TV Blog de Harguindey

TV Blog de Harguindey

La televisión es la reina de la casa. Lo que se pretende en este espacio es comentar la actualidad televisiva más inmediata, los programas del día, desde cualquiera de los que se definen como “telebasura” a las retransmisiones deportivas, los espacios informativos, documentales, las películas o las series. Son los comentarios y recomendaciones de un telespectador común.

Sobre el autor

Ángel Sánchez Harguindey

Ángel Sánchez Harguindey perteneció a la plantilla de El País desde su fundación en 1976. Fue jefe de la sección de Cultura, responsable del suplemento cultural Babelia, redactor jefe de El País Semanal, redactor jefe de la sección de Opinión y Adjunto a la Dirección.
Ha publicado el libro "Memorias de sobremesa. Conversaciones con Rafael Azcona y Manuel Vicent" (Editorial Aguilar)

Piscinazos varios

Por: | 14 de marzo de 2013

Images

¿Pero en qué rifa les han tocado estos linces de la abogacía? Hoy es el día en que hay que felicitar a los letrados del Congreso y a los asesores jurídicos de esa nueva Atenas surgida de la fusión de Moncloa y Génova: "La norma hipotecaria española por la que se ha desahuciado a decenas de miles de personas no es compatible con la ley europea. Lo acaba de dictaminar el Tribunal de Justicia de la UE...El fallo de esta mañana del Tribunal de Luxemburgo establece que la normativa española es contraria a una directiva europea de 1993 sobre protección de los consumidores", informa El País. También se informa que el juez insta al PP que, tras más de un mes de estudiarla, corrija su error de forma en la demanda a El País.
Menos mal que nuestro irredento resgistrador de la propiedad en excedencia favorito ha dicho en el Congreso que lo de la dación en pago si no se puede pagar la hipoteca sería como poner puertas al mar de la codicia bancaria. Que hasta ahí podíamos llegar. En realidad, lo dijo más descarnadamente: "podría impedir el acceso al crédito a miles de familias", y todos sabemos el entusiasmo de las entidades financieras por favorecer a la ciudadanía y su generoso empeño por estimular el crecimiento económico. Muy bien, Mariano: ¡tómate algo y que se lo apunten a la Plataforma de los Afectados por las Hipotecas!
Y si trascendemos de lo particular a lo general, incluso a lo celestial, habrá que dejar constancia de la saturación informativa de la elección del nuevo Papa. Parecía la Semana Santa de la posguerra: no había cadena, emisora o diario que no dedicara toda su artillería a informar del evento más opaco de la historia de la humanidad, el cónclave. Se supone que había que amortizar el gasto de los enviados especiales pero hasta programas teóricamente dedicados a captar un público juvenil y dicharachero (Te vas a enterar, Cuatro, por ejemplo) se convertían en una especie de proyección ininterrumpida de La túnica sagrada.
Cierto es que la audiencia, como la túnica, al parecer, es sagrada: Antena 3. Especial Informativo: Fumata blanca: 1.643.000 espectadores. La 1. Especial informativo: Habemus Papam: 2.025.000 espectadores, mas los programas matinales, las TDT episcopales y así hasta colmar todos los pantanos habidos y por haber. Planos de la Plaza de San Pedro donde siempre hay unas monjas de diversas etnias sonriendo, encantadores sacerdotes ocupando el lugar de los tradicionales enciclopedistas tertulianos, algo de refrito de wikipedia sobre la historia de los conciliábulos, que si a un cardenal le pidieron una limosna..., el delirio. Lo mejor: la escenografía y coreografía vaticana, quizá con un exceso de boato, de ostentación, pero formalmente impresionantes. Del nuevo Papa es pronto para adivinar sus intenciones futuras. Sobre su pasado, hay opiniones encontradas, algunas muy inquietantes.
Pero como el pueblo llano y sencillo es como es, llegada la noche optó mayoritariamente por ver los tortazos que se daban en la piscina los concursantes de ¡Mira quién salta! (Telecinco): un 23.5% de audiencia y 3.376.000 espectadores. El nuevo programa, que no es nuevo porque es igual que el de su rival Antena 3, Splash, no cuenta con Falete entre sus saltadores pero a cambio tiene a Boris Izaguirre  y a Pumares en el jurado, que siempre dan juego por su discreción y amabilidad, respectivamente. En resumen: si hubiera que calificar la jornada en una sola palabra sería: piscinazos.
 


Entre genios e impresentables

Por: | 13 de marzo de 2013

1363114023_965478_1363120528_album_normal

Fue una delantera de lujo: Messi, Villa, Xavi, Berlanga y Azcona. Estaba cantado: el FCBarcelona-AC Milan fue visto por 10.620.000 espectadores. En realidad, fue visto y desgustado pues el Barça jugó un partido extraordinario. También hubo 639.000 espectadores que volvieron a disfrutar con esa obra maestra del cine español que es El verdugo, de Berlanga y Azcona, número que habría aumentado con seguridad -pese a ser la enésima vez que se proyecta-, si los programadores de La 2 no la hubieran hecho coincidir con el partido del Camp Nou. Dos ejemplos impecables de lo que es el talento en el oficio y, por tanto, una forma espléndida de promocionar la marca España (por favor, que no le de a nadie una taquicardia). Nada que ver con la actualidad político-financiera.
Ahora sabemos, por ejemplo, que ese impresentable de Cristóbal Montoro maquilló las cuentas públicas de 2012 para que su señorito pudiera sacar pecho en el debate del estado de la Nación. Como un trilero profesional aplazó el pago de las devoluciones tributarias de diciembre para acercarse al objetivo de déficit público del 6,3% del PIB impuesto por Bruselas. Todo legal, por supuesto, como la dietas de los próceres navarros. Si hubieran presentado honestamente las cuentas, el déficit hubiera sido del 7,2% y no del 6,7% del que alardeó Rajoy. En fin, la conclusión es que el Gobierno amplía el espectro de quienes consideran que somos tontos: hasta ahora, los españoles y, desde ayer, los europeos. Otra forma de promocionar la marca España.
Diego Torres, el mayor coleccionista de correos electrónicos de nuestro país, por su parte, sigue complicándole la vida a la Casa Real que, por otra parte, ya la tiene bastante complicada. En su última remesa demuestra lo que ya es una tradición monárquica: mentir en los juzgados. El último en sumarse a esa costumbre es Carlos García Revenga, secretario de las infantas: "¿Te acuerdas que antes de Navidad enviamos un contrato firmado a Lagardere? No he tenido noticias”, comunica en 2006 el yerno del Rey a García Revenga a través de un correo que parece indicar que el secretario de las Infantas, a sueldo de la Casa del Rey, estaba al tanto de todos los negocios de Urdangarin. El yernísimo con ese coeficiente mental que le caracteriza, tuvo a bien enviar el correo desde el Instituto Nóos, razón por la cual lo tenía Torres en su poder: es lo que ocurre cuando uno se cree intocable.
Y de la inmunidad pasamos al cachondeo en un plis-plas. El portal vertele.com informa que "Cuatro ha emprendido la búsqueda de Un príncipe para Corina. La cadena de Mediaset ha abierto el casting para su nuevo docushow, en el que un grupo de hombres competirá por enamorar a una misteriosa y bella joven que aún no ha logrado encontrar su media naranja". Y añade: "Los aspirantes a conquistar el corazón de la joven (cuyo nombre, casualidad o no, coincide con el de la princesa relacionada con la casa real española y más concretamente con el Rey Juan Carlos), lucharán entre ellos en un torreón inexpugnable del siglo XVIII, donde se desarrollará el formato. Todo valdrá para que los concursantes logren su objetivo". En resumen: varios genios (cada uno en lo suyo), varios impresentables (también cada uno en lo suyo) y, de guinda, un torreón inexpugnable con princesa dentro. En eso estamos.


Elogios que matan

Por: | 12 de marzo de 2013

Images

¿Pero cuántas tropelías más tiene que hacer el multiprocesado Carlos Fabra para que le veamos sentado en el banquillo? La última: alardear de que su aeropuerto (17 millones de euros anuales de mantenimiento para que se de un par de vueltas un coche de carreras) estaba a punto de ser vendido a un grupo hispanolibio al que la Generalitat Valenciana le acaba de dar carpetazo al farol por no haber presentado en el plazo previsto el correspondiente aval que garantizara la solvencia económica del mencionado grupo. Este individuo es una lacra para su ciudad, su comunidad y su país y, naturalmente, recibió en su día todos los apoyos y elogios posibles de los dirigentes populares. Francisco Camps tuvo a bien decir, por ejemplo, que Fabra "es la esencia del buen hacer de los políticos del PP". Claro que Rajoy, en 2008, tampoco se cortó un pelo al declarar frente a Camps, Fabra y Barberá que "este es un partido ejemplar". Unos Einstein de la política.
Para no salirnos del territorio, señalar también que el tan citado Camps ha conseguido con sus últimas decisiones gubernamentales que el Valencia Club de Fútbol sea ahora propiedad de Bankia. Así lo ha decidido el juzgado de lo contencioso-administrativo número 3 de Valencia al anular el aval de 81 millones de euros que la Generalitat había concedido a la Fundación del club. La sentencia, adelantada en exclusiva por el diario Las Provincias, convierte en la práctica a la entidad financiera intervenida por el Estado en el máximo accionista del club. Desde aquí proponemos que en el próximo partido Rodrigo Rato, con traje regional, por supuesto, realice el saque de honor mientras suena Paquito el chocolatero. Al fin y al cabo estamos en Fallas.
Ni que decir tiene que visto lo visto, y sin necesidad de rebuscar en Google tanta elegía política a los ya citados, mas las dedicadas a Matas o a Bárcenas, habrá que señalar que las alabanzas que ayer dedicó Rajoy a Cospedal son para temer lo peor del futuro inmediato de la secretaria general del PP, diputada, presidenta de Comunidad y abogada del Estado, además de demoledora del los restos del Estado del Bienestar. Ellos sabrán lo que hacen con tanto panegiríco.
La ventaja del mando a distancia es, fundamentalmente, poder cambiar cada 30 o 40 segundos de canal, período recomendable para el equilibrio mental del espectador. El picoteo, más un punto de somnolencia, permite al ciudadano imaginar un collage que puede llegar a tener su interés. Así por ejemplo, se pueden superponer imágenes de Falete saltando a la piscina desde un trampolín de 5 metros (Splash. Famosos al agua. Antena 3: 3.274.000 espectadores, líder de audiencia) con un emperifollado González Pons acusando de machista al PSOE por la torpeza de la moción de censura de Ponferrada. No recuerda la manifestación que realizó su partido en favor del acosador sexual. O, a una dicharachera Mercedes Milá (estupenda su frase en respuesta a lo que le decían por el pinganillo y que no acababa de entender: "!Ah¡, que nos fijemos en Ivan....¡tócate los cojones!", correspondido con un caluroso aplauso de las gradas de Gran Hermano 14, Telecinco, 2.512.000 espectadores), entremezclándola con esas extraordinarias escenografías cardenalicias previas al cónclave, acontecimiento estupendamente descrito por los de El Intermedio como El Gran Vaticano 129 (el número quizá no sea exacto), pues al fin y al cabo los concursantes también son encerrados a cal y canto hasta que salga el ganador.
Por último, el collage puede ser rematado con la figura de un Ortega Cano sentado en el banquillo por conducción temeraria, homicidio imprudente y triplicar la tasa de alcohol permitida, perfilado sobre la negra sombra de la opacidad de la Casa Real: llevamos varias semanas viendo y escuchando de todo sobre Corinna y todavía no sabemos cuántos y quienes eran los escoltas que tenía para su seguridad cuando residía en los alrededores de La Zarzuela, y qué organismo los pagaba. Nadie sabe nada y los que lo saben, no lo dicen. Hoy, por su parte, todas las cadenas televisivas pueden cerrar el chiringuito hasta que acabe el Barça-Milan (La 1. 20.45 horas).

Convence pero no vence

Por: | 11 de marzo de 2013

índice

La noche de los sábados es, probablemente, la noche maldita para los del PP. El Gran Debate (13.3% de audiencia y 1.768.000 espectadores) y La Sexta Noche (6.6% y 954.000 espectadores) acaparan en buena parte las audiencias y en ellas, la política es la reina de la casa. La política y la antipolítica, naturalmente. En El Gran Debate (Telecinco) asistimos a un espectáculo infrecuente: un líder político que acepta dos horas de entrevista con una serie de periodistas y expertos sin vetar ningún tema ni a ninguna persona. Rubalcaba, de entrada, marca distancias con un presidente del Gobierno que huye de la prensa y rehuye las ruedas de prensa. Ha entronizado el plasma con una desfachatez absoluta. Ni a él, ni a su gurú Pedro Arriola se les ha debido pasar por la cabeza el que despreciar a la prensa es despreciar, también, a la ciudadanía.
El líder de la oposición es un caso singular: explica bien las cosas, propone alternativas inteligentes, no se le conoce deshonestidad económica alguna y, sin embargo, los electores no le aprecian. Convence pero no vence. Manuel Vicent en su estupendo libro El azar de la mujer rubia, considera que Adolfo Suárez tiene todas las condiciones que se les exigen a los héroes: fue un aventurero, alguien que se dejó llevar por el viento; superó la prueba de valor que inevitablemente le tienden los dioses (en su caso, el 23-F); recibió los insultos más feroces y fue traicionado por los suyos y, finalmente, entró el nebuloso terreno de la desmemoria. Rubalcaba cubre ya tres de esos requisitos. Lleva años en la política, desempeñando cargos de responsabilidad con los distintos presidentes socialistas. Demostró su valor aceptando la secretaría general de un partido del que se sabía iba a perder las elecciones. Fue vilipendiado hasta la saciedad por la oposición y sus voceros mediáticos, insultos y ataques redoblados hace exactamente nueve años con motivo del cruel atentado del 11-M, y traicionado en mayor o menor medida por los suyos. Le falta perder la memoria lo que, al parecer, está lejos de suceder. En su entrevista en El Gran Debate demostró su capacidad de fajador, sus reflejos mentales y hasta una cierta capacidad de convicción, lo que cada vez casa peor con sus intervenciones en el último debate sobre el Estado de la Nación. Rajoy no resistiría nunca una entrevista sin vetos, a tumba abierta, pero del Congreso salió vivo.
Pero si hablamos de desmemoria habrá que recordar los comentarios de Ana Botella, por ejemplo, tras la condena al exalcalde de Ponferrada por acoso sexual (caso Nevenka), que no dudó en calificar de "impecable" el comportamiento del edil, o la manifestación convocada por el PP en favor del condenado a la que asistieron todos los alcaldes pedáneos populares.
Samuel Folgueral
, el nuevo alcalde de Ponferrada con los votos de la formación del delicuente sexual Ismael Álvarez, por su parte, lo tiene claro: entre la poltrona y la ideología, elige la poltrona. Él y sus siete compañeros concejales, hasta ayer militantes socialistas. Pocas veces se ha manifestado de forma más nítida lo que es el ansia de poder, aunque hablemos de una población de algo más de 60.000 habitantes. Naturalmente una decisión así no se toma sin una coartada: "Se está usando a Ponferrada para dirimir cuestiones internas del PSOE", declaró en la rueda de prensa. Por lo tanto, podría haber añadido, que se peguen entre ellos que yo voy a pillar la vara de mando, de momento. Después, ya veremos. Habrá que seguir de cerca las actuaciones de la concejalía de Urbanismo, por mas que creo que Folgueral ha elegido mal el momento. La presión social, el hastío del personal, han conseguido que ahora, en un gesto radicalmente insólito hasta la fecha, asistamos al extraordinario acontecer de que dos políticos navarros de renombre van a devolver los dineros -hasta 150.000 euros- que cobraron de forma poco digna de la Caja de Ahorros de su comunidad: el ex presidente del gobierno navarro y de la propia caja, Miguel Sanz, y la actual jefa del ejecutivo, Yolanda Barcina, ademas de otros miembros de su partido. Algo es algo. Ya sólo falta que alguien le reclame a Carlos Fabra los mas de 150 millones de euros que nos ha costado a todos su capricho aereoportuario.

La alegría de la infamia

Por: | 09 de marzo de 2013

Images

Samuel Folgueral
acaba de entrar en la pequeña historia de la infamia. Es el nuevo alcalde socialista de Ponferrada y para acceder a la poltrona ha contado con el apoyo del grupo independiente de Ismael Álvarez, un personaje de infausto recuerdo al ser denunciado, procesado y condenado en 2002 por un delito de acoso sexual. "Quise cortar, pero él no me dejaba, quería verme a todas horas, tocarme. No lo soportaba y él insistía, me engañaba, decía que quería ser mi amigo, y me engañaba, solo quería estar conmigo. Me daba asco". Son las palabras de Nevenka Fernández, la concejal de Ponferrada que el 26 de marzo de 2001 presentó una querella en el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León contra Ismael Álvarez, compañero de grupo municipal y alcalde de la localidad. Un caso de humillación pública a la mujer en general y a Nevenka en particular, de la que Juan José Millás publico un espléndido libro.
Pues bien, con el apoyo de ese delincuente sexual es con lo que accede al poder un miembro del Partido Socialista Obrero Español encantado de la vida (ver foto de leonoticias.com), celebrándolo con sus correligionarios y con el inicial visto bueno de Óscar López, secretario de organización del partido, y el lamentable silencio de la mayoría de los dirigentes, salvo Carme Chacón. Horas después, por decisión de Pérez Rubalcaba, se le ordenó dimitir al nuevo alcalde quien, para justificar su impresentable alianza electoral, explicaba que el tan mencionado delincuente sexual iba a dimitir de su condición de concejal al día siguiente de realizada la moción de censura. El nuevo muncípe, de momento, se niega a dimitir.
En realidad todo esto encaja perfectamente en una elemental regla no escrita de la política: si el partido político en el que se milita abandona el poder, todo son problemas. El estar en las poltronas (gubernamental, autonómica, local, etcétera) parece conllevar el conocimiento de la fórmula del bálsamo de Fierabrás. Naturalmente, abandonar el poder estimula el desasosiego, la crítica y, con frecuencia, la rebelión. A ello habría que añadir el evidente desconcierto mental e ideológico de los responsables del PSOE, incapaces de controlar, o cuando menos analizar y discutir, las nuevas circunstancias políticas. La cúpula de Ferraz va a remolque tanto de los socialistas catalanes como de los gallegos. El caso de Ponferrada es, por su parte, sintomático y ejemplar de un concepto tan simple como indefendible: el fin justifica los medios.
En El Gran Debate de esta noche (Telecinco. 22.00 horas), la estrella invitada es Alfredo Pérez Rubalcaba. Será el momento de que explique todo, o casi todo, de lo que está pasando en el partido del que es secretario general. Conviene señalar que a un político curtido en mil batallas, anatemizado hasta lo insospechado por los dirigentes del PP, lo que le está machacando es el confuso desbarajuste socialista. Cuando en 1982, el PSOE liderado por Felipe González ganó las elecciones generales, el espléndido Juan García Hortelano lo expresó magníficamente: "Ganaron los nuestros. Nos vemos en Estoril". Con una política tan antisocial y reaccionaria como la que está llevando a cabo el PP y con el mayor escándalo de corrupción ocurrido en España que afecta directamente al partido de Rajoy, no se explica que el principal partido de la oposición ande a la greña y muestre su bierciana miopía política. Lo cierto es que no queremos sacarnos la tarjete de residentes de Estoril.

P.D.- Otra de las posibles opciones televisivas en el horario estelar es la que ofrece La 1 a las 22.30 horas: contemplar de nuevo esa estupenda película de Fernando Trueba, La niña de tus ojos, con un reparto coral espléndido y, probablemente, la mejor actuación en su carrera de Penélope Cruz.

 

Hay lo que hay

Por: | 05 de marzo de 2013

Navalcarro 30T VK396911

El ínclito Urdangarín declaró ante el juez Castro que su esposa, la infanta Cristina, no intervenía en nada relacionado con el Instituto Nóos y sus tropelías. Bien. El mismo día -23 de febrero- García Revenga, secretario de las infantas, declaraba que ni el Rey, ni la Casa Real estaban al tanto de las mencionadas fechorías. Bien. Lamentablemente para ambos, el juez decidió aceptar en el sumario los correos electrónicos del duque aportados por Diego Torres. Transcribimos sólo uno: "Tengo un mensaje de parte del Rey, y es que le ha comentado a Cristina para que me lo diga, que le llamará Camps a Pedro para comentarle el tema de la base del Prada y que en principio no habrá problema y que nos ayudarán a tenerla", correo de octubre de 2007, con el duque residiendo ya en Washington y, teóricamente, desvinculado del Instituto sin ánimo de lucro desde hacía un año.
Los imputados tienen derecho a mentir. A lo que no deberían tener derecho es a tomar el pelo a la ciudadanía que les paga sus salarios, sus cohechos, sus falsedades documentales, sus blanqueos de dinero y, al parecer, la residencia de Corinna zu Sayn-Wittgenstein y su hijo, quien, según el programa de Isabel Durán Más Claro Agua (13 tv), vivieron durante sus estancias en España en los últimos cuatro años, en "una vivienda con acceso restringido al público en el recinto de El Pardo, muy próxima al Palacio de la Zarzuela" (ver foto),en la finca La Angorrilla, y los vecinos así lo atestiguan.
En todo caso, y a juzgar por las audiencias televisivas, lo que parece claro es que al personal lo que le gusta de verdad son las caídas, los derrumbres, y cuanto más estrepitosos, mejor. Puede ser el de la Casa Real, el de una intermediaria rubia, el de un duque consorte, el de un tesorero del PP o el de Falete. El nuevo programa de Antena 3 Splash. Famosos al agua tuvo en la noche de ayer un 26.4% de audiencia y 4.476.000 espectadores de media. Pero el momento cumbre, con 6.013.000 espectadores, fue cuando se tiró desde el trampolín el muy voluminoso Falete. Fue un fiasco: ni el cantante se rompió nada, ni a la piscina le pasó algo que reseñar. Lo notable es que había tantos espectadores como en un partido de fútbol de campanillas. La cadena, eso sí, consiguió que el programa rival, Gran Hermano 14, tuviera una aceptación discreta (2.506.000 espectadores, su mínimo) por mas que los hábiles guionistas mostraran ya alguna de sus cartas en pos de generar situaciones tensas, metiendo en la casa del concurso a la novia de uno de los participantes, precisamente el que mas tonteaba con otra concursante. Si surge la bronca, subirá la audiencia. Lo dicho: hay un especial regusto por contemplar los pequeños o grandes desastres.
Eso explicaría también la aceptación de un estupendo programa, Salvados, que el pasado domingo tuvo 3.770.000 espectadores (el líder de la jornada), y donde pudimos contemplar la desfachatez de Joan Rosell, presidente de la patronal, al defender el que las grandes empresas pagaran sus impuestos fuera de España y justificar los paraísos fiscales: "Es lo que hay", concluyó su lúcido análisis. Señor Rosell: también hay cárceles para los posibles evasores de capital (o debería haberlas) y para los que pagan en negro a sus empleados de hostelería. Átese los machos porque si analiza la situación de su anterior presidente de la CEOE o la de su actual vicepresidente, tampoco es para tirar cohetes. Es lo que hay.

Enclaustramiento

Por: | 04 de marzo de 2013

1362249255_932913_1362249764_noticia_normal

Los programas nocturnos del sábado con estructuras de mesas redondas dedicaron sus esfuerzos a analizar la figura de Corinna zu Sayn-Wittgenstein. No salió bien parada. El PSOE dedicó una buena parte del fin de semana a polemizar con el PSC y el PSdeG. Tampoco salió bien parado. Elena Valenciano decidió proponer un debate sobre las redes sociales, su honorabilidad y libertad. Lamentablemente lo propuso cuando se vió personalmente atacada, ella y sus hijos, por el furor de algunos twiteros, es decir, una cuestión personal. Por su parte, las encuestas dominicales sobre el honor de los Genoveses fueron arrasadoras, tampoco salió bien parado. Y el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, mostró su concepción reaccionaria y excluyente del Gobierno. Fue, una vez mas, un fin de semana agrio, desagradable. La sombra de la corrupción y el desánimo es mucho más alargada que la de los cipreses.
El Gran Debate (Telecinco: 13.9% de audiencia y 1.798.000 espectadores) y La Sexta Noche (8.3% de audiencia y 1.240.000 espectadores) coincidieron en desmenuzar la figura de la amiga entrañable de Juan Carlos I. Nadie la defendió, no así al Rey. Está claro que los monárquicos más acérrimos son socialistas. José Bono y María Antonia Iglesias se comportaron como abanderados de la corona, señalando las posibles debilidades humanas del monarca pero considerando que no eran nada frente a lo que ha conseguido para España. El diputado Joan Tardá (ERC) se remontó a los comienzos de la transición para señalar el origen franquista del Rey y lo dañina que es la opacidad para la democracia. Claro que para exigir transparencia habrá que dar ejemplo y no votar con CiU para impedir que el Parlamento catalán debata si el presidente de la Generalitat y de CDC, Artur Mas, debe comparecer en la Cámara para dar explicaciones sobre la presunta financiación irregular de su partido. El infantilismo de ERC se demostró cuando su líder afirmó que si CiU quiere su apoyo paran aprobar los presupuestos deberá explicar que los recortes son culpa de Madrid. Los recortes son los recortes y siempre se pueden modificar: por ejemplo, en lugar de retrasar el pago a las farmacias durante uno, dos o mas meses, se puede retrasar el salario de los diputados, consejeros y altos cargos de la Generalitat durante uno, dos o mas meses. Es cuestión de prioridades.
Tampoco se entiende -al menos desde fuera- la cerrazón del PSOE ante la posibilidad de realizar unas elecciones primarias para elegir al próximo líder de los socialistas gallegos, posibilidad que fue aprobada por el 90% de los asistentes al acto en que se debatió la cuestión. Argumentar que eso no consta en las reglas es, en alguna medida, encastillarse en el poder del aparato: al líder lo eligen los delegados, la jerarquía es la jerarquía. A los candidatos los elige el aparato, es decir, el que controla el aparato lo controla todo y lo que opinen los militantes sólo tiene cierto valor cada cuatro años, al margen de las circunstancias, la crisis y la decreciente valoración de los actuales líderes. Algo no encaja en un partido que pretende la regeneración.
¿Y de los Genoveses?, ¿que se puede decir que no lo digan ellos mismos y sus torpezas diarias? El excelentísimo señor ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, no tuvo ningún reparo en afirmar en Roma que "el matrimonio del mismo sexo no debe tener la misma protección por los poderes públicos que el matrimonio natural. La pervivencia de la especie, por ejemplo, no estaría garantizada". Un pionero de los nuevos tiempos reaccionarios y tridentinos que se nos anuncian. Al parecer, el destino de los poderes públicos es garantizar la pervivencia de la especie. Dicho de otra manera: en lugar de pagar todos, homosexuales incluidos, los impuestos que permiten que el señor ministro cobre su salario con normalidad se debería estudiar la posibilidad de pagar en especies (semen y óvulos) para garantizar la pervivencia de la especie. El simpaticote Javier Arenas, por su parte, tuvo a bien decir el sábado, en un acto del PP de Cádiz, que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, "liderará la regeneración democrática que necesita España", al tiempo que ha resaltado que "es evidente que hoy existe una distancia importante entre los ciudadanos y la política" por lo que "hemos ofrecido una propuesta de transparencia sin igual", destacando que la misma afecta "a partidos políticos, los primeros, pero también a sindicatos, empresarios y asociaciones que reciban dinero público". Así, sin que se le moviera un pelo y sin citar a Bárcenas, por supuesto. Lástima que el 79% de los consultados en una encuesta de Demoscopia que publicó ayer El País, pensara que el extesorero tiene realmente pruebas que pueden comprometer al PP y a alguno de sus dirigentes, y de ellos, un 65% votantes del PP (ver ilustración). Visto lo visto, la dirección del Partido Popular tuvo una feliz ocurrencia: prohibir a cualquiera de sus dirigentes o destacados militantes acudir a ninguno de los programas de debate, ni al de Telecinco ni al de La Sexta. Si no se nombra, no existe, y si no aparecen, no hay torpezas ni contradicciones. La próxima decisión será enclaustrarse hasta dentro de tres años.

A la sombra

Por: | 01 de marzo de 2013

índice

No hay manera de desvincularse de la realidad por mas que uno contemple varias horas al día la tele-ficción, incluidos los informativos de La 1. Hoy nos desayunamos con que "la Fundación Cultura y Deporte, vinculada a Iñaki Urdangarin, recibió entre a 2007 y 2009 más de 620.000 euros. Sin embargo, solo 9.800 euros de ellos, un 1,5%, se atribuyen a fines sociales. Esa es la conclusión a la que ha llegado la policía tras el análisis de las cuentas de la fundación en la que se cobijó el duque de Palma después de  haber sido advertido por la Casa del Rey para que abandonara sus negocios en Nóos, según ha desvelado la cadena SER".
Cualquier noticia del duque hunde algo más a la Casa Real en el lodazal de la podredumbre. Esa Fundación Cultura, Deporte e Integración Social ideada para ayudar a niños discapacitados fue la que sustituyó al Instituto Nóos en diciembre de 2006 por presiones del Rey a su yerno para que abandonara los tejemanejes de Nóos. Y ahí, al parecer, intervino el asesor jurídico del monarca, José Manuel Romero, conde de Fontao, sugiriendo al duque que no figurara en el primer plano de la nueva fundación. Puesto que estaba dispuesto, con su socio Diego Torres, a saquearla, mejor estar en la sombra. Un lujo. También sorprende que Zarzuela calificara de publirreportajes las entrevistas a Corinna zu Sayn-Wittgenstein en diferentes medios de comunicación. Deben pensar que la entrevista de Jesús Hermida al Rey emitida en el horario estelar por La 1, y presentada a la audiencia por Somoano como un hecho histórico, no era publicidad gratuita. Inmensos los de Zarzuela. De la pulsera que exhibe Corinna en sus fotos, valorada en tres millones de euros, o del reloj -valorado entre 12.000 y 99.000 euros, según el modelo- mejor no hablar, y menos en estos momentos tan angustiosos para los duqes de Palma que llevan seis meses de retraso en el pago del crédito hipotecario de su palacete. Desde aquí animamos a Francisco Marhuenda, director de La Razón en el tiempo libre que le dejan sus múltiples tertulias televisivas, a que abra una cuenta corriente en la que el pueblo llano y sencillo pueda aportar su donativo para ayudar a los entrañables duques.
Y mientras el general Chicharro trata de explicar sus declaraciones sobre la patria, la Constitución y todo lo demas con la galanura que María Dolores de Cospedal trató de explicar la relación laboral con Bárcenas, la tele-ficción sigue su andadura con profesionalidad y entrega. Así La noche de José Mota recupera parte de lo perdido. Ayer tuvo un 14.8% de audiencia y 3.029.000 espectadores, lejos de los 4.226.000 espectadores de Cuéntame como pasó: los mayos del 46 pero alcanzando un meritorio segundo lugar en la programación.
Cuatro y Telecinco, cadenas hermanas, rivalizan en realities: una con Expedición imposible (6.9% de audiencia y 1.185.000 espectadores) y la otra con el potente y aún discreto Gran Hermano 14. Son dos claros ejemplos de la relación que hay entre la acción, la pereza y los sentimientos. El concurso de Cuatro es pura acción y esfuerzo. Un conjunto de etapas en las que los concursantes deben dar lo mejor de sí mismos en resistencia física. La acción es la reina de la casa y, por lo tanto, los problemas sentimentales ni aparecen. Lo más próximo son los juramentos que despotrican los participantes a un dios desconocido. Acaban las jornadas sucios, destrozados y hambrientos hasta el punto que ayer uno de ellos lo explicó claramente: "si me dan a elegir entre un buen polvo y un plato de pasta, elijo el plato sin dudarlo". Los de Gran Hermano, por su parte, pasan todo el día contemplando el ombligo, el propio o el ajeno, y, entonces, surgen todos los problemas sentimentales, piques, orgullos y resabios que hacen de la convivencia un sin vivir. La audiencia, sin embargo, parece preferir un hipotético buen polvo, o cuando menos un revolcón, que unos spaguettis a la carbonara por mas que en todas las cadenas florezcan los programas gastronómicos por doquier.



El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal