TV Blog de Harguindey

TV Blog de Harguindey

La televisión es la reina de la casa. Lo que se pretende en este espacio es comentar la actualidad televisiva más inmediata, los programas del día, desde cualquiera de los que se definen como “telebasura” a las retransmisiones deportivas, los espacios informativos, documentales, las películas o las series. Son los comentarios y recomendaciones de un telespectador común.

Singulares

Por: | 29 de agosto de 2012

índice

Ruth y José: nada es igual
, el especial de Telecinco sobre los niños de Córdoba se convirtió en el programa más visto de ayer: 2.103.000 espectadores, llegando a alcanzar los 3.504.000 en un momento. Por su parte, los programas de la mañana Espejo Público (Antena 3) y El programa de Ana Rosa (Telecinco), también con el caso de José Bretón como propuesta esencial, doblaron sus audiencias habituales con los 515.000 y 713.000 espectadores respectivamente. A la vista del interés popular por el escabroso asunto, lo más probable es que las dos cadenas inunden sus programas día tras día hasta conseguir la saturación del personal. De todo lo visto hasta ahora, probablemente lo más relevante fue el conocer a un personaje como el comisario Serafín Castro, responsable de la investigación: sospecho que sería el comisario elegido en el caso de ser detenidos. Un señor educado, tranquilo y sensato que facilitó la información que podía, que aceptaba las críticas y que no se alteraba en lo más mínimo, es decir, lo contrario de la inmensa mayoría de los tertulianos habituales.
Otro de los personajes del día fue, una vez más, ese señorito andaluz, procesado y condenado en varias ocasiones, y procesado en diversas causas en la actualidad, que se llama José María Ruiz Mateos y al que habría que conservar en formol el día que Dios y José María Escrivá de Balaguer le llamen para comprobar su intachable conducta en defensa de los menesterosos. Ya no quedan pícaros de esta categoría y los futuros estudiosos del comportamiento humano en los albores del siglo XXI tendrían en él un referente imprescindible. El que toda su amplia familia haya decidido tácticamente delegar en el patriarca la responsabilidad de todas las fechorías financieras con las que han esquilmado a varios miles de personas es un gesto mas de esa forma de concebir el mundo que tienen quienes viven del engaño y la estafa. José María Ruiz Mateos parece tener, además, una cierta afición a los boleros. Esta mañana, en Palma de Mallorca, utilizó frases muy propias del género musical cubano: "me estoy muriendo gracias a esa mala mujer", refiriéndose a la juez, y todo ello mientras una de sus 2.000 o 3.000 hijas explicaba a las cámaras la atroz tortura a la que fue sometido su padre:"se pasó 13 horas en un cuarto sin aire acondicionado".
El último de los personajes singulares del día es, sin duda, José Mourinho. Su equipo acaparará la mayor audiencia televisiva de esta noche en su enfrentamiento con el Barça. Su equipo, todo hay que decirlo, lleva un punto de nueve posibles en los tres últimos encuentros. Es cierto que no es el fin del mundo pero no deja de ser lamentable. ¿Y cómo reacciona su entrenador?: tontamente. En primer lugar, alguien debería sugerirle que cambie de chip ante los medios: no se puede estar permanentemente enfadado cuando gana una fortuna (10 millones de euros netos al año) trabajando en lo que le gusta. Imagínense cómo sería Mourinho si trabajara de reponedor en un supermercado por 900 euros al mes, más o menos. En segundo lugar, no tiene sentido -salvo el de un ego disparatado- que cuando el equipo gana la liga, se autodefina como "el único", y que cuando pierde con el Getafe culpabilice exclusivamente al equipo del fracaso.

Hay 2 Comentarios

Lo mismo si Mou o el propio Ruiz Mateos trabajaran reponiendo en un supermercado serían personas normales, y no dueños del ego desmedido que caracteriza a ambos. Yo creo que en estos casos el hábito hace al monje y es el ejercer de mandamases-cada uno en su negocio-lo que ha propiciado el anormal desarrollo de su ego. Si a eso se suman las ingentes cantidades de dinero que han ganado a lo largo de su vida, qué más cabe decir. Son víctimas de su propia imagen pública y morirán reprochándole hasta el final al mundo lo mal que les trata y lo poco que le reconoce su talento. Es decir, viven de proyectar la culpa sobre los otros y eludir sus responsabilidades. Son síntomas de inmadurez e infantilización muy propias de la modernidad que algunos llevan hasta sus últimas consecuencias.

Creo que es innegable que Mou tiene un ego más que disparatado. Sobre Ruiz Mateos, uf... me resulta sorprendente que haya habido tanta gente que comprara sus productos financieros, y que algunos sigan defendiendo a tamaño personaje.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

Ángel Sánchez Harguindey

Ángel Sánchez Harguindey perteneció a la plantilla de El País desde su fundación en 1976. Fue jefe de la sección de Cultura, responsable del suplemento cultural Babelia, redactor jefe de El País Semanal, redactor jefe de la sección de Opinión y Adjunto a la Dirección.
Ha publicado el libro "Memorias de sobremesa. Conversaciones con Rafael Azcona y Manuel Vicent" (Editorial Aguilar)

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal