TV Blog de Harguindey

TV Blog de Harguindey

La televisión es la reina de la casa. Lo que se pretende en este espacio es comentar la actualidad televisiva más inmediata, los programas del día, desde cualquiera de los que se definen como “telebasura” a las retransmisiones deportivas, los espacios informativos, documentales, las películas o las series. Son los comentarios y recomendaciones de un telespectador común.

El delincuente budista

Por: | 19 de junio de 2013

índice

Fueron unas imágenes impactantes: un prepotente y engominado Mario Conde decidió encararse con los jornales del Sindicato Andaluz de Trabajadores que pretendían llamar la atención sobre la inminente subasta de una parte de la finca sevillana de Los Carrizos, propiedad del delincuente financiero. Con el tono autoritario de quienes se sienten portadores de la verdad absoluta y arropado, eso sí, por varios números de la Benemérita, el delincuente financiero tuvo a bien demostrar su intolerancia a la vez que pretendía manifestar una hipotética actitud de no rehuir el problema.
El problema de la subasta de una parte de su finca puede ser que no, pero desde luego del pago de los más de 43 millones de euros a Banesto a que fueron condenados él y otros directivos del banco, en julio de 2002 por el Tribunal Supremo, pocas noticias se tienen. Conde es uno de los personajes idóneos de la hoguera de las vanidades españolas. Encumbrado por una elite codiciosa, con el amparo del Rey y la Universidad Complutense que le nombró honoris causa, fue el coautor, con Juan Abelló, de dos ventas empresariales fantásticas (2.700 millones de pesetas por los Laboratorios Abelló y unos 13.000 millones de pesetas por la cuarta parte de Antibióticos S.A.), aterrizó poco después en Banesto e incomprensiblemente para la mayoría de los mortales, decidió comenzar su saqueo. Tras salir de la cárcel no ha parado de dar lecciones morales y empresariales, incluso budistas, a una ciudadanía perpleja.
Claro que la perplejidad no se acaba ante el delincuente financiero: lo de la infanta Cristina, las 13 fincas en varias provincias y el número del carné de identidad confundido, con la intervención de cuatro notarias y otros tantos registradores de la propiedad (¡Ay, Mariano, el gremio ya no es lo que era desde que te fuiste a perder dinero con la política!), ha sido calificado de esperpento por mas que dicha calificación sea una deshonra para Valle-Inclán. Sorprendentemente el locuaz Montoro ha optado por un discreto semisilencio. Lo cierto es que ya apenas les quedan instituciones que degradar, desde aquel presidente del Supremo, hijo predilecto de Marbella, a la Agencia Tributaria, la marca España, el parlamento de las Cortes valencianas o ese peculiar sentido de la lealtad de un juzgado togado militar que ha abierto diligencias contra una capitán que sufrió el acoso sexual de un coronel por un presunto delito de deslealtad, que el Código Penal Militar castiga con penas de hasta seis años de prisión. El coronel fue condenado por el Tribunal Militar Central a dos años y 10 meses de prisión y ahora es el turno de la vendetta. También se debería incorporar a la lista de los 100 más listos a Josep Maria Padrosa, director del Servicio Catalán de la Salud (CatSalut), organismo con el que la Generalitat financia a hospitales y servicios sanitarios, por ser, ademas, apoderado de seis empresas privadas que en 2012 facturaron al propio CatSalut más de 14 millones de euros. No se puede aguantar tanto talento suelto.
Lo que tampoco se puede aguantar es que cada vez que nuestro registrador de la propiedad favorito saca pecho sobre la luz del final del camino, el Fondo Monetario Internacional apaga el interruptor pues "acaba de hacer públicas las conclusiones de su misión a España y reclama otra gran modificación que, de facto, abarate más el despido y facilite la rebaja de salarios. El objetivo, señala el documento, es reducir un nivel de desempleo inaceptablemente alto". Una sugerencia: que el trabajo no se remunere, que sea gratuito, así todos -parados de larga duración, jóvenes y trabajadores en activo- se igualarían y las estadísticas sobre el empleo saltarían por los aires, y aquí paz y, después, gloria.
En territorio menos hostil, al menos en apariencia, cabe señalar que MasterChef volvió a superar en audiencia a la final de Gran Hermano 14 en casi un millón de espectadores (3.957.000 del primero frente a los 3.051.000 del segundo), un concurso el de Telecinco anodino y desagradable. La muy sobrada Mercedes Milá volvió a dejar constancia de su prepotencia: "Sonia, aunque tengas esa cara de vinagre hoy estás muy guapa", le dijo a una de las concursantes. La concursante abandonó el plató al considerar que se le había faltado el respeto. Entre budistas delincuentes, locuaces silenciosos y presentadoras sobradas esto es un sin vivir.


Hay 1 Comentarios

Qué bien resumido todo en su frase: "Lo cierto es que ya apenas les quedan instituciones que degradar".
Que sigan en sus puestos a día de hoy el director o directora de la Agencia Tributaria y el ministro Montoro resulta incomprensible, ¡ay la marca España!.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

Ángel Sánchez Harguindey

Ángel Sánchez Harguindey perteneció a la plantilla de El País desde su fundación en 1976. Fue jefe de la sección de Cultura, responsable del suplemento cultural Babelia, redactor jefe de El País Semanal, redactor jefe de la sección de Opinión y Adjunto a la Dirección.
Ha publicado el libro "Memorias de sobremesa. Conversaciones con Rafael Azcona y Manuel Vicent" (Editorial Aguilar)

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal