TV Blog de Harguindey

TV Blog de Harguindey

La televisión es la reina de la casa. Lo que se pretende en este espacio es comentar la actualidad televisiva más inmediata, los programas del día, desde cualquiera de los que se definen como “telebasura” a las retransmisiones deportivas, los espacios informativos, documentales, las películas o las series. Son los comentarios y recomendaciones de un telespectador común.

Sobre el autor

Ángel Sánchez Harguindey

Ángel Sánchez Harguindey perteneció a la plantilla de El País desde su fundación en 1976. Fue jefe de la sección de Cultura, responsable del suplemento cultural Babelia, redactor jefe de El País Semanal, redactor jefe de la sección de Opinión y Adjunto a la Dirección.
Ha publicado el libro "Memorias de sobremesa. Conversaciones con Rafael Azcona y Manuel Vicent" (Editorial Aguilar)

Archivo

septiembre 2021

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      

Archivos

Viva la plastilina

Por: | 16 de octubre de 2012

Images

Es una de las frases de la década:"De la proa del buque salían cuatro hilillos de plastilina", declaró en el Congreso el excelentísimo Mariano Rajoy, vicepresidente del Gobierno y coordinador gubernamental para hacer frente a la crisis ecológica ocasionada por el petrolero Prestige. Lo curioso del caso es que los hilillos de plastilina se convirtieron en un flujo de 125 toneladas diarias de combustible. Fue un cálculo similar al de los beneficios que reportará a las arcas públicas la ingeniosa amnistía fiscal diseñada por Cristóbal Montoro de la que, por cierto, seguimos sin conocer los datos recaudatorios. El punto cosmopolita del Prestige queda meridianamente claro pues se trataba de un barco con armador griego, sociedad en Liberia y bandera de Bahamas, con tripulación asiática y cuya funcionalidad había sido verificada positivamente en las oficinas de América del Norte y Francia, dicho de otra manera: un lujo para reclamar las correspondientes indemnizaciones. Naturalmente, ante este alarde mundano a nadie le puede extrañar que el ministro al que afectaba directamente el tinglado, Francisco Álvarez Cascos, decidiera no interrumpir la cacería de la que legítimamente disfrutaba por tanto desvelo patrio. Nos lo imaginamos con su sombrerito tirolés y su loden austríaco entregado a la noble tarea de matar por placer. Diez años después del lamentable suceso comienza el juicio. España y la Justicia somo así, señora.
Claro que el juicio del caso Prestige ve empañado su lugar en el podio de los favoritos por el desarrollo del caso Blanqueo, un derivado del caso Malaya, y en el que hoy es el día previsto para que declare Isabel Pantoja (el amor prohibido, complemento de mis ansias, podría cantar Julián Muñoz). Mayte Zaldívar (el amor sagrado, compañera de mi vida, esposa y madre a la vez, como podría definirla el exalcalde de Marbella) dejó el listón muy alto en éste melodrama en el que los sentimientos se entremezclan con el vil metal cuando declaró ante su señoría que todo lo que había declarado tiempo atrás en diversos platós televisivos remunerados se debió a que "quería hacer daño" a éste, ya que "personalmente, me había roto la vida". ""En ese momento", añadió el amor sagrado de Muñoz, "le hubiera hecho pasar por cualquier calvario". Lo dicho: mucho va a tener que esforzarse Pantoja para superar estas frases.
Lo cierto es que sólo faltaba que hubiera arrancado también el caso Urdangarin para que tuviéramos repartidas las medallas de oro,plata y bronce  de los grandes juicios sin la menor discusión. Y nada más coherente con esta atmósfera jurídica que nos invade que comprobar una vez más como la serie La que se avecina (Telecinco) vuelve a liderar las audiencias de ayer con 4.304.000 espectadores. Es el triunfo del concepto fallero de la vida.

Hazaña, torpeza e hipocresía

Por: | 15 de octubre de 2012

Images

La televisión, probablemente, no es el reflejo de la vida pero sí se pueden establecer una serie de paralelismos con algunos de los poderes públicos. Torpeza, indignación, ocultamiento e hipocresía son algunos de los conceptos que surgen al contemplar tres programas de ayer, domingo: la retransmisión de la hazaña del austríaco Félix Baumgartner (Teledeporte), el programa de Salvados sobre las Cajas de Ahorros y sus gestores (La Sexta) y el segundo capítulo de la extraordinaria serie norteamericana Homeland (Fox).
La torpeza de Teledeporte en la retransmisión del salto de Baugmgartner radicó en que pese a disponer en primicia de los derechos no se les ocurrió contratar a un traductor simultáneo profesional que explicara a la amplia audiencia (más de 4 millones de espectadores) los comentarios que le hacían desde la base de Rosell, en Nuevo México. Era un acontecimiento extraordinario y el presentador invitó a tres expertos: un astrónomo, un médico y un deportista espcializado en parapente, que analizaban con mayor o menor fortuna lo que veíamos. El presentador, naturalmente autosatisfecho de lo que estaban haciendo, aludía con frecuencia al responsable de coordinar el suceso pero lo que en ningún momento se tradujo eran las indicaciones que hacía al recordman austríaco. Es ya, lamentablemente, una tradición de los espacios y retransmisiones deportivas: exhiben sus conocimientos sobre el deporte o actividad que contemplamos pero apenas informan sobre lo que hacen sus protagonistas.
La indignación brotaba al contemplar el programa Salvados (La Sexta, 2.846.000 espectadores) sobre la gestión y los consejos de administración de las Cajas de Ahorro: no sólo han creado unos enormes agujeros contables que pagará, pagamos, la ciudadanía sino que, además, no se han cortado ni un pelo en permitirse con el dinero ajeno los caprichos más impresentables tan típicos de los nuevos ricos, por mas que habría hablar de los nuevos estafadores. Un ejemplo: el consejo de administración de la Caja de Ahorros del Mediterráneo tuvo a bien celebrar sus reuniones y las del consejo de control (?) en diversos lugares del mundo: India, Argentina, Estados Unidos... desplazándose los miembros de los consejos y la cúpula gestora acompañados por sus respectivas esposas. ¿Por qué? Porque sí. Un par de horas de reuniones y el resto, a viajar que son dos días, aunque en estos casos eran bastantes más. De las 45 cajas de ahorro que había en España antes de la crisis, quedan dos. De las indemnizaciones y pensiones faraónicas de sus gestores, quedan mas. Pero si quieren conocer un poco mejor a algunos de nuestros ilustres conciudadanos del sistema financiero público y privado no duden en pinchar la página web http://waldendos.org/index.php/Sociedad/EL-NYT-PUBLICA-LOS-NOMBRES-DE-LOS-GRANDES-DEFRAUDADORES-ESPANOLES.html., en donde se recogen una serie de artículos del New York Times sobre el peculiar concepto de patriotismo que tiene una selecta representación de la clase dirigente española. Lo que no tiene es desperdicio.
La segunda temporada de la serie Homeland (cadena de pago Fox), por su parte, resulta tan extraordinaria como la primera, sino mejor. Un alarde de buen hacer interpretativo y unos guiones brillantes. Si hubiera que definirla con dos palabras serían ambigüedad e hipocresía, porque ambigüo es el protagonista Nicholas Brody (magníficamente interpretado por Damian Lewis), un marine reconvertido al terrorismo de Al-Qaeda, e hipócrita es un Gobierno estadounidense que en base a conceptos como patria y seguridad nacional encubre intereses electoralistas y estímulos a la ya muy poderosa industria armamentística. Dos palabras, ambigüedad e hipocresía, que también valen para otro de los poderes fácticos nacionales, como acaban de demostrar los obispos catalanes al manifestar en boca del obispo auxiliar de Barcelona, Sebastià Taltavull, que los prelados estarán "al lado del pueblo catalán" si opta por la independencia. Respetable comentario, por supuesto, que vería aumentada considerablemente su respetabilidad si, por ejemplo, la jerarquía eclesiástica catalana pagara el IBI y renunciara a los privilegios que goza y que, sin duda, no los acercan al pueblo catalán.

Elogio de la frivolidad

Por: | 12 de octubre de 2012

Images

El diccionario de la RAE define la palabra frívolo con tres acepciones: "superficial, ligero. De poca importancia o que trata temas ligeros, con predominio de lo sensual", y pese al profundo rechazo que siente Rafael Sánchez Ferlosio por los diccionarios, lo cierto es que las tres acepciones nos vienen al pelo para hablar de la frivolidad, incluso para reivindicarla pese a la mala prensa que tiene.
Canal + emite por diversos canalillos dos documentales espléndidos en los que los temas aparentemente ligeros y con un evidente predominio de lo sensual son ejemplares de la frivolidad entendida como una de las bellas artes: Diana Vreeland. The Eye Has To Travel y Bert Stern, el primer Mad Man. De la gran Diana Vreeland, editora de moda de Harper's Bazaar durante 26 años, directora de Vogue durante nueve y responsable de la sección de la Moda del museo Metroplitano de Nueva York entre 1972 y 1989, Truman Capote -otro extraordinario frívolo, escribió: "Uno solo puede pensar en siete u ocho mujeres realmente originales. En América hemos tenido muy pocas. Emily Dickinson fue una. Pero Mrs. Vreeland es una mujer extraordinariamente original. Ha contribuido más que nadie al gusto de las mujeres americanas en la forma en que visten, se mueven y piensan. Es un genio. Pero la clase de genio que muy poca gente reconocerá".
El excelente documental relata la vida y la obra de una mujer que recorre el siglo XX desde una posición privilegiada y que, además, consigue potenciar y difundir la belleza desde múltiples perspectivas. Mujer indómita, cosmopolita y tenaz, podía haber sido sin duda unos de los mejores personajes de Scott Fitzgerald, cualquiera de los que se movían entre las mansiones de Long Island o el Paris de entreguerras.
Bert Stern es, probablemente, el gran complemento de Vreeland. Uno de los mejores fotógrafos de moda y de la publicidad, Stern es un hombre hecho y desecho a sí mismo, alguien que comienza como repartidor de correo de la revista Look y que a los 25 años ya se había convertido en uno de los fotógrafos de moda más importantes del mundo. Sus campañas publicitarias de una marca de vodka o las sesiones con la flor y nata de Hollywood le situaron a la altura de Richard Avedon o Irvin Penn. Las sesiones de una Marilyn Monroe a la que le faltaban unos días para morir se han convertido ya en legendarias (ver foto). Pero Stern a diferencia de Vreeland también caminó por el lado oscuro: hiperactivo con la hipotética ayuda de las drogas -sobre todo las anfetaminas-, descendió a los infiernos, se arruinó, se divorció y, casi, llegó al status de indigente. Un largo retiro en España, en Mijas, concretamente, y la ayuda de algunos amigos, consiguieron su renacer personal y profesional. La larga entrevista que realiza en el documental su pareja, la realizadora Shannah Laumeister, remite en alguna medida a otro excelente documental, Yo recuerdo, en el que Marecello Mastroianni recuenta su vida ante su compañera Anna María Tató. Son las reflexiones de quienes vivieron intensamente y supieron alcanzar la sabiduría vital, la comprensión y la sencillez.

El tonto contemporáneo

Por: | 11 de octubre de 2012

Images

Hace años se concedía en Madrid el premio "Al tonto contemporáneo", instaurado por un grupo de amigos que se reunían periódicamente en torno a un cocido autóctono. De haber seguido con aquella costumbre, no me cabe duda de que el premio de este año se le otorgaría a Jose Igancio Wert. La única duda es la de saber si se le puede considerar contemporáneo. Pocas veces un ministro ha metido tantas veces la pata en apenas unos meses de ejercicio de la profesión, aunque en honor a la verdad no ha sido el único. El diario digital elplural.com publica hoy un reportaje titulado Las 40 Ocurrencias genovesas más Ocurrentes (http://www.elplural.com/2012/10/10/las-40-ocurrencias-genovesas-mas-ocurrentes) que no sólo no tienen desperdicio sino que arropan cálidamente al ministro Wert. En fin, es lo que hay.
Ya en terrenos estrictamente televisivos habrá que dejar constancia del tremendo éxito del concurso La Voz (Telecinco) con 5.685.000 espectadores, su máximo histórico, y con una punta de 6.962.000 espectadores en el minuto más visto de la jornada. Lo curioso del caso es que a la misma hora estelar, la serie Gran Hotel (Antena 3) conseguía 3.095.000 espectadores y Comando actualidad (La 1), 1.832.000 espectadores con el reportaje sobre los ruinosos megaproyectos de algunas comunidades autónomas titulado, perversamente, ¿Nos lo podíamos permitir? ¿Quienes?, ¿nosotros, los ciudadanos? Es una burda manipulación atribuir el despilfarro de los fondos públicos a los lugareños. TVE sabe perfectamente quienes son los responsables de tanta estúpida obra faraónica asi que, por favor, no mareen la perdiz.
Ahora bien, esos importantes datos de audiencia de diversos programas y a la misma hora lo que demuestran es que la televisión se ve más que nunca y en una relación inversamente proporcional a la afluencia a cines y teatros. Es la crisis, por supuesto. Ya sólo falta esperar a que el magnífico ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, se percate del fenómeno y grave generosamente el encendido del televisor. Lamentablemente para José Ignacio Wert (los grandes hombres surgen legítimamente con frecuencia en cualquier comentario, crónica o análisis), si el ministro Montoro tomara esa decisión lo que en realidad haría sería catalanizar España: "El Gobierno de Convergència i Unió está estudiando la posibilidad de cobrar un canon para financiar Televisió de Catalunya". El que da primero da dos veces.
En fin, y mientras Mario Conde alcanza de nuevo la condición de víctima al serle descubiertos una nueva serie de chanchullos con la propiedad de varias fincas con el patriótico afán de no pagar lo que debe, una inoportuna piedra en su mesiánico camino de redimir Galicia, en primer lugar, y España después, o mientras al gran Núñez Feijóo le han cogido en un considerable renuncio contable: "La Xunta de Galicia desplazó de forma irregular 411 millones en facturas mal contabilizadas del ejercicio 2010 al 2011. Así lo demuestra una auditoría realizada por el Consello de Contas pendiente de aprobación por el pleno de este organismo, a la que ha tenido acceso EL PAÍS", usted que, como es sabido, ha vivido por encima de sus posibilidades, ha despilfarrado lo que no tenía construyendo palacios de Congresos o Aeropuertos, puede optar por ver una película estimable en La 1: La fuga de Alcatraz, algo que, lamentablemente, resulta innecesario para tantos próceres nacionales: para fugarse deberían de estar antes en la cárcel.


Descerebrados

Por: | 10 de octubre de 2012

Images

Si ustedes no tienen nada especial que hacer esta noche me permito recomendarles que vean Silver City (La 2), una película de John Sayles que habla de las miserias de los políticos y la prensa con un estupendo enfoque irónico. La aparición de un cadáver en un lago cuando el candidato a Gobernador de Colorado está rodando un spot para la campaña electoral permite que las investigaciones de un detective pongan de relieve las corruptelas, torpezas y demagogias de quienes instrumentalizan a un descerebrado candidato para su codicia particular, encubriendo sus mensajes en un patrioterismo y una religiosidad elementales y desfasadas.
Cuando se estrenó la película en 2004 Georges W. Bush era el presidente de EE.UU. La crítica internacional no dudó en señalar al presidente como la fuente de inspiración del candidato a Gobernador: al fin y al cabo los dos eran unos descerebrados. Lamentablemente para su ego, en el filme no sale José María Aznar, otra de las lumbreras que se reunieron en las Azores para declarar la guerra a Irak, y único de los tres Jefes de Gobierno, con Bush y Blair, que todavía no ha reconocido su error ni, por supuesto, ha pedido perdón. Así es nuestro expresidente del labio partido.
El programa Al rojo vivo (La Sexta) de ayer, martes, consiguió un rércord con 728.000 espectadores y un 12,7% de la audiencia total, más del doble que Las mañana de Cuatro, su rival en la misma franja horaria. El éxito se debió a la presencia de Felipe González, un político que años después de abandonar su escaño parlamentario para dedicarse a los consejos de administración sigue teniendo una gran autoridad moral y política. Sus opiniones pueden ser compartidas, o no, pero siempre tienen interés y, lo que es más difícil, consiguen que los tertulianos más cavernícolas le respeten, al menos en directo.
El mensaje más claro e inquietante que lanzó ayer el expresidente socialista fue el de señalar como el Gobierno del PP ha decidido que el fin prioritario, y prácticamente único, es la contención del déficit público en lugar de priorizar el bienestar de la ciudadanía. La pregunta del millón, que también la hizo González, es: ¿Y si no se consigue, como todos los expertos señalan? La respuesta, de cajón más que de millón, es: el Gobierno ha demostrado su incompetencia. Pues, relativamente. No conseguirá reducir el déficit a los niveles que le exige la Unión Europea pero sí habrá desmantelado el frágil Estado de Bienestar, y lo hará con conocimiento de causa y alevosía. Privatizará todo aquello que hasta ahora funcionaba (la Sanidad y la Enseñanza públicas, entre otras cosas), marginará a los desheredados de la Tierra, defenderá a capa y espada los privilegios de los poderosos y de la Iglesia, y conseguirá -de hecho ya lo ha consegudido- que 2.267.000 niños en España vivan por debajo del umbral de la pobreza, y tratará con todas las argucias y engaños a su alcance, de ganar las próximas elecciones gallegas. Ya se pueden dar por satisfechos.

De todo un poco

Por: | 09 de octubre de 2012

Images

Son extraordinarios: el último sondeo del CIS señala que el tercer problema, tras el paro y la economía, que más preocupa a la ciudadanía es el de la clase política, los partidos políticos, con un 26,9% de respuestas de la población. Pues bien, conocidos los datos, la respuesta de los principales partidos políticos fue desalentadora. Carlos Floriano, del PP, declaró que la culpa la tiene el PSOE. Óscar López, del PSOE, señaló que la culpa es del PP, con lo que demuestran una capacidad de comprensión y análisis inalcanzables para la mayoría. Bien. El programa de Jordi Évole, Salvados, tiene un filón para explotar, y eso, sin incidir en los que es excesivamente obvio como la declaración del descerebrado José Manuel Castelao ("Las leyes son como las mujeres, están para violarlas").
Después viene el caso concreto de la Comunidad Valenciana. Un sondeo de Metroscopia señala que en dicha comunidad la corrupción iguala al paro como primer problema. Un dato: de los 55 diputados del PP en las Cortes Valcnianos, diez están imputados por distintos casos de corrupción. Otro dato: Julio Iglesias admitió ante un juez de la República Dominicana que cobró de la Generalitat Valenciana 990 millones de las antiguas pesetas en 1997 y no los 372 millones que el simpático expresident, exministro y exalcalde de Benidorm Eduardo Zaplana había declarado en su momento, y aún lo mantiene, como única cantidad abonada al cantante para promocionar la tan mencionada comunidad. En un país civilizado, el señor Zaplana debería de estar procesado y condenado por malversación de fondos públicos, o, cuando menos, en la misma situación que José María Tabares, el entonces director del Instituto Valenciano de Exportación, el organismo que pagó tan adinerada promoción, que se dio a la fuga tras haber sido condenado a cinco años de prisión por otro fraude que afectó al IVEX. El delirio del tinglado alcanza su punto cenital cuando el cantante de Soy un truhan, soy un señor, acabó su declaración judicial afirmando que su contratos "ayudó mucho al crecimiento de la Comunidad Valenciana y al desarrollo de las inversiones". Alguien debería informar de como están las cosas al que canta "Confieso que a veces soy cuerdo y a veces loco, y amo así la vida y tomo de todo un poco", en un insólito gesto de sinceridad.
Una presidenta de paja, un Rambo español y un hombre que no ha hecho nada es el largo título del capítulo del lunes de la serie La que se avecina (Telecinco) que ayer arrasó en la audiencia: 4.475.000 espectadores. Si los guionistas de las andanzas vecinales de Montepinar consiguen un título más largo en los próximos capítulos, pueden hacer historia en la televisión. Le sigue en la lista de los más vistos la serie histórica Isabel (La 1), con 3.378.000 espectadores, y alcanza el tercer lugar el concurso Tu cara me suena (Antena 3), con 2.979.000 espectadores. Por lo que se ve, también los espectadores, como nuestro hispanodominicano favorito, toman de todo un poco.

Mezquindad

Por: | 04 de octubre de 2012

Obispo-Cordoba-Ruth_y_Jose-aborto-asesinato_TL5VID20121003_0104_6

Hay que ser muy mezquino para aprovechar la homilía de un funeral en recuerdo de los niños de Córdoba, Ruth y José, presuntamente asesinados por su padre, José Bretón, para arremeter contra el aborto. Eso es lo que ha hecho el obispo de Córdoba, Demetrio Fernández (ver foto, decorado y escenografía), quien tuvo a bien rogar para "que ningún niño sea explotado por el abuso de los mayores", petición aceptable y obvia con el único reparo de que no aludió a la explotación de los niños por parte de los curas, un detalle y un dato profusamente documentado en todo el mundo e, incluso, generosamente enterrado con dinero por varias Conferencias Episcopales: el costo financiero directo debido a escándalos de pederastia dentro de la Iglesia Católica supera los 2.000 millones de dólares, aunque no es comparable a los traumas causados a las víctimas, dijeron el miércoles 8 de octubre dos expertos en un simposio sobre el tema en Roma.
Claro que este obispo ya tuvo su cuarto de hora de fama warholiana el 26 de diciembre de 2010 cuando pronunció otra homilía, esta vez en Sevilla durante la celebración de la Fiesta de la Sagrada Familia, en la que anunció a bombo y platillo que "la Unesco tiene un plan para hacer que la mitad de la población mundial sea homosexual", texto visionario colgado el fin de año en la página web del Servicio para la Comunicación de los Obispos del Sur de España. Por esas fechas, otro prelado, el arzobispo de Sevilla, Juan José Asenjo, pidió a los fieles que apagaran el televisor para que no les "arrollen los criterios paganos e, incluso, anticristianos", petición que con frecuencia compartirían los comentaristas de televisión, el que suscribe incluido, aunque por otros motivos.
Bien, llegados a este punto, y tras comprobar hace unos días -con la inestimable ayuda de Guillermo Cabrera Infante- que el Papa era el mejor veterinario del mundo, al menos en 1951, cuando se estrenó la película Peppino y Violeta, veamos cual es la actitud del Gobierno español con respecto a la Iglesia Católica: el Gobierno no toca la partida de financiación a la Iglesia Católica acordada a través de la casilla del IRPF. En los presupuestos de 2013 figura que el Estado entregará a cuenta cada mes a la Iglesia 13.266.216,12 euros. Es exactamente la misma cantidad que en 2012. Este dinero se destina a las retribuciones de los obispos, de sacerdotes y a pagar el funcionamiento de la Conferencia Episcopal. Pero la asignación prevista en los presupuestos para todo el año, cuando se liquide la declaración de la renta, será mayor. Asciende a 249 millones, tres más que en 2012. Los colectivos laicos protestan por la inmunidad de la Iglesia a los recortes. "La única entidad que no sufre ningún recortes es la corporación católica. El Estado podría haber hecho también aquí un ajuste en la misma medida que ha recortado en servicios básicos como Educación, Sanidad y Servicios Sociales" denuncia Francisco Delgado, presidente de Europa Laica. Los presupuesto no recogen la partida global que el Gobierno paga a la Iglesia por los colegios católicos, por los profesores de religión, por la rehabilitación de catedrales, por los capellanes o por los servicios sociales. Europa Laica calcula que la Iglesia Católica recibe cada año de todas las administraciones públicas (central, autonómica y local) hasta once mil millones de euros, incluyendo el impago del IBI y de otros impuestos municipales. Han dejado la veterinaria por la ingeniería financiera.

Del matrimonio

Por: | 03 de octubre de 2012

Images

Afortunadamente para la salud mental de la ciudadanía, los programadores (o el stock de películas acumulado en mejores tiempos) de TVE nos sorprenden de vez en cuando con un par de horas estupendas: esta noche, a las 22 horas, se proyecta en La 2 Matrimonio a la italiana, con esa espléndida pareja de Sofía Loren y Marcello Mastroianni, dirigidos por Vittorio de Sica: un pequeño lujo de una gran época del cine italiano. Es una forma sabia de desconectar de esa realidad cotidiana que nos agobia e irrita.
Contaba Mastroianni, profundo admirador de De Sica, que en cierta ocasión le preguntó que por qué intervenía en películas malas si tenía un gran talento. De Sica le contestó: "¿Y quien paga mis deudas?". Sus deudas supongo que las pagaría él con su esfuerzo. Las deudas de las Administraciones públicas españolas, central y autonómicas, como es bien sabido, las pagamos todos. Es la ventaja de ser italiano y estar muerto. Fatalismos aparte, también hay ventajas de estar vivo, sobre todo si eres hija del ministro de Economía, Luis de Guindos, que tras su exitoso curriculum en la nomenclatura europea del quebrado  Lehman Brothers, y entidad clave a la hora de encontrar a una buena parte de los responsables de la crisis financiera internacional, compró un piso de lujo en La Moraleja para su hija por unos 600.000 euros de nada y justo antes de la subida del IVA. El talento es el talento.
No se si Renato Castellani, Antonio Guerra, Leo Benvenuti o Piero de Bernardi, magníficos guionistas de Matrimonio a la italiana, compraron pisos de lujo para sus hijas, lo que si sabemos, y se puede comprobar esta noche, es que narrar una historia en el Nápoles de la Segunda Guerra Mundial en la que la comedia se entremezcla con la crítica de la moral instalada en los biempensantes se puede convertir en una pequeña joya cinematográfica.
Pero vayamos a lo importante: el incuestionable triunfo del Barça ante el Benfica tuvo una audiencia conjunta (La 1 y TV3) de 6.350.000 espectadores y un 34,7% de la audiencia total. La audiencia del Ajax-Real Madrid será considerablemente menor al televisarse por un canal de pago. El resultado, de momento, es una incognita, todo lo contrario de lo que sabemos de la relación entre Mourinho y Sergio Ramos, pues el entrenador lo dejó muy claro: "Mi relación con mi mujer es mucho mejor que con Sergio Ramos, seguro. Pero la relación con Sergio es mucho mejor que con gente que no conozco, ni trabajo, ni comparto el día a día con responsabilidades comunes". El portugués no sólo gana 10 millones de euros al año, encima se lleva bien con su mujer.


Humor y joyas

Por: | 02 de octubre de 2012

índice

Todo parece indicar que en este país sólo hay una cosa que el Gobierno es incapaz de recortar: la tendencia al disparate humorístico, al sentimiento divertido de la vida, mal que le pese a Unamuno. 5.400.000 espectadores vieron en Telecinco el nuevo capítulo de La que se avecina, una serie que se mueve entre la astracanada y el dislate y que, sin saber por qué, encanta al personal. Castizos, inmaduros, lesbianas, trepas, siervos, beatas enfebrecidas, toda una corte de personajes delirantes encerrados en una urbanización de las afueras de cualquier sitio y que pretenden escenificar los problemas de hoy en día por mas que el resultado poco o nada tengan que ver con la realidad. En eso, en no tener nada que ver con la realidad, coinciden con Mayor Oreja. ¡Qué gran cameo haría el eurodiputado en Montepinar!
Pero la tendencia al humor no se termina con la serie de Telecinco. El Intermedio consiguió ayer su record de audiencia con 1.840.000 espectadores. Los vídeos manipulados del espacio que presenta el Gran Wyoming son espléndidos, como lo son las intervenciones de Dani Mateos, Gonzo, Ussun Yoon, Thais Villa o Sandra Sabatés. Es verdad que el país vive sus peores momentos, que tiene un Gobierno que oscila de la incompetencia a la injusticia, de la torpeza a la demagogia, pero a la ciudadanía, o a una parte de ella, lo que le apetece es reírse para olvidar. No puede ir al cine por la subida del IVA. No puede irse de bares por si entran los antidisturbios y les sacan a golpes de orden público. Si van al Café Gijón corren el riesgo de que entre la tuna y les canten Clavelitos, en fin: ven la televisión. También pueden ir a las puertas de un juzgado y, si tienen suerte, vislumbrar a la Pantoja, a Urdangarin, al alcalde de Ourense, a la alcaldesa de Alicante, al portavoz Blasco, al señor Millet y a tantos y tantos patriotas que se desviven por sacar adelante al país, pero, es verdad, hay que tener suerte. O, como cantó ese estupendo brassensiano que es Javier Krahe: "No todo va a ser follar. Habrá que intentar cruzar Núñez de Balboa".
Claro que si prefieren el deporte se encontrarán con tertulias que discuten interminablemente sobre si Ramos ofendió a Mourinho, o no, al ponerse una camiseta de Özil debajo de la suya, o redescubrir el ramalazo patriótico del algún comentarista que se indigna ante la posibilidad de que Gibraltar pueda llegar a jugar torneos internacionales. También es cierto que pueden encontrarse con joyas audiovisuales como la celebración de la madre de José María Olazábal por el triunfo europeo en la Ryder Cup de golf, o la dedicatoria de la copa que hizo su hijo a la memoria de Severiano Ballesteros (ver foto). Son joyas entre la maleza, algo que hace meses esperamos encontrar entre las decisiones del Gobierno.

Preguntas idiotas

Por: | 01 de octubre de 2012

índice

Bueno, ya sólo cabe preguntarnos en qué consejo de ministros decidirán que, en base a la herencia recibida y a las dificultades económicas por las que atravesamos, se recorta la programación de las cadenas generalistas desde las 16 horas a las 24 horas, una medida coyuntural -hasta que vuelvan a ganar las siguientes elecciones generales- que coadyuvará a la reducción del déficit público. Viene esto a cuenta de la emisión de El Gran Debate (Telecinco. 1.851.000 espectadores) y Al rojo vivo. Edición especial (la Sexta. 1.063.000 espectadores) que dedicaron sus espacios en la noche del sábado a mostrar, comentar y debatir las manifestaciones en la madrileña Plaza de Neptuno y las posibles consecuencias de la fuga hacia adelante de Artur Mas. Lo más novedoso fue la declaración de Alberto Casillas, encargado de la cafetería El Prado, que en la tarde del sábado fue agredido por un policía cuando algunas personas le homenajeaban en su local: "Maldita sea la hora en que me afilié al PP y voté a este Gobierno", con estas palabras comenzó su entrevista en Telecinco.
Jordi Évole, por su parte, presentaba en la noche del domingo su estupendo programa Salvados (la Sexta. 2.551.000 espectadores) sobre el precio de la Defensa. Un dato: el ministerio debe a diversos proveedores 32.000 millones de euros. Un lujo. Destacó un entrevistado: el pragmático exministro de Defensa Eduardo Serra (ver foto) que ocupó la cartera con el inevitable José María Aznar y tuvo de segundo de a bordo al actual ministro Pedro Morenés. Dios los cría y... Al parecer fue en la etapa de Serra cuando se idearon las bases y contratos que han desembocado en esos 32.000 millones que hoy debemos todos. Hay pragmatismos que hipotecan a un país. Por cierto, si quieren más información sobre el personaje pinchen en estas líneas y se enterarán de una historia de facturas falsas en las que aparece el nombre de tan ilustre personaje. Es lo que tienen las hemerotecas.
El simpático Cristóbal Montoro presentó los Presupuestos Generales del Estado de 2013. El País publicaba que la suma por socorrer a los bancos, que será casi imposible de recuperar, alcanza ya los 21.000 millones de euros. Otro lujo. Unas preguntas idiotas: ¿si los causantes directos de buena parte del desastre económico actual son los responsables del sector financiero, o de una parte del mismo, por qué se penaliza a los parados, a los estudiantes, a los enfermos, a los sin papeles, a las gentes de la cultura, a los funcionarios y a los discapacitados? ¿Se ha penalizado a los responsables del desastre del sistema financiero mas allá de que no puedan cobrar más de 300.000 euros al año (25.000 euros al mes) los directivos de las Cajas intervenidas?
Más preguntas idiotas: ¿Dónde está el ministro de Medio Ambiente cuando en el sureste español se vive uno de sus peores temporales, con diez víctimas mortales y cuantosísimos daños? Dicho de otra manera: ¿hasta cuándo vamos a tener que soportar a Miguel Arias Cañete, un oriundo de Madrid reciclado en señorito andaluz del que se desconocen sus méritos políticos pero sí algunos de sus negocios privados (Petrolífera Ducar y Sogdal, entre otras)?
¿Por qué María Dolores de Cospedal no pierde la oportunidad de darnos la tabarra a todos con lo de que son decisiones difíciles para tiempos difíciles, o de que hay que recortar gastos en la Administración, y sigue cobrando, directa o indirectamente, tres sueldos del erario público? ¿Por qué tenemos un Presidente del Gobierno que en pleno desmadre económico, político y social se larga en un auditorio de la ONU prácticamente vacío un speech sobre Gibarltar?
En fin, preguntas idiotas en tiempos de confusión y demagogia.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal