nestlé, de momento, decidieron retirar sus anuncios en el mencionado programa. No juegues con las cosas de comer podría ser el nuevo slogan de La Noria. Lo que parece cierto es que tanta vulgaridad afecta también a los presentadores o conductores del programa. En un alarde de perspicacia, Jordi González analizó en su Twitter la reacción de los anunciantes: "Campofrío ha aprovechado la polémica para llevar a cabo una campaña de imagen que le sale gratis". Impecable. Equivale a decir que La Noria ha llevado a cabo una campaña de imagen de un condenado por encubrimiento de asesinato, si bien es verdad que no fue gratis: pagó, al parecer, 10.000 euros, lo que en las finanzas de Telecinco no es dinero.

Todo controlado

Por: | 03 de noviembre de 2011

ER9O

Fue en 1953. Una industria del cine español que trataba de recuperarse de la guerra civil presentaba en el festival de Cannes Bienvenido, mister Marshall, de Luis García Berlanga. Una comedia genial que, sorprendentemente, pasó el filtro de una censura implacable e inflexible. Obtuvo el premio de la crítica internacional acreditada en el festival mal que le pesara a Edward G. Robinson, actor y miembro del jurado que no dudó en atacarla por lo que, a su juicio, tenía de antiamericanismo. Opiniones aparte, lo cierto es que 58 años más tarde, vuelve a surgir una cierta añoranza de ese plan de ayudas exteriores para tratar de solventar la profunda crisis económica y social.
El candidato socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba, no se cansa de reivindicar la necesidad de un cambio en la política monetaria europea a la vez que, explica, se debería aplicar un programa continental de estímulos a la inversión pública. Por su parte, el ciudadano estadounidense Sheldon Adelson (octava fortuna de EE.UU según Forbes), ha propuesto la creación de un macrocomplejo dedicado al ocio en la comunidad de Madrid: seis casinos, 12 hoteles, tres campos de golf, decenas de restaurantes y un estadio con capacidad de 17.000 espectadores. El problema de este Mr. Marshall redivivo es que, a cambio, exige una serie de prebendas que convierte el proyecto en irrealizable. Más o menos, pretende que los 5,8 millones de metros cuadrados que necesita el complejo se conviertan en un paraíso fiscal medieval (no pagar impuestos y libertad de reglas para la contratación laboral).Todo parece indicar que, una vez más, los americanos pasarán de largo.
Naturalmente, la actualidad política nacional pasa indefectiblemente por el inicio de la campaña electoral. Esta noche comenzarán las ya tradicionales pegadas de carteles aunque los informativosde las televisiones se centran en los datos previos del único cara a cara que se celebrará ante las cámaras entre los dos aspirantes a la jefatura del Gobierno. Una sala a 21º de temperatura, una mesa con tres metros de distancia entre los dos aspirantes y un sistema de control del tiempo como el de las mesas de los artidos de baloncesto, con un coste ligeramente superior al medio millón de euros que pagaran entre las cadenas que lo emitan. Todo controlado. Ya sólo falta que los candidatos sean lo suficientemente seductores para que el ciudadano opte por ejercer el derecho al voto.

De la incertidumbre al caos

Por: | 02 de noviembre de 2011

Thumbnail

Los creyentes comienzan su día agradeciéndole a su Dios el poder vivir una jornada más. Los que practican el yoga tienen su salutación al sol. Los agnósticos se miran en el espejo y sonríen agradecidos, pero todos, al menos todos los ciudadanos de éste país, los que al despertarse escuchan las noticias en la radio o en los informativos matinales de la televisión, nos despertamos con las pesadillas de la deuda de los países de la Unión Europea, las primas de riesgo, los recortes en las políticas sociales, el índice de paro, el estancamiento económico, el fantasma de una nueva recesión y, ahora, el anunciado e imprevisto referéndum griego sobre el rescate de su propia economía. Adios agradecimientos, salutaciones y espejos.
El socialista Papandreu anunció por sorpresa un referéndum sobre si se acepta, o no, el nuevo plan de rescate de la economía griega con los consiguientes nuevos y duros ajustes. Sus intenciones, al parecer, son las de fortalecer a Grecia en la zona euro y en el ámbito internacional. Si gana, habría que añadir. Si pierde, el caos. Uno de sus argumentos de peso es el de que la democracia está por encima de los mercados. Bien, al fin y al cabo la inventaron ellos. Lo que sorprende es que en el mencionado referéndum, previsto para el próximo enero, no se aproveche para consultar a la ciudadanía griega si cree que se debería procesar a los responsables políticos y económicos que han originado esta situación, algo así como: ¿Cree usted que quienes permitieron y/o estimularon la codicia nacional e internacional, quienes permitieron el fraude o no supervisaron las decisiones legislativas y financieras que llevaron al desastre actual deberían sentarse en el banquillo de los acusados, desde los especuladores de Wall Street a las entidades supranacionales que desatendieron sus responsabilidades de controlar los movimientos financieros? La democracia está por encima de los mercados pero lo democrático no son sólo los derechos de los ciudadanos, también los son las responsabilidades de los gobernantes.
En otro orden de cosas, el repaso a las audiencias del lunes y martes permite deducir varias conclusiones sobre los responsables de las distintas cadenas: la primera de ellas es que nadie sabe nada. Claro que eso es una ventaja pues la certeza suele ir ligada al dogmatismo. Que una serie como Gran Hotel arrase en su horario (3.412.000 espectadores. Antena 3), o que lo haga la del ninja desfacedor de entuertos y su lacrimoso escudero Aguila Roja (4.717.000 espectadores. La 1), no es fácil de explicar. Son series correctas, con cierto poderío de producción pero no mucho mejores que otras que no consiguen levantar cabeza, por ejemplo, Homicidios (1.298.000 espectadores. Telecinco), cambiada varias veces de horario -se supone que por no haber conseguido la aceptación prevista- y con unos medios de cierta relevancia que sin embargo se ven poco por lo absurdo de su programación (el último capítulo comenzó su emisión a las 00.45 horas del lunes). Lo que es, al menos de momento, una verdad absoluta es que el fútbol cubre sobradamente todas las expectativas. El partido de Champions Viktoria-Barcelona fue visto por 6.318.000 espectadores. Parafraseando a Valdano: hemos interiorizado el cuero sobradamente.

La jungla para el que la trabaja

Por: | 01 de noviembre de 2011

Frank2

El PP comenzó a desvelar su programa electoral. Bien. Naturalmente lo hizo como suele ser habitual en el partido: ambiguamente, probablemente la característica más genuina de Mariano Rajoy y sus asesores. No conviene ser muy explícitos porque la claridad es contraria al rédito electoral. También es llamativo que se decidiera desvelarlo en pleno "puente" de los difuntos. Quizá fuera una advertencia subliminal de lo que nos espera.
Es verdad que tampoco el fin de legislatura de los socialistas es como para tirar cohetes. Tenía un cierto morbo ver y escuchar en los informativos a José Blanco hablar de creación de empleo cuando el país soporta cinco millones de parados, lo que porcentualmente es el doble de la media de los miembros de la Unión Europea. En buena ley, Carmen Chacón debería estar infinitamente agradecida a quienes le presionaron y convencieron de que no disputara con Rubalcaba la candidatura en su partido a las elecciones generales.
Los expertos hablan de unos recortes en 2012 en torno a los 30.000 millones de euros si, como afirma Rajoy, se pretende reducir el déficit al 6%. Lo dicen los expertos. El PP no dice nada salvo en las comunidades autónomas en las que gobierna desde el pasado mayo donde ni dicen ni dejan de decir, simplemente lo hacen, y en la mejor línea conservadora: cargando las tintas en los que menos tienen y recortando en prestaciones públicas sin molestar a las privadas. Un ejemplo: Madrid. La condesa consorte de Murillo, Esperanza Aguirre, acaba de presentar sus presupuestos para 2012. En Educación, por ejemplo, prevé 1.190 docentes menos para 4.313 alumnos de instituto más (El País). Disminuyen los beneficiarios de becas y ayudas escolares y aumenta el dinero previsto para los centros concertados (privados). Un nuevo triunfo de Lucía Figar que sin duda hará más felices a quienes han convocado ya la sexta huelga en el sector en lo que va de curso.
Ya en terrenos menos resbaladizos y peligrosos, al menos en nuestra condición de espectadores y no de damnificados pasivos, Frank de la jungla (Cuatro) despide sus segunda temporada con una selección de imágenes y situaciones inéditas: desde bucear con los tiburones del acuario de Bangkok a recorrer en kayak las cuevas de la isla tailandesa de Tarutao y siempre en compañía de sus fieles Santi Trancho y Nacho Medina, el trío más friki y eficiente del mundo de los divulgadores de la naturaleza. Con más de un millón de espectadores diarios en las reposiciones de los capítulos, y cerca de 1.400.000 en la emisión de los nuevos, Frank Cuesta y su reducido equipo desmuestran como los programas didácticos pueden ser entretenidos aplicando una regla de oro: la ironía bien entendida empieza por uno mismo. Pocos programas más irreverentes con la materia que trata como las andanzas de estos tres aventureros de todo tipo de junglas. Nada está mitificado en estos reportajes, ni la naturaleza, ni los animales ni las personas. Forman un conjunto revuelto de miserias y pequeñas grandezas, de la lucha cotidiana por la supervivencia. Es decir, de la vida misma. Salud y larga vida a los tres juglares de la jungla.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal