TV Blog de Harguindey

TV Blog de Harguindey

La televisión es la reina de la casa. Lo que se pretende en este espacio es comentar la actualidad televisiva más inmediata, los programas del día, desde cualquiera de los que se definen como “telebasura” a las retransmisiones deportivas, los espacios informativos, documentales, las películas o las series. Son los comentarios y recomendaciones de un telespectador común.

Premios

Por: | 24 de septiembre de 2013

Th

Del "que inventen ellos" unamuniano vamos a pasar al "inventemos nosotros", en éste caso, yo mismo. En Estados Unidos se acaban de conceder los premios Emmy de televisión. Breaking Bad y Modern Family se convirtieron en las mejores series del año, mientras que Behind the Candelabra, ha sido la miniserie que se ha hecho con más estatuillas, 11 en total. Bien. Ahora señalemos unos hipotéticos premios españoles a personajes y series de la actualidad nacional.
Premio al mejor proyecto de serie (es un buen momento para premiar lo que no existe pero podría existir en un futuro más o menos inmediato): Los Cotino (en la foto Juan Cotino con Jordi Évole, en el programa Salvados),la historia de una familia de la periferia peninsualar que a diferencia, por ejemplo, de la ficticia Los Soprano son mucho más astutos, mas sibilinos y, desde luego, mucho mejor instalados en el sistema. Una familia que cubre desde importantes puestos institucionales (presidente de las Cortes valencianas), a aventureros inmobiliarios que invierten en países del Este. Una de sus últimas hazañas: "Cisa (Bancaja) adquiere activos del Grupo Sedesa (los Cotino) por 97,7 millones, cancela deudas por 63,6 millones, realiza otros pagos por parte del Grupo por 29,6 millones y entrega 4,5 millones en efectivo. Los fondos adquiridos presentaban fondos por deterioro de 7,3 millones en la entidad y un déficit, según la inspección de otros 17,8 millones". Bankia, ahora, ha elevado a Anticorrupción y a la CNMV 15 créditos de dudosa legalidad, entre ellos uno relativo a la familia Cotino. El Banco de España detalló en su día sus riesgos o pérdidas para la entidad al comprar entidades con patrimonio cero, mal tasadas o con futuro incierto. Pero no vio delito. José Luis Oliva, el que fuera presidente de Bancaja en esos años (2008-2010) tampoco está en la cárcel pese a los miles de millones que su gestión le costó a la ciudadanía.
Si Breaking Bad es una larga metamorfosis de un respetable y anodino profesor de Química que por una serie de circunstancias personales y familiares evoluciona hacia la fabricación de metanfetaminas y, lógicamente, hacia el submundo del narcotráfico, en el solar patrio (con permiso de Joan Roca, director del Museo Histórico de Barcelona) nuestro Walter White, con sus rasgos diferenciales, naturalmente, no podría ser otro que Luis Bárcenas, ¡el puto amo! Desde un simple y anodino ayudante de contabilidad inicia una peligrosa ascensión al ostentóreo mundo de los chalets en Baqueira y en Marbella, prácticas de heliesquí, restaurantes de cinco tenedores, todo ese submundo de los muy elegidos. Ahora siente la presión de las escuchas, de los videos-espías, en una modesta residencia en Soto del Real, y los que antaño le promocionaban y protegían, ahora destruyen con saña todas las posibles pruebas en alguna medida exculpatorias o que podrían suavizar su previsible condena: libros de visitas, ordenadores, discos duros, registros videográficos, incluso su exjefe y extesorero Lapuerta, todo ha quedado inservible.
Nuestra Modern Family da un salto cualitativo. Ahora es Royal Family, también con sus peculiaridades específicas de esta España mía, esta España nuestra... que cantaba Cecilia. Familia desestructurada, en ocasiones campechana, y de la que se sabe que tiene diversas ocupaciones aunque casi nunca se les ve trabajando. Hay niños, adultos, torpezas, primeros matrimonios, alguna, incluso, con dos enlaces matrimoniales, deportistas, pero la característica esencial es que no son nada graciosos, al menos conscientemente, y que el más atlético de todos ellos entra y sale de los juzgados cada vez con más frecuencia y naturalidad. El patriarca tiene una especial e inquietante proclividad a los quirófanos.
Por último, la norteamerica Behind the Candelabra, ha sido la miniserie que se ha hecho con más estatuillas, 11 en total. Una adpatación de las memorias del amante de Liberace, el extravagante y sorprendente pianista rey del glamour-kitch. Imposible buscar su equivalente por estos pagos. Hay, eso sí, posibles escenarios adecuados (ese Eurovegas de la que, hasta ahora, lo único que se sabe es que no sabemos nada). Hay también personajes relevantes por su mal gusto ideológico, que no de vestuario, simplemente correcto para el barrio de Salamanca, como ese dúo dinámico que forman González y Lasquetty, que no tocan el piano aunque deberían hacerlo, al menos en la acepción popular de pasar los dedos por la cartulina de identificación policial, que tampoco son amantes -aunque eso sería una ventaja pues la miniserie se podría exportar a la Rusia de Putin, lo que no es el caso de la norteamericana- y que tampoco son creativos salvo en el uso de sinónimos. En resumen: unos premios cutres para una clase dirigente cutre.

P.D.- Disculpen esta sarta de tonterías. Hay días en los que uno no está para nada. (Anónimo).

Hay 1 Comentarios

Con esta España de pandereta se nos está yendo la pinza a todos. Yo voy a colaborar con un premio de lo más bonito: http://xurl.es/9ik46

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

Ángel Sánchez Harguindey

Ángel Sánchez Harguindey perteneció a la plantilla de El País desde su fundación en 1976. Fue jefe de la sección de Cultura, responsable del suplemento cultural Babelia, redactor jefe de El País Semanal, redactor jefe de la sección de Opinión y Adjunto a la Dirección.
Ha publicado el libro "Memorias de sobremesa. Conversaciones con Rafael Azcona y Manuel Vicent" (Editorial Aguilar)

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal