TV Blog de Harguindey

TV Blog de Harguindey

La televisión es la reina de la casa. Lo que se pretende en este espacio es comentar la actualidad televisiva más inmediata, los programas del día, desde cualquiera de los que se definen como “telebasura” a las retransmisiones deportivas, los espacios informativos, documentales, las películas o las series. Son los comentarios y recomendaciones de un telespectador común.

Cara y discos duros

Por: | 30 de agosto de 2013

1377765625_514275_44476600_fotograma_2

Una de las razones del maremágnum que nos invade es la absoluta anormalidad del comportamiento de la clase política, en general, y de la derecha en particular. Hace un par de días, González Pons afirmaba con rotundidad que "cuando hay una investigación judicial lo mejor es no entorpecer". Bien. Cuando el señorito valenciano afirmaba eso ya sabía perfectamente que los discos duros de los ordenadores del PP que reclamaba el juez Ruz habían sido destruidos. Fue entonces cuando saltó a la palestra Carlos Floriano (ver foto) para explicar que destruir los discos duros entraba dentro del protocolo del partido pues los ordenadores eran del PP y el usuario había sido despedido.
"El Partido Popular ha vuelto a echar mano de la Ley de Protección de Datos para esconder información al juez Pablo Ruz. Pero los expertos creen que en este caso se ha equivocado. Según ha asegurado Ofelia Tejerina, abogada de la Asociación de InternautasEuropa Press no sólo no obliga a formatear un ordenador cada vez que un empleado se va de una empresa –como argumenta Génova- sino que impide expresamente borrar cualquier información que pueda ser necesaria para una investigación en curso. La empresa está obligada a guardar por ley la información que pueda tener en ese ordenador, no se puede entregar a otro empleado", ha explicado a la agencia. No tienen vergüenza.
Rafael Hernando, portavoz adjunto del grupo del PP en el Congreso, tuvo la desfachatez por su parte de afirmar en público cuando se hablaba de los gestos fascistas de algunos de sus jóvenes militantes que "no voy a hacer un debate histórico sobre la legitimidad de un Gobierno y otro, lo que sí se es que las consecuencias de la República llevó a un millón de muertos", para ratificarse en su peregrina idea de que los símbolos fascistas son equiparables a la bandera republicana. No hablamos de un ignorante -que podría serlo-, hablamos de un manipulador de la historia, la pasada y la presente. Hernando sabe tan bien como cualquiera que conozca someramente la historia del siglo XX que el millón de muertos no los causó la República sino un grupo de militares golpistas que se sublevaron contra un poder legítima y democráticamente establecido en España. Y que esos golpistas, una vez ganada la guerra civil que provocaron, establecieron una dictadura que duró 40 años, régimen en el que sentaron las bases para que muchos de los descendientes de los vencedores, 77 años más tarde, sigan creyéndose que España es una unidad de destino en lo universal y demás zarandajas.
Le Monde, por su parte, publicaba que "para hacer frente a sus persistentes dificultades financieras, España ha decidido vender una cuarta parte de su patrimonio público, incluidos grandes espacios naturales. Una de las joyas de esta gran liquidación es la Almoraima, en Andalucía. Es una pequeña maravilla, única en Europa de 14.000 hectáreas, de las ques el 90% pertenecen al Parque Natural de los Alcornocales, uno de los ejemplos más espectaculares de bosque mediterráneo primario". Y añade el diario francés: "Para facilitar la venta de la Almoraima, cuyo precio de mercado actual rebasaría los 180 millones de euros, el Gobierno aprobó un plan de desarrollo para el lugar, incluyendo el permiso para crear dos campos de golf y la construcción de un hotel de cinco estrellas y un aeropuerto". Es lo que tiene ser conservador y tradicionalista: que se vende hasta el rosario de la madre. Naturalmente, Arias Cañete no dice esta boca es mía. ¿Para qué? Todavía no ha visitado ni una de las zonas afectadas por los terribles incendios ni por los desbordamientos fluviales. El ministro de Medio Ambiente no está para mostrar sus solidaridad con los damnificados. Él está para sacarse de la manga una Ley de Costas proinmobiliarias y alardear de que toma yogures caducados de fecha.
Y, naturalmente, en este contexto de caraduras y sin vergüenza, el que un político como José Antonio Griñán dimita de su cargo por, entre otras cosas, haberse encontrado debajo de la alfombra algo mas de 170 millones de euros defraudados a la ciudadanía, resulta ser un hecho extraordinario y elogiable cuando, en realidad, debería ser lo normal. ¿Qua usted se la han metido doblada unos desaprensivos cuando era el máximo responsable del negociado? Pues se dimite y se deja paso a otro que, quizá, está mas al tanto de lo que pasa. Pues eso, aquí y ahora, es lo excepcional. Lo habitual es mantenerse en la poltrona y no enmendalla aunque pesen indicios sobrados de haber cobrado en negro sobresueldos incompatibles con su cargo, aunque se alardee de haber ahorrado no se cuántos millones a costa de que los pensionistas copaguen sus medicamentos, o se mueran por no poder hacerlo, aunque se mienta y manipule sobre los aumentos de las tasas judiciales y universitarias, o se hagan reformas laborales que han empobrecido aún mas a la población. En fin: sigan comulgando con ruedas de molino hasta que el molino haga ¡cataplum!

Hay 6 Comentarios

buen articulo felicidades

Hola, amigos. ¡Qué escuela tan buena es la política! Se aprende a ser un caradura sinvergüenza, a presentarse en público con las mentiras más descaradas, a tergiversar lo que haga falta sin que se le tergiverse la sonrisa, a ingeniárselas para hacer colar las trolas más disparatadas, a jugársela cada aparición (como el señor Floriano) con los argumentos más pedestres, avinagrados y putrefactos que se puedan utilizar para adobar día tras día el plato envenenado de la información oficial. Me admiran las tripas de la señora Soraya, el aguantoformo que usa el señor Pons, y así sucesivamente, los alegatos de ninot manipulado que se requieran, hasta que la cosa aguante. ¿Aguantará mucho más? Serán capaces los españoles de seguir soportando tanta mentira, tanta bellaquería y tanto descaro?

Impecable el analisis (tambien la foto, ya vamos mejorando, ¿eh?). Y yo tambien me pregunto, ¿hasta cuando va a aguantar la ciudadania para que este desastroso molino haga ¡cataplum! Todavia habra tontos de los cojones (TDLC) que condenaran las acciones de Cañamero. ¡Pais!

El comportamiento anormal, yo diría desvergonzado, de la clase política es mas viejo que la propia historia. No es de extrañar que todos los ismos, sean políticos o religiosos, hayan terminado en las cloacas. Una cosa son las ideas y otra muy distinta son las conductas en el ejercicio del poder.

¿Y no pensó su señoría que esto ocurriría desde el principio?Me refiero a lo de destruir pruebas....
Y si cuando en una casa de putas se sospecha de delitos ¿no se hace una redada y se registra?.
¿Y a que esperamos?. Porque claro, los antidisturbios están buscando perroflautas por la calle del Congreso

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

Ángel Sánchez Harguindey

Ángel Sánchez Harguindey perteneció a la plantilla de El País desde su fundación en 1976. Fue jefe de la sección de Cultura, responsable del suplemento cultural Babelia, redactor jefe de El País Semanal, redactor jefe de la sección de Opinión y Adjunto a la Dirección.
Ha publicado el libro "Memorias de sobremesa. Conversaciones con Rafael Azcona y Manuel Vicent" (Editorial Aguilar)

Archivo

septiembre 2021

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      

Archivos

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal