TV Blog de Harguindey

TV Blog de Harguindey

La televisión es la reina de la casa. Lo que se pretende en este espacio es comentar la actualidad televisiva más inmediata, los programas del día, desde cualquiera de los que se definen como “telebasura” a las retransmisiones deportivas, los espacios informativos, documentales, las películas o las series. Son los comentarios y recomendaciones de un telespectador común.

El fin del mundo

Por: | 06 de diciembre de 2011

Thumbnail

Faltan cinco días para el partido entre el Madrid y el Barcelona y ya comienzan a ser insoportables los programas deportivos de las televisiones. El mundo se ha paralizado desde el pasado domingo y, al parecer, no se reanudará hasta el sábado por la noche. Se reponen partidos entre los dos grandes; las tetulias, indefectiblemente, hablan una y otra vez del clásico: si Guardiola se decidirá por una defensa de tres o de cuatro. Si Mourinho jugará al ataque o a la contra. Se recuerdan anécdotas, se pide a los que pasaban por allí que aventuren un resultado, se analiza al equipo arbitral, en fin, la saturación.
De tarde en tarde surge una voz sensata. Guardiola en rueda de prensa afirmó que lo importante no era el partido sino la cumbre comandada por Merkel y Sarkozy para intentar resolver alguno de los graves problemas que afectan al euro. Naturalmente tuvo poca repersusión en los medios. La sensatez no vende. Vende la exageración, el griterío de las tertulias deportivas, la enésima repetición de una jugada discutible y discutida, los adjetivos grandilocuentes... el fin del mundo.
Las aventuras y desventuras del caballero-ninja de la 1 sigue arrasando. Por el contrario las pesquisas del equipo de Homicidios (Telecinco) languidecen con cierta dignidad. Los gustos del personal son difíciles de entender. Presupuestos aparte, la serie detectivesca no es mucho peor que la de los espadachines pero no piensa así el espectador. El casting de una y otra es similar en su funcionalidad aunque no en su aceptación.
Quizá una de las explicaciones posibles sea que la serie de Telecinco se adentra en un territorio típicamente norteamericano (la estructura del equipo español es muy similar a la serie El Mentalista: un reducido equipo de policías, dirigido por una inspectora-jefe y con la colaboración de un psicólogo) y en ese espacio los de Hollywood arrasan. Sólo los suecos, daneses y noruegos están haciéndoles frente. Cuestión de guiones y, sobre todo, de dialoguistas. Aguila Roja, por su parte, apenas compite con ninguna referencia extranjera. Esa mezcla de quijotismo y artes marciales asiáticas parece haber encontrado el filón de la rentabilidad. Es su mérito.

Hay 3 Comentarios

y tienes algun problema con eso si no te gusta no le veas

La crispación de unos al ver enfrentados dos estilos de vida y de concepción del juego completamente diferentes.
Y poder ver un resultado inapelable, contrario y rotundo.
El miedo a la realidad con la rúbrica de un juez.
Y no poder achacar el fracaso a las malas artes del contrario, al mal tiempo o a la confabulación internacional.
Eso duele.

Pues mire hijo mío: Yo estoy de la prima de riesgo y del riesgo de la prima hasta los caireles.
Prefiero el fútbol.
Por lo menos me divierte bastante más.
No tengo el menor interés en tanto sesudo análiis de tanto sesudo periodista que no le aclaran nunca a la viejecita cómo hacer para que el médico le recete "eso que ha tomado siempre", ni cómo hacer para comprar el mismo kilo de patatas con la mitad del dinero. Sóis una verdadera plaga diciéndonos lo que tiene que importarnos.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

Ángel Sánchez Harguindey

Ángel Sánchez Harguindey perteneció a la plantilla de El País desde su fundación en 1976. Fue jefe de la sección de Cultura, responsable del suplemento cultural Babelia, redactor jefe de El País Semanal, redactor jefe de la sección de Opinión y Adjunto a la Dirección.
Ha publicado el libro "Memorias de sobremesa. Conversaciones con Rafael Azcona y Manuel Vicent" (Editorial Aguilar)

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal