TV Blog de Harguindey

TV Blog de Harguindey

La televisión es la reina de la casa. Lo que se pretende en este espacio es comentar la actualidad televisiva más inmediata, los programas del día, desde cualquiera de los que se definen como “telebasura” a las retransmisiones deportivas, los espacios informativos, documentales, las películas o las series. Son los comentarios y recomendaciones de un telespectador común.

Como vaca sin cencerro

Por: | 07 de octubre de 2013

1380969390_001530_1380974600_noticia_normal

En El País de ayer, domingo, se podía leer: "Por muy mal que estén los populares, por adversos que sean los datos económicos, por duros que sean recortes como el de las pensiones y el del sueldo de los funcionarios y por notables que sean los escándalos que le afectan, al PP siempre le quedará que el PSOE de Alfredo Pérez Rubalcaba no logra remontar y recoger ese malestar ciudadano". Que casi dos años después de la gestión del Gobierno del PP más implacable con los débiles, el PSOE se mantenga en una intención de voto similar al de las últimas elecciones generales (un 29%) y el PP le saque un poco mas de 5 puntos (un 34,1%) es desalentador. Pero que los socialistas no se hayan planteado aún un cambio radical en su labor opositora y en su cúpula directiva, es mucho mas incomprensible.
Se alegará que un partido político no puede actuar en función de las encuestas pero eso no es cierto. Actúan con frecuencia en función de las prioridades o tendencias ciudadanas y, de momento, las encuestas son las únicas herramientas útiles. Algo falla en el socialismo español y lo más preocupante es la falta de preocupación que muestran sus dirigentes. Justa o injustamente, la ciudadanía no aprecia a Pérez Rubalcaba, y si es cierto, como parece, que la torpe política del PP respecto a Cataluña está incrementando el auge del independentismo, no es menos cierto que la confortable pasividad de la cúpula socialista está incrementando el abstencionismo.
Los electores no nos merecemos la incapacidad de la oposición para rentabilizar el hastío general. Que los populares hayan destruido los escasos restos del Estado del bienestar (un simple dato: el ministerio de Sanidad en los próximos presupuestos ha reducido en un 45% las ayudas a la dependencia), que se hayan mostrado como una casta corrupta e intolerante (Bárcenas, Gallardón, etcétera) o que traten continuamente de engañar con sus sinónimos ferolíticos o sus burdas manipulaciones de la realidad, entra dentro del esquema de un partido neoliberal, es decir, de derechas de toda la vida. Pero que un partido socialdemócrata, con una ya larga tradición gubernamental, permita que en su seno se produzcan escándalos como el de los ERE, justifique la fuga hacia adelante de Griñán con su precipitado aforamiento o contrate agencias de Mortadelos y Filemones para espiar a la competencia sin ser capaz de arañar unos votos a la derecha más reaccionaria, es una oraganización política que ha perdido el norte, que deambula por la vida política "como vaca sin cencerro", en homenaje al Almodóvar más manchego.
Gay de Liébana, en La Sexta Noche del pasado sábado, dejó muy claro que los presupuestos presentados por el incompetente Montoro no eran los de la recuperación sino los de mayores recortes, mas dolor y menos poder adquisitivo para los mas débiles. A las pocas horas de que el economista explicara con datos todo esto, la ministra rociera Fátima Báñez volvía a afirmar -esta vez en Toledo (ver foto tipo Siempre es domingo)- que las pensiones "van a subir todos los años y nunca ningún gobierno de ningún color va a poder congelarlas". La duda es saber si es idiota o piensa que los idiotas somos los demas. Lo de subir el 0,25% cuando el IPC subirá un 1,5% y los productos básicos de alimentación mucho mas, es algo que ya no merece la pena repetir. Como diría el gran Vázquez Montalbán, "de eso se habla ya hasta en las peluquerías". Que esta distinguida señora insista una y otra vez en semejante estupidez da cumplida cuenta de su coeficiente mental y el del que la nombró ministra.
Nada tiene que ver Báñez con el listo Arias Cañete que no sólo se sacó de la manga una Ley de Costas que favorece a los constructores sino que, además, su departamento de Medio Ambiente acaba de premiar un chiringuito de hormigón de 150 metros cuadrados edificado en la misma arena de la playa de Matalascañas (un enclave encajonado en el interior del parque nacional de Doñana), construido sin licencia de obras, denunciado por el Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil y cuyo propietario está imputado por una juez de la Palma del Condado. Pues bien, los 4.000 euros del premio ministerial, convocado a través de la Fundación Biodiversidad, se le conceden para "reconocer la puesta en marcha de actividades económicas respetuosas con el medio ambiente y que contribuyen a la protección del litoral". Cañete: eres un crack, sin menospreciar, naturalmente, a la consejería andaluza de Turismo que concedió una subvención de 85.476,61 euros a la empresa para la construcción del local.

P.D.- Una pregunta de doble o nada: Si, como adelantó en su momento el diario Público, la consejería de Agricultura de Castilla-La Mancha ofreció una dispensa de hora y media, sin descuento en sus nóminas, a los funcionarios que asistieron el viernes a la misa en la catedral de San Juan de los Reyes para celebrar a San Francisco de Asís, ¿qué dispensa recibirían los piadosos funcionarios si decidieran apuntarse al "tren de la esperanza", el que lleva a los discapacitados y enfermos a Lourdes?, ¿cobrarían una paga extra?


Hay 3 Comentarios

Señor Bofer: si con ese "Uno que había dejó de hacerlo ... ¿también por cobardía?" se refiere usted, como supongo, al gran Izquierdo, cae usted en la mayor de las injusticias. José María Izquierdo, con su simpar José K., continúa denunciando esta calamitosa situación a través del periódico, y a él personalmente se le puede escuchar en la SER. Otra cosa es que decidiera cerrar su Ojo Izquierdo (para nuestra infinita tristeza) por motivos que no son de nuestra incumbencia (muy duro debió ser su trabajo en el blog a esas intempestivas horas), pero que sigue en la brecha y la lucha, ahí está.
.
Señor Harguindey, cada día es más ilusionante leerle (la fotito de hoy es tan tierna...) y más escalofriantes las denuncias que realiza de forma tan magistral. No obstante, cada día que pasa, el silencio y la pasividad ciudadana me reafirman en que cada país tiene lo que busca y se merece. Y en esas estamos. Tristemente, claro.

Como dice el anterior comentaro de Bofer, menos mal que le tenemos a usted Sr Harguindey! Le agradezco muchísimo que denuncie cada día todas las tropelías y desvergüenzas de nuestros gobernantes. Lástima que la oposición esté desaparecida, no sé a qué se dedican, la verdad.

Sr. Sánchez Harguindey.
Menos mal que todavía queda Vd. en este diario para denunciar todas las marrullerías, tanto de los PP., como de los PSOE.
Hacen falta políticos en nuestro país con personalidad, mucha vergüenza y capacidad política ya que los actuales no llegan ni a los carcañales de cualquiera de los ciudadanos.
Todos los españoles, incluso los que quieren excluirse, nos merecen mucho respeto.
Solo tenemos líderes para el hartazgo y el enriquecimiento.
Gracias por sus constantes denuncias.
Pero recuerde aquellas palabras bíblicas de "Yo soy la voz del que clama en el desierto"
Ojalá haya algún colega más que haga unión con sus ideas. Uno que había dejó de hacerlo. ¿Será también por cobardía?
A su disposición.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

Ángel Sánchez Harguindey

Ángel Sánchez Harguindey perteneció a la plantilla de El País desde su fundación en 1976. Fue jefe de la sección de Cultura, responsable del suplemento cultural Babelia, redactor jefe de El País Semanal, redactor jefe de la sección de Opinión y Adjunto a la Dirección.
Ha publicado el libro "Memorias de sobremesa. Conversaciones con Rafael Azcona y Manuel Vicent" (Editorial Aguilar)

Archivo

septiembre 2021

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      

Archivos

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal