TV Blog de Harguindey

TV Blog de Harguindey

La televisión es la reina de la casa. Lo que se pretende en este espacio es comentar la actualidad televisiva más inmediata, los programas del día, desde cualquiera de los que se definen como “telebasura” a las retransmisiones deportivas, los espacios informativos, documentales, las películas o las series. Son los comentarios y recomendaciones de un telespectador común.

Sobre el autor

Ángel Sánchez Harguindey

Ángel Sánchez Harguindey perteneció a la plantilla de El País desde su fundación en 1976. Fue jefe de la sección de Cultura, responsable del suplemento cultural Babelia, redactor jefe de El País Semanal, redactor jefe de la sección de Opinión y Adjunto a la Dirección.
Ha publicado el libro "Memorias de sobremesa. Conversaciones con Rafael Azcona y Manuel Vicent" (Editorial Aguilar)

Archivo

septiembre 2021

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      

Archivos

Sacar pecho en Tokio

Por: | 03 de octubre de 2013

1380735100_491428_57778300_fotograma_2

"En la Champions, cara y cruz de los equipos españoles", comentaban en los informativos. Igual que en la sociedad española. La cara la pone el Gobierno y la cruz, la ciudadanía. Si el segundo gol de los cuatro que consiguió el Madrid fue, probablemente, una obra de arte (taconazo de Benzema, rabona de Di María y cabezazo de Cristiano), las palabras del habitualmente callado Mariano Rajoy en Tokio fueron, nuevamente, un canto al cinismo.
Poco mas se puede añadir a los partidos de fútbol de ayer. Ganó el Madrid, perdió la Real Sociedad, es decir, unos resultados lógicos en un deporte en lo que no siempre la lógica manda. En cambio del presidente y su actitud en Japón sí se puede profundizar algo. Hay una frase significativa en sus palabras ante los empresarios nipones: "Tras las reformas recientemente acordadas, los costes laborales unitarios en España se comportan mucho mejor que en otros países de la Unión Europea. Así lo están empezando a reconocer los inversores internacionales interesados en el mercado español, con decisiones que muestran una valoración muy positiva de la reforma laboral de 2012". Dicho de otra manera: inviertan en España que gracias a la reforma laboral hemos dejado los salarios al nivel del tercer mundo, con una mayoría de contratos temporales, incluso por horas, algo que nos distingue del resto de los países desarrollados.
Según datos recabados por los socialistas, desde que Rajoy llegó a la Moncloa, el número de parados aumentó en un millón mas de los que había y los sueldos han bajado 1.104 euros al año de media por cada trabajador. Claro que la cruz es que a consecuencia de las bajadas de sueldos y el mantenimiento del paro, las rentas de las familias se hunden hasta el nivel de 2005, segun los datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística. Añádanle las facilidades y comodidades para los despidos y tienen todo lo que desean los empresarios y la derecha de mirada corta para invertir. Es una peculiar forma de sacar pecho.
Y en ese retroceso en el tiempo (ocho años las rentas familiares y 25 años las inversiones públicas) nos encontramos con dos sectores que, sin embargo, están muy satisfechos: los militares y la Iglesia. De los banqueros no merece la pena hablar, hace tiempo que descorchan champán. Un par de datos: presupuesto del ministerio de Defensa para 2014: 5.654,45 millones de euros, una cifra que se entiende mejor si la comparamos, por ejemplo, con el presupuesto de Cultura: 716,49 millones de euros, es decir, aproximadamente la octava parte de los cañones. Si nos dejáramos llevar por las cifras, la impresión es que somos un país en guerra que tiene que destinar la mayor parte de sus recursos a defendernos de alguna malvada coalición internacional, la judeo-masónica, por ejemplo, ya puestos a retroceder. Pero no, la diferencia radica en que Defensa arrastra una deuda enorme por las decisiones del tandem Eduardo Serra-Pedro Morenés, sus responsables hace años y, el último, su actual responsable.
Bien, ya tenemos a dos sectores contentos, la banca y el Ejército y como todo el mundo sabe, no hay dos sin tres: "El Estado abonará 13,2 millones de euros mensuales a la Iglesia Católica durante 2014 (158,4 millones de euros anuales) como anticipo del dinero que previsiblemente le entregarán los contribuyentes que marquen la casilla de la Iglesia del IRPF por la que otorgan el 0,7% a la institución". Grandioso. Lo adelantan como anticipo y si no se alcanza esa cifra con la casilla de la declaración de la renta, no hay problema: ya está institucionalizado el "Santa Rita, Rita, lo que se da no se quita". Se lo quedan igualmente. Una propuesta: ya que el Gobierno se muestra tan generoso con la jerarquía eclesiástica con el dinero de todos, proponemos que a partir de ya mismo cada vez que nuestro registrador de la propiedad favorito tenga que asistir a un oficio religioso católico entre en el templo bajo palio. ¡Qué menos! Además encajaría espléndidamente con esa tendencia progresiva a ver la luz al final del túnel del tiempo.
Y ya que hemos comenzado hablando de fútbol, no podemos dejar pasar la oportunidad de dar nuestra alineación de la selección de los "nacionales": Portero, Bárcenas (lo atrapa todo). Defensas, Naseiro, Sanchís y Lapuerta. En la media, Ignacio González y Lasquetty. Delanteros, Carlos Fabra, Mariano Rajoy, José María Aznar, Eduardo Zaplana y Berlusconi (después del numerazo de ayer con la moción de confianza al Gobierno de Letta ha pedido la nacionalidad española).

P.D.- La mejor noticia del día, sin duda minoritaria pero excelente, es que hoy, jueves, comienza la tercera temporada de Homeland (Fox). Ya podemos deleitarnos con esa ficción tan real en la que nada ni nadie es lo que parece.

Áticos y pensiones

Por: | 02 de octubre de 2013

1380615733_614059_1380618045_noticia_normal

En 1992, el Tribunal Supremo anuló las pruebas que contenían unas cintas grabadas con conversaciones telefónicas entre Salvador Palop, concejal del PP en el Ayuntamiento de Valencia vinculado al llamado "clan de Valladolid", el grupo de jóvenes cachorros que rodeaban al ínclito José María Aznar, con varios dirigentes populares, entre ellos el tesorero del partido, Rosendo Naseiro, y un ambicioso presidente del PP de Alicante y alcalde Benidorm, el no menos ínclito Eduardo Zaplana. Las conversaciones eran ejemplares en esa interrelación entre pelotazos urbanísticos y comisiones a los caciques políticos del lugar. Incluso Zaplana detallaba el coche que se iba a comprar si todo salía bien.
Se archivó todo el asunto porque el juez Manglano había autorizado los pinchazos telefónicos por un asunto de narcotráfico relacionado con Rafael Palop, hermano del concejal, y no para investigar las corruptelas de la financiación ilegal de un partido. Bien. Ahora, el ministerio de Hacienda propone dar el carpetazo a los sobres de Bárcenas porque o bien ya han prescrito los delitos o no alcanzan tal condición al ser cantidades menores a los 120.000 euros. Como se dijo en Al rojo vivo, fue el presidente Aznar el que modificó en 2003, poco antes de abandonar el poder, la cantidad mínima para que el defraudador sea considerado un delincuente. El suegro de Agag no da puntada sin hilo. Por cierto, en aquel "clan de Valladolid" también estaban Miguel Ángel Rodríguez, Ana Mato, Jesús Sepúlveda, Miguel Ángel Cortés, Carlos Aragonés y un relativamente amplio etcétera que, curiosamente, han pasado en su mayoría por diferentes imputaciones judiciales.
Años más tarde, a la festiva Ana Mato le dió carpetazo el juez Pedreira en una posible imputación al haber aceptado regalos de la trama Gürtel. ¿La razón?: que ya había prescrito. La pregunta del millón, o exactamente, del millón trescientos mil euros que es lo que parece ser que costó el ático de Marbella al afamado Ignacio González, es: ¿cuándo prescribirá el que, como apunta la fiscalía anticorrupción, dicho ático fue en realidad un regalo de Enrique Cerezo, cuyas empresas recibieron sustanciosos contratos de la Comunidad de Madrid y de Telemadrid? González afirmó en su día haber comprado el ático. Fue un caso muy curioso porque inicialmente se pensó que era un regalo de la trama Gürtel, a tenor de las primeras pesquisas de la policía. Poco después el ministerio del Interior aseguró que González había sido sometido a una investigación ilegal por parte de los agentes y expedientó al comisario de Marbella, responsable de la misma. Ahora es la fiscalía la que ha remitido al correspondiente juez el informe en el que se señala al presidente del Atlético de Madrid como pagador del lujoso ático del prócer madrileño, delfín de la inolvidable Esperanza Aguirre. Visto lo visto, en Génova 13 ya están pensando en colocar un gran cartel en su fachada: "Todo por la prescripción" que, naturalmente, esta vez sí pagarían en blanco.
Pese a ello, uno de los grandes momentos del día fue cuando la ministra Fátima Báñez presentó en el Congreso su defensa de la reforma de las pensiones. Hay ministros y ministras que con el paso de los meses se comprende mejor por qué están donde están. En el caso de Báñez parece que son pocas las dudas: es una leal servidora de su señorito el registrador. Discreta, leal, sin la menor inciativa propia, acepta y acata todas las ocurrencias del equipo económico siempre y cuando las bendiga el presidente. Es una de las empleadas-modelo. No es que tenga un perfil bajo, es que no tiene perfil. Desde que invocó a la virgen del Rocío para conseguir la creación de empleo, no se le ha vuelto a escuchar nada propio. Ayer apechugó con la defensa de una reforma que condena indefectiblemente al empobrecimiento de más de siete millones de pensionistas. Lo sabe ella, lo sabe el Gobierno y lo sabe la ciudadanía. Pues en el Congreso, la ministra tuvo a bien decirnos a todos que las pensiones subirían todo los años dando a entender que nunca habían estado mejor. Un 0,25% de subida frente al previsible 1,5% de aumento del IPC, pero si nos fijamos en los precios de los productos básicos, la cosa cambia. Según el informe anual de la Organización de Consumidores y Usuarios "las patatas han subido un 44% de media, el aceite de oliva un 33%, las peras conferencia un 57%, las rodajas de salmón un 24%, los pimientos verdes y las manzanas golden un 22% y un 20% respectivamente". Como diría la Pantoja: "Háblame del mar, marinero".
La ministra también apuntó el dato de que tuvieron que meter la mano en la caja del Fondo de Reserva de la Seguridad Social (llevan 24.000 millones de euros durante el periodo de austeridad y rigor de Rajoy, aunque para los informativos de TVE lo destacable es que aún quedan 59.000 millones en la caja, es decir, que se puede meter la mano cuatro o cinco años mas). Un día en el que, como dijo el clásico, a los palacios subí y a las chozas bajé. De un ático con jacuzzi a una pensión sin pimientos verdes.

De la austeridad y otras zarandajas

Por: | 01 de octubre de 2013

1380536970_812587_1380564812_noticia_fotograma

"No vamos a subir impuestos en España, vamos a cambiar la ponderación de los mismos para favorecer el crecimiento y, sobre todo, la creación de empleo", afirmó ayer el ministro Cristóbal Montoro. Titular de El País del mismo día: "La carga fiscal toca el máximo en 2014 con los presupuestos". Y añade: "La carga fiscal nunca había sido tan alta en, al menos, dos décadas. Los tipos marginales de los principales impuestos no han dejado de escalar. El Gobierno de Mariano Rajoy ha impulsado desde 2012 la mayor subida tributaria de la historia reciente para tratar de contener el desequilibrio de las cuentas públicas. Ha tocado al alza todos los tributos y aún así la recaudación da signos de estar encallada en un banco de arena".  Naturalmente, ya se encargaron de decir los genoveses que en 2015 bajarán los impuestos, y puede ser que lo hagan en vísperas de las elecciones para, inmediatamente después, seguir los dictados de los bancos alemanes.
Y mientras Mariano sacaba pecho en Kazajistán (que buen sitio para quedarte allí 20 o 30 años, registrador), Cañete dejaba constancia de que el comer yogures caducados afecta seriamente al riego mental. En una entrevista radiofónica arremetía contra dos exministras que trabajaban en la ONU sin tener estudios a modo de peculiar defensa de su hija, economista de Estado, a la que la contestación en las redes ante un posible nuevo y superior destino hace peligrar el nombramiento. Es el amor de padre. Se puede incendiar media España, inundarse la otra media que el ministro del ramo no aparecerá, ahora bien, si tocan a la niña, entonces: !ahí te espero, marinero! Lástima que el amor es ciego: las dos exministras son licenciadas universitarias.
Pero volvamos a los presupuestos del rigor y la austeridad de Montoro, el mismo personaje que sigue cobrando un plus del Congreso de los Diputados de 1.800 euros al mes para alojamiento y manutención cuando tiene varios pisos en la ciudad y es ministro de Hacienda. Este individuo que amnistió a los defraudadores, que modificó las previsiones macroeconómicas tres veces en un año, que le sacaron los colores en Bruselas por sus trucos presupuestarios ahora dice que el recorte de las pensiones apenas se va a notar porque los precios van a subir muy poco. De momento lo que sí se sabe es lo que van a subir las pensiones: 0,25%, un éxito más de aquel comité de expertos que trabajaba en su inmensa mayoría para entidas financieras y aseguradoras. ¿Y los precios?, desde luego en torno al 1,5% aunque, probablemente, el caviar, las trufas, los bolsos de Gucci y el whisky de 20 años apenas alteren sus precios. Algo es algo.
Lo que queda claro en estos presupuestos es que lo son de la coherencia. Pierden poder adquisitivo los pensionistas al mismo tiempo que el presupuesto de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad para 2014 es de 1.907 millones de euros, un 35,6% menos que el año anterior. Es la mayor caída de todos los departamentos. ¿Para qué quieren estar sanos y atendidos estos seres improductivos si no van a poder consumir otra cosa que unas patatas con patatas? Hay algo evidente mal que le pese a Adolfo Domínguez: la arruga ya no es bella. Otra cosa distinta es que sea usted miembro distinguido de un partido. Esa partida para las formaciones políticas aumentó en 20 millones de euros, lo suficiente para comprar discos duros o pagar algunas mariscadas a sindicalistas de pro o exalcaldes imputados. Alegan que hay mas gastos por las elecciones europeas. Aquí alegamos que si cada vez que hay más gastos se aprueban mas subvenciones, ¿dónde está el rigor y la austeridad? También es verdad que al ser elecciones europeas hay menos posibilidades de pillar donaciones empresariales. Lo próximo es bello y eso lo saben muy bien, por ejemplo, en la concesión de recogida de basura en Toledo. Es mas, desde aquí proponemos un extra para el Partido Popular puesto que todo parece indicar que las secretarias de las plantas nobles y los jefes de seguridad, ademas de algunos exsecretarios generales, padecen una notable falta de memoria: no se acuerdan de nada lo relacionado con el caso Bárcenas. Con ese extra pueden comprar unas partidas importantes de Ritalin o Adderall, que son estimulantes para el déficit de atención, aunque con el nuevo informe de Hacienda señalando que los supuestos pagos en B a los dirigentes del Partido Popular no suponen delito fiscal alguno, bien porque ya han prescrito o bien porque los mas recientes no superan los 120.000 euros, es probable que algunos comiencen a recuperar el pasado.

P.D.- Desde esta humilde tribuna proponemos al PP para el próximo premio Príncipe de Asturias de la Concordia por sus continuados y apasionados desvelos por favorecer la cultura subsahariana, pagando parte de las obras de reestructuración de la sede y los sobresueldos de sus prebostes en negro.




El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal