TV Blog de Harguindey

TV Blog de Harguindey

La televisión es la reina de la casa. Lo que se pretende en este espacio es comentar la actualidad televisiva más inmediata, los programas del día, desde cualquiera de los que se definen como “telebasura” a las retransmisiones deportivas, los espacios informativos, documentales, las películas o las series. Son los comentarios y recomendaciones de un telespectador común.

De Díaz Ferrán a Walt Disney

Por: | 20 de septiembre de 2013

Th

La de ayer fue una jornada intensa y contradictoria, en la que por encima de todo y de todos sobresalió una vez mas la mentira, si bien es verdad que ésta, la mentira, alcanza ya la consideración de una de las bellas artes, como antaño lo fuera el asesinato. Uno de los próceres mas distinguidos, Gerardo Díaz Ferrán (ver foto), que fuera presidente de la patronal, generoso donante del PP y gurú económico y social ("para salir de la crisis hay que trabajar mas y ganar menos", era una de sus extraordinarias recetas), se declaró insolvente para no hacer frente a las deudas contraidos con los acreedores del conglomerado empresarial de Viajes Marsans, que presidía. Ahora se ha sabido por un informe policial, que el gurú viajero poseía propiedades inmobiliarias por valor de 88 millones de euros, casi 15.000 millones de las antiguas pesetas. Díaz Ferrán lleva en la cárcel de Soto del Real desde el pasado 5 de diciembre lo que, en verdad, celebramos por lo justo de su internamiento y lo insólito del hecho.
En lo individual, ya tenemos un ejemplo de trilerismo financiero, mentiras y desfachatez. Veamos un ejemplo en un ámbito más amplio: "El directivo de Bankia Ildefonso Sánchez Barcoj, hombre fuerte de Miguel Blesa y después de Rodrigo Rato, desmintió hoy ante el juez Fernando Andreu la versión ofrecida por el ministro de Economía, Luis de Guindos, según la cual el Gobierno nunca pidió un nuevo plan de capitalización de Bankia distinto del que había aprobado ya el supervisor". Naturalmente, el alto ejecutivo eludió cualquier responsabilidad en la salida a bolsa de Bankia. Aquí y ahora nadie es culpable de nada. Todas las decisiones son del Espíritu Santo. A la salida de la declaración Sánchez Barcoj fue increpado, incluso zarandeado levemente, por un grupo de jubilados preferentistas -probablemente la mayor estafa de la historia de España- a los que las TDT de la caverna, con ese ingenio que les caracteriza, suelen llamar yayoflautas.
Lamentablemente para esas cadenas, el juez Andreu investigará al expresidente de Caja Madrid Miguel Blesa en la pieza separada que instruye sobre el diseño y lanzamiento de las participaciones preferentes, y con él a varios miembros del consejo de administración de la entidad en 2009. A saber: Gerardo Díaz Ferrán (tiene el síndrome Zelig, tiene que estar en todas las fotos) José Manuel Fernández Norniella, Gonzalo Martín Pascual, Rodolfo Benito, Jesús Pedroche y José María Arteta, todos distinguidos prohombres que nunca han hecho nada mal, que nunca han mentido y que, naturalmente poseen todos ellos una inteligencia superior.
Al estupendo Juan Benet le gustaba provocar de vez en cuando con la boutade de que querría ser ministro del Interior 24 horas para meter en la cárcel a Walt Disney y a Maurice Chevalier. Lo de Chevalier es comprensible, lo de Disney es mas complicado. Veamos, por ejemplo, su adaptación de La Cenicienta. Para Artur Mas está claro: la Cenicienta es Cataluña, España, la madrastra, y él, el príncipe que prueba de pie en pie el zapato de cristal. Bien. Pero de pronto -y esto Benet no lo pudo adivinar-, aparece en el cuento Esperanza Aguirre y su "hay que catalanizar a España". Se rompen los esquemas. ¿Dónde la colocamos en el relato? ¿Habrá influido en su declaración el hecho de que cobre como alta ejecutiva de una empresa catalana?, ¿lo dirá para llevar la contraria a Wert y su "hay que españolizar a los niños catalanes"? Todo es confuso. De Disney pasamos al Stevenson del Dr. Jekyll y Mr. Hide, autor al que, por supuesto, a Benet nunca se le ocurriría meter en la cárcel.
Si a todo esto le sumamos las inquietantes declaraciones de los empresarios de los grandes casinos enseñando sus patitas de lobos disfrazados de corderos por debajo de las puertas de la Generalitat y de la Comunidad de Madrid, volvemos al principio: la mentira como una de las bellas artes. En Cataluña Mas dice que seguirán en el euro caiga quien caiga y que el que diga lo contrario, es un agitador. En Madrid, González el privatizador con ático en Marbella, dice que Adelson tiene financiación de sobra por mas que J.P. Morgan y el Deutsche Bank digan que no. Ahora estamos, de golpe y porrazo, en Los tres cerditos. Esto es un sinvivir, un mal viaje.
Visto lo visto, quedaban dos opciones alternativas: ver en FOX Crime, quien tenga acceso al canal, naturalmente, los tres capítulos seguidos de la extraordinaria serie The Bridge, una historia policíaca norteamericana, adpatación libre de otra producida por Dinamarca y Suecia, rodada entre El Paso y Ciudad Juárez, con un protagonista mexicano y una alemana (¡aléjate de mi raíces históricas identitarias!). Lo mejor de todo, además de su excelente factura, guión e interpretación, es que al ser una historia ficticia, conceptos como el de verdad y mentira no tienen cabida. O, una segunda opción: apagar la televisión y tomarse un copazo a la salud de monseñor Reig Pla, obispo de Alcalá de Henares, e imaginárnoslo leyendo la amplia entrevista del Papa Francisco en la que lamenta la tradicional fijación eclesiástica sobre temas como la homosexualidad o el aborto.



Hay 4 Comentarios

¡Ah! Y el cierre: ¡VIVA LA III REPÚBLICA FEDERAL ESPAÑOLA!

Hola, amigos. Los ricos van al psiquiatra; los pobres leemos a los buenos periodilstas de opinión. Además del Quijote y el Mesías de Handel, Mozart y Bach, es de lo poquito que nos va quedando. Por eso también mis comentarios son cada vez más breves. Ángel lo dice muy bien. Sobre todo porque aunque levanta la bandada de codornices, no se le olvida disparar a una o dos nada más, como haría el buen cazador que era Miguel Delibes.
Pero yo le sigo disparando al tigre. ¡RAJOY, DIMISIÓN!

El artículo de Harguindey está muy bien enfocado. Pone al descubierto la gigantesca mentira que mueve a los grandes intereses del poder económico y financiero y el entramado que les sirve de fondo. En efecto. han convertido la realidad en un mero circo, repleto de actores que compiten con los personajes de W. Disney. Creen que los pueblos son tontos y borregos. Les espera una primavera europea, no la árabe, esta última manipulada por los poderes religiosos,

España es una mentira. Y la mentira más de moda es la independencia, lamentable: http://xurl.es/9ik46

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

Ángel Sánchez Harguindey

Ángel Sánchez Harguindey perteneció a la plantilla de El País desde su fundación en 1976. Fue jefe de la sección de Cultura, responsable del suplemento cultural Babelia, redactor jefe de El País Semanal, redactor jefe de la sección de Opinión y Adjunto a la Dirección.
Ha publicado el libro "Memorias de sobremesa. Conversaciones con Rafael Azcona y Manuel Vicent" (Editorial Aguilar)

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal