TV Blog de Harguindey

TV Blog de Harguindey

La televisión es la reina de la casa. Lo que se pretende en este espacio es comentar la actualidad televisiva más inmediata, los programas del día, desde cualquiera de los que se definen como “telebasura” a las retransmisiones deportivas, los espacios informativos, documentales, las películas o las series. Son los comentarios y recomendaciones de un telespectador común.

Los capataces

Por: | 30 de julio de 2012

Images

Algunos expertos piensan que los mediocres resultados, al menos hasta hoy, de los olímpicos españoles es consecuencia directa del mal ambiente nacional que provoca la crisis y las draconianas condiciones que está decretando el Gobierno para, según su criterio, conseguir superarla. También está cada vez más extendida la creencia entre empresarios y economistas que todo esto desembocará en una situación anhelada por los países del norte europeo: conseguir, de nuevo, mano de obra barata de los países del sur de Europa que, a medio plazo, permitirán competir con los mercados laborales asiáticos y sus cada vez mayores reivindicaciones salariales. Para ello se necesitan capataces con mano dura (Monti, Rajoy, etcétera) que apliquen disciplinadamente las decisiones de Alemania y el resto de los calvinistas. En eso están.
Los que ya no están para nada son los componentes de la selección olímpica de fútbol. 4.054.000 espectadores contemplaron la ineficacia de un equipo que, pese a intentarlo con constancia, fue incapaz de meter un gol en 180 minutos de juego (90 frente a Japón y otros tantos ante Honduras). Un bochorno remediado en parte por los triunfos en baloncesto, balonmano y waterpolo. Lo que parece tener poco remedio es el descenso vertiginoso en intención de voto del PP. La encuesta publicada por El País ayer, domingo, no deja lugar a dudas: en ocho meses, los populares han perdido un 14,6% de sus hipotéticos votantes. Lo preocupante es que los socialista no recogen esa desilusión: desde el último sondeo han recuperado un 1,6%. En El gran debate (Telecinco, 1.174.000 espectadores) de la noche del sábado, varios tertulianos dejaron constancia de la posibilidad del surgimiento de demagogos populistas que podrían recoger ese cada vez mayor sector social decepcionado.
Los que nunca decepcionan son las grandes empresas petroleras nacionales. Cuando llega el fin de semana previsto como el de mayor número de desplazamientos por carretera (40 millones calculaba la DGT) suben inexcusablemente la gasolina y el petróleo. En esta ocasión un 1,9 y un 2,9 por ciento respectivamente. Es una forma peculiar de solidarizarse con la ciudadanía y hacer caja. Si la presidencia de Repsol, por ejemplo, gestionó mal los beneficios de su filial argentina YPF, no hay problema: el último fin de semana de julio se suben las tarifas y aquí paz y después, gloria. Bien, Antoni Brufau, es usted un genio de las finanzas, de ahí que los 7,6 millones de euros que cobra al año (1.466 millones de las antiguas pesetas) nos parezcan pocos para tanta sabiduría. Lo que se desconoce es el sueldo que cobra la lumbrera que decidió cortar las subvenciones a las autopistas de peaje, también en un período de máximo tráfico, con el consiguiente aumento del 7,5% de las tarifas que pagarán, salvo rebelión, esa misma ciudadanía a la que tanto quieren y por la que tantos desvelos sufren para garantizar su felicidad. No hay nada como sentirse protegidos por nuestros dirigentes.

Hay 3 Comentarios

Y si ese porcentaje de votantes que ha perdido el PP y no ha sido capaz de recoger el PSOE, en vez de caer manos de demagogos populistas, pasan a nutrir la expectativa de voto de otros partidos no mayoritarios o incluso a constituirse en alternativa al margen del deteriorado espectro político actual?
Dudo mucho que el grado acumulado de cabreo que existe hoy día entre la ciudadanía pueda ser manipulado a estas alturas tan fácilmente. La gente ya sabe quién ha vivido de verdad por encima de sus posibilidades. Mucha gente, de hecho, ya no tiene miedo. Veremos en esta legislatura hacia dónde derivan las intenciones de voto, a medida que se sucedan más y lamentables acontecimientos. Pero me parece a mí que el demagogo populista, o se suma a las reivindicaciones de la mayoría de la población-para lo que sólo tiene que salir a la calle- o va a tener que trabajárselo mucho para aglutinar en su favor tanto descontento. Porque hemos sido ingenuos durante mucho tiempo, pero el acceso a la información y la escandalosa rebaja del Estado del Bienestar-si alguna vez en este país se llegó a consolidar como tal-nos está curando de ese mal.

La indiferencia hace el golpe más duro (en la crisis española). Seguro que los que están “en la planta de arriba” dirán: “crisis, pero que crisis”. Es que no las hay, son tan sólo maniobras económicas para quitar el país del charco que hay. Y mientras, las personas “normales” se ahogan sólitas sin tener quien las rescate.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

Ángel Sánchez Harguindey

Ángel Sánchez Harguindey perteneció a la plantilla de El País desde su fundación en 1976. Fue jefe de la sección de Cultura, responsable del suplemento cultural Babelia, redactor jefe de El País Semanal, redactor jefe de la sección de Opinión y Adjunto a la Dirección.
Ha publicado el libro "Memorias de sobremesa. Conversaciones con Rafael Azcona y Manuel Vicent" (Editorial Aguilar)

Archivo

septiembre 2021

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      

Archivos

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal