TV Blog de Harguindey

TV Blog de Harguindey

La televisión es la reina de la casa. Lo que se pretende en este espacio es comentar la actualidad televisiva más inmediata, los programas del día, desde cualquiera de los que se definen como “telebasura” a las retransmisiones deportivas, los espacios informativos, documentales, las películas o las series. Son los comentarios y recomendaciones de un telespectador común.

Elogio del descampado

Por: | 26 de septiembre de 2013

Th

"Cataluña tiene afecto por España pero ya no confía en el Estado". Es una afirmación rotunda, indiscutible expresada, lógicamente, por Cataluña que es el sujeto de la frase. Pues no. Quien la expresa es un político de derechas que gobierna una comunidad con el apoyo de una izquierda nacionalista y que, como suele ser frecuente por otra parte, identifica su criterio con el de la ciudadanía. Cataluña soy yo. Francia soy yo. España soy yo. En fin, un detalle mas de los muchos que ratifica aquello de que el poder político corrompe, cuando menos, mentalmente. Alguien que -equivocadamente o no- basa toda su estrategia en realizar una consulta a los catalanes para que decidan su futuro considera que él es Cataluña, por lo que parece innecesaria tal consulta. Lo que él decida es lo que deciden los catalanes. Naturalmente, si alguien no piensa como el líder, no es catalán. La importancia de las palabras, de la construcción de las frases, de la lengua, no es baladí. Es una de las herramientas esenciales para conocer la concepción del mundo de quien las utiliza.
Descendamos a niveles mas prosaicos de la actualidad: usar el baño en la estación de Atocha costará 60 céntimos a partir de noviembre. Adif ha cedido la gestión de los aseos durante siete años a una empresa holandesa por 280.000 euros, y añade brillantemente la empresa pública: "el objetivo es mejorar la calidad del servicio a los usuarios". Se desmiente, pues, que pagar por usar los baños públicos tuviera como objetivo empeorar la calidad del servicio. Algo es algo. Una pregunta: ¿si -por usar la terminología cursi de Lasquetty- se externaliza la gestión de los baños públicos, por qué no se externaliza del todo y nos mandan a orinar a un descampado? Pagando, eso sí. Es mas, el Ayuntamiento también podría multarnos por hacerlo en la vía pública con lo que la recaudación sería doble. Menos déficit y se estimularía ese punto nostálgico de la infancia y la larga posguerra.
Y en esta montaña rusa informativa vayamos ahora con el expresidente Aznar, gloria nacional de los nacionales, mariachi de las Azores y azote de los que denuncian el calentamiento global, entre otras muchas virtudes. Información de Público.es: "El gran fiasco de las autopistas de peaje puestas en funcionamiento durante la segunda legislatura de José María Aznar puede acabar costando a los contribuyentes españoles cerca de seis mil millones de euros o, lo que es lo mismo, un billón de las antiguas pesetas". No está mal para "el mejor estadista español desde Carlos V", como creo que le calificó en uno de sus delirios Federico Jiménez Losantos.
Y añade el diario digital: "A día de hoy, esas empresas tienen créditos pendientes de pago por un importe superior a los 3.800 millones de euros, a los que hay que sumar otros 500 millones adeudados directamente a las constructoras y el sobrecoste de las expropiaciones sobre las que aún no se han pronunciado los tribunales. Además, José Luis Rodríguez Zapatero les proporcionó ayudas valoradas en 480 millones, que sólo sirvieron para prolongar la agonía." La generosidad de nuestros líderes con el dinero público, probablemente, no tiene parangón en el occidente cristiano. Saben que es gratis.
Pues bien, dentro de ese caos financiero que son las autopistas de peaje, destaca la M-50, un empeño más específico de Álvarez Cascos y Esperanza Aguirre, los Pimpinela de la gestión pública. La realización de los diversos tramos son ya un ejemplo del nepotismo ignorante: "Las obras costaron 400 millones de euros más de lo previsto; las expropiaciones van ya por los 2.300 millones, en vez de los 400 que se habían estimado, y el volumen de tráfico está un 30% por debajo de lo que decían las proyecciones oficiales". Naturalmente nadie está procesado por el despilfarro, es decir, que no ha hecho falta que interviniera el Tribunal Superior de Justicia de Valencia para lavarles la cara. ¡Es que ni siquiera ha dimitido alguien, ni antes, ni ahora! También es gratis equivocarse en todo siempre que el dinero no sea privado salvo que sea usted preferentista.
Y en esta feria no podía faltar la presencia femenina, y si ésta es un icono del superpijerío, mejor que mejor. Hablamos, naturalmente, de Ana Mato, nuestra festiva ministra de Sanidad que ayer estuvo sembrada en en el Congreso de los Diputados. Preguntada por enésima vez sobre el proyecto de Eurovegas y la exigencia de su promotor en modificar la ley Antitabaco, la señora Mato, responsable de la sanidad española, respondió: "que sería una perfecta insensatez e irresponsabilidad que el Gobierno rechazara proyectos generadores de riqueza económica para España". Claro que esa respuesta y nada es lo mismo. Ante la insistencia en saber si se va a modificar, o no, la prohibición de fumar, la ministra se remitió a lo dicho hace día en la Comisión de Sanidad: "la salud siempre será lo primero, pero sin olvidar lo importante que es la creación de empleo".¿Lo primero pero lo importante? Ministra, por favor, contenga su bipolaridad argumentativa. Pues no, no la contuvo. Instantes después informaba de que el Ejecutivo está abierto al diálogo y a estudiar "todas las propuestas que permitan la imprescindible creación de trabajo", aunque "preservando la salud de los ciudadanos".
Y aquí el comentarista se acuerda de lo que contó Manuel Vicent cuando, de niño, sus familiares le llevaron en Zaragoza a un espectáculo lírico. Cantaba en ese momento un barítono, Pacheco, cuando desde el gallinero se oyó una vigorosa voz que le gritó: "¡Pacheco, canta para uno menos que yo me voy!". Es exactamente lo que me gustaría gritarles a nuestros queridos dirigentes, exdirigentes y codirigentes: ¡decidan para un menos que yo me voy!

Hay 2 Comentarios

Pues no me parece tan desacertada esa comparación entre Carlos V y Aznar; al fin y al cabo, el buen rey llevó a Castilla a la ruina gracias a sus delirios imperiales.

Hola, amigos. La impresentable señora Mato sigue dando muestras de esa misma insensatez de la que habla. ¿Una ministra de sanidad, defendiendo el brinco de la ley antitabaco con el pretexto de la creación de empleo? Si los puestos de trabajo son lo más importante, ¿por qué los amigos de Aznar viven recortándolos y echando gente a la calle? ¿No será porque el Eurovegas le patrocinará en el futuro cuanta fiesta familiar organice la señora Mato, gratis y con equipos traídos de los Estados Unidos para mayor esplendor de sus jolgorios familiares?

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

Ángel Sánchez Harguindey

Ángel Sánchez Harguindey perteneció a la plantilla de El País desde su fundación en 1976. Fue jefe de la sección de Cultura, responsable del suplemento cultural Babelia, redactor jefe de El País Semanal, redactor jefe de la sección de Opinión y Adjunto a la Dirección.
Ha publicado el libro "Memorias de sobremesa. Conversaciones con Rafael Azcona y Manuel Vicent" (Editorial Aguilar)

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal