TV Blog de Harguindey

TV Blog de Harguindey

La televisión es la reina de la casa. Lo que se pretende en este espacio es comentar la actualidad televisiva más inmediata, los programas del día, desde cualquiera de los que se definen como “telebasura” a las retransmisiones deportivas, los espacios informativos, documentales, las películas o las series. Son los comentarios y recomendaciones de un telespectador común.

Sobre el autor

Ángel Sánchez Harguindey

Ángel Sánchez Harguindey perteneció a la plantilla de El País desde su fundación en 1976. Fue jefe de la sección de Cultura, responsable del suplemento cultural Babelia, redactor jefe de El País Semanal, redactor jefe de la sección de Opinión y Adjunto a la Dirección.
Ha publicado el libro "Memorias de sobremesa. Conversaciones con Rafael Azcona y Manuel Vicent" (Editorial Aguilar)

Buenas noticias

Por: | 13 de junio de 2013

Images

Hoy es el día de las buenas noticias. Como dijo nuestro presidente, el pesimismo está en retirada: "El presidente de la Generalitat Valenciana tiene asesor gastronómico pagado con Fondos públicos. Alberto Fabra ha contratado como asesor a quien fuera su cocinero personal, despedido tras un ERE de la agencia Valenciana de Turismo. Según la información avanzada por el diario Levante, Fabra ha decidido recuperar a su cocinero para que se encargue de cocinar para el presidente valenciano en sus comidas oficiales y de trabajo. El cocinero de Fabra se llama Eugenio Ramón L.M. e inauguró su cargo de asesor el pasado 1 de abril. Su salario como asciende a 29.915 euros anuales y entre sus funciones está la de dar de comer en las cenas oficiales y de trabajo al presidente del gobierno valenciano", informa eldiario.es. Poco a poco, puesto a puesto, la tasa de paro desciende. Además, ¿quién mejor que aquel que ha sufrido en sus carnes un ERE puede preparar una buena comida para quien le sacó del amargo pozo del desempleo? Es mas, proponemos desde aquí que Alberto Fabra ofrezca una suculenta comida cocinada por Eugenio Ramón L.M. a los nueve diputados populares de las cortes valencianas imputados en diversas causas. "Siente a un imputado a su mesa" podría ser el nuevo slogan que sustituya al del Plácido berlanguiano. Valencia siempre en vanguardia.
Jose Antonio Monago, alias el barón rojo (cuidadin con los motes: a la duquesa de Medina Sidonia, Luisa Isabel Álvarez de Toledo, la llamaron también la duquesa roja y acabó entre las filas de Fuerza Nueva, el grupúsculo de extrema derecha franquista), pues bien, el presidente de Extremadura sacó pecho en su parlamento al anunciar a bombo y platillo que bajará el IRPF de las rentas menores de 24.000 euros. Bien. Después se supo que la bajada era de unos 23 euros anuales, un poco menos de dos euros al mes. Digan lo que digan, hay piedras que dan mas.
Por su parte, el presidente de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional Fernando Grande-Marlaska y otros tres jueces del órgano judicial han calificado como inaceptable el hecho de que los miembros de la Casa Real gocen de una mayor protección de su honor que el resto de ciudadanos. Los cuatro jueces han firmado un voto particular en el que se oponen a la confirmación de la sentencia que condenó el pasado mes de marzo al pago de una multa de 6.480 euros al coronel retirado Amadeo Martínez Inglés por un delito de injurias graves a la Corona que cometió al escribir un artículo en el que, entre otras cosas, calificaba de "despreciable" a la Familia Real. En el artículo, entre otras cosas, señalaba que Juan Carlos de Borbón creía "provenir del testículo derecho del emperador Carlomagno" cuando en realidad lo hace "de la pérfida bocamanga del genocida Franco" y aseguraba que es el "último representante en España de la banda de borrachos, puteros, idiotas, descerebrados, cabrones, ninfómanas, vagos y maleantes que a lo largo de los siglos han conformado la foránea estirpe real borbónica". Los cuatro jueces que firmaron un voto particular distinto de la sentencia condenatoria, basaban su argumentación en que "cuanto más arriba en la pirámide de poder, mayor sometimiento al control".
Y puesto que, como ya se dijo antes, el pesimismo está en retirada, nada mejor que acabar estos comentarios saludando alborozadamente la obstinación del PP en no pedir al Gobierno con efecto inmediato un plan de choque contra la pobreza infantil, como pedían todos los grupos parlamentarios. El Grupo Popular ha instado al Gobierno a que en el plazo de seis meses presente un plan contra la pobreza infantil y la exclusión social. "El hambre y los niños con las neveras vacías no pueden esperar seis meses", se ha clamado desde la oposición. Pues no, la coherencia pepera es total: hambre para hoy y hambre para mañana, no sea que se vayan a malacostumbrar a comer todos los días. En el fondo, es una forma subliminal de potenciar el programa de hoy de La Sexta, Pesadilla en la cocina.

Pisar moqueta

Por: | 12 de junio de 2013

índice

"Somos partidarios de que se considere la protección de las industrias culturales y creativas europeas no solo como elemento de diversidad sino también de riqueza y desarrollo que nos permita competir y desarrollarnos en un entorno global". Una frase estupenda y, sin duda, absolutamente hipócrita. La pronunció en Estrasburgo el ministro Wert, el mismo que forma parte de un Gobierno que ha subido el IVA a los espectáclos culturales hasta el máximo europeo, el 21%. El mismo Gobierno que ha conseguido acercar a la ruina al teatro, el cine y la música. La ciudadanía puede ser pacífica o violenta pero no es idiota. Declarar en Europa que proteger la cultura es un elemento de riqueza y arruinarla en casa es de bellacos. Claro que esta lumbrera de la educación y la cultura dijo más cosas, por ejemplo que: "España se alinea más que en la excepción cultural en la existencia de una competencia razonable por lo que se refiere al sector audiovisual y de la cultura en el futuro tratado de libre comercio entre la Unión Europea  y Estados Unidos". No conviene molestar al Imperio.
Tampoco explica en qué consiste una "competencia razonable", ¿en que la industria norteamericana controle la distribución en España y goce del intocable doblaje al castellano mientras que a la industria española que realiza filmes en su lengua se le impida doblarlas al inglés, es decir, se le imposibilite acceder a una distribución comercial igual a la que acceden ellos. ¿Es razonable que a los exhibidores españoles se les obliguen a proyectar lotes completos de filmes americanos -en su mayor parte sin el menor interés- si quieren exhibir un previsible éxito. En fin, Wert es coherente con un Gobierno que considera a la cultura como a un enemigo al que hay que vencer, destruir. Y en eso están. Y es en estos momentos cuando se valora aún más el trabajo de gentes como Elías Querejeta del que ayer se emitió su producción La caza, con un interesante diálogo de Cayetana Guillén con su director, Carlos Saura (390.000 espectadores). Esta noche, en La 2 (0.35 horas), podrán contemplar Cría Cuervos, otro ejemplo del buenhacer del tándem Querejeta-Saura.
Pero si de contradicciones hablamos, habrá que dejar constancia también de esa inquietante actitud de CC.OO: el responsable del Gabinete Económico de sindicato se integra en el grupo de expertos que concluyó con una serie de medidas acerca de las pensiones en las que los principales damnificados son los pensionistas y, después, la comisión ejecutiva federal del sindicato reconoce que fue un error dejarle participar. Bien. No se si también reconocieron el error de que su representante en el consejo de administración de CajaMadrid en tiempos del imputado y, de momento, encarcelado Miguel Blesa, votara a favor de la compra del City National Bank de Florida, motivo por el que está en prisión su expresidente. Claro que en aquella ocasión, el sindicalista no fue el único en votar a favor: también lo hicieron los representantes del PSOE, IU y UGT en el mencionado consejo. Es lo que tiene ser de izquierdas y pisar moqueta. Algo muy similar a la evolución del vicepresidente de la Comisión Europea, Joaquín Almunia, partidario de acelerar la reforma de las pensiones, recomendando incluso que "la inexistencia o la imposibilidad del consenso, una vez intentado, no debe paralizar la acción". Estupendo, aunque tampoco debe de causar sorpresa, al fin y al cabo es el mismo Almunia que cuando la Comisión reconoció el error de la política de austeridad aplicada en sus máximo a los griegos, comentó aquello tan lúcido de que "nadie es perfecto". Chapéau.
Por su parte, MasterChef volvió a arrasar en la noche de ayer: 4.029.000 espectadores, un nuevo récord de audiencia. A destacar las estupendas las colaboraciones de Martin Berasategui y Ricardo Sanz, un maestro español e la cocina japonesa. Puede ser un espejismo o algo pasajero, pero es reconfortante el comprobar que programas de interés, hechos con respeto y educación, casi triplican la audiencia de productos como Gran Hermano 14, el Debate o la Gala.

¡Bingo!

Por: | 11 de junio de 2013

1370008794_285933_1370009454_noticia_normal

Primera tontería del día. Carlos Floriano sobre el crédito no declarado por Pío García Escudero: "Al señor Escudero se le atribuye haber pagado más impuestos de los que tenía que haber pagado". Pues no, señor Floriano, no es así. Mire usted: el señor García Escudero pidió un préstamo al PP para arreglar su casa tras un atentado de ETA. El PP de Aznar y Arenas se lo concedió. Y aquí paz y después, gloria. Años más tarde se publican los papeles de Bárcenas que, al parecer, no son verdad salvo algunas cosas, como dijo Rajoy. García Escudero se ve obligado a reconocer lo que allí figura. Cospedal, naturalmente, salta a la palestra para decir que todo lo que se ha dado a su gente se ha declarado a Hacienda. Ahora sabemos que no es así, y entonces sale Floriano. Tanta entrada y salida es como una mala imitación de película de Lubitch. Lo más probable es que el dinero dado a García Escudero fuera dinero negro, razón por la que éste no consideró necesario, ni siquiera conveniente, el declararlo. Ante el juez se hace el ignorante -aparte de que, realmente, lo sea- y pelillos a la mar que ya vendrá Floriano a decir una memez.
La actualidad sigue y, por supuesto, no podía falta a quien en El Intermedio llaman "¡¡El puto Amoooo!!: Luis Bárcenas. Ya sabemos que su señora era muy aficionada al arte y sacaba un dinero con la compraventa: compraba por 1.000 euros a una pintora argentina varias facturas falsas que colocaba por más de 500.000 euros. Hablamos, posiblemente, de la reencarnación de Aimé Maeght, suponiendo que sepa quien era. El juez Ruz ya les ha citado para responder por un delito de estafa procesal y falsedad en documento mercantil. Lo que no se acaba de entender muy bien es por qué un personaje que lleva entre pecho y espalda, prácticamente, todos los delitos del código penal todavía está en la calle.
Dejemos a los hombres hechos a sí mismos y adentrémonos en territorio aristocrático. Nuestra condesa de Bornos y grande de España, Esperanza Aguirre, es una gran aficionada al golf. Como, además, fue durante años presidenta de la Comunidad de Madrid (Tamayo, ¿dónde estás?), tuvo una genial idea: reconvertir una estupenda parcela en la céntrica calle de Islas Filipinas, de Madrid, en una escuela y campo de golf. Es más. Tuvo otra genial idea: reconvertir una finca hermosa de Alcalá de Henares en un campo de golf. Bien, un político debe desvivirse por el bienestar de la ciudadanía. Lástima que el Tribunal Supremo ha anulado la Modificación del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de Alcalá de Henares para la introducción de un campo de golf en una parte de la finca El Encín, considerada de alto valor por CODA-Ecologistas en Acción, organización a la que le da la razón el alto tribunal (en la foto, la condesa consorte inaugurando el mencionado campo). Ya en diciembre de 2012, el Supremo había declarado ilegal el campo y escuela de golf del centro de Madrid. Nuestra condesa consorte no para de cosechar triunfos. Lo mejor de todo es que, ahora, la Comunidad de Madrid del presidente del ático de lujo en Marbella, no piensa aceptar la realidad y ya ha dicho que modificarán el plan general: si la realidad no se ajusta a mis deseos, cambiemos la realidad. De lujo.
Y hay días en los que, efectivamente, se puede cantar tranquilamente: "¡Bingo!". Veamos: Floriano, Bárcenas, la señora de Bárcenas, Esperanza Aguirre y, ¡tachán, tachín!, Iñaki Urdangarin. Del duque ya nos empieza hasta dar pena sino llega a ser porque nos ha empobrecido un poco a todos con sus chorizadas. Ahora sabemos que pedía 10.000 euros por asistir a reuniones con empresarios que podrían ser posibles patrocinadores del Valencia club de fútbol. Lo que desde luego sí patrocinaban era a su Alteza Real consorte. También sabemos que en Aizoon sólo trabajaba uno, Mario Sorribas, y que el resto eran empleados fantasmas, incluída la copriopetaria que deambulaba como alma en pena por la mansión sin enterarse de nada.
Y todo esto, sin mencionar a ese otro patriota que es González Pons al que su generoso partido le paga su apartamente en Madrid sin que por ello renuncie a los algo mas de 1.800 euros que le paga el Congreso por tener su residencia principal en Valencia. Ni, tampoco, al iluminado Aznar que ayer salió también a la palestra para endilgarnos una serie de frases vacías y altisonantes sobre los problemas de esto que llamamos España. Para que todo salga bien, exige a los españoles "actitud constructiva" y mirar al futuro "con fundada esperanza".A problemas concretos, soluciones abstractas. Al final, lo más sensato es seguir Un príncipe para Corina. Disparate por disparate, es mejor el de Cuatro, por lo menos no van de redentores de la patria y te ríes.

La Fiesta de los cínicos

Por: | 10 de junio de 2013

Images

En El objetivo de ayer (2.170.000 espectadores. La Sexta), el programa de Ana Pastor, se  comprobaron dos cosas: que la periodista trató de recuperar su anterior estilo y que Luis de Guindos se le escapó vivo. No se trata de matar a nadie pero si alguien tenía que dar explicaciones comprensibles, ese era el ministro de Economía De Guindos. No fue así. El uso del lenguaje de la tribu financiera, tan abstruso como era de prever, es un arma de destrucción masiva para los legos. Las cifras macroeconómicas se alternaban con "no me gusta mirar al pasado, prefiero mirar al futuro", con lo que el ministro no se involucró en ninguno de los temas planteados. Tuvieron más interés el resto de los temas, sobre todo el de la eficacia, o no, de la ley contra la violencia de género. Las hemerotecas y videotecas siguen demostrando su enorme capacidad desmitificadora. Pero el largo fin de semana tuvo muchos y más llamativos momentos, deporte al margen (Nadal-Ferrer: 4,1 millones de espectadores en Telecinco. Gran Premio de Fórmula 1 en Canadá, 5,6 millones de espectadores).
Cinismo, definición: "Desvergüenza o descaro en el mentir o en la defensa y práctica de actitudes reprochables". Las últimas jornadas han dejado varias perlas ajustadas a esa definición. En primer lugar, la de Mariano Rajoy al afirmar que "el pesimismo ya está en retirada en nuestro país", afirmación que hizo en la convención del PP en Peñíscola, Castellón. Sólo desde la desvergüenza se puede afirmar eso en un país que tiene a más de la cuarta parte de su población activa en paro, un país en el que los Bancos de Alimento no dan a basto de tanta demanda, ni los juzgados a abrir diligencias por prevaricación, cohecho o malversación de caudales públicos que cubren toda la geografía nacional, desde esa Comunidad valenciana con el 15% de los diputados peperos imputados en diversos casos de corrupción, a esa Andalucía esquilmada por avispados exsindicalistas, directores general y empresarios bajo la atenta ignorancia de sus responsables políticos.
Ese "pesimismo en retirada" es una burda manipulación de unos datos de la encuesta que ofreció ayer El País: el 76% desaprueba la gestión de Mariano Rajoy como presidente del Gobierno, y al 84% no le inspira confianza. Ciertamente, Rubalcaba sale peor parado: un 84% desaprueba su labor como líder de la oposición y a un 93% no le inspira confianza. La diferencia básica es que uno toma decisiones de gobierno y el otro, no. Nunca dejaron más claro los gobernantes que su mundo no tiene nada que ver con el de la mayor parte del resto de la ciudadanía. Confunden unos provisonales datos macroeconómicos con el bienestar, y los telediarios de Somoano con la información.
Previamente, el vicesecretario de Estudios y Programas del PP, Esteban González Pons, con ese espíritu servil que le caracteriza y a modo de calentar motores, tuvo a bien defender el viernes la labor del partido en la Comunidad Valenciana y pidió el estar "orgullosos" de la labor que han desempeñado Eduardo Zaplana, Francisco Camps, Alberto Fabra y Rita Barberá al frente del Gobierno autonómico y municipal. "Hemos defendido nuestras señas de identidad, nuestra lengua, nuestras tradiciones, el nombre de nuestra Comunitat, nuestra economía y hemos estado orgullosos de ser valencianos y tenemos que estar orgullosos de lo que han hecho Zaplana, Camps, Fabra y Rita Barberá", nombres todos ellos salpicados en los más variados escándalos, algunos imputados, otros por imputar y el primero, salvado por la campana, de momento, en el caso Naseiro. La gestión de todos ellos en la gobernanza de la Generalitat fue, sin duda, la más nefasta que se recuerda en la España democrática. Ese disparatado orgullo que pregona González Pons ha dejado al país valenciano en la bancarrota.
Una última perla del cinismo considerado como una de las bellas artes: "Querellarse contra Luis Bárcenas, Alvaro Lapuerta, Federico Trillo, Rodrigo Rato, Pablo Crespo y Ángel Acebes, además de contra otros siete constructores, por la trama de los sobresueldos en el Partido Popular "ofende al pueblo español", es "populista" y genera "un clima de confrontación". Estas son algunas de las argumentaciones que el PP utiliza en la demanda que ha presentado el partido del Gobierno contra Izquierda Unida, Ecologistas en Acción, la Asociación Libre de Abogados (ALA), Los Verdes y Justicia y Sociedad por la querella que las cinco organizaciones presentaron el pasado mes de febrero".
En resumen: el pesimismo se acaba, estamos orgullosos de Camps y Zaplana, entre otros, y querellarse contra los presuntos corruptos ofende al pueblo español.¡Y que no decaiga la fiesta!

Elìas

Por: | 09 de junio de 2013

ImagenRecorte.php

Le gustaba el vino blanco, las tertulias con los amigos, el fútbol, Gramsci y, naturalmente, el cine. Se llamaba Elías Querejeta y murió ayer. Fue esencial en la auténtica y muy diga marca España y no en ese remedo mercantilista que los políticos quieren promocionar como alfombrilla que cubra las miserias que ellos mismos provocaron, y provocan. Si hay una palabra que le definía era la de cabezota. Pocas personas más obstinadas que Elías pero, también, nadie hubiera hecho lo que él hizo sin su terquedad.
Creó su productora en 1963, el mismo año en que se promocionó el slogan España es diferente con un prepotente Manuel Fraga al frente de la campaña. También fue el año en que el líder comunista Julián Grimau fue juzgado, condenado y fusilado para escándalo de los países democráticos. La censura en España abarcaba todas las disciplinas pero, sorprendentemente, un nuevo director general de Cine, García Escudero, permitió una cierta flexibilidad de criterios. Fue el año en que se estrenó esa obra maestra que es El verdugo, de Berlanga y Azcona. Elías aprovechó la coyuntura y comenzó a preparar el primer largometraje de un brillante cineasta español, Carlos Saura. La caza (1965) fue su despegue como productor, un filme que rebosa talento y que, probablemente, hoy ha vuelto a recuperar su lúcido y metafórico contenido.
Desde entonces, Elías, no dejó de apostar por los jóvenes realizadores. Valga decir que entre sus producciones figuran la primera, o una de las primeras, películas de nombres como Gutiérrez Aragón, Víctor Erice, Martínez Lázaro, Ricardo Franco, Jaime Chávarri, Fernando León, su propia hija Gracia, y así hasta reunir unas cincuenta producciones que trataron, precisamente, de demostrar al mundo que España no era diferente, que se podía hacer un cine de calidad como en cualquier otra filmografía de postín. Eso, fundamentalmente, lo hizo Elías y su obstinación.
También creó una modesta editorial (Elías Querejeta Ediciones), ya desaparecida, pero que trató de sumar al género cinematográfico la calidad de análisis de gentes como Jorge Semprún, Juan Benet y Fernando Savater, entre otros, así como recopilar algunos de los estudios sociológicos del equipo que dirigía Ignacio Fernández de Castro, autor de La demogia de los hechos, libro que, también, recupera su vigencia en estos tiempos de recortes, torpezas y corruptelas. Tanto la editorial como una buena parte de los carteles publicitarios de sus películas, fueron obra de un diseñador gráfico excepcional: Pepe Cruz Novillo.
Sirvan estas líneas para demostrar el orgullo de haber compartido con él muchos y buenos momentos al mismo tiempo que agradecerle su cabezonería.

Gastos improductivos

Por: | 07 de junio de 2013

1370546177_616594_1370547033_noticia_normal

Una característica de los poderosos es no reconocer sus torpezas. La excepción del FMI, y de su informe confidencial respecto a sus decisiones sobre Grecia, confirma la regla: "En los primeros cálculos del Fondo se estimó que, con el plan de rescate, la economía griega caería un 5,5% entre 2007 y 2009, pero cayó un 17%. El desempleo previsto era de un 15% pero alcanzó el 25% en 2012. En el documento se dice textualmente: "Hubo notables fallos. La confianza de los mercados no se logró restaurar, el sistema bancario perdió el 30% de los depósitos y la economía se enfrentó a una recesión mucho más profunda de lo previsto, con un desempleo excepcionalmente alto". Pelillos a la mar. Para compensar la balanza de la insólita autocrítica, el muy distinguido Joaquín Almunia, vicepresidente de la Comisión Europea y titular de Competencia, tuvo a bien declarar en la cadena SER que "nadie es perfecto". Dos reflexiones: Bruselas, los despachos enmoquetados y su alejamiento de la realidad cotidiana convierte a los burócratas del poder en personajes sin la menor empatía social. Sumir a Grecia, y a sus ciudadanos, en una profunda depresión económica y personal para, al cabo de unos años, reconocer que se han equivocado es una indignidad. Hacer un absurdo juego de palabras que pretende -suponemos- recordar a Billy Wilder, es una canallada. Soprendentemente, o no, a ninguno de los responsables del FMI ni de la Comisión Europea, incluido Almunia, se les ha pasado por la cabeza el dimitir y enclaustrarse en algún recóndito monaterio griego.
Draghi, presidente del Banco Central Europeo y uno de los responsables directos del desastre mundial de la economía en su etapa de vicepresidente ejecutivo para Europa de Goldman Sachs, advierte a España que "Hay que bajar impuestos y recortar gasto improductivo" el mismo día que Mariano Rajoy trata de explicar cospedalianamente que no se subirán los impuestos, pero sí, o que no se tocarán las pensiones, pero también. En una cosa coinciden los dos: en recortar gastos improductivos o, dicho de otra manera, en recortar las pensiones, aplicar el copago farmacéutico y eliminar ayudas a la dependencia para que los pensionistas y dependientes se mueran cuanto antes y dejen de dar la lata.
Cosa muy distinta son próceres de la patria como Miguel Blesa, un gasto muy productivo, al menos para él y los suyos. Vozpopuli.com informa: "La llegada de Miguel Blesa a Caja Madrid supuso la llegada del maná a las fundaciones vinculadas al Partido Popular que, durante los años en que el banquero designado por Aznar estuvo al frente de la entidad, llegó a recibir entre un 61 y un 75% de los fondos concedidos por la entidad. En total, las fundaciones ligadas al PP recibieron unos 4,2 millones de euros en donaciones por parte de la caja". Desde la ignorancia jurídica del pueblo llano y sencillo sorprende la celeridad del fiscal en recurrir el auto de prisión de uno de los máximos responsables de que la ciudadanía tuviera que aportar más de 21.000 millones de euros para cubrir los pufos de su gestión. Ser acusada de robar un teléfono móvil hace más de seis años le ha supuesto estar a punto de ingresar en la cárcel a María José Gimeno, condenada a dos años de prisión. No tenemos noticia de ningún recurso del fiscal. Se ve que María José, de 27 años y con un hijo de cinco, es un gasto improductivo.
¿Y la Plataforma de Afectados por las Hipotecas, son un gasto productivo o improductivo? Totalmente improductivo a tenor de la furibunda reacción del PP al conocer que el Parlamento de Estrasburgo les habían concedido el Premio Ciudadano Europeo 2013. "Es una organización violenta", declaró el eurodiputado del PP Carlos Iturgaiz (¿cuántos años lleva el señor Iturgaiz viviendo de eso que tanto aborrece Esperanza Aguirre que es la Administración?). Su prolongado servicio a la patria no sólo le ha eliminado los rescoldos de empatía social que pudiera tener, es que le ha desnortado totalmente: cree que abuchear frente a la casa de un diputado es de nazis o de violentos. Lo curioso del caso es que el jurado les concedió el premio por unanimidad y en el mismo figuraban dos eurodiputados del grupo popular europeo.
En fin, esto es lo que hay. Si quieren desconectar durante un par de horas de su condición de gastos improductivos, les recomiendo que vean una vez más la película Mujeres al borde de un ataque de nervios, de Almodóvar, que hoy emite la Sexta 3 a las 20.25 horas. No incrementarán su productivida pero se lo pasarán bien.

Enchufes eléctricos

Por: | 06 de junio de 2013

Images

Contemplar los informativos de la televisión es como asistir a un curso acelerado de la historia universal de la infamia, salvo los de Somoano, que son un mal remedo del catecismo del padre Astete. Blesa de nuevo al hostal Soto del Real, pese al criterio del fiscal, tan preocupado él por defender a los mas desvalidos. Bárcenas, que pagó 1.500 dólares a una pintora para que firmara con un testaferro del extesorero un contrato de falsa venta de obras de arte y blanquear así 560.000 euros. Rajoy saca pecho en Bruselas acompañado por el anfitrión de los tres mariachis de las Azores porque ha conseguido cerca de 100.000 contratos temporales en vísperas de la temporada alta del turismo. La videoteca de El Intermedio de antesdeayer recuperó unas imágenes de Soraya Saénz de Santamaría cuando estaba en la oposición y en las que criticaba duramente al Gobierno socialista por sacar pecho por la disminución del paro en 80.000 personas y en las mismas fechas que ahora, destacando que se trataba de empleos estacionales. Moutaz Al Mokhtar Kasem, un indigente marroquí, figuraba como administrador en el entramado societario montado por el grupo Vitalia, mediador de la mayoría de los ERE fraudulentos. Sin aliento, nos dejan sin aliento, y eso que, de momento, no tenemos noticias de más pagos de los Gürtel en el majestuoso enlance Agag-Aznar. Habrá que esperar a conocer quien pagó las facturas del primer parto de la pareja.
Pero la dicha dura lo que un suspiro: "El presidente de los Técnicos de Hacienda (Gestha), Carlos Cruzado, ha denunciado que la Agencia Tributaria no está cooperando con el juez José Castro –que está instruyendo el caso contra Iñaki Urdangarin y su socio Diego Torres–, ya que no ha entregado los informes "independientes" que ha pedido el juzgado sobre la infanta Cristina, sino que se ha limitado a recoger lo que dice la Abogacía del Estado. Además avisa de que estos informes de Hacienda no los firman ni los inspectores y técnicos asignados al caso y que además, se amparan en cuestiones formales para no aclarar lo que pide el juez", publica eldiario.es. Una cosa es evidente: entre la Casa Real y el Gobierno están consiguiendo que cada vez haya más republicanos en éste país. Por si las encuestas sobre la valoración de la monarquía no fueran ya lo suficientemente inquietantes para la institución, actuaciones como las descritas convierten la conocida frase de que "la justicia debe de ser igual para todos" en un mal chiste. Es inconcebible que no entiendan lo que está pasando.
También se pueden desayunar con la denuncia de Greenpeace ante la fiscalía anticorrupción por los vínculos entre políticos y las grandes empresas eléctricas, con actuaciones y decisiones que podrían ser constitutivas de los delitos de prevaricación y tráfico de influencias: "Quizás los casos de los expresidentes Felipe González (consejero de Gas Natural) y José María Aznar (consejero de Endesa) son los más conocidos. Pero la lista de políticos o familiares de políticos que pasan a formar parte de los consejos de administración de las grandes empresas eléctricas de España es extensa y de variado tinte político: Narcís Serra, Luis de Guindos, Elena Salgado, Pedro Solbes, todos ellos en Endesa; Ángel Acebes e Ignacio López del Hierro en Iberdrola; Ana Palacio en Hidroeléctrica del Cantábrico; María de los Ángeles Amador en Red Eléctrica; Marcelino Oreja  en Enagás...". Y aquí cabe rendir homenaje a ese agónico cine español, parafraseando unos de sus títulos de culto: El electricista, su mujer y otras cosas de meter, atendiendo a la rigurosa especialización de nuestros políticos en lo relacionado con la energía eléctrica.
Y ya por último, y retomando los pequeños oasis que nos puede ofrecer la televisión, señalar que a media tarde de ayer, La Sexta 3, proyectó una de las películas mas hermosas de los últimos años: El río de la vida, dirigida por Robert Redford en 1992, basada en la novela homónima de Norman MacLean, e interpretada por Craig Sheffer, Brad Pitt y Tom Skerrit, entre otros. Una hermosa historia de amor y amistad situada en unos parajes impresionantes de Montana. Caryn James, del New York Times, la comentó así: "He aquí dos cosas que pensé nunca diría: me ha gustado una película sobre la pesca con mosca, y Robert Redford ha dirigido uno de los films más logrados del año". Lástima que el horario de la programación fuera absurdo.

El cutrerío

Por: | 05 de junio de 2013

Images

Noticia de última hora: "La Cadena SER puede avanzar que el Gobierno se propone prohibir por ley la subasta de medicamentos implantada por la Junta de Andalucía para ahorrar dinero. El PP ha presentado una enmienda al proyecto de ley de farmacovigilancia que modificará a su vez la ley del medicamento para que no se compren medicinas por debajo del precio marcado por el ministerio de Sanidad. Lo que dice la enmienda es que no se podrá rebajar el precio industrial de un medicamento salvo que la oferta que haga la compañía farmacéutica se extienda a todo el territorio nacional. Esto ataca directamente a la subasta de medicamentos andaluza. La medida va contra Andalucía pero va a afectar también a los grandes hospitales españoles que desde hace años realizan concursos públicos para comprar grandes cantidades de medicamentos y que consiguen, según el PSOE, un ahorro de 1.000 millones de euros al año".
No es posible comentar la actualidad política y económica española sin que se venga a la mente un concepto cada vez más cotidiano: el cutrerío, o para ser más precisos, el mezquino cutrerío. Que una ministra como Ana Mato, enfangada varias veces en la cloaca del caso Gürtel sea la responsable de una enmienda que va a empobrecer a todos por el simple hecho de que es una propuesta de la Junta de Andalucía, no es un disparate, es un ejemplo de mezquindad política. En lugar de dimitir por un mínimo sentido de la decencia, se ampara en todas las coartadas falsas para aferrarse a una poltrona desde la que proponer legislaciones que perjudican y desamparan a la ciudadanía.
Ya tuvimos que soportar todo tipo de ruindades por parte de la caverna de las TDT cuando la misma Junta andaluza decidió intentar suplir el desastroso panorama laboral y ayudar en la alimentación de 11.000 niños cuyas familias se situaron hace tiempo en la pobreza, como aquel ingenioso comentario de Sáenz de Buruaga: "Y por qué no les regalan también una bicicleta", para ahora tener que soportar la insolidaria propuesta de la Mato, una incompetente cuya única misión, al parecer, no es otra que perjudicar a la ciudadanía para satisfacción de los poderosos.
El cutrerío surge también en los palacios. Ahora sabemos que el yernísimo Urdangarin utilizó a un empleado de Nóos, Iván Carballido, para que le escribiera la preceptiva tesina de su diplomatura en ESADE. Lo cierto es que no resulta sorprendente a tenor del coeficiente intelectual que demostró con los chistes tipo "duque emPalmado", con su pretencioso parlamento ante los medios en uno de sus múltiples descensos a los juzgados, o su pericia en alardear de Alteza Real para pillar cacho en las Administraciones peperas con mayor índice de corrupción.
Tampoco estuvo mal el cutre-encuentro hispano-español que montó el ministro García Margallo en Bruselas para promocionar la marca España. En el breve reportaje que ofreció TVE se veía a ilustres profesionales de la moda con sus empresas quebradas, a algún representante del espectáculo -con esa espada vengadora que es el 21% de IVA- y, fugazmente, también se pudo ver alguna diapositiva de ese monumento al derroche que es la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia. Les faltó llevar a los nueve diputados valencianos del PP imputados en diversas causas por cohecho, prevaricación y falsedad documental o a esos línces de las finanzas que son Miguel Blesa, Rodrigo Rato, Díaz-Ferrán o Arturo Fernández, por citar tan sólo a unos cuantos.
Pese a todo, la jornada nos ofreció también dos alegrías: en primer lugar, ese magnífico gesto de los estudiantes más brillantes negándose a darle la mano a ese culturicida que responde al nombre de Wert. Y en segundo lugar, los espléndidos datos de audiencia de un concurso en el que se premia el aprendizaje de un noble oficio como es el de cocinero, sin necesidad de gritos, insultos o manipulaciones de la cadena, y en el que, cada vez con más acertada frecuencia, surge el humor por parte de los tres jurados y, siempre, el respeto por parte de los concursante. Hablamos de Masterchef y sus 3.707.000 espectadores.

Más cemento

Por: | 04 de junio de 2013

Images

A primeros de mayo, María Dolores de Cospedal decía sobre Luis Bárcenas: "Por el partido ha pasado mucha gente que ha dejado su huella, pero hay algunos que han dejado una huella que nos escandaliza y nos avergüenza". Bien. Días después pudimos ver en los informativos la declaración del extesorero en la que afirmaba ante el fiscal anticorrupción que con quien había negociado las condiciones de su marcha del PP era con Cospedal, con lo que resulta más inexplicable el trabalenguas que se montó la secretaria general para explicar lo que ella misma había negociado. Y ayer, por último, supimos que la Audiencia Nacional expulsaba al PP como acusación particular del caso Gürtel "por fraude procesal al utilizar su condición de acusador popular para defender a lo largo del tiempo a algunos de sus imputados más relevantes, entre ellos al extesorero Luis Bárcenas o al exdiputado nacional Jesús Merino". Todo esto se define con una palabra: desfachatez. No hay cemento para tanta cara.
Pero si los herederos jurídicos de Federico Trillo siguen imperturbables en sus poltronas, y si el codicioso Ruiz Gallardón ya no oculta sus intenciones de controlar el poder judicial con sus torticeras maniobras, los discípulos de Javier Arenas alcanzaban a los Hermanos Marx en sus decisiones políticas: "El portavoz del Grupo Municipal de Izquierda Unida en el Ayuntamiento de Málaga, Eduardo Zorrilla, ha presentado al Pleno una moción urgente en la que se recogían nueve acuerdos, todos ellos tomados literalmente del Programa electoral con el que el Partido Popular se presentó a las elecciones municipales de 2011, en las que alcanzó mayoría absoluta. Y el PP ha votado en contra de todos ellos". El delirio.
Y un par de ejemplos mas de la enorme demanda de cemento que hay entre las esteteciens del PP: el bulldozer de la cultura José Ignacio Wert aseguró que el descenso de espectadores en las artes escénicas se debe fundamentalmente a la dramática disminución de la oferta, y que la subida del IVA al 21% (el más alto de Europa) no es la causa única ni principal de esa bajada. El ministro, naturalmente, no se pregunta si esa dramática disminución de la oferta no es una consecuencia directa de la subida del IVA. Eso sería demasiada lucidez para un provocador nato. El segundo ejemplo lo aporta vozpopuli.com: "El 40% de las donaciones de Caja Madrid acabaron en manos de FAES. Según la información del citado medio digital, Blesa dio 1.764.000 euros en donaciones a FAES desde que Aznar llegó a su presidencia". Yo te nombro, tu me subvencionas, un intercambio que a tenor de los reflejos paulovianos de los Aznar-Agag acabará en una nueva querella judicial contra El País.
En terrenos menos pétreos, habrá que dejar constancia del imparable reinado de la serie española Águila Roja en la noche de los lunes (La 1, y 4.967.000 espectadores) y el récord, dentro de lo minoritario, por supuesto, de ese divertido disparate que es Un príncipe para Corina (Cuatro, 1.601.000 espectadores, segundo programa más visto en su franja horaria). Un grupo de concursantes en los que la ingenuidad se mezcla con lo estrafalario, con un padre de Corina, argentino, que, naturalmente, finge ser psicoanalista y unos irónicos montajes de vídeo, han convertido éste programa en un dislate guasón. Valga de muestra que a Jong Li, un joven de 18 años asiático-vasco que, lamentablemente, fue expulsado ayer, la mayor parte de sus frases le fueron censuradas con pitidos: todo lo que se le ocurría para conquistar a su princesa era irreproducible. El oriental se fue de la casa con una ikurriña enmarcada y recordando aquel estupendo gag de Airbag, la película de Bajo Ulloa, en la que al llegar una limusina y oirse en off, "hostia, el lehendakari", se bajaba del coche un ciudadano negro.

La demagogia

Por: | 03 de junio de 2013

1369989628_740486_1370001087_noticia_normal

González Pons
y Enrico Letta, dos formas de entender la política que es, también, dos formas de entender el mundo: la demagógica y la sincera. González Pons, el pollo pera del PP, refiriéndose a la dolorosa emigración de los jóvenes españoles: "No podemos considerar que trabajar en la UE es trabajar en el extranjero, porque si lo hacemos así, nos estamos equivocando. En la medida en que los jóvenes estén en la UE, están en casa". Es decir, que si usted tiene que marcharse a Letonia, Finlandia o Bulgaria, por ejemplo, ningún problema: estará en casa. Se puede ser más necio, probablemente porque tampoco hay que desestimar la frase de Cospedal en Sevilla: "Pactos sí, pero si es para defender a España", pero no más demagogo.
Carta pública de Enrico Letta, primer ministro italiano, ante el mismo fenómeno social: "A los que emigran les debo en primer lugar una disculpa. Las disculpas en nombre de una política que durante años ha fingido no entender y que, con palabras, acciones y omisiones, ha permitido este desvanecimiento de pasión, sacrificios, competencias. Lo dije en mi discurso de investidura: todos estamos implicados".
Por su parte, El Objetivo, el nuevo programa que lidera Ana Blanco debutó en la noche de ayer con un porcentaje de audiencia notable: 2.600.000 espectadores. Cuestiones a señalar: la presentadora, antaño temida entrevistadora, sobre todo por los políticos peperos que la convirtieron en su diana favorita, hogaño es amable, sonriente y relajada. El programa tiene un arma de enorme valor: las videotecas, el mejor utensilio para revelar la desfachatez y falta de rigor de los políticos. El baile de cifras que ofrecían sobre el fraude de los ERE de Andalucía -el lamentable asunto de la malversación de fondos públicos auspiciado por la Junta- fue espectacular: una horquilla que abarcaba desde los 147 millones de euros calculados en función de los datos reales, a los mil millones que comentó Javier Arenas, los 1.700 millones que señaló Sánchez Gordillo o los varios miles de millones denunciados por Rajoy. Despropósitos encadenados.
La base del programa es una reiterada declaración de objetividad, de rechazo de las opiniones para centrarse en los datos. Eso es relativo: la selección de temas es ya una decisión subjetiva. Quizá su mayor defecto fue el querer abarcar demasiadas cuestiones con la consiguiente reducción del tiempo dedicado a cada uno de ellas. El importante tema de la nueva ley del Aborto, por ejemplo, tuvo un tratamiento demasiado breve y el experto que analizaba el asunto apenas pudo hablar.
Fue todo lo contrario que el programa con el que Salvados despedía su temporada. Évole volvió a acertar y lo hizo con algo tan sencillo como una excelente selección de invitados a una mesa redonda, a una tertulia, en la que la inteligencia analítica ocupaba el lugar de los gritos y la banalidad. Manuela Carmena, José Antonio Maravall y Manuel Cruz dejaron constancia de que se puede analizar la actualidad política, económica y social aportando enfoques y reflexiones propias, escuchando respetuosamente a los restantes contertulios y buscando los orígenes de los diferentes problemas para sugerir las posibles soluciones. El autismo de los partidos políticos, las cínicas peticiones de más trabajo y menos sueldos de buena parte de la elite empresarial o la invisibilidad de los culpables reales de la crisis fueron algunos de los temas tratados en una relajada confrontación de ideas que contaba con el tiempo suficiente para evitar la insustancial frivolidad.
Datos que confirman el diagnóstico de Carmena, Maravall y Cruz: la encuesta que publicó ayer domingo Metroscopia en El País señala que el 80% de los encuestados considera que la democracia es preferible a cualquier otra forma de gobierno. De igual forma, una amplia mayoría (70%) anhela la aparición de nuevos partidos o formaciones políticas, perdida ya la esperanza de que los actuales logren regenerarse y funcionar de forma distinta a como lo están haciendo. Por lo que respecta a la invisibilidad de los financieros depredadores que originaron la crisis mundial, cabe citar las peticiones del gobernador del Banco de España, Luis Linde(foto Bernardo Pérez, El País), en el primer informe anual que realiza desde que asumió el crago y en el que, entre otras cosas, señala que "la reforma laboral del PP no ha servido por ahora ni para evitar la destrucción de empleo ni para impulsar su creación y propone medidas más audaces, como los contratos fuera de convenio o la supresión del salario mínimo para parte de los trabajadores". Dicho de otra manera: los parados han vivido por encima de sus posibilidades y, por lo tanto, ¡que se jodan!


El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal