TV Blog de Harguindey

TV Blog de Harguindey

La televisión es la reina de la casa. Lo que se pretende en este espacio es comentar la actualidad televisiva más inmediata, los programas del día, desde cualquiera de los que se definen como “telebasura” a las retransmisiones deportivas, los espacios informativos, documentales, las películas o las series. Son los comentarios y recomendaciones de un telespectador común.

Dos o tres cosas que sé de ella

Por: | 18 de febrero de 2013

Images

La gala de los Goya de ayer noche (La 1. 22.2% de audiencia y 3.917.000 espectadores) dejó constancia de la variedad de estilos y temas de los realizadores españoles, de su profesionalismo, de su irrenunciable deseo de criticar lo establecido y de la ingente cantidad de padres, madres, mujeres, maridos, hijos, y  demas familia que tienen los galardonados. Fue una gala sobria, con buenos momentos cómicos (los de Muchachada Nui, estupendos. La irrupción de Resines y su doble, impecable), algún mensaje dramático (Candela Peña), el absurdo error del anuncio del premio a la mejor canción original y mucha solidaridad con, y sin, ironía. Una Eva Hache discreta, un presidente de la Academia en su papel y el reconocimiento multitudinario, merecido y muy cariñoso a Concha Velasco y José Sacristán.
En mayo de 1955, es decir, hace casi 58 años, se organizaron las llamadas "Conversaciones de Salamanca", un intento de analizar el estado del cine español en aquel tiempo por los distintos gremios que conformaban la industria. Juan Antonio Bardem resumió los analizado: "El cine español es: Políticamente ineficaz. Socialmente falso. Intelectualmente ínfimo. Estéticamente nulo. Industrialmente raquítico". Más de medio siglo después queda en pie, con seguridad, una de aquellas conclusiones: "Industrialmente raquítico". Las otras pueden ser discutibles pero lo cierto es que la clave está en esa industria endeble. Y su esmirriada situación no es fruto de la falta de talento, ni de la de buenos profesionales. Es una mezcla del desprecio que tuvo el franquismo hacia la cultura y su entreguismo absoluto a la, ésta sí, muy potente industria estadounidense, además de un distanciamiento absoluto por parte de los inversores financieros y el surgimiento de una serie de pícaros ignorantes que se autoproclamaban productores. En España hay tantos buenos cineastas como escritores, pintores o músicos. El problema es que para realizar una película se necesita talento y uno, dos, tres, cinco o 30 millones de euros, lo que no es necesario para el resto de las artes. De ahí que el raquitismo industrial condiciones una buena parte de los proyectos.
El Gobierno del PP, como sus ancestros políticos, ha manifestado, también, un absoluto desprecio por la cultura. Es mas: la ha perseguido inmesericordiamente. Ese 21% del IVA en cultura (el mayor de Europa) es la prueba. Persigue todo lo que no entiende o controla como buen Gobierno reaccionario que es. Y lo hace en compañía de unos medios de comunicación cavernícolas que defienden sus subvenciones desde el paraguas de una hipotética crítica objetiva. Lo que no estimula, por ejemplo, es la anunciada y nunca concretada Ley del Mecenazgo, ni persigue una de sus lacras: la piratería. Ayer, Enrique González Macho, presidente de la Academia, lo dejó muy claro: la piratería en el cine supuso 3.000 millones de euros en el último año. La Ley Sinde ha quedado en agua de borrajas y España está a punto de ingresar de nuevo en la lista negra de los países piratas. Lo sensato habría sido negociar con productores, distribuidores e internautas los precios de las descargas legales pero para ello se necesitaría querer resolver el problema, lo que no es el caso. Tampoco se negocian los inmensos errores de la codiciosa gestión bancaria: directamente se rellenan sus agujeros con el dinero de todos. Es su estilo. En fin: estas son las dos o tres cosas que sé de la industria cinematográfica.


Hay 2 Comentarios

una gra noche http://goo.gl/fb/3jzl0

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

Ángel Sánchez Harguindey

Ángel Sánchez Harguindey perteneció a la plantilla de El País desde su fundación en 1976. Fue jefe de la sección de Cultura, responsable del suplemento cultural Babelia, redactor jefe de El País Semanal, redactor jefe de la sección de Opinión y Adjunto a la Dirección.
Ha publicado el libro "Memorias de sobremesa. Conversaciones con Rafael Azcona y Manuel Vicent" (Editorial Aguilar)

Archivo

abril 2021

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30    

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal