TV Blog de Harguindey

TV Blog de Harguindey

La televisión es la reina de la casa. Lo que se pretende en este espacio es comentar la actualidad televisiva más inmediata, los programas del día, desde cualquiera de los que se definen como “telebasura” a las retransmisiones deportivas, los espacios informativos, documentales, las películas o las series. Son los comentarios y recomendaciones de un telespectador común.

Como triunfar en la vida

Por: | 19 de agosto de 2013

Th

Hace dos o tres días, La Razón, publicaba una portada inolvidable por mas que el propio diario la oculta en su página web, o cuando menos resulta complicado el localizarla. Afirmaba con grandes titulares que "Rajoy ahorra 15.000 millones de euros a los españoles", suponemos que por la disminución de la prima de riesgo u otras abstracciones de la tribu de los mercados. Desde ya mismo instamos al Grupo Planeta, propietario del diario, que convoque un premio de novela de ciencia-ficción y que presida el jurado -lo que, lamentablemente, le imposibilitaría al eximio Marhuenda alcanzar el galardón- pues es de justicia que la manipulación de la realidad y los delirios adivinatorios tengan su correspondiente trofeo. La suerte es que nuestro presidente del Gobierno no ha venido a la política a hacer dinero pues que duda cabe que si gracias a sus esfuerzos ha conseguido ahorrar a los españoles 15.000 millones de euros, ¿qué menos que se llevara 150 millones de comisión, un discretísimo 1%? Tenemos unos dirigentes que no nos los merecemos.
Es mas: sugerimos que el premio, ademas de una importante dotación económica (por ejemplo, 33 millones de las antiguas pesetas o 200.000 euros actuales, que es la cantidad que obtuvo en su día el ya citado Marhuenda por la venta a la Comunidad de doña Esperanza Aguirre de la biblioteca familiar y algo de mobiliario de oficina, cuando por su condición de diputado no podía compatibilizar el escaño con los negocios) se entregue con una escultura realizada ex profeso para el certamen del acreditado artista valenciano Juan Ripollés, autor de la enorme cabeza inspirada en Carlos Fabra (ver foto) que preside la entrada del aeropuerto de Castellón, obra cumbre del género.
Lo tremendo de todo esto es que pese a que la integridad y honradez de nuestros políticos está más que acreditada en las distintas portadas de La Razón, la ciudadanía -erre que erre- se empecina en demostrar su desconfianza hacia nuestros próceres. En el barómetro de confianza institucional de julio de 2013, elaborado por Metroscopia y publicado ayer en El País, la evaluación positiva con respecto a los partidos políticos es del 12% de los encuestados, uno de cada ocho, mas o menos. Cría cuervos... Claro que el 85% de los preguntados evalúa negativamente a los bancos. Y aquí se alcanza uno de esos fenómenos sociológicos que tanto gustan a los expertos: la inmensa mayoría reniega de los partidos -de derechas o de izquierdas- que son, a su vez, los que sistemáticamente invierten miles y miles de millones en salvar a unas entidades financieras que también son rechazadas por la inmenso mayoría. Pero si éramos pocos, parió la abuela. Ahora resulta que esa misma población valora fatal a la Iglesia Católica (un 59%), que también recibe desde hace mucho unas sustanciosas subvenciones y espléndidas prebendas por parte de los distintos Gobiernos -socialistas o populares-. Conclusión: si usted quiere mejorar en la vida sólo tiene que caerle fatal a la ciudadanía. A partir de ahí, todo es Hollywood.
Quizá por todo eso, este fin de semana fue todo un alarde de los peores ejemplos del ser humano. Si, por ejemplo, Usain Bolt entra en la auténtica leyenda del atletismo con sus ocho medallas de oro, lo lleva crudo. Ya se puede persignar antes de cada carrera, o haber recuperado el rosario de su madre: la gente le adora y, por lo tanto, no tiene futuro. ¿Que Rafael Nadal gana en Cincinatti y logra su tercer título del año en pista de cemento? Nunca será diputado. ¡Hasta ahí podríamos llegar, un representante del pueblo que concita la admiración popular! ¿Qué iba a ser del resto, de los Pepiños, Montoros, Cantó, Pujaltes, Camps y tantos y tantos otros? ¿Qué Márquez, Pedrosa y Lorenzo consiguen deslumbrar al mundo y a la audiencia televisiva?, pues que no pidan un crédito a ningún banco porque les darán preferentes. ¿A ver si ahora va a resultar que el éxito depende del trabajo bien hecho, del esfuerzo y la disciplina? Para nada.



Hay 3 Comentarios

Aprovecho su comentario de hoy para pedirle transmita a su compañero (también tan admirado) Carlos Boyero mis felicitaciones por su columna de ayer sobre el impresentable del Marhuenda (Malhuele, para los amigos). Este le ha contestado en la Sexta, a mediodía, de una forma vergonzosa, impropia no ya de un director de periódico (aunque se trate de un panfleto), sino siquiera de un periodista becario.
.
Qué horror soportarle como tertuliano, no entiendo la política de La Sexta, a no ser que hagan como en la otra cadena, tenerle contratado como a una vulgar Belén Esteban, para que "anime" el cotarro y todo sea por la audiencia.
.
Repito, bravo por el estupendo de Boyero, cuyas reflexiones comparto siempre.

Hola, amigos. Habrá que tener cuidado con la popularidad y con los éxitos obtenidos, con el trabajo bien hecho, con la responsabilidad llevada a sus últimas consecuencias, con la verdad aplaudida y dicha en la medida de nuestras posibilidades y "salvo error u omisión". Con esos antecedentes, cualquier gestión con la burocracia, con la cosa pública, con los políticos de turno y sus obsecuentes aplaudidores y beneficiaros, estará condenada al fracaso. Para ejemplo, ese muchacho que ganó un importante premio entre los estudiantes de física en Europa y a quien las actuales autoridades de educación en España declararon insuficiente y le quitaron el apoyo. Esa es la España oficial que siempre hemos tenido, pero que hoy rechina con estrépito en todo el mundo, comandada por el impresentable señor RAJOY, baldón de España.

La Razón no engaña a nadie. Su verdadero nombre es La Sinrazón. Es decir, carecen de seso. Quizás por ello siempre han padecido y siguen padeciendo la lujuria de la desinformación. Piensan que los pueblos son borregos que solo deben pastar la hierba que se les da. No es nada raro que se arropen en las siglas de PP o sea, de PinPon para seguir jugando al gato y al ratón.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el autor

Ángel Sánchez Harguindey

Ángel Sánchez Harguindey perteneció a la plantilla de El País desde su fundación en 1976. Fue jefe de la sección de Cultura, responsable del suplemento cultural Babelia, redactor jefe de El País Semanal, redactor jefe de la sección de Opinión y Adjunto a la Dirección.
Ha publicado el libro "Memorias de sobremesa. Conversaciones con Rafael Azcona y Manuel Vicent" (Editorial Aguilar)

Archivo

septiembre 2021

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      

Archivos

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal