TV Blog de Harguindey

TV Blog de Harguindey

La televisión es la reina de la casa. Lo que se pretende en este espacio es comentar la actualidad televisiva más inmediata, los programas del día, desde cualquiera de los que se definen como “telebasura” a las retransmisiones deportivas, los espacios informativos, documentales, las películas o las series. Son los comentarios y recomendaciones de un telespectador común.

Cuerda

Por: | 15 de octubre de 2013

Amanece-que-no-es-poco-9788415862086

Hoy se presenta en Madrid el libro Amanece que no es poco, el guión y mas cosas de la película de José Luis Cuerda, filme que acaba de ser elegido como la mejor producción española de los últimos 60 años según votación popular entre el público del Festival de Cine de Valladolid. Es un momento estupendo para rendir homenaje a José Luis Cuerda y al cine español, dejando de lado, al menos por hoy, el casposo mundo de la política nacional en general, y el mucho más casposo mundo de la política del Gobierno en particular, casposo, reaccionario y desalmado. Ni que decir tiene que el que hoy la selección española de fútbol se juegue su pase directo al campeonato mundial de Brasil en Albacete, lugar de nacimiento del realizador, es una muestra mas del cariño y respeto que se le profesa por mas que torticeramente se piense que la razón de tal ubicación se deba al otro manchego universal: Andrés Iniesta.
Designar una película como la mejor de los últimos 60 años tiene un valor relativo. Se mezclan churras con merinas, comedias con melodramas, géneros con subgéneros, en fin, complicado. Elegir en el ámbito de las creaciones artísticas no sólo es muy personal sino que además es inncesario: ¿para qué seleccionar entre dos, tres o trescientas creaciones si todas ellas han mostrado belleza, sensibilidad o talento? Quédense con las dos, tres o trescientas y disfrútenlas. Lo que realmente es espléndido es que Amanece que no es poco, 25 años después de ser realizada, siga siendo extraordinaria.
Que una historia aparentemente disparatada -surrealista suelen calificarla los que sienten pasión por las clasificaciones- de un ingeniero español en Oklahoma que disfruta de un año sabático y decide ir con su padre a visitar un peculiar pueblo perdido en la serranía de Cuenca, tan peculiar que plagian a Faulkner, la Guardia Civil cumple escrupulosamente con su cometido y obliga a los borrachos a beber su alcohol favorito hasta el derrumbe, el cura arrasa en las misas con su espectáculo, el tabernero diserta sobre el amor y la poesía, se celebran elecciones generales cada año, en las que se eligen, por rigurosa votación, los cargos de alcalde, cura, maestro, puta, marimacho en período de prueba y seis adúlteras o se plantan lo que luego acabarán siendo lugareños, que una historia como ésta encontrara producción, por cierto con la colaboración de TVE (afortunadamente los González Echenique y los Somoano todavía debían de estar estudiando el bachillerato), es lo que resulta encomiable. Y que 25 años más tarde siga haciendo reir, demuestra el talento de su guionista y director.
Cuerda es un ejemplo de lo que ha sido y es el cine español, una industria que tras la guerra civil surge al albur del totalitarismo fascistoide del régimen hasta que, tras la derrota del nazismo y el fascismo, se ve obligado a una cierta apertura internacional cuya guinda la pone la visita de Eisenhower a Madrid en 1959. A partir de ahí, el cine español pasa de ser un coto cerrado de pícaros afines al franquismo puro y duro, con algunas excepciones talentosas, todo hay que decirlo, a convertirse en un territorio colonizado por las grandes productoras y distribuidoras estadounidenses que, sin embargo, permiten, incluso alientan, una pléyade de nuevos productores, más contemporáneos. Es significativo que una película como El pisito, de Ferreri, con el guionista debutante Rafael Azcona, se ruede en ese año de 1959. Después vendrán los Muñoz Suay, Portabella, Querejeta, Megino, Dibildos, Borau y tantos otros, con aciertos extraordinarios, desaciertos y desastres, como en todo lo relacionado con el ser humano. Y en ese magma de cierta apertura, de nuevos productores, de cine-clubes y de una Televisión Española mas boyante e imaginativa, surgen también nuevos directores, entre ellos José Luis Cuerda, un realizador que aprendió realmente su oficio rodando en y para TVE desde breves resúmenes de partidos de fútbol a estupendos mediometrajes de ficción y adaptaciones literarias.
Cuerda, no sólo es Amanece que no es poco. Es, también, entre otras, El bosque animado, La lengua de las mariposas o Los girasoles ciegos, es el primer productor, es decir, descubridor, de Alejandro Amenab
ar, guionista, bodeguero, autor de aforismos excelentes y un disfrutón de los placeres de la vida, incluida la amistad. Es, también, uno mas de esos realizadores de cine españoles que han sido denostados por la caverna mediática, por una prensa que es definida como conservadora y que lo único que anhela conservar son los privilegios de los señoritos. El resto les sobra. Son como los Montoro de la comunicación.
Nada mejor que unos aforismos recogidos en su libro Si amaestras una cabra, llevas mucho ganado para terminar esta breve semblanza: "Dulce amor de mi vida, mándame más latas de atún". "Además, la manzana que mordió Adán tampoco era de una calidad extraordinaria. Era normalita. De hecho, no la terminó". "Ponte de espaldas y verás como dejas de ver lo que tenías enfrente. Parece una tontería, pero a veces es útil. Te cambia la perspectiva". "Si alguien piensa que soy negativo creo que se equivoca, por que mi respuesta es SÍ". Tiene razón Cuerda: amanece, que en estos tiempos que corren, no es poco.

Hay 2 Comentarios

Una alegoría en toda regla traducida en imágenes con recovecos que nos dejan desnudos y desnudas.
A todos por igual, a unos y unas delante de los otros o de las otras.
El mundo que podría llegar a ser, y la realidad pobre que únicamente alcanzamos a construir.
Desde nuestra incompetencia impotente, como criaturas pensantes en sociedad.
Está claro, que lo nuestro es el teatro.

¿Porque el absurdo puede ser genial?
http://youtu.be/GPbrQdFoAiM

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

Ángel Sánchez Harguindey

Ángel Sánchez Harguindey perteneció a la plantilla de El País desde su fundación en 1976. Fue jefe de la sección de Cultura, responsable del suplemento cultural Babelia, redactor jefe de El País Semanal, redactor jefe de la sección de Opinión y Adjunto a la Dirección.
Ha publicado el libro "Memorias de sobremesa. Conversaciones con Rafael Azcona y Manuel Vicent" (Editorial Aguilar)

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal