TV Blog de Harguindey

TV Blog de Harguindey

La televisión es la reina de la casa. Lo que se pretende en este espacio es comentar la actualidad televisiva más inmediata, los programas del día, desde cualquiera de los que se definen como “telebasura” a las retransmisiones deportivas, los espacios informativos, documentales, las películas o las series. Son los comentarios y recomendaciones de un telespectador común.

Burbujas

Por: | 26 de diciembre de 2013

Th

El coordinador federal de Izquierda Unida, Cayo Lara, señaló al comentar el discurso del Rey del pasado 24 de diciembre, que "a la hora de abordar los temas concretos el Jefe del Estado da la impresión de vivir en una burbuja, algo especialmente grave en estos tiempos de crisis, desde la que asiste cómodamente como espectador a la dura realidad por la que atraviesan los ciudadanos y ciudadanas de este país". Fue una de las pocas voces críticas desde la izquierda. Las otras fueron las de los nacionalismos de derechas, PNV y CiU. El problema de las burbujas, lógicamente, es su escasa resistencia.
"El Ministerio de la Presidencia, del que depende la dirección del Patrimonio Nacional-Real Casa, deberá aclarar el gasto, estimado en unos tres millones de euros, en la mansión del Monte del Pardo que utilizó durante cinco años la princesa Corinna. Así lo ha pedido el diputado de Izquierda Plural, Gaspar Llamazares". Puff, pinchada.
También es cierto que hay burbujas y burbujas. Por ejemplo, la inmobliaria, la que comenzó con una decisión del pequeño gran estadistas con calzas en los zapatos al modificar la ley del Suelo. Esa buburja tardó un tiempo en desinflarse pero sus consecuencias aún la estamos pagando casi todos. Por ejemplo, la banca española, no. Como dijo en el pasado octubre Emilio Botín: "es un momento fantástico para España porque llega dinero de todas partes". Es la burbuja bancaria con una ventaja: no pincha porque para eso está el Gobierno del resgistrador y el dinero de la ciudadanía, ¡faltaría mas! Siempre hay maledicentes que tratan de perturbar el orden establecido, aquel de los que ven cada día con mas nitidez la luz del final del túnel mientras los informativos de televisión muestran las cada vez mayores colas en los bancos de alimentos o en los comedores sociales, o los dramas de los dependientes sin ayudas, o los deshauciados por los mismos bancos que ya no saben que hacer para guardar el dinero que llega de todas partes.
Veamos un ataque a la acorazada burbuja financiera: "Ni las sucesivas reformas financieras, ni el rescate europeo, ni la recapitalización de los bancos han servido para reanimar el crédito en España. La banca española ha venido alegando durante toda la crisis que había un problema de falta de demanda solvente. Pero las  cifras muestran que mientras el crédito de la banca española se ha hundido, los préstamos del exterior a las empresas españolas han resistido mucho mejor. De hecho, esos préstamos procedentes del extranjero superan los niveles que tenían al principio de la crisis y muestran señales de recuperación en los últimos meses que aún no se aprecian en el crédito de la banca española". Para ser un momento fantástico no parece que la banca lo entienda de igual manera que los pequeños o medianos empresarios.
La burbuja judicial, por su parte, es multidireccional. Las hay para todos los gustos. Tenemos a la fiscalía anticorrupción, por ejemplo. No sólo debe serlo...sino además parecerlo, es decir, que no sólo debe perseguir a los corruptos, por denuncia de terceros o de oficio, sino que debe mostrar claramente cual es su cometido. Y es cierto que la mayoría somos legos en la materia pero no lo es menos que, con frecuencia, anticorrupción ejerce más de abogado defensor que de otra cosa. Los correos de Blesa son irrelevantes, la Infanta Cristina es una santa o se recurren las imputaciones del caso del ático de González y señora en Marbella. ¡Es el Estado de derecho, estúpidos!, pues a ver cuándo accedemos al Estado del revés, aquel que persigue a los ricos y poderosos con igual decisión que a los sin camisa. Por que así, a bote pronto, ¿cuántos políticos acusados y condenados por corrupción están en la cárcel? Se pueden contar con los dedos de una mano.
Después está, por supuesto, la burbuja informativa, aquella que se basa en estimular los peores institos del ser humano, la que se regodea narrando los dramas personales, los asesinatos, palizas, accidentes o desastres naturales. ¿No se han dado cuenta de la cantidad de minutos televisivos que dedican los chicos de Samoano a relatar las inundaciones en EE.UU, el Reino Unido, los cadáveres enterrados en un jardín de cualquier urbanización de adosados o un accidente de tren en Pernambuco? Cuantas más bajezas o desastres en el exterior, menos información de las mezquindades del interior. Es una ley elemental no escrita de las televisiones públicas.

P.D.- No podemos por menos que reseñar desde esta humilde posdata la evidente burbuja bloguera del que suscribe pues no sería consecuente ver la paja en el ojo ajeno y no ver la viga en el propio, y mas en un día en el que la actividad política es prácticamente nula razón por la cual se ha dedicado el texto a una divagación sobre las esferas huecas que en ocasiones exhiben superficies irisdiscentes. Lo dijo antes y mejor Machado: "Yo amo los mundos sutiles,/ ingrávidos y gentiles/ como pompas de jabón...".

"es un momento fantástico para España" porque "llega dinero de todas partes".

Ver más en: http://www.20minutos.es/noticia/1950922/0/botin/santander/economia-espanola/#xtor=AD-15&xts=467263
que se ha producido un cambio "muy drástico" y ahora "es un momento fantástico para España" porque "llega dinero de todas partes".

Ver más en: http://www.20minutos.es/noticia/1950922/0/botin/santander/economia-espanola/#xtor=AD-15&xts=467263

Hay 1 Comentarios

Hola, amigos. Lo malo de la pinchada de las pompas es que se llena uno del agua que se deshizo. Pero está bien: esa es la misión del periodista: pinchar globos (lo mismo que la de la esposa). La gente se queda embobada mirando al cielo y contemplando las irisaciones del jabón y como el gobierno no deja de soplar con el agüita jabonosa, pues las pomas no se acaban nunca, porque se van pasando el cacharrito con el agua de unos políticos a otros. Y así nos tienen: alelados, embobados, estupidizados.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

Ángel Sánchez Harguindey

Ángel Sánchez Harguindey perteneció a la plantilla de El País desde su fundación en 1976. Fue jefe de la sección de Cultura, responsable del suplemento cultural Babelia, redactor jefe de El País Semanal, redactor jefe de la sección de Opinión y Adjunto a la Dirección.
Ha publicado el libro "Memorias de sobremesa. Conversaciones con Rafael Azcona y Manuel Vicent" (Editorial Aguilar)

Archivo

junio 2021

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30        

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal