TV Blog de Harguindey

TV Blog de Harguindey

La televisión es la reina de la casa. Lo que se pretende en este espacio es comentar la actualidad televisiva más inmediata, los programas del día, desde cualquiera de los que se definen como “telebasura” a las retransmisiones deportivas, los espacios informativos, documentales, las películas o las series. Son los comentarios y recomendaciones de un telespectador común.

La maldicion de las videotecas

Por: | 20 de enero de 2012

Gh-cocina-2

Desde que la televisión se convirtió en el electrodoméstico más influyente e importante de la casa, los partidos políticos entendieron que valían más dos minutos en antena, en un buen horario, naturalmente, que un mitin o diez reuniones de militantes. Lo importante es el prime time y no los actos de gobierno. Lo que los partidos políticos no entendieron, o no lo consideraron, es el demoledor uso que puede hacerse de la videoteca. Recuperar la memoria audiovisual próxima se está convirtiendo para el Gobierno de Mariano Rajoy en un arma de destrucción masiva.
Esta mañana, por ejemplo, en la tertulia política Al Rojo Vivo se recuperaron tres o cuatro declaraciones, realizadas hace menos de un mes, del nuevo Presidente del Gobierno en las que afirmaba categóricamente que se cumpliría el déficit público sin la menor duda. Venía a cuento dicha recuperación porque el nuevo ministro de Hacienda había declarado al Financial Times que veía improbable conseguir el anhelado ajuste de las cuentas estatales. Pasó lo mismo con la subida de los impuestos. Donde dije no, hago sí. Si ya es molesto el que se diga una cosa y se haga otra, aún es más irritante que la ciudadanía se vaya enterando de todo ello por el Wall Street Journal o el Financial Times. Consciente o inconscientemente es un desprecio a los españoles. Aquí se rechazan de plano las ruedas de prensa o se envían a subalternos para que apechuguen con ellas, y fuera se conceden entrevistas en las que se explican con mucha más claridad las previsiones y planes. Se puede ser más hábil pero no se puede ser más servil ante los mercados internacionales.
Ocurre lo mismo con el juicio que concluye hoy en Valencia y en el que Francisco Camps es la estrella. Una simple utilización de la videoteca resulta catastrófica para el procesado. Uno de los muchos aspectos lamentables de éste juicio -con el inevitable tufo de sainete berlanguiano, género que, al parecer, lo promueve esa espléndida tierra de arroces y corrupciones- será llegar a conocer el coste económico del proceso, sobre todo si tenemos en cuenta que el señor Camps había enviado a su abogado al Tribunal con la carta en la que se declaraba culpable del cohecho impropio, rectificando en el último minuto.
En fin, ya en terrenos mucho menos inciviles, habrá que dejar constancia del espectacular arranque de Gran Hermano 13: cocinas inclinadas, salones donde el techo es el suelo, habitaciones más propias de Alicia en el país de las maravillas, pantalla gigante en la Plaza de Callao, todo un alarde de tecnoescenografía para ir recibiendo a los concursantes. El esfuerzo ha sido recompensado: 3.528.000 espectadores.

Hay 1 Comentarios

Los medio masivos de comunicación son el cuarto poder, por medio de ellos se controla la opinión pública de la humanidad. Hístóricamente los pueblos sin memoria han tenido que repetir su misma historia y bueno actualmente al parecer seguimos careciendo de memoria para elegir y exigir a nuestros gobernantes a buena hora todas las videotecas conservadas y personas bien intencionadas por exigir nuestros derechos

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

Ángel Sánchez Harguindey

Ángel Sánchez Harguindey perteneció a la plantilla de El País desde su fundación en 1976. Fue jefe de la sección de Cultura, responsable del suplemento cultural Babelia, redactor jefe de El País Semanal, redactor jefe de la sección de Opinión y Adjunto a la Dirección.
Ha publicado el libro "Memorias de sobremesa. Conversaciones con Rafael Azcona y Manuel Vicent" (Editorial Aguilar)

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal