TV Blog de Harguindey

TV Blog de Harguindey

La televisión es la reina de la casa. Lo que se pretende en este espacio es comentar la actualidad televisiva más inmediata, los programas del día, desde cualquiera de los que se definen como “telebasura” a las retransmisiones deportivas, los espacios informativos, documentales, las películas o las series. Son los comentarios y recomendaciones de un telespectador común.

Sobre el autor

Ángel Sánchez Harguindey

Ángel Sánchez Harguindey perteneció a la plantilla de El País desde su fundación en 1976. Fue jefe de la sección de Cultura, responsable del suplemento cultural Babelia, redactor jefe de El País Semanal, redactor jefe de la sección de Opinión y Adjunto a la Dirección.
Ha publicado el libro "Memorias de sobremesa. Conversaciones con Rafael Azcona y Manuel Vicent" (Editorial Aguilar)

Archivo

septiembre 2021

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      

Archivos

La salud mental

Por: | 14 de febrero de 2012

Images

Los estudios de audiencias de televisión y las de los hábitos de consumo de ocio señalan con precisión que los ciudadanos de este país consumen cuatro horas diarias de televisión. Algunos analistas señalan que el aumento de dicho consumo se debe, en parte, al aumento de la oferta con la aparición de los canales de la TDT. Otros, inciden más en la crisis económica, al fin y al cabo la televisión es la oferta más barata para pasar el tiempo. Todos explican que los segmentos de población que ven más la televisión son las personas jubiladas, amas de casa y, ahora, suponemos, los que están en el paro, un segmento -el de la tercera edad- que resulta mayoritario en la programación matinal.
Hoy, martes, Los desayunos de TVE (La 1) ofrecía una amplia entrevista con los secretarios generales de UGT y CCOO que analizaban la reforma laboral. No había una sola sugerencia positiva. Iremos de Guatemala a Guatepeor. El paro subirá, es una reforma que ofrece a los empresarios un estupendo garrote, se retrocederá en los derechos adquiridos tras muchos años de lucha..., un panorama absolutamente desolador.
Espejo Público (Antena 3), por su parte, nos ofrecía en directo la búsqueda del cadáver de Marta del Castillo, búsqueda que lleva ya tres años y, de momento, sin resultados. Previamente había ofrecido una amplia entrevista con Juan Rosell, presidente de la CEOE, la patronal: ""Ni esta reforma ni ninguna otra va a crear empleo a corto plazo porque la situación de la economía española es muy compleja, le falta financiación como para poder crear empleo mañana. Tenemos un enfermo que está muy grave, al que se le tienen que hacer varias operaciones, una de ellas es la reforma laboral, otra es solucionar el tema de la financiación, y otra es modificar muchísimas de las leyes españolas", explicó con lo que podíamos llamar "un chute de esperanza".
El programa de Ana Rosa (Telecinco), nos informó adecuadamente de las últimas hipótesis sobre la desaparición en Córdoba de los niños Ruth y José, una tremenda historia que lleva más de cuatro meses en el candelero y de la que tampoco se sabe nada con certeza, salvo que el único sospechoso, José Bretón, padre de las criaturas, sigue en prisión. También mantuvo un agitado debate sobre las relaciones entre Belén Esteban, su marido Fran y Aurelio Manzano, un amigo. Acusaciones de falsear la verdad y gritos y gestos histriónicos de Alessandrol Lequio, un espectáculo.
La guinda de la mañana, retransmitida en directo por las dos cadenas generalistas privadas, fue la presentación del libro de memorias Vamos!, de Arantxa Sánchez Vicario, o como se repite en la actualidad el mito de Saturno devorando a su hijo, a su hija en esta ocasión. Docenas de periodistas y fotógrafos, cerca de treinta cámaras de televisión, una expectación enorme para asistir a una de las consecuencias más evidentes del nuevo estilo que Mariano Rajoy ha impuesto a los periodistas: rueda de prensa sin preguntas, es decir, monólogo del convocante. Un fiasco debidamente criticado por quienes esperaban profundizar en esa herida abierta por la tenista en su relación familiar. Y así un día tras otro. La gran preguntya es ¿cómo puede resistir la salud mental de la ciudadanía?

La soledad del ascensor

Por: | 13 de febrero de 2012

índice

Ayer el programa Salvados alcanzó su récord histórico: 2.054.000 espectadores. Jordi Évole consiguió superarse a sí mismo con una interesante entrevista a Jaume Matas, expresidente de las Islas Baleares, imputado en numerosos juicios y uno de los responsables de la vertiginosa ascensión económica de Iñaki Urdangarin. Probablemente, la imagen más impactante del amplio reportaje fue la de un ascensor en medio de un páramo que se construyó con el fin de comunicar un parking con una proyectada pista de atletismo que nunca se construyó. Ese ascensor a ninguna parte es, sin duda, el mejor resumen de una gestión gubernamental.
Lo curioso del caso es que fue el propio Jaume Matas quien solicitó la entrevista a Évole, prueba evidente de que el programa adquiere semana tras semana un peso importante en la ciudadanía. Aún recordamos el comentario despectivo de un asistente a una manifestación abertzale, "¿tu qué haces aquí, payaso?" le espetó al director y presentador del programa. Desde entonces a hoy ha llovido mucho y El follonero ha ido consiguiendo influencia y respetabilidad.
Más complicado es valorar las declaraciones del expresidente balear. Se daba por descontado que se defendería negando cualquier indicio delictivo. Sin embargo, los argumentos de su defensa eran desconcertantes. En realidad lo que vino a decir para justificar unas subvenciones millonarias al yerno del Rey es que se concedían al yerno del Rey, que si le hubiera pedido una cita para exponer unos proyectos similares un ciudadano anónimo, Juan García, por ejemplo, probablemente no le recibiría. Al duque de Palma no sólo le recibió sino que aprobó unos proyectos sin pasar por el fatigoso trámite de la subasta pública y sin exigir ningún tipo de comprobante de que lo que se pagaba se había realizado. Era el duque de Palma y a ti te encontré en la calle. Sorprendente.
Matas comparte con ese absurdo ascensor una cierta sensación de soledad. Fue patético escucharle que no diría los nombres de los amigos del PP con los que todavía mantiene relaciones de amistad "para no perjudicarles". En realidad, la meritoria entrevista aportó pocas luces sobre el tinglado Matas-Urdangarin pero dejó mucha información colateral sobre la ascensión y caída de un prohombre de la derecha que pasó de ser una especie de virrey de las Baleares a un apestado social que reniega de la política.
Esta noche comienza la segunda parte de la segunda temporada de The Walking Dead (Fox, 22,20 horas), una de las series de mayor éxito mundial que, además y esto es noticia, no es de J. J. Abrams. Si durante la emisión de Salvados, la Sexta programó promociones de Crematorio y Alcatraz, dos excelentes series sobre la corrupción urbanística y el penal más famoso de EE.UU, y no sabemos si se hizo con propósitos subliminales durante la entrevista con Matas, tampoco sabemos si el comienzo de nuevos capítulos de zombies está relacionado con San Valentín o con las repercusiones a medio plazo de la recién aprobada reforma laboral del Gobierno Rajoy.

Doce mas Jesucristo

Por: | 10 de febrero de 2012

Images

Fue uno de los momentos cumbre de la gala de ayer: Mercedes Milá aseguraba tajantemente que si Jesucristo bajara a la Tierra hoy, entraría en Gran Hermano. Así, sin mas. Lo cierto es que el concurso de este año, al menos de momento, está repleto de referencias religiosas. De un lado, concursa un cura que está tranquilo pese a que ha sido suspendido a divinis, y lo está porque a él quien le animó a entrar en la casa de Guadalix ha sido su jefe, Dios. De otro, teníamos a un concursante, Aris, que llegó al concurso tras donar 69.100 euros a la Cruz Roja y fue expulsado a las tinieblas exteriores siete días despues. Un santo varón experto en artes marciales al que la estancia en la casa le ha costado más de 9.800 euros diarios, eso sí, "todo incluido", matizó la Milá. Si se tiene en cuenta que alojarse en el Villa d'Este, en el lago de Como (Italia), considerado uno de los mejores hoteles del mundo, cuesta alrededor de 1.200 euros por noche, lo que el experto en artes marciales ha hecho -siguiendo con la terminología religiosa- es "un pan como unas hostias". Naturalmente, tanta invocación al Ser Supremo fue recompensada por la audiencia: 2.921.000 espectadores, si bien es verdad que ya no contaba con la competencia de la serie Cuéntame.
En todo caso, en éste Gran Hermano 12 + 1 (Jesucristo y los apóstoles) se ha producido una noticia muy relevante y poco valorada: la realización emitió un plano de Juan, el cura, leyendo un libro, algo inaudito en todos los concursos anteriores. Se supone que el libro sería la Biblia o los Evangelios, no importa: era un libro y eso ya es revolucionario en el territorio GH. Y algo de intelectual tiene esta edición, pues además de mostrar un objeto no identificado los expertos en la materia afirman que el momento clave para entender la expulsión de Aris fue cuando utilizó la palabra "maltratador" en alusión a Pepe, el bailaor por un quítame allá ese perro que me acaba de despertar con un lametazo. Con la iglesia de lo políticamente correcto hemos topado, amigo Aris. Pero si una cuestión semántica puede acarrear la expulsión de la casa, habrá que reconocer que el juego ha elevado su nivel cultural.
Claro que si se aplicara ese mismo principio a otras instituciones y situaciones teóricamente más respetables, las consecuencias provocarían una debacle. Un ejemplo: si los magistrados del Tribunal Supremo que han condenado al juez Baltasar Garzón pasaran por el filtro popular por el que pasan los concursantes de GH, hoy estarían todos ellos en la calle. Utilizar la palabra "totalitario" para definir el comportamiento del juez es tan lamentable como utilizar el término "maltratador". Hay palabras y conceptos con los que no se debe jugar, y menos aún si, como es el caso de los magistrados, todos ellos han vivido personalmente un régimen totalitario.

Patrioterismo

Por: | 09 de febrero de 2012

Images

Los tertulianos televisivos y, supongo, los humoristas gráficos, acaban de encontrar un filón para sus comentarios y chistes en el nuevo ministro de Educación, Cultura y Deportes, José Ignacio Wert. En muy poco tiempo ha conseguido irritar a demasiada gente. Esta misma mañana, en Espejo Público (Antena 3), ha tenido a bien calificar de una especie de ataque xenófobo a los guiñoles de Canal + Francia en su descarnada crítica al deporte español, en general, y a Rafael Nadal, en particular, a raiz de la sentencia del TAS sobre Alberto Contador. Que un ministro de un Gobierno europeo considere que el sarcasmo de unos guiñoles (sin duda, su característica esencial) es una especie de ataque xenófobo, es una burda extrapolación de una afrenta. O no sabe lo que significa la xenofobia, o si lo sabe, no duda en utilizar un simplón patrioterismo como argumento demagógico.
Claro que las gracietas del ministro no se limitan a la defensa del honor deportivo nacional. También acaba de irritar a los 60.000 opositores docentes cambiando el temario de un día para otro tras varios meses de estudio y preparación. El ministro alega que el temario en vigor era mucho peor que el que ahora impone. Puede ser, aunque resulta dudoso que los planificados en 1993 y 1996 sean más funcionales que los aprobados en 2011. Si los tiempos y las ciencias adelantan que es una barbaridad, como cantaba el clásico zarzuelero, retroceder 18 años no parece el mejor camino para la formación de los que van a enseñar. Añádase a todo ello que para justificar su erradicación de la asignatura de Educación para la ciudadanía utilizó perversamente unas frases de un libro que nunca fue un texto de dicha asignatura y el resultado es el de un ministro-filón.
Ya en terrenos de la ficción -con el añadido de que la sentencia condenatoria del Tribunal Supremo a 11 años de inhabilitación al juez Garzón por la escuchas del caso Gürtel parecen de otra galaxia-, habrá que dejar constancia de la aceptación popular de la serie Con el culo al aire (Antena 3), título descriptivo de la situación de la ciudadanía en relación con los recién elegidos garantes del Estado del bienestar: 3.722.000 espectadores confirman la buena acogida a ese microcosmos que sobrevive en un camping y en donde no pueden hilvanar dos frases seguidas sin pretender hacer un chiste. El ministro Wert podría hacer un cameo.
Tampoco tuvo mal arranque en abierto la serie Alcatraz (La Sexta), del nuevo rey Midas de la televisión J. J. Abrams: 2.037.000 espectadores siguieron las andanzas de Rebecca Madsen y Diego Soto en su empeño por detener a los reaparecidos delincuentes que misteriosamente habían desaparecido 50 años atrás. Hay que reconocer que en el empeño de vincular el presente con el pasado, o en el de demostrar la existencia de mundos alternativos, las decisiones de Wert y del Tribunal Supremo son mucho menos imaginativas que las de los guionistas de Perdidos, Fringe o Alcatraz, series producidas todas ellas por Abrams.

Dos arquetipos

Por: | 08 de febrero de 2012

Images

El programa Materia reservada (Telecinco) ofreció en la madrugada del miércoles un amplio reportaje sobre dos figuras arquetípicas de la España del siglo XXI: Jaime de Marichalar e Iñaki Urdangarin, dos ejemplos de los varios que existen sobre personalidades y comportamientos sociales. Con un poco más del millón de espectadores, pese a que comenzó a las 12 de la noche, una cuidada labor de documentación y la participación de varios periodistas de la llamada "prensa del corazón", el programa realizó un amplio recorrido por la biografía de Marichalar comparándola con la del otro yerno real y, consciente o inconscientemente, sobre el tratamiento y actitud de los Reyes ante los problemas que de muy distinto signo les plantearon los dos citados.
La trayectoria vital de Marichalar, a juicio de los expertos, es intachable. Es un ejemplar idóneo del hidalgo español. Descendiente del primer conde de Ripalda también podría serlo del que nos mostraba genialmente Luis García Berlanga en Bienvenido Mister Marshall. Serio, noble y, en su caso, con un cierto toque de excentricidad propia de quien apuesta por ser un dandy. Materia reservada nos informaba de su impecable comportamiento laboral, de como pagaba de su dinero todos los gastos familiares, dinero ganado antes de su matrimonio como ejecutivo de Credit Suisse, y de su discreta y respetuosa situación en el seno de la familia real, una familia que siempre le trató con un cierto desdén comprensible sólo desde la soberbia y la torpeza. Una vez divorciado de la infanta Elena, fue radicalmente apartado de todos sus privilegios. El traslado en carretilla de su figura de cera a un almacén fue, probablemente, la guinda visible del desprecio real y la inmisericordia popular.
Urdangarin, por su parte, es el prototipo perfecto del triunfador en un sistema que potencia la acumulación de riqueza frente a la honestidad. Alto, guapo, simpático y ambicioso, fue siempre el preferido de la familia real hasta conocerse sus presuntos desmanes financieros. Una nueva prueba de la regia torpeza. De su codicia, prepotencia y estupidez nos dan cuenta diariamente los medios de comunicación, y más desde que el sumario a los responsables del Instituto Nóos dejó de ser secreto. Por esas informaciones sabemos que no pagaba nada, peor aún, que contabilizaba como gastos los regalos empresariales. Sigue casado con la infanta Cristina, sigue gozando de todos los privilegios que conlleva ser miembro de la familia real (salvo salir en la foto de los actos oficiales) y su figura de cera ha sido traslada de sala pero no almacenada, al menos de momento. A diferencia de Jaime de Marichalar, su cruz es que no se deja ver, o no puede, en ningún momento. El triunfador ha alcanzado la condición de clandestino mientras que el ninguneado asiste a todos los eventos que le apetece y puede.

Todo son disgustos

Por: | 07 de febrero de 2012

Images

Pero, ¿qué está pasando aquí? El Tribunal Arbitral del Deporte (TAS en francés) se ha cepillado de un plumazo media carrera profesional de Alberto Contador y, de paso, ha ratificado la idea que recorre Europa de que en España lo de la lucha contra el dopaje empieza a parecerse a la lucha contra la corrupción. La muy aguerrida Mercedes Milá, por su parte, no dudó en arremeter contra dicha sentencia condenatoria con una soflama antifrancesa a lo alcaldesa de Móstoles rediviva por mas que el tribunal estaba compuesto por el israelí Efraim Barack, el alemán Ulrich Haas y el suizo Quentin Byrne-Sutton. Lo hizo en el transcurso de una gala de Gran Hermano en la que, además, el concursante con mayor número de nominaciones, Aris (11 de 12 posibles), no lleva ni una semana en un concurso en el que para poder entrar tuvo que pagar 69.100 euros. No me cabe duda de que la audiencia y, sobre todo, la organización del tinglado no van a permitir que le expulsen.
Por si todo esto fuera poco, tenemos a Arantxa Sánchez Vicario en boca de todos los tertulianos y telediarios del día. En su libro de memorias Vamos! se asiste, al parecer, a una recreación actualizada de una tragedia griega en la que padres e hijos se enzarzan en todo tipo de broncas y amenazas de querellas por injurias y difamación.
No ganamos para disgustos deportivos, concursales o de relaciones paterno-filiales. Tampoco se libran los territorios políticos y laborales. Si ya comenzamos el largo fin de semana último con un consejo de ministros en los que se atacó duramente los sueldos de los grandes ejecutivos de los bancos y cajas de ahorro, ahora la ciudadanía está expectante por ver como el próximo consejo de ministros afrontará, también duramente, la reforma laboral. Ni que decir tiene que si rebajan el sueldo de los trabajadores en la misma proporción que se lo han rebajado a los presidentes y consejeros-delegados de los bancos y cajas ayudadas con préstamos del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), o a las nacionalizadas, la cosa se pone complicada.
Un ejemplo: Rodrigo Rato, presidente de Caja Madrid y Bankia, pasará de cobrar anualmente 2,3 millones de euros a percibir 600.000 euros, un 74,4% menos. ¿Cómo va a sobrevivir el señor Rato con 50.000 euros al mes? Ante tamaño recorte lo menos que se puede hacer es abrir una cuenta corriente -naturalmente en Caja Madrid- para que puedan depositar en ella los donativos de los españoles que se solidaricen con tan insigne financiero. Ahora bien, si el Gobierno de Rajoy sigue en su línea de repartir las cargas por igual (subida del IRPF), imagínense si se recorta el sueldo medio de los trabajdores españoles (unos 22.000 euros al año para los que tengan contrato indefinido, según el INE) en la misma proporción: se quedaría en algo menos de 7.000 euros al año. Un problema.

Siempre la picaresca

Por: | 06 de febrero de 2012

Images

El largo fin de semana comenzó en La Sexta con su programa Resacón en Levante (La Sexta columna), con una audiencia que superó ligeramente el millón de espectadores. Fue como un gran retablo de la picaresca nacional. De los lazarillos de los ciegos hemos pasado a los concejales, alcaldes, presidentes de Diputación o presidentes de Comunidad pero con un denominador común: todo vale si todo me favorece. Hoy, lunes, hemos conocido en los informativos nuevos datos sobre ese vergel de naranjas y corruptelas que es el Levante español. Hemos sabido, por ejemplo (Cadena SER), que a Carlos Fabra, el gran cacique de Castellón imputado en varios juicios, Bancaja le concedió varios préstamos hipotecarios a 35 años cuando el peticionario tenía 63 años de edad, es decir, que acabaría pagándolos a los 98 años de edad. Milagroso. En todo caso, hoy el programa de La Sexta columna se complementa perfectamente con los nuevos capítulos de Crematorio (también en la Sexta).
Antena 3, ese mismo viernes, exhibió su reportaje sobre los Franco: también superó ligeramente el millón de espectadores pese a que comenzó a las 12 de la noche. Un informativo especial sobre la fortuna de la familia Franco y algunas de sus posesiones. Es un tema complejo, de difícil valoración e investigación en el que lo público pasa a ser privado, o en el que se borran las fronteras entre el Patrimonio del Estado y el patrimonio familiar, pero en cualquier caso se puede unir perfectamente a ese gran legado de la picaresca nacional, un género que nos acompaña secularmente y que, todo parece indicarlo, nos seguirá acompañando como característica de nuestra idiosincrasia.
Dejando de lado la entrevista a Isable Pantoja con la que el programa de María Teresa Campos de ayer domingo (Que tiempo tan feliz) mostraba la vuelta al redil que le paga tras su inexplicada participación telefónica en el programa de la cadena de la competencia (Espejo Público, de Antena 3), y en la que, naturalmente, reivindicó su inocencia por un quítame ese blanqueo de dinero de encima por el que está encausada, es decir, que seguimos con demostraciones de la tan mencionada picaresca, la Sexta aterrizó con su programa Salvados en terrenos relativamente resbaladizos: La monarquía tenía un precio. Probablemente la principal virtud de Jordi Évole sea la de presentarse ante sus entrevistados como si fuera un ingenuo. Juega con preguntas sencillas, en apariencia propias de un ignorante, lo que permite al entrevistado alardear de sus conocimientos. Dicho de otra manera: les halaga su ego, su vanidad, y, salvo que el entrevistado esté estupendamente de riego cerebral, hablan más de lo que pensaban hacerlo, o de lo que creen. Y así vemos como un día es Cayetano Martínez de Irujo el que se explaya sin medir, por lo que después tiene que rectificar, pedir perdón y hacer un cursillo acelerado de cooperativista agrícola, y otro día es Gregorio Peces Barba, expresidente del Congreso, exrector y uno de los autores de la Constitución el que habla más de la cuenta sobre sus gestiones para que el príncipe rompiera su relaciónn con la noruega Eva Sannum, o señalara que a Urdangarín (la omnipresente picaresca nacional), todo lo que le reprendía el Rey por sus manejos le entraba por un oído y le salía por el otro.

Contar el ayer

Por: | 03 de febrero de 2012

Images

Siempre amanece
fue el título del último capítulo de la decimotercera temporada de la serie española Cuéntame cómo pasó, nada que ver con el Amanece, que no es poco, la película de culto de José Luis Cuerda que se convirtió en emblema y ruta turística del Albacete profundo. Si ya es noticia el hecho mismo de que una serie nacional llegue a su temporada número 13, lo es aún más que se despida con una audiencia espectacular: 5.361.000 espectadores (el doble que Gran Hermano). Los sociólogos deberían estudiar el fenómeno y analizar si su éxito se debe a una vocación historiográfica de lo cotidiano o a una nostalgia del pasado inmediato. Paradójicamente, las dos series españolas de mayor éxito de TVE, la mencionada Cuéntame y Águila Roja, son las que plantean más problemas de continuidad por la omnipresente crisis económica y la necesidad de recortar gastos en todas las instituciones públicas.
Lo que sí parece evidente es que la desastrosa situación económica favorece el índice de audiencias de las televisiones. Si no hay dinero, los hábitos sociales redescubren lo doméstico. El sofá del cuarto de estar se convierte necesariamente en el espacio de ocio favorito y ello conlleva que el electrodoméstico favorito, la televisión, incremente su poder. De ahí a que las productoras de todo el mundo aumenten su oferta sólo hay un paso. Eso explicaría, de un lado, las audiencias extraordinarias de numerosos programas o series. De otro, una macrooferta de productos. Todo ello explica, también, la angustia que deben sufrir los directivos de las televisiones públicas, sobre todo TVE, pues en uno de sus mejores momentos de aceptación popular en el competitivo libre mercado, deben renunciar o posponer algunos de sus programas-estrella por la necesidad de ajustar su presupuesto.
La segunda gala de Gran Hermano, también en su décimotercera edición, tuvo 2.685.000 espectadores, un buen dato aunque muy lejos de la despedida de la serie de la 1. Contaba a su favor con la incorporación de Arístides Alonso, el concursante que pagó casi 70.000 euros en una subasta benéfica para conseguir plaza en el concurso. Mercedes Milá mantiene el tipo. Su habitual desparpajo,esa forma de tratar al personal con gran seguridad en sí misma, le convierte en una especie de hermana mayor de la audiencia. Conoce bien la televisión y sabe que hay que ser histriónica, sensiblera o, si es preciso, regañona. Todo vale menos la moderación y si no que se lo pregunten a los Kikos de Sálvame o a los tertulianos de Punto Pelota o Futboleros.

En tromba

Por: | 02 de febrero de 2012

CULOOOOOOOOO

Con el culo al aire
, la nueva serie que comenzó ayer en Antena 3, ha salido en tromba. Su primer capítulo tuvo 4.145.000 espectadores, dos millones más que La Fuga, la serie que Telecinco exhibe desde hace semanas el mismo día y a la misma hora. Una comedieta instalada en la crisis, con unos diálogos con vocación de chistosos excesivos y que, al parecer, va a contar con el aprecio popular. Paco Tous, María León, Raúl Arévalo, Iñaki Miramón, Carmen Ruiz Son y Vicente Romero son algunos de los protagonistas de un reparto coral. Es curioso constatar como a nuestros guionistas todos los títulos de las nuevas series que se les ocurren (La que se avecina, la fuga, con el culo al aire...) tienen connotaciones deprimentes. En fin, está claro que no solo los designios de Dios son inescrutables, también lo son los gustos de la audiencia televisiva.
En el ámbito político lo tienen claro: mientras los problemas más graves siguen flotando sin propuestas concretas, al menos de momento, todo aquello que tenga un cierto aroma de política social progresista o que perjudique a los que más tienen, han encontrado en los aguerridos ministros del PP, y en su mayoría parlamentaria, a sus mejores reformistas. También han salido en tromba para retroceder en la ley del aborto, en incrementar las facturas de los notarios, en disminuir los costes de la dependencia, en insinuar el copago sanitario, en modificar la ley de costas, en subir el IRPF y en dejar caer la posibilidad de que Federico Trillo sea el nuevo embajador en Washington, cargo para el que estará perfectamente cualificado cuando sepa inglés. De sus habilidades diplomáticas guardan el mejor recuerdo los familiares de las víctimas del Yak 42. La cuestión es saber hasta dónde se puede tensar la cuerda. Movimientos como el de "Yo no pago" son un aviso. Los disturbios de agosto del pasado año en Londres, una indeseada escenografía.
Pero si el Gobierno central nos muestra cada día su particular concepto del liberalismo, las cabezas visibles de la Comunidad de Madrid no cejan en su empeño de ser las más imaginativas en cuanto a soluciones se refiere. Esperanza Aguirre ya no sabe que hacer para que los madrileños puedan disfrutar de casinos, hoteles y campos de golf a tutiplen de la mano de Sheldon Adelson, un mecenas del juego que sólo pide a cambio que se modifiquen el Estatuto de los Trabajadores, la ley de extranjería, las normas antiblanqueo de capitales, la ley antitabaco y que, por supuesto, se le exima durante dos años de pagar cualquier tipo de impuestos, además de ofrecerle gratuitamente todo el suelo que necesite su lúdico proyecto. Ana Botella, por su parte, propuso cubrir con voluntarios parte de los servicios públicos. Lo cierto es que trabajar sin cobrar es una interesante propuesta sociológica, económica y cultural que, de llevarse a la práctica, rompería los esquemas de las relaciones de producción conocidas.
P.D.- "Si tienes problemas con la Botella, llama al teléfono de la Esperanza", es uno de los mejores chistes que circulan por la ciudad y una respuesta a tanta imaginación de nuestras dirigentes.

Torpezas

Por: | 01 de febrero de 2012

Camps-El-gato-al-agua-537x300

Se suele decir que el mundo de la política es endogámico, que sólo se mira su propio ombligo. Puede ser. Lo que es seguro es que uno de los más desafortunados representantes de ese mundo, Francisco Camps, cuando se refiere al "mundo exterior", al que no está en su propia burbuja, desbarra como un descosido. Ya es significativo que decidiera conceder su primera entrevista en plató, tras el juicio de los trajes, a una cadena como Intereconomía. El pasado lunes acudió al programa  El gato al agua, genuino representante de la derecha más montaraz. Pues bien, en dicho programa, el expresidente de la Comunidad Valenciana, felizmente absuelto por una disparatada sentencia de un jurado popular, afirmaba en un momento dado que "en este programa, que están viendo millones de espectadores...".
Si las cuentas que hizo Camps en su años presidenciales tienen el rigor que las que adjudica a la audiencia del canal, nadie se puede extrañar que su amada comunidad esté quebrada. La entrevista de Antonio Jiménez al político tuvo una media de 589.000 espectadores, algo más que los que suele tener el programa, lo que permitió al canal de TDT subir el pasado lunes del puesto décimo entre los programas más vistos, al octavo. Todavía tiene que mejorar mucho para alcanzar a Bob Esponja o a los Simpson.
También es verdad que la mayoría de los políticos "son de letras" (abogados), lo que explicaría su torpeza a la hora de valorar las gestiones empresariales o la utilización de sus fondos públicos. La Generalitat catalana acaba de ofrecer otra muestra de su desastroso concepto gestor. El pasado viernes por la tarde cerró bruscamente sus actividades la compañía aérea Spanair, con mayoría de capital catalán y unas subvenciones de la Generalitat en torno a los 140 millones de euros (¿cuántos quirófanos y dispensarios médicos se podrían reabrir con esa cantidad?). La radical decisión dejó sin vuelos en una semana a 83.000 pasajeros. Hasta aquí todo encaja con un concepto del capitalismo más desvergonzado y ruinoso. Lo que chirría, y mucho, es la declaración del consejero de Territorio y Sostenibilidad, Lluis Recoder, que no se cortó un pelo para afirmar que "los gestores de Spanair han hecho su trabajo razonablemente bien". No podemos imaginar qué habría sucedido si lo hubieran hecho razonablemente mal. ¿Habrían multado a los pasajeros?
Como no todo es política, hay mundos alternativos, al margen de los que narran la espléndida serie  Fringe, en los que sí salen las cuentas. Por ejemplo, el fútbol. La retransmisión del partido entre el Mirandés y el Athletic (Cuatro) fue el programa más visto del martes: 3.353.000 espectadores. El 1-2 final deja tocado al equipo de 2ªB, pero que les quiten lo bailado, y lo que les falta por bailar el próximo martes. A diferencia de los responsables de Spanair, y mal que le pese al señor Recoder, los de Miranda los han hecho extraordinariamente bien.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal