TV Blog de Harguindey

TV Blog de Harguindey

La televisión es la reina de la casa. Lo que se pretende en este espacio es comentar la actualidad televisiva más inmediata, los programas del día, desde cualquiera de los que se definen como “telebasura” a las retransmisiones deportivas, los espacios informativos, documentales, las películas o las series. Son los comentarios y recomendaciones de un telespectador común.

Sobre el autor

Ángel Sánchez Harguindey

Ángel Sánchez Harguindey perteneció a la plantilla de El País desde su fundación en 1976. Fue jefe de la sección de Cultura, responsable del suplemento cultural Babelia, redactor jefe de El País Semanal, redactor jefe de la sección de Opinión y Adjunto a la Dirección.
Ha publicado el libro "Memorias de sobremesa. Conversaciones con Rafael Azcona y Manuel Vicent" (Editorial Aguilar)

Archivo

septiembre 2021

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      

Archivos

Alicia no vive aquí

Por: | 20 de agosto de 2013

Th

"De aquí no se marcha ni Dios", contestó Paco Jémez, el entrenador del Rayo Vallecano cuando le preguntaron en rueda de prensa si su equipo aceptaría el que se traspasara a alguno de su jugadores. Joaquín Caparrós, entrenador del Levante, por su parte, explicó muy bien la derrota por 7-0 de su equipo ante el Barça: "Nosotros ya hemos pasado por el dentista. Ahora que pase el siguiente". Acabó, pues, la primera jornada de liga y, todo parece indicarlo, con unas características similares a la anterior: Barça y Madrid, por un lado, y el resto, por otro. Deudas terroríficas de los clubes con Hacienda y la Seguridad Social, emigración selecta a Inglaterra, Francia, Alemania  e Italia, localidades caras y unos entrenadores que hablan con sencillez y claridad.
El presidente de la CEOE, Juan Rosell, es mucho más torpe que los entrenadores de fútbol. Teóricamente dirige un equipo, en la práctica es un analfabeto funcional con una clara tendencia a la codicia carroñera. Primero fue el ínclito Olli Rehn, comisario europeo, el que dijo aquello de que había que bajar los sueldos en España un 10%. Al mismo tiempo supimos que su salario es de 27.300 euros mensuales por mas que el portavoz comunitario de Relaciones Institucionales y Administración, Antony Gravili, se negara a confirmar el dato "por dignidad humana", lo que fue un alivio para los que, inicialmente, pensamos que era por dignidad vegetal. Pues bien, después de la andanada de Rehn, llega el exabrupto de Rosell, el presidente que se sienta en la poltrona que antes había ocupado Díaz Ferrán y quien sigue teniendo como vicepresidente a Arturo Fernández, el de los pagos en negro a sus camareros. El directivo de la CEOE considera que "es el momento de plantear el quitar a los trabajadores fijos algunos de sus "privilegios, por llamarlos de alguna manera". Los puede llamar "manolitos", que es más castizo e igualmente incomprensible.
¿Qué privilegios?, ¿ver rebajados sus salarios, recortados sus derechos y los de sus hijos o sus padres?, ¿asistir a las reformas laborales que les dejan con el culo al aire? La lucidez analítica de Rosell no se queda ahí. Como buen pensador que es se pregunta a sí mismo: "¿Estarían dispuestos los trabajadores fijos a aceptar estas nuevas condiciones en beneficio de los que tienen contratos temporales nuevos? Sería un experimento importante, pero no creo que lo aceptaran. Creo que esto es Alicia en el país de las maravillas". Y aquí surge la duda: ¿Qué libro de Lewis Carroll ha leído? Sospecho que ni siquiera vió la adaptación de Tim Burton. ¿De qué país de las maravillas habla? Ni el de Alicia ni el nuestro tienen nada que ver con lo que Rosell se imagina. Es lo que tiene el hablar de oídas.
Los que no hablan de oídas sino de datos muy concretos son los entrañables dirigentes de la comunidad de Madrid, con su presidente Ignacio González, alias el Ático de Marbella. Considera el señor González que privatizar hospitales salvará la sanidad pública y que la prioridad fundamental de su Gobierno es salvar el sistema universal, público y gratuito, salvación y prioridad encomiables a mas no poder. Después vienen los "pero", porque tampoco se entiende muy bien, por ejemplo, que para salvar la sanidad pública la consejería del compañero Lasquetty tenga que abonar cada mes 757.000 euros, más un 10% de IVA, a Capio por el hospital de Collado Villalba, que sigue cerrado. Se trata de la parte correspondiente a la amortización de la inversión y el pago de los gastos de mantenimiento, limpieza o seguridad del mencionado hospital cuya inauguración se retrasó por los recortes presupuestarios pero no así las subvenciones pactadas con la empresa que compró la firma británica de capital riesgo CVC. Lo dicho: unos hablan alto y claro y otros deberían estar callados.

Como triunfar en la vida

Por: | 19 de agosto de 2013

Th

Hace dos o tres días, La Razón, publicaba una portada inolvidable por mas que el propio diario la oculta en su página web, o cuando menos resulta complicado el localizarla. Afirmaba con grandes titulares que "Rajoy ahorra 15.000 millones de euros a los españoles", suponemos que por la disminución de la prima de riesgo u otras abstracciones de la tribu de los mercados. Desde ya mismo instamos al Grupo Planeta, propietario del diario, que convoque un premio de novela de ciencia-ficción y que presida el jurado -lo que, lamentablemente, le imposibilitaría al eximio Marhuenda alcanzar el galardón- pues es de justicia que la manipulación de la realidad y los delirios adivinatorios tengan su correspondiente trofeo. La suerte es que nuestro presidente del Gobierno no ha venido a la política a hacer dinero pues que duda cabe que si gracias a sus esfuerzos ha conseguido ahorrar a los españoles 15.000 millones de euros, ¿qué menos que se llevara 150 millones de comisión, un discretísimo 1%? Tenemos unos dirigentes que no nos los merecemos.
Es mas: sugerimos que el premio, ademas de una importante dotación económica (por ejemplo, 33 millones de las antiguas pesetas o 200.000 euros actuales, que es la cantidad que obtuvo en su día el ya citado Marhuenda por la venta a la Comunidad de doña Esperanza Aguirre de la biblioteca familiar y algo de mobiliario de oficina, cuando por su condición de diputado no podía compatibilizar el escaño con los negocios) se entregue con una escultura realizada ex profeso para el certamen del acreditado artista valenciano Juan Ripollés, autor de la enorme cabeza inspirada en Carlos Fabra (ver foto) que preside la entrada del aeropuerto de Castellón, obra cumbre del género.
Lo tremendo de todo esto es que pese a que la integridad y honradez de nuestros políticos está más que acreditada en las distintas portadas de La Razón, la ciudadanía -erre que erre- se empecina en demostrar su desconfianza hacia nuestros próceres. En el barómetro de confianza institucional de julio de 2013, elaborado por Metroscopia y publicado ayer en El País, la evaluación positiva con respecto a los partidos políticos es del 12% de los encuestados, uno de cada ocho, mas o menos. Cría cuervos... Claro que el 85% de los preguntados evalúa negativamente a los bancos. Y aquí se alcanza uno de esos fenómenos sociológicos que tanto gustan a los expertos: la inmensa mayoría reniega de los partidos -de derechas o de izquierdas- que son, a su vez, los que sistemáticamente invierten miles y miles de millones en salvar a unas entidades financieras que también son rechazadas por la inmenso mayoría. Pero si éramos pocos, parió la abuela. Ahora resulta que esa misma población valora fatal a la Iglesia Católica (un 59%), que también recibe desde hace mucho unas sustanciosas subvenciones y espléndidas prebendas por parte de los distintos Gobiernos -socialistas o populares-. Conclusión: si usted quiere mejorar en la vida sólo tiene que caerle fatal a la ciudadanía. A partir de ahí, todo es Hollywood.
Quizá por todo eso, este fin de semana fue todo un alarde de los peores ejemplos del ser humano. Si, por ejemplo, Usain Bolt entra en la auténtica leyenda del atletismo con sus ocho medallas de oro, lo lleva crudo. Ya se puede persignar antes de cada carrera, o haber recuperado el rosario de su madre: la gente le adora y, por lo tanto, no tiene futuro. ¿Que Rafael Nadal gana en Cincinatti y logra su tercer título del año en pista de cemento? Nunca será diputado. ¡Hasta ahí podríamos llegar, un representante del pueblo que concita la admiración popular! ¿Qué iba a ser del resto, de los Pepiños, Montoros, Cantó, Pujaltes, Camps y tantos y tantos otros? ¿Qué Márquez, Pedrosa y Lorenzo consiguen deslumbrar al mundo y a la audiencia televisiva?, pues que no pidan un crédito a ningún banco porque les darán preferentes. ¿A ver si ahora va a resultar que el éxito depende del trabajo bien hecho, del esfuerzo y la disciplina? Para nada.



¡Dales caña, Pujalte!

Por: | 17 de agosto de 2013

Th

Tras relatar una serie de tropelías de socialistas y populares realizadas desde la convicción de que el cortijo es suyo, y punto, entresacamos el siguiente párrafo del estupendo artículo Ruiz Gallardón liquida el Poder Judicial, de Bonifacio de la Cuadra, publicado en El País del pasado sábado: "¿Era posible alcanzar más ignominia para apropiarse del CGPJ? Sí, lo ha conseguido el ministro Ruiz-Gallardón, con un paso al frente: ya no hay que repartirse el CGPJ; se lo queda el partido mayoritario, cuyos votos aseguran la mayoría de vocales necesarios para, por ejemplo, designar —sin tener que negociar con nadie— los nuevos magistrados del Tribunal Supremo, a los que a lo mejor termina cayéndoles (¿quién lo puede saber?, recuérdese el caso Naseiro) todo este lío del Gürtel o de Bárcenas". Cada vez se entiende mejor esa numantina actitud de Rajoy, ese no querer reconocer lo evidente caiga quien caiga: entre la lentitud de la justicia y el control que el señorito Gallardón está haciendo del máximo organismo judicial, ganar tiempo es ganar impunidad.
Siempre resulta gracioso escuchar a los políticos manifestar su respeto por la justicia a la vez que le piden rapidez. Lástima que con los recortes del Gobierno, con su desatención de los atascos en los juzgados, su racanería a la hora de convocar plazas y su desprecio hacia las nuevas tecnología, exigir rapidez es pedirle peras al olmo o tomarle, una vez mas, el pelo a la ciudadanía.
Claro que para tomadura de pelo la del portavoz de Economía del PP en el Congreso de los Diputados, Vicente Martínez Pujalte (ver foto), quien declaró el pasado viernes en rueda de prensa que Bárcenas debe de permanecer en prisión hasta que explique de dónde sacó el dinero y lo devuelva. Bien. Pero esta lumbrera de la economía no se quedó ahí y por si hubiera alguna duda, amplió su razonamiento e insistió en que Bárcenas no está en la cárcel por su gestión en el PP, sino por un "delito personal". En este sentido, consideró que se trata de una situación similar a la de "un señor que contrata en su hotel a un empleado que se aprovecha de su puesto para vender droga". Extraordinario.
Siguiendo con sus argumentos habría que matizar que el presunto recepcionista de hotel y vendedor de droga, les regalaba unos sobres repletos de papelinas al presidente y a buena parte del consejo de administración de la empresa, sobres y papelinas que aportaban generosamente los capos de la zona a cambio de poder seguir vendiéndola en las mejores esquinas de una ciudad que controlaba ese mismo presidente. Así se entiende algo mejor esa narración de un The Wire carpetovetónico.
El problema de la lentitud de la justicia, o uno de elos, es que cuando se tarda tanto en sentar en el banquillo a un presunto delincuente, se le permite seguir delinquiendo. Carlos Fabra es un ejemplo perfecto: al multiprocesado cacique de Castellón le dejaron presidir Aerocas, una empresa pública valenciana cuya función era gestionar un aeropuerto sin aviones -su capricho personal-, a modo de premio por haber coadyuvado a arruinar la comunidad. Pues bien, ahora la Generalitat ha decidido frenar el derroche de un delirio del papá de la "¡Que se jodan!". Es verdad que han tardado nueve años en pisar el freno pero a partir de ahora, por ejemplo, ya no habrá un director general del aeropuerto que ha estado cobrando durante nueve años 100.000 euros anuales, ni se pagarán 80.000 euros al año para el control de la fauna, y que se rescindió al saberse que la adjudicataria estaba inmersa en una investigación por presunto contrabando de especies protegidas y falsificación de documentos. El nuevo responsable de Aerocas ha explicado que es necesario controlar la plaga de conejos pero no los pájaros que puedan poner en peligro unos aviones que no existen. Total: de 80.000 a 18.000 euros al año. También se cierra un ático de algo más de 4.000 euros mensuales como sede de una empresa que podría disponer de varios miles de metros cuadrados de su estupenda e inútil terminal. En resumen: si un empleado de hotel se funde más de 150 millones de euros públicos para satisfacer un delirio personal, ¿no debería de estar en la cárcel hasta que los devolviera? ¡Dales caña, Pujalte!

P.D.- Para no ser exclusivamente un cronista del estercolero, por mas que alguien tiene que contarlo, comunico a la hipotética audiencia que hoy, sábado, empieza la Liga. Que con ella rebrotarán los resúmenes de los partidos, las polémicas, el análisis pormenorizado de los gestos de Neymar, Messi o Ronaldo, que los clubes de fútbol seguirán viviendo por encima de sus posibilidades, que en los palcos presidenciales se seguirá pensando más en cohechos, prevaricación o fraude fiscal que en el fútbol, que los de deportes Cuatro deben de estar preocupados pues al faltarles Mourinho les han reducido a una tercera parte el minutaje habitual, aunque siempre les quedará el Madrid para el pin-pan-pun, y que la cadena digital terrestre, Marca TV, la que según ellos mismos ofrecía el mejor resumen, el mejor debate y la mejor información, es decir, la mejor de las mejores, se ha reconvertido en un canalillo mas de La Tienda en Casa: no se puede ser tan buenos en lo suyo.

El dinero, los juicios y el cemento

Por: | 15 de agosto de 2013


Son tres componentes aparentemente dispares que en ocasiones se fusionan: el dinero, la actuación de la justicia y las caras de cemento. Curiosamente es en España en donde se produce con mayor frecuencia esa peculiar amalgama. Un ejemplo han sido las comparecencias de Cascos, Arenas y Cospedal. Los tres han declarado que toda la responsabilidad del dinero de las donaciones recaían en los tesoreros del partido lo que no deja de resultar sorprendente habida cuenta del curriculum financiero-judicial de los Naseiro, Sanchis, Lapuerta y Bárcenas, cuatro estrellas de la contabilidad con distintas suertes en los tribunales pero inicialmente imputados todos ellos en variados momentos y procesos.
Que, como declaró Cospedal en la Audiencia Nacional, el increíble finiquito simulado del extesorero fue un acuerdo privado entre Rajoy, Arenas y Bárcenas, revela que el presidente manipuló los hechos ante la opinión pública y ante el pleno del Congreso, y que la propia Cospedal hizo lo mismo al explicarlo: no fue ningún finiquito sino la reincorporación a la nómina del partido, con un sueldazo, despacho y chófer  sine die, lo que se interrumpió al hacerse pública la contabilidad B en El País. Milongas, las menos, por favor.
El juez Ruz, por su parte, tuvo, al parecer, una serie de detalles con la presidenta de Castilla-La Mancha al impedir a las acusaciones particulares ahondar en el turbio asunto de la comisión de 200.000 euros por la adjudicataria de la limpieza municipal de Toledo, asunto del que la señora Cospedal todavía no ha tenido a bien el explicar a la ciudadanía. La justicia es mas igual para unos que para otros.
En Estados Unidos, por su parte, la justicia lleva otro ritmo y, como diría Zapatero, otro talante: Preet Bharara, el fiscal general en el Distrito Sur de Nueva York, ha decidido finalmente presentar cargos contra el español Javier Martí-Artajo por su implicación directa en el fiasco que protagonizó el banco JP Morgan Chase al registrar pérdidas por valor de 500 millones de dólares. El ejecutivo español está acusado de haber conspirado para falsificar datos para ocultar datos a los inversores en una cartera de derivados gestionada desde su oficina de Londres. Puede ser condenado a 25 años de cárcel.
por la vía penal. No sería de extrañar que los Blesa, Rato y demás lumbreras de las entidades financieras se manifestaran alegremente por las calles con el cántico de "Yo soy español, español..."
Y como el mundo es un pañuelo, la actualidad nos devuelve al entorno familiar cospedaliano: La cúpula de Liberbank -banco, no se olvide, que recibió 124 millones de las arcas públicas- incrementó sus retribuciones a su cúpula hasta los 3,48 millones de euros en el primer semestre de 2013, un 51% más que los 2,3 millones percibidos en el mismo periodo del pasado año. El banco ha explicado que el aumento se debe al haber incluído una indemnización de 1,2 millones de euros a tres consejeros que se han prejubilado en su condición de directivos aunque no de consejeros, cargo por el que percibirán unas dietas anuales de 469.000 euros. Lástima que un comportamiento financiero tan encomiable se vea empañado por una reducción salarial y de jornada laboral que afecta a 5.442 trabajadores, firmado por el banco y los sindicatos el pasado 25 de junio. La conexión con nuestra excelentísima presidenta de Castilla-La Mancha une el negocio con el amor: el Liberbank es la entidad que paga 6.000 euros al mes por nada a su marido, Ignacio López del Hierro.
Sólo nos queda felicitar a dos de nuestros mas distinguidos dirigentes políticos por mas que uno de ellos, lamentablemente, ya no ocupa la poltrona que se merece por sus muchos logros: Francisco Camps, que dejó, entre otras muchas cosas, a la Generalitat valenciana un contrato con la Fórmula 1 que ahora quiere rescindir su sucesor Alberto Fabra si bien, todo parece indicarlo, tendrá que pagar 33 millones de euros por dicha cancelación. Un incomprendido. ¿Y cómo no felicitar a Ana Mato, ministra de Sanidad, si ha conseguido por primera vez, y desde 2004, que el Barómetro Sanitario reflejara una caída en 2012 de la satisfacción general de los usuarios con la sanidad pública? Un descenso pequeño, ciertamente, (del 6,59 al 6,57 de nota sobre 10), gracias sobre todo a la entrega de sus profesionales. Pero los Mato, Lasquetty demás servidores de la Patria saben que la tendencia ya es difícilmente reversible. Un nuevo triunfo de nuestro entrañable Gobierno.

Los chicos desmemoriados

Por: | 14 de agosto de 2013


Son extraordinarios. No hay en Europa una clase política mas disparatada que la española, en la que se entremezclan intereses privados y públicos y en la que la desmemoria es la reina de la casa. Un ejemplo: Arias Cañete, Yogures caducados, saca pecho en una rueda de prensa con los pescadores de La Línea y con un tono similar al de los legionarios anuncia a bombo y platillo que el Gobierno endurecerá las sanciones a aquellos barcos que hagan de gasolineras flotantes en la bahía de Algeciras. Bien. Lo que el señor Arias Cañete no dijo es que su familia gestiona una de estas empresas, Ducar, compañía que él mismo presidió. Ya en septiembre del pasado año el Grupo Parlamentario Socialista exigió una comparecencia del ministro de Medio Ambiente (en realidad es el ministro del Ambientazo pues también estuvo vinculado a empresas inmobiliarias antes de sacarse de la manga una Ley de Costas que les favorece) para que explicara sus vínculos. Ya sólo falta descubrir si también tiene intereses en Danone.
Pero la desmemoria alcanza ya el grado de epidemia. Álvarez Cascos y Javier Arenas, dos zombies de la política, han hecho alarde de la escasez de las conexiones sinapáticas repetitivas entre las neuronas, Dicho sin wikipedia: de la poca memoria. El prepotente asturiano y el simpático andaluz tuvieron a bien declarar ante el juez Ruz que ni fueron conscientes de que existiera una contabilidad B en el partido, del que fueron en diversas etapas secretarios generales, ni que cobraran nunca en negro por mas que en la contabilidad B real así figurara. Los simples mortales, en cambio, nos acordaremos durante bastante tiempo de ellos, de sus familias y, sin duda, de esa impagable fotografía de Fernando Alvarado (EFE) en la que el exministro del Prestige está más cerca de el Lute que del excelentísimo adjudicatario de obras públicas a empresas que habían hecho sustanciosas donaciones patrióticas al partido de, entonces, sus amores. Ejerciten la memoria y no se olviden de un dato revelador: entre 1995 y 2011, es decir, desde Aznar a Rajoy, el partido captó algo mas de 67 millones de euros de donativos, y no algo mas de ocho como en tan repetidas ocasiones manifestara pública y televisivamente Francisco Marhuenda, personaje al que no le falla la memoria: simplemente la manipula.
Dicho lo cual, les sugiero dos propuestas televisivas que nada tienen que ver con este cutrerío nacional: los campeonatos del mundo de atletismo (Teledeporte, toda la tarde), un lujo de esfuerzo personal y una realización espléndida, mal acompañada por una escasa concurrencia moscovita y, a las 22.10, en laSexta 3, El americano impasible, una mas que correcta adaptación de la estupenda novela de Graham Greene con un fantástico -como siempre- Michael Caine.

Caminando por el lado oscuro

Por: | 12 de agosto de 2013

1376061374_331556_1376061724_noticia_normal

Cuando a primeros de agosto el vicepresidente económico de la Comisión Europea (CE), Olli Rehn, expresaba su apoyo a la propuesta de devaluación interna planteada a España por el Fondo Monetario Internacional para reducir un 10% los salarios con el objetivo de impulsar el empleo y el crecimiento de la economía, no hacía ninguna referencia a lo que ahora sabemos pero que él, por su cargo, ya conocía desde semanas atrás: en un borrador de trabajo fechado el pasado mes de junio la Comisión Europea se precisaban las cifras de la corrupción en el continente. Calculaba Bruselas que la acción de los depredadores político-económicos cuesta 120.000 millones de euros anuales, el 1,1% de la riqueza de la Europa de los 28. Las propuestas, y los silencios, de Rehn sólo se entienden desde el deseo de la desaparción de las clases medias: que unos pocos controlen mucho y que unos muchos no controlen nada. Es una cuestión de estilo y está claro que el estilo de Rehn es el de los siervos de los poderosos, un especímen de político que tanto abunda en estos tiempos y que consiste en oprimir siempre a los débiles para beneficio de unos pocos.
Un ejemplo autóctono de la servidumbre política: la vergonzosa ocultación de Rajoy y Montoro de los grandes defraudadores nacionales que constan en la lista facilitada por Hervé Falciani y que conocen nuestros gobernantes desde 2012. 3.000 son las cuentas opacas propiedad de ciudadanos del Estado español. Depósitos en el HSBC por un valor de 8.000 millones de euros que afectan directamente 1.500 personas. La Agencia Tributaria identificó -sin embargo- sólo a 659 grandes defraudadores de esos 1.500, pero los nombres no se hicieron públicos, a excepción de los de Emilio Botín y su hija Patricia, debido a una actuación de la fiscalía anticorrupción. El resto permanece oculto por decisión gubernamental.
Por su parte, Friedrich Schneider, profesor de Economía de la Universidad Johannes Kepler, en Linz (Austria) y una referencia en estos temas, ha elaborado un cálculo de lo que supone la corrupción para España. "El 1% del PIB", dice. O sea, unos 10.500 millones de euros anuales (extracto del excelente reportaje de El País, El alto precio de la corrupción), reportaje que añade: "La corrupción está obstaculizando la salida de España de la crisis, genera inestabilidad política, empeora la imagen del país, degrada la confianza del inversor y aumenta la incertidumbre financiera", reflexiona José María Mella, catedrático de Economía de la Universidad Autónoma de Madrid, quien recalca que "es un mecanismo depredador de los recursos de la sociedad".
Curiosamente, nuestra nunca bien ponderada clase política lleva mas de un año mareando la perdiz con un plan contra la corrupción. Para ser exactos, cada vez que el CIS ofrece su barómetro (en el realizado en junio, la corrupción ocupaba el segundo lugar, tras el paro, entre los problemas que mas preocupan a la ciudadanía). Ahora bien, lo peculiar del caso es que quien pretende erigirse en abanderado en la lucha contra la podredumbre económico-social está inmerso de lleno en una de los grandes escándalos de corrupción. La publicación de la nómina de Luis Bárcena cuando Rajoy llevaba varios meses en la Moncloa, y su rotunda declaración de que el extesorero no pertenecía al PP desde 2010, es una burla humillante para todos. No era militante pero estaba en nómina: es mas, era el que más cobraba.
Que la actualidad informativa de los telediarios de prioridad y amplitud al choque de torpezas políticas en Gibraltar no presupone, mal que les pese a algunos, que los nombres de Bárcenas, Cospedal, Arenas y Álvarez Cascos, de momento, vuelvan a brillar en el Olimpo de las tramas de corrupción. Tampoco se acaba de entender muy bien por qué el juez Ruz se salta en la lista de testigos al que fuera secretario general del PP, Ángel Acebes, el gran manipulador del terrible atentado del 11-M y, posteriormente, imputado como consejero de Bankia, pero en todo caso esos nombres, esos sobres, esos sobresueldos, esas comisiones, en fin, todo lo que acompaña a la corrupción, serán una vez mas las rutilantes estrellas de la actualidad. Sólo el que García Margallo y Arias Cañete se incineraran a lo bonzo en la verja gibraltareña podría relegar a segundo plano esos paseíllos ante la Audiencia Nacional.

La batalla de Gibraltar

Por: | 09 de agosto de 2013

1375983869_418522_1376037171_noticia_fotograma

Bueno, ya tenemos un nuevo pasatiempo para el verano: La batalla de Gibraltar. La pérfida albión contra la piel de toro. Un lujo. Nuestro desaparecido embajador en Londres (debe de estar procesionando en Cartagena, ciudad marinera por excelencia), Federico, Yak 42, Trillo, ha sido designado almirante en jefe de la fuerzas navales nacionales. En su curriculum destaca su maestría para dirigir las tropas que reconquistaron la isla de Perejil, virtud, al parecer, de mayor mérito que sus comprobadas dotes para manipular y entorpecer todos los procedimientos judiciales que afectaran al PP.
Para la primera linea de fuego se han ofrecido voluntarios una serie de destacados patriotas cuya enumeración alargarían innecesariamente éste blog y que cabe señalarlos sintéticamente con la denominación "los tres mil hijos de la lista Fanciani". Cristóbal Montoro, ministro de Hacienda, será el encargado de la intendencia. Si es capaz de cobrar 1.800 euros mensuales por dietas de manuntención y alojamiento en su calidad de diputado por Sevilla, teniendo como tiene tres pisos particulares en Madrid y el correspondiente oficial como responsable de los tributos, ¿qué no podrá conseguir este prohombre para cubrir holgadamente las necesidades básicas de nuestros marinos?
De los costes económicos que conlleve la defensa de las inmediaciones del Peñón se encargará el enigmático J. M., del que se sospecha -bien es cierto que sin estar documentado absolutamente- podría ser el salvador de la patria por antonomasia y consejero del procesado Rupert Murdoch, cuyo nombre debe permanecer en discreta oscuridad pues cada vez que se le menciona se abren los cielos y rugen los truenos. Podría estar asesorado por Millet pues no en balde afirmó en su día que en privado hablaba en catalán, y de sobra es conocida la habilidad del mecenas melómano para gestionar los fondos públicos y privados. Un equipo imbatible en el manejo de dinero negro, modalidad inmejorable para moverse en el turbio mercado del tráfico de armas.
Se sabe también que Urdangarin y Bárcenas, dos iconos de la nueva cultura popular, han ofrecido sus servicios como instructores de la marinería en su aspecto de la educación física. Atléticos y políglotas, son perfectos para conseguir el máximo rendimiento corporal de nuestros valientes marineros. Y puesto que en tiempos de crisis es imprescindible la cooperación de todos para encontrar la luz al final del camino, el espléndido Juan Marsé no pondrá objeción alguna a que su extraordinario personaje el teniente Bravo, ponga su grano de arena en la puesta a punto de la tropa.
Del aparato de propaganda -clave en los tiempos que corren-, no hay la menor duda: Francisco Marhuenda será su responsable. Hay portadas de la La Razón que son mucho más eficaces para la derrota del enemigo que las inencontrables armas de destrucción masiva de Sadam Husein. Esperanza Aguirre y Ana Mato serán las encargadas del imprescindible batallón de enfermeras de guerra. Tienen a su favor el conocimiento profundo de las privatizaciones sanitarias y le darían un toque de elegancia tipo Sotogrande, tan apropiado para minar la moral de una ciudadanía gibraltareña que hace tiempo descubrió las bondades de la zona.
De las cuestiones laborales, y gracias a los desvelos de nuestro Gobierno, apenas hay que preocuparse. Quizá contener algo a los tiburones de la CEOE que aprovechando la tensión bélica acaban de pedir más facilidades para la esclavización de los puta-base: rebajar a tiempo parcial los contratos de jornada completa y suprimir el límite de 30 años de edad para los contratos de formación y aprendizaje, aunque en éste punto hay que reconocer que nunca se acaba de aprender, salvo que el tribunal lo presida Wert y su norma del 6,5 puntos para poder seguir estudiando cuando no se tienen recursos económicos.
Queda, por último, encontrar al gran cronista de la epopeya. Desde aquí sugerimos que se le encargue a la productora de Campamento de verano, el reality de Telecinco (1.543.000 espectadores en la gala de ayer). Un equipo audiovisual que ha conseguido más de un millón y medio de espectadores de las andanzas histéricas de Víctor Sandoval, de las reflexiones de Olvido Hormigos o de los impulsos sentimentales de Esteban y su novia-no-novia-sí-novia Carmen, está mas que cualificado para dar a conocer al mundo la gloriosa cruzada.


El tonto contemporáneo

Por: | 08 de agosto de 2013

1374225967_020282_1374231284_noticia_normal

El consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Javier Fernández-Lasquetty, es uno de los grandes aspirantes al premio del "tonto contemporáneo". Defensor a ultranza -casi obsesivo- de la privatización sanitaria no ha parado de alabar las bondades de la misma y los pérfidos fines de quienes se oponen a ella. Ocupa, probablemente, una de las poltronas más embarradas del Gobierno autonómico (Lamela y Güemes) y con ese desperpajo tan típico de los discípulos de Esperanza Aguirre, ha hecho y deshecho lo que le ha dado la gana con tal de favorecer a los señoritos de las empresas privadas.
El problema, o uno de ellos, es la jodida realidad.
Hoy se publica que "el presupuesto del Servicio Madrileño de Salud (Sermas), el ente del que dependen todos los hospitales y centros de salud de la región, aumentó en 2012 la partida destinada a conciertos con clínicas privadas -"asistencia con medios ajenos"- en un 55%. Mientras el presupuesto inicial dedicado a atender los pagos por las operaciones y las estancias que se derivan a la privada fue de 627,7 millones de euros, diferentes modificaciones de crédito durante el año llevaron a un presupuesto final de 972,8 millones de euros. Es decir, que las cuentas del Sermas se desviaron al alza sobre lo previsto 345,2 millones, según recoge la memoria de 2012 del ente". Dicho de otra manera: cuando Lasquetty declaraba hace unos días que la privatización supondría un ahorro de algo mas de 170 millones de euros anuales quería decir que costaría 345,2 millones de euros mas. Tampoco está mal que Sanitas en el informe de resultados semestrales saque pecho al informar que "ha tenido éxito en su apuesta para gestionar el hospital del Henares" cuando aún no se ha firmado la adjudicación del centro. Lo que importa, al parecer, es la buena sintonía entre el lince Lasquetty y Sanitas, el resto es mera burocracia.
Otro de los grandes finalistas del premio al tonto contemporáneo es García Margallo, ese ministro de Asuntos Exteriores que poco a poco y con constancia está convirtiendo sus responsabilidades en un disparate. Venezuela, Bolivia, Cuba, Marruecos y, ahora, el Reino Unido: un lujo, y eso sin incidir demasiado en esa glorioso análisis diplomático: "Se acabó el recreo en Gibraltar". Su ministerio ha conseguido cimas impensables para la ciudadanía: por ejemplo, que el monarca marroquí dijera también esa frase que ya se está convirtiendo en un lugar común de los rescoldos regios: "Lo siento. Me he equivocado. No volverá a ocurrir", cambiando, eso sí, un elefante por un pederasta.
Después se le ocurrió insinuar que se iban a cobrar 50 euros por cada cruce de fronteras gibraltareñas, reconvirtiendo la plúmbea reivindicación de españolidad del peñón en una autopista de peaje de superlujo. Ni que decir tiene que está dando ideas al del pederasta para cobrar lo mismo en Ceuta y Melilla, españolas, al parecer, por la gracia de Dios. Lo cierto es que al pobre Mariano con tanta lumbrera de ministro, tanto extesorero y tanta Merkel a sus espaldas le van a acabar concediendo el título de Marqués del Lexatin.
¿Y para qué hablar de la luz al final del camino? El Instituto Nacional de Estadística acaba de poner su granito de arena para la gran traca festiva: los concursos de acreedores -quiebras- baten el récord histórico al afectar a 5.069 empresas en el primer semestre del año, un 22,5% más que el año pasado. Otro pack de ansiolíticos, por favor.
Pero ustedes no se me depriman; ademas de disfrutar con los goles que Cristiano Ronaldo le metió al equipo del happy one, quien previamente ya había reconocido que desde febrero había decidido marcharse del Madrid, es decir, que sus últimos meses sólo tenían un objetivo: que el magnánimo Florentino Pérez le perdonara los 20 millones de euros que habría tenido que pagar por rescisión unilateral del contrato, también pueden ver un estupendo programa doble, probablemente ya visto pero estupendo: Charada, de Stanley Donen (TVE 22.30 horas) y El paciente inglés, de Anthony Mingella (La Sexta 3, 23.40 horas). Si por el contrario, prefieren seguir inmersos en el cutrerío nacional, siempre pueden ver Campamento de verano (Telecinco, 22.00 horas), a la espera del ya anunciado rality de Cosmopolitan TV We love Tamara que, a partir del 12 de septiembre, nos mostrará la vida cotidiana de Tamara Falcó. Comedia, drama sentimental y caspa, cualquier cosa menos lexatin.



Los miserables

Por: | 07 de agosto de 2013

1375809528_711397_1375811100_noticia_normal

Hubo un tiempo en el que para una gran parte de la ciudadanía española Europa era sinónimo de democracia y libertad y, por lo tanto, el anhelo de ingresar en su mercado común estaba más que justificado. Pasó el tiempo, llegaron las vacas flacas y aquella unión europea lo dejó claro: estamos aquí para servir a los poderosos. Hoy los diarios informan que "Bruselas apoya bajar los salarios el 10% en España como pide el FMI". (En la foto, Oli Rehn, comisario de Asuntos Económicos y Monetarios de la UE). Hace unas semanas, las dos instituciones reconocieron su error al dar prioridad a los ajustes y recortes sobre los estímulos al crecimiento. Ahora alegan que para crear empleo hay que recortar aún mas los salarios y por no se que extraña alucinación, consideran que ganar menos aumentará el consumo. Son unos miserables.
Veamos algunos comportamientos de uno de los pilares de la sociedad: la banca. Sabemos que de los 240.000 millones de euros que el Estado -es decir, todos nosotros- inyectó a las entidades financieras españolas, se devolverá una cuarta parte. Dicho de otra manera: 180.000 millones de euros para la buchaca. También sabemos, por ejemplo, que "los bancos españoles ganaron 3.140 millones de euros en los tres primeros meses del año, lo que supone un incremento del 16,6% respecto al mismo periodo de 2012 y volver al terreno de las ganancias tras su annus horribilis, según datos presentados por la Asociación Española de la Banca (AEB)". Bien. Bruselas pide una rebaja del 10% de los salarios. Es decir, que si un responsable de entidad financiera quebrada gana 300.000 euros al año, tendría que ganar 270.000. Los miles de millones necesarios para cubrir la desastrosa gestión no cuentan. Si usted es reponedor de supermercado, o maestro, y gana 800 euros, o 1.300, rebájese el 10% para salvar a la patria. Otro dato: si es usted Belén Romana, presidenta de la Sareb, el llamado "banco malo", se tendrá que rebajar 3.300 euros de su salario de 33.000 euros al mes. Hay que apretarse el cinturón y ganar sólo 30.700 euros mensuales aunque, según los expertos, ese tinglado de la Sareb (otra ayuda a las entidades financieras) no tendrá beneficios, si los tiene, hasta 2027. Para entonces, la Romana ya se habrá jubilado y, probablemente, le den una condecoración por su sacrificio.
Un informe del Instituto Catalán de Salud, por su parte, ha revelado que cerca de 50.000 niños catalanes sufren malnutrición, fruto de "severas" privaciones alimentarias motivadas por la pobreza de sus familias. El problema, por supuesto, no es sólo de Cataluña. La diferencia es que allí Rafael Ribó, defensor del pueblo catalán, no esconde los problemas aunque eso suponga sacarles los colores a toda la clase dirigente, una clase incapaz de solventar cuestiones básicas mientras marea la perdiz con cuestiones teóricas, siempre más cómodas y que permiten el lucimiento retórico.
Una pregunta tonta: ¿Alguien ha calculado los pros y los contras de la bronca que se ha montado con lo de Gibraltar? ¿García Margallo o Montoro, o de Guindos han hechado cuentas sobre lo que pierden los pescadores de La Línea y lo que pierden, o pueden perder, el resto de la ciudadanía de la zona con esas improvisadas medidas mas propias de un arrebato demagógico que de una reflexión serena? ¿Cuántos pescadores solucionarían sus problemas con unos cuantos Carromeros menos en las nóminas de la Administración, es decir, con menos asesores inútiles?
En fin, son impresiones de un idiota que creyó en su día en una Europa más justa y libre y en una clase política ávida de resolver problemas en aras del bien común. Sólo cabe refugiarse en la poesía pidiendo perdón a William Wordsworth, eso sí, por entremezclar su magnífico poema con la bajeza de quienes representan lo más sórdido del ser humano:
"Aunque mis ojos ya no puedan ver ese puro destello,
que en mi juventud me deslumbraba;
aunque ya nada pueda devolver
la hora del esplendor en la hierba
de la gloria en las flores,
no hay que afligirse.
Porque la belleza siempre subsiste en el recuerdo".
No se si la belleza subsistirá siempre en el recuerdo. Lo que se es que poemas como el de Wordsworth permiten creer en ello.

Las buenas noticias de agosto

Por: | 05 de agosto de 2013

1375550938_632207_1375552149_noticia_normal

Primer lunes de agosto. Un buen día para ofrecer sólo buenas noticias. Ya está bien de agoreros y catastrofistas como Cristóbal Montoro cuando dijo aquello de "Que caiga España que ya la levantaremos nosotros". Menos mal que Mariano Rajoy le enmendó la plana, salvó a la banca, a las cajas de ahorro, a una buena parte de los acreedores de Defensa y a las aseguradoras y entidades de planes de jubilación privadas con una excelente comisión de expertos que habían trabajado en su inmensa mayoría para las mismas. Es verdad que recortó derechos sociales, que bajó los salarios, que retocó la reforma laboral siempre que les hiciera falta a los empresarios, que desmanteló la educación pública, las ayudas a la dependencia y que está a punto de desestructurar la sanidad (¿no desestructuró la tortilla de patata Ferrán Adriá?, ¿pues, entonces?), pero, como dirían Almunia y Billy Wilder: nadie es perfecto.
Pero vayamos a la esencia. ¿Cómo no alabar la integridad de los directivos de, por ejemplo, Caixa Catalunya que mantuvieron una actitud coherente ante la comisión del Parlamento de Cataluña negando cualquier responsabilidad en el desastre de la entidad?, un desastre que ya ha costado 12.000 millones de euros a la ciudadanía manirrota, la que vivió por encima de sus posibilidades. (En la foto de Albert García, Loza -a la izquierda- y Serra Ramoneda a la salida de la Comisión). Ahí están esos nombres para la gloria, los Adolf Todo, Antoni Serra Ramoneda, Narcís Serra o Josep María Loza, benefactores de la patria y cuyos restos mortales -cuando el Supremo disponga de ellos lo que, naturalmente, deseamos sea lo mas tarde posible- deberían de incluirse en el pabellón de hombres ilustres, aquellos que desde la indiferencia cuando no el desapego a las altas retribuciones de varios cientos de miles de euros anuales, supieron ofrecer sus desvelos por el bien común.
¿Y qué decir de Ignacio López del Hierro, felizmente casado con María Dolores de Cospedal, número 2 del PP, número 1 de Castilla-La Mancha, y número 200.000 euros de comisión por unas contratas de limpieza de Toledo que siguen sin aparecer ni explicar? ¿Cómo no valorar la habilidad y sapiencia de un preclaro directivo financiero e inmobiliario al que una entidad como Liberbank sí supo reconocérselas al decidir pagarle 7.000 euros mensuales sin contrasprestación de servicio alguno, simplemente por el aura que desprendía su nombre escrito en algún documento de la entidad? Es verdad que ahora un fiscal de Cantabria ha decidido abrir una investigación penal ante la posibilidad de que hubiera incurrido en delitos de apropiación indebida y falsedad documental pero eso, como diría Floriano, no es mas que una nueva consecuencia de la causa general que se ha abierto contra el PP, el partido-mártir.
¿Y qué sería de todos nosotros, pobres mortales, sin la clarividencia de algunos de nuestros más ilustres pensadores/as como es el caso de Elisa Chuliá, profesora de Ciencias Políticas y Sociología de la UNED y descatada colaboradora de FAES, la Fundación que preside el guadianesco Aznar y que, como debe ser, se lleva mas de la mitad de los 900.000 euros que destina el ministerio de Asuntos Exteriores a las actividades en el área de cooperación. La ilustre pensadora considera que la emancipación femenina, la extensión de la educación y la longevidad ponen en riesgo el Estado de Bienestar, riesgos que nuestra nunca bien ponderado Gobierno ha tomado ya las disposiciones pertinentes para erradicarlos. De la emancipación femenina ya se está encargando Ruiz Gallardón siguiendo los consejos de la jerarquía eclesiástica española con esos retoques previstos a la ley del Aborto. Sobre las perniciosas consecuencias de la extensión de la educación, Juan Ignacio Wert surge como un coloso con sus recortes y política de becas. Y de reducir la longevidad ya hay varios ministerios empeñados en conseguirla: desde Economía y Hacienda con los hachazos en las pensiones o la permisividad de la venta de preferentes, al de Sanidad y sus copagos farmacéuticos: menos dinero y medicamentos mas caros, ¿se puede pedir mas? No es posible empezar mejor el mes de agosto.


El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal