TV Blog de Harguindey

TV Blog de Harguindey

La televisión es la reina de la casa. Lo que se pretende en este espacio es comentar la actualidad televisiva más inmediata, los programas del día, desde cualquiera de los que se definen como “telebasura” a las retransmisiones deportivas, los espacios informativos, documentales, las películas o las series. Son los comentarios y recomendaciones de un telespectador común.

De la austeridad y otras zarandajas

Por: | 01 de octubre de 2013

1380536970_812587_1380564812_noticia_fotograma

"No vamos a subir impuestos en España, vamos a cambiar la ponderación de los mismos para favorecer el crecimiento y, sobre todo, la creación de empleo", afirmó ayer el ministro Cristóbal Montoro. Titular de El País del mismo día: "La carga fiscal toca el máximo en 2014 con los presupuestos". Y añade: "La carga fiscal nunca había sido tan alta en, al menos, dos décadas. Los tipos marginales de los principales impuestos no han dejado de escalar. El Gobierno de Mariano Rajoy ha impulsado desde 2012 la mayor subida tributaria de la historia reciente para tratar de contener el desequilibrio de las cuentas públicas. Ha tocado al alza todos los tributos y aún así la recaudación da signos de estar encallada en un banco de arena".  Naturalmente, ya se encargaron de decir los genoveses que en 2015 bajarán los impuestos, y puede ser que lo hagan en vísperas de las elecciones para, inmediatamente después, seguir los dictados de los bancos alemanes.
Y mientras Mariano sacaba pecho en Kazajistán (que buen sitio para quedarte allí 20 o 30 años, registrador), Cañete dejaba constancia de que el comer yogures caducados afecta seriamente al riego mental. En una entrevista radiofónica arremetía contra dos exministras que trabajaban en la ONU sin tener estudios a modo de peculiar defensa de su hija, economista de Estado, a la que la contestación en las redes ante un posible nuevo y superior destino hace peligrar el nombramiento. Es el amor de padre. Se puede incendiar media España, inundarse la otra media que el ministro del ramo no aparecerá, ahora bien, si tocan a la niña, entonces: !ahí te espero, marinero! Lástima que el amor es ciego: las dos exministras son licenciadas universitarias.
Pero volvamos a los presupuestos del rigor y la austeridad de Montoro, el mismo personaje que sigue cobrando un plus del Congreso de los Diputados de 1.800 euros al mes para alojamiento y manutención cuando tiene varios pisos en la ciudad y es ministro de Hacienda. Este individuo que amnistió a los defraudadores, que modificó las previsiones macroeconómicas tres veces en un año, que le sacaron los colores en Bruselas por sus trucos presupuestarios ahora dice que el recorte de las pensiones apenas se va a notar porque los precios van a subir muy poco. De momento lo que sí se sabe es lo que van a subir las pensiones: 0,25%, un éxito más de aquel comité de expertos que trabajaba en su inmensa mayoría para entidas financieras y aseguradoras. ¿Y los precios?, desde luego en torno al 1,5% aunque, probablemente, el caviar, las trufas, los bolsos de Gucci y el whisky de 20 años apenas alteren sus precios. Algo es algo.
Lo que queda claro en estos presupuestos es que lo son de la coherencia. Pierden poder adquisitivo los pensionistas al mismo tiempo que el presupuesto de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad para 2014 es de 1.907 millones de euros, un 35,6% menos que el año anterior. Es la mayor caída de todos los departamentos. ¿Para qué quieren estar sanos y atendidos estos seres improductivos si no van a poder consumir otra cosa que unas patatas con patatas? Hay algo evidente mal que le pese a Adolfo Domínguez: la arruga ya no es bella. Otra cosa distinta es que sea usted miembro distinguido de un partido. Esa partida para las formaciones políticas aumentó en 20 millones de euros, lo suficiente para comprar discos duros o pagar algunas mariscadas a sindicalistas de pro o exalcaldes imputados. Alegan que hay mas gastos por las elecciones europeas. Aquí alegamos que si cada vez que hay más gastos se aprueban mas subvenciones, ¿dónde está el rigor y la austeridad? También es verdad que al ser elecciones europeas hay menos posibilidades de pillar donaciones empresariales. Lo próximo es bello y eso lo saben muy bien, por ejemplo, en la concesión de recogida de basura en Toledo. Es mas, desde aquí proponemos un extra para el Partido Popular puesto que todo parece indicar que las secretarias de las plantas nobles y los jefes de seguridad, ademas de algunos exsecretarios generales, padecen una notable falta de memoria: no se acuerdan de nada lo relacionado con el caso Bárcenas. Con ese extra pueden comprar unas partidas importantes de Ritalin o Adderall, que son estimulantes para el déficit de atención, aunque con el nuevo informe de Hacienda señalando que los supuestos pagos en B a los dirigentes del Partido Popular no suponen delito fiscal alguno, bien porque ya han prescrito o bien porque los mas recientes no superan los 120.000 euros, es probable que algunos comiencen a recuperar el pasado.

P.D.- Desde esta humilde tribuna proponemos al PP para el próximo premio Príncipe de Asturias de la Concordia por sus continuados y apasionados desvelos por favorecer la cultura subsahariana, pagando parte de las obras de reestructuración de la sede y los sobresueldos de sus prebostes en negro.




Hay 5 Comentarios

Yo tengo dos doctorados y cobro muy poco más neto que esos 1800 euros de la mordida de Montoro. En diciembre es posible que me despidan de mi empleo, aunque lo hagan o no ya tengo casi decidido volverme a Canadá. Me trajeron engañado. No soy el único. Este año ya han despedido a ocho de mis compañeros de trabajo, y la mayoría ya está trabajando en otros sitios. Curiosamente, cinco de ellos en Portugal, donde contrataron el año pasado a otros dos compañeros que despidieron. Tengo la tentación de tratar a los peperos de medio subnormales, pero yo creo que son muy listos, porque la política que han querido hacer siempre la están llevando a cabo más allá de lo que podrían haber soñado nunca. Han pillado el momento perfecto para metérnosla doblada. Bueno, arrieritos.

Está claro. Reduciendo el gasto sanitario se conseguirá bajar la esperanza de vida y se resuelverá el problema de la sostenibilidad de las pensiones.

El objetivo está casi conseguido. En los presupuestos se reparten las migajas entre los ministerios después de pagar la deuda y los intereses. Ni una proposición de futuro, de lo que queremos ser como país, más allá de ver de donde se recorta sin demasiado ruido para poder pagar los intereses de la deuda en manos de los bancos, después de salvar a los bancos. Ole.
http://humanosono.blogspot.com.es/

Vaya país de pandereta. Intentaré al menos sacaros una sonrisa para que tengáis un buen día: http://xurl.es/642az

A nivel mundial, pero desde aquí nos parece que más rápido y fuerte en la cultura occidental, se está produciendo una reordenación en la gente de todos los valores sociales y conceptos culturales, que hasta ahora nos han servido y regido.
De forma bastante rápida, y dejando sin voz ni habla a los directores de orquesta.
Desarbolados.
Que ahora se ven sobrepasados y solos, sin fervor público en sus llamadas de atención, porque lo que antes les era incuestionable y establecido, hoy se les queda insuficiente y en entredicho.
Obsoleto, inútil y antiguo.
Lo saben y se dan cuenta, pero el miedo a equivocarse, o el no saber por donde ir, desperdigados por las nuevas pautas de conducta, les hace quedarse bloqueados, sin respuestas.
Quietos y paralizados, viendo venirles encima la ola gigante que seguro les pasará por encima, destrozando y rompiendo todos los andamiajes postizos de componendas y arreglos.
Y parece increíble que estando al lado, no se den cuenta ni entiendan lo que siente, vive y necesita esta sociedad reciente nacida de la tecnología.
La mecánica lógica del avance social en todos los campos ha hecho cultura.
Y ha impuesto su esquema y su ritmo en la gente para que el buen funcionamiento social sea sostenible y dinámico, equilibrado y justo.
Dándose de bruces contra ello, quienes desde la inopia mental y política pretenden seguir manipulando.
Como quien lleva un barco a capricho dando golpes de timón.
Impotentes ante la fuerza brutal de un oleaje que nos pasará por encima.
Como si tal cosa.
Arrinconando los restos y desechos como residuos a la orilla del mar.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

Ángel Sánchez Harguindey

Ángel Sánchez Harguindey perteneció a la plantilla de El País desde su fundación en 1976. Fue jefe de la sección de Cultura, responsable del suplemento cultural Babelia, redactor jefe de El País Semanal, redactor jefe de la sección de Opinión y Adjunto a la Dirección.
Ha publicado el libro "Memorias de sobremesa. Conversaciones con Rafael Azcona y Manuel Vicent" (Editorial Aguilar)

Archivo

abril 2021

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30    

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal